Mostrando entradas con la etiqueta Capital Federal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Capital Federal. Mostrar todas las entradas

La Capital Federal tendrá temperaturas como Sidney



Cambio climático: Buenos Aires tendrá temperaturas similares a Sidney

Fecha de Publicación
: 16/07/2019
Fuente: Telefe Noticias
Provincia/Región: Capital Federal


En esa ciudad australiana, el invierno no es tan crudo y la temperatura para esa época del año suele variar entre los 13 y 24 grados.
Un nuevo estudio estima el impacto futuro del cambio climático en las ciudades. La investigación fue realizada por Crowther Lab, un grupo de investigación que forma parte de la Universidad EHT Zurich de Suiza.
El estudio calculó aumentos probables de temperatura en 520 ciudades de más de un millón de habitantes para 2050.
Tanto Buenos Aires como Montevideo tendrán las temperaturas de Sidney. El informe también estima el aumento de temperatura previsto para el mes más caliente del año y el promedio anual para 2050 en cada ciudad.
En esa ciudad australiana, el invierno no es tan crudo y la temperatura para esa época del año suele variar entre los 13 y 24 grados.
La temperatura media anual en Sídney es de 18,5 grados, mientras que en Buenos Aires es de 17,5.
El Crowther Lab es un grupo de investigación dirigido por el científico británico Thomas Crowther, profesor de Ecología de Sistemas en la Universidad EHT Zurich.
El informe señala que los aumentos de temperatura estarán acompañados de otros problemas, como lluvias más intensas y períodos de sequía más severos.
.

Primer conexión familiar a la red en Capital Federal



Por primera vez, una familia genera energía en su casa y la vende a la red en la Ciudad

Fecha de Publicación
: 04/07/2019
Fuente: La Nación
Provincia/Región: CABA


Eugenia Jalil Pizarro, su marido Ricardo y sus tres hijos adolescentes son los primeros usuarios en Buenos Aires en convertirse en prosumidores: productores y consumidores de electricidad. Con la instalación de 12 paneles solares en su casa de una potencia de 3,8 kilowats, fueron los primeros en iniciar el trámite para pedir que se les coloque un medidor bidireccional de Edenor, que permita saber no solo lo que consumen, sino el excedente que inyectan de energía a la red.
La Ciudad de Buenos Aires todavía están lejos del avance que tuvieron otras provincias en fomentar la generación residencial de electricidad a partir de energías renovables. Santa Fe es la más avanzada con la reglamentación, donde mismo el banco provincial otorga créditos para comprar los equipos y subsidia la compra de energía al usuario.
Por ejemplo, en Capital Federal, las distribuidoras -Edenor y Edesur, entre otras- cobran en general entre $3 y $4 por el kilowatt-hora (kW/h) consumido. Si un cliente se convierte en prosumidor, podría genera lo que consume e inyectar a la red el excedente. Por esta operación recibe un saldo a favor en su factura de luz, que las distribuidoras pagan $1,90 por kW/h. En Santa Fe, al estar subsidiado por el gobierno provincial, al usuario se le paga $11 por kW/h durante un periodo de cuatro años. Luego el precio baja a cerca de $2, que está relacionado con el precio de la energía en el mercado mayorista.
En noviembre pasado, el Gobierno implementó la ley 27.424, llamada Régimen de Fomento a la Generación Distribuida de Energía Renovable Integrada a la Red Eléctrica Pública, para usuarios residenciales y pymes. Hay 11 provincias que no tenían una normativa al respecto y adhirieron a la ley nacional, como es el caso de la Ciudad de Buenos Aires, Catamarca, Chaco, Chubut, Córdoba, La Rioja, Mendoza, San Juan, Tierra del Fuego y Tucumán. Algunas están todavía definiendo la tarifa de inyección de energía a la red. Otros provincias, como Mendoza, Salta y Santa Fe, ya contaban con su propia reglamentación.
El costo de adquirir e instalar paneles solares todavía es caro, pero el precio de los equipos cayó un 40% en los últimos dos años, cuenta Ricardo, que tiene un negocio en el cual vende termotanques para piletas climatizadas y paneles fotovoltaicos. "Una panel estándar que genera 230 watts pico, de dos metros de largo y uno de alto, cuesta $10.000. Tiene una vida útil de 25 años y en 8 se repaga", dice el dueño de Solarpool, y señala que en el país hay solo dos grandes fábricas que ensamblan los equipos, el resto es importado de China.
Para pedir la instalación del medidor bidireccional, el usuario puede hacer los trámites de forma online en https://www.argentina.gob.ar/energia/generacion-distribuida. Necesitará también la certificación de una persona matriculada para avanzar. Generalmente, las empresas que hacen las instalaciones de los paneles están habilitadas, pero depende de cada jurisdicción provincial.
Una vez que la Secretaría de Energía aprueba los cuatro pasos de la solicitud, le pide a la empresa distribuidora que haga la instalación del medidor bidireccional. El trámite de Eugenia y Ricardo tardó dos meses, pero se trató del primero y confían que los tiempos se acortarán.
"Una casa promedio de clase media consume 600kW/h. Para bajar a la mitad la factura de luz, que puede estar costando $5000, se necesita una inversión de $150.000 en paneles e instalación. No es menor la inversión, pero además de que se repaga con los años, se reduce el dióxido de carbono que genera una planta de gas", dice Ricardo.
.

Capital lanza campaña para incentivar la separación de RSU



Cargas en la SUBE y bicis a cambio de materiales reciclables: el programa para incentivar la separación de residuos

Fecha de Publicación
: 01/07/2019
Fuente: Clarin
Provincia/Región: CABA


Lo lanzó el Gobierno porteño y consiste en otorgarle puntos a quienes dejen sus desechos recuperables en los contenedores o puntos verdes.
Con el plan de la Ciudad para incinerar la basura frenado por la Justicia y con el relleno sanitario de José León Suárez a punto de colapsar, todas las acciones valen al momento de reducir la basura y los desechos que se generan.
Dos vecinas de la Ciudad, comprometidas con el reciclaje, hicieron una propuesta al Gobierno porteño que hoy se traduce en una campaña oficial que busca que más gente se sume al proceso de separación de residuos en origen. Celeste Colucca y Romina Pizzoni no se conocen, pero participaron de la primera edición del BA Elige (en 2017) y presentaron ideas similares: otorgar puntos a los vecinos que reciclen y que esos puntos se transformen en premios.
En la Ciudad de Buenos Aires viven 2.891.000 personas. El 73% de las 6.760 toneladas de basura que tiran por día recibe algún tratamiento. Entre los materiales que se recuperan de esos desechos y los que rescatan los cartoneros, se reutiliza la mitad. Las 2.999 toneladas restantes se entierran. Este programa pretende reducir esa cantidad y apostar más al reciclaje.
"Me motiva el cuidado del medio ambiente y por eso presenté la propuesta en BA Elige -contó Celeste-. Considero que es una buena idea para que todos los vecinos tengan una motivación extra para reciclar y poco a poco ir incorporándolo como algo natural. Mi experiencia en las pruebas piloto fue súper positiva. Espero que mucha gente se sume, y que entre todos podamos contribuir al cuidado del medio ambiente y colaborar a la vez con plantas recicladoras".
Para participar en la campaña, hay que inscribirse utilizando el #YoReciclo a través de whatsapp 11-5050-0147). O en las redes sociales de Participación Ciudadana (el Messenger de Facebook, Twitter e Instagram). Además, en la web de Vamos los vecinos. La clave para sumar puntos a través de estos soportes es tener una "foto testigo".
A cada foto, es decir a cada acción de reciclado, se la premiará con puntos. Incluso se pueden enviar fotos cuando se depositan los reciclables en los tachos colocados para tal fin en los edificios. O cuando se le acerca material reciclable a las cooperadoras de recicladores, cuyos integrantes suelen recoger el material en algunas esquinas de la Ciudad. El mínimo aceptable para ganar puntos es una bolsa estándar.
¿Cuáles son los premios? Los vecinos que hayan juntado 12 puntos por mes, recibirán cargas en la tarjeta SUBE (de $ 1.000 y habrá 1.000 tarjetas disponibles por mes). El concurso finaliza en septiembre y los participantes con los mejores puntajes totales recibirán como premio una bicicleta plegable. Habrá 100 bicis disponibles.
Además de los reciclables, hay otras formas de juntar puntos: por ejemplo, siendo "embajador ambiental del edificio o la cuadra", reciclando aparatos eléctricos o aceite vegetal, o respondiendo trivias. El programa forma parte del Plan Integral de Reconocimientos "Vamos los vecinos".
"Con 'Puntos por reciclar' estamos fomentando y concientizando sobre la separación de residuos en origen e incentivando la buena conducta ciudadana del reciclaje. Como sucede en otras grandes ciudades del mundo, como Londres, Barcelona y Beijing. Queremos reconocer a aquellos vecinos que participan y se involucran en el cuidado del medio ambiente", expresó Federico Di Benedetto, subsecretario de Comunicación de la Ciudad.
.

Incineración frenada por la crisis y las elecciones



La crisis y las elecciones dilatan los planes de incineración de la basura en el AMBA

Fecha de Publicación
: 31/05/2019
Fuente: InfoBae
Provincia/Región: CABA


Los pliegos de licitación están casi listos y ya se definió que la primera planta de tratamiento térmico -o termovalorización- de basura del Área Metropolitana de Buenos Aires funcionará en el camino del Buen Ayre.
Sin embargo, el proyecto no dará otro paso hacia adelante al menos hasta fines de este año. Los factores son dos: uno político y otro económico. Esto así porque a la incertidumbre electoral se suma el hecho que estas nuevas tecnologías tienen un alto costo, que se dificulta afrontar en medio de la crisis económica que afronta el país.
Las autoridades metropolitanas saben, sin embargo, que la reorganización de la gestión de residuos no puede demorarse mucho más: por día se procesan unas 20.000 toneladas de desechos en la Ceamse y la capacidad física para contenerlos, al menos en los rellenos sanitarios existentes, se está acabando.
Una vez operativa, la planta contribuiría a lidiar con el 10% de los desechos, ya que tratará 2,000 toneladas de basura por día y no 1,000, como se pensó originalmente.
Varios intendentes miran con cariño a la nueva tecnología, ya que representa una inversión y una posible solución a los dolores de cabeza que les generan los residuos. Sin embargo, no quieren anunciar públicamente que aceptarían por la resistencia social que podrían generar. Infobae pudo confirmar que al menos tres intendentes del conurbano están dispuestos a encontrar lugares en sus distritos. El nuevo plan cuenta con cuatro plantas en el AMBA, tres en territorio bonaerense.
En la ciudad de Buenos Aires, levantada la traba legal que representaba un artículo de la ley de basura cero, siguen buscando un lugar donde emplazar la instalación. Las dos posibilidades más concretas son la zona sur y como  la isla Demarchi. En el ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño reconocieron a Infobae que están trabajando en eso, aunque la planta para la ciudad podría demorarse al menos un par de años.
Respecto de la iniciativa, Andrés Nápoli, presidente de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), indicó: "La estrategia general de gestión de residuos en el caso de CABA apuntan directamente a promover la incineración. Ello, tal cual ha sido propuesto, generará un enorme impacto en la calidad de vida de la población, por las emisiones que producirán los incineradores".

Riesgos
Para Francisco Suárez, experto en residuos del AMBA de la Universidad General San Martín, la termovalorización puede ser "complicada". "No es que existe un consenso a nivel mundial respecto de esta tecnología. Depende también de las necesidades. En Francia, por ejemplo, están haciéndola a un lado; mientras que hay un avance en los países nórdicos. Si hay buen nivel de separación buen nivel de gestión, mucha conciencia ciudadana y funciona sin problemas", explicó el experto.
"Hay ciertos riesgos por la composición de residuos, sobre todo ciertos plásticos con compuestos clorados que generan dioxinas y furanos. Y, además, la tecnología tiene riesgo. Convengamos que la capacidad de control en la Argentina es una duda grande. La ubicación de las plantas también es polémica. Queda claro que falta una política integral para la gestión de los residuos.", agregó Suárez.
Mientras tanto, el Ceamse articula los diálogos y encuentros entre los intendentes del conurbano y busca también reconvertirse en una empresa generadora de energía. Con la llegada como presidente del directorio de Enrique Ricciuti, se puso acento también en la recuperación de material reciclable, en especial el PET.
Ricciuti se desempeñaba como Subsecretario de Asuntos Interjurisdiccionales y Política Metropolitana del ministerio de Gobierno CABA. Fue además, ministro de Ambiente y Espacio Público y Subsecretario de Medio Ambiente de la Ciudad de Buenos Aires y director del Programa Institucional de Medio Ambiente del Instituto Nacional de Tecnología industrial (INTI). Ricciuti reemplazó a Gustavo Coria, que responde a Diego Santilli, y se fue al ministerio de Seguridad porteño.
Hoy Ceamse genera energía a partir de la captura de carbono de los rellenos sanitarios que administra para 200,000 personas. También produce un estabilizado y recupera material en dos plantas, una en Ensenada y otra, en Norte III. Tiene también alguna inversión en renovables, en el camino del Buen Ayre. "Queremos diversificar la matriz energética de Ceamse. Es importante trabajar con todos los municipios en un tema de gran trascendencia cómo son los residuos sólidos urbanos para optimizar la calidad de vida de los vecinos del área metropolitana", dijo Ricciuti a Infobae.
En términos de reciclado por caso, se reordenó el predio donde funcionan 9 plantas al lado de Norte III, llamado Reciparque. Allí hay 820 personas trabajando y trabajan con alrededor de 24.000 de basura por mes. "Este es un proyecto que está funcionando muy bien e incluso está por obtener la aprobación del Organismo para el Desarrollo Sostenible (OPDS)", indica Suárez.
En Ceamse también creen que hay que hacer algo con los áridos, los restos de construcción. Por el volumen que se genera, calculan que pueden instalarse, al menos, tres plantas de tratamiento de este tipo de residuos en el AMBA. Hay una que ya funciona en Varela, en la ciudad de Buenos Aires.
A Ricciuti le interesa destacar el caso de Mar del Plata en donde el conflicto del basural a cielo abierto escaló a tal punto que hizo peligrar la vida de varias personas. El acuerdo con la municipalidad de Mar del Plata comenzó en la gestión anterior e incluso pasó por el Concejo Deliberante. "Una de las cosas que percibimos con claridad es que el ciudadano de Mar del Plata ya intentó participar de algún tipo de política (de separación en origen) en el pasado. A mí no me toca juzgarla, pero evidentemente los resultados están a la vista y no fueron suficientes y sustentables. Lo que sí puedo garantizar es que el programa que nosotros estamos pensando desarrollar en Mar del Plata es sustentable; no va a pasar que el vecino separe en su casa y después todo vaya al mismo destino", señaló Ricciuti.
Uno de los objetivos en Mar del Plata, además de ordenar el trabajo de los recuperadores urbanos, tiene que ver con bajar la estacionalidad de los residuos en la ciudad balnearia. Es por eso que se cree que serán los grandes generadores, como cadenas de supermercados o shoppings, los que colaborarán para separar en origen sus desechos.
.

En Capital Federal se prohíben los sorbetes



Prohíben el uso de sorbetes en la Ciudad de Buenos Aires

Fecha de Publicación
: 28/05/2019
Fuente: La Voz del Interior
Provincia/Región: CABA


Shoppings, hoteles, restaurantes y boliches de la Ciudad de Buenos Aires no podrán ofrecer sorbetes plásticos a sus clientes desde este miércoles y en seis meses estará prohibida su utilización y expendio, según una resolución que firmó hoy el gobierno porteño con el objetivo de reducir la contaminación.
"Este es un paso más hacia la reducción de plásticos de un solo uso que le hacen un daño enorme al ambiente. Desde la Ciudad nos sumamos para impulsar y garantizar la reducción del consumo de sorbetes, así como lo hicimos con las bolsas", aseguró el ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli.
Según el documento firmado por el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, a partir de la entrada en vigencia de esta resolución no se podrá ofrecer o colocar sorbetes plásticos de un solo uso a la vista del cliente, mientras que a partir de los seis meses se prohíbe la utilización, entrega y expendio de estos elementos, que generan dos toneladas por mes de basura en la ciudad.
La medida alcanza a hoteles de 4 y 5 estrellas, shoppings, galerías comerciales y centros comerciales a cielo abierto, locales que posean una concurrencia de más de trescientas personas por evento, establecimientos pertenecientes cadenas comerciales, locales de baile y comercios donde se sirven y expenden comidas y bebidas.
"Sabemos que es un tema que preocupa a los vecinos, y ya existen iniciativas privadas. Creemos que la gestión pública debe ser ambiental, con proyectos y resoluciones que den cuenta de este compromiso, y cuyos resultados a futuro son siempre positivos", aseveró el ministro.
Al menos 2 millones de sorbetes al mes son consumidos solo en patios de comidas de shoppings de la Ciudad según estimaciones de la Agencia de Protección Ambiental.
El sorbete es el cuarto residuo plástico más común en las costas y los océanos, y si bien se usan unos minutos pueden tardar entre 150 y 400 años en descomponerse.
En Argentina ciudades como Pinamar, Villa Gesell, Mar del Plata, Mar Chiquita, Mendoza, Ushuaia ya prohibieron el uso de sorbetes, mientras que a nivel mundial California, Nueva York, Río de Janeiro, Galápagos y Vancouver son algunos de los lugares que hicieron lo mismo.
Se estima que el 62% de la producción de plásticos se destina a productos de packaging y de un solo uso como los sorbetes.
"Confiamos en que suceda algo similar a lo que ocurrió con el cese de entrega de bolsas, que los vecinos lo tomaron como algo natural.Este cambio es muy sencillo y va a ser progresivo. Es un paso más hacia una ciudad más verde y sustentable", afirmó Macchiavelli.
En enero de 2017, el GCBA resolvió prohibir la entrega gratuita o la venta en línea de cajas de bolsas plásticas tipo camiseta en los hipermercados, supermercados y autoservicios de alimentos y bebidas, utilizables para el transporte de mercaderías.
"Es increíble la cantidad de bolsas menos que se encontraron en estos años en los desagües de la Ciudad, eso ayudó mucho a evitar inundaciones", aseguró el ministro, y agregó que un tercio del material que se retiraba en la limpieza de los arroyos entubados de la Ciudad eran bolsas.
Desde la entrada en vigencia de esta resolución se evitó la entrega de más de 500 millones de bolsas por parte supermercados, hipermercados y autoservicios, estimaron desde el gobierno porteño.
Según se informó este año en la cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en Nairobi, Kenya, cada minuto se compran un millón de botellas de plástico y, al año, se usan 500.000 millones de bolsas.
En tanto ocho millones de toneladas acaban en los océanos anualmente, amenazando la vida marina. Por eso más de 200 países, incluida Argentina, se comprometieron a reducir el uso de plásticos para el año 2030.
.

En la CABA ya hay colectivos eléctricos



Comenzarán a circular colectivos eléctricos en la Ciudad

Fecha de Publicación
: 21/05/2019
Fuente: Ambito
Provincia/Región: CABA


La resolución entrará en vigencia a partir de este jueves y habilita la incorporación de ocho unidades, que se distribuyen entre las líneas 12, 34, 39 y 59.
El Ministerio de Transporte de la Nación autorizó la realización de una prueba experimental de ómnibus eléctricos en las flotas de transporte de pasajeros de carácter urbano y suburbano en la Ciudad de Buenos Aires a través de resolución publicada en el Boletín Oficial.
La resolución, que lleva el número 284/2019 y entrará en vigencia a partir de este jueves, habilitó la incorporación de ocho unidades, que se distribuyen entre las líneas 12, 34, 39 y 59.
La resolución es parte del Programa de Prueba Piloto de Buses de Tecnología Limpia y el Programa de Prueba Piloto de Buses de Combustibles Alternativos en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, creados en 2017 y 2018 respectivamente.
El objetivo de esta prueba es "estudiar el funcionamiento de los ómnibus y determinar sus capacidades, la viabilidad y optimización de los mismos y, eventualmente, su implementación progresiva para los servicios de transporte por automotor de pasajeros de carácter urbano y suburbano".
.

Reserva Ribera Norte: pulmón natural de la ciudad de la furia



Los secretos de la reserva Ribera Norte, un pulmón natural a una hora del Obelisco

Fecha de Publicación
: 02/05/2019
Fuente: InfoBae
Provincia/Región: CABA


Se trata de un predio de casi 50 hectáreas en la localidad de Acassuso, al norte del Gran Buenos Aires. Con una gran diversidad de flora y fauna el lugar preserva una muestra original de lo que supo la costa del Río de la Plata. Un recorrido por sus encantos
Argentina tiene una gran cantidad de parques y reservas naturales que forman parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas. Estos lugares, que resultan vitales para la conservación del patrimonio natural del país funcionan como verdaderos pulmones de los grandes centros urbanos. Uno de ellos, muy cercano a la Ciudad de Buenos Aires, es el Parque Natural Municipal Ribera Norte ubicado en la localidad de Acassuso, en el partido de San Isidro, que cuenta con características únicas y se puede visitar.
"Este lugar lo que conserva es una muestra original de la costa del Río de la Plata, que es un ambiente que fue muy modificado por el crecimiento de las ciudades. Acá podemos ver bien cómo fue la sucesión vegetal: podemos ver un juncal, podemos ver un matorral ribereño, un sauzal, un ceibal, un pajonal y una laguna", explica a Infobae Bárbara Gasparri, directora de Ecología y Biodiversidad de San Isidro.
"Este espacio trae un montón de fauna asociada como garzas, tortugas, comadrejas, lagartos", agrega la especialista sobre la gran diversidad de animales que se pueden encontrar en la reserva, entre peces, anfibios, reptiles y mamíferos.
La reserva municipal Ribera Norte, que fue la primera de su tipo creada en la Argentina, ofrece paseos guiados a cargo de un guardaparque que acompaña a los visitantes por los estrechos caminos del parque, algunos rodeados de ceibos y rama negra, y otros delimitados por vegetación que se avista en las cercanías del río como pajonales y juncales. De esta manera, quienes conocen el lugar tienen la oportunidad de comprender cómo se desarrolla la vegetación característica de las islas del Delta y la posibilidad de ver aves que se ocultan allí del movimiento de las ciudades.
El lugar fue originalmente protegido en 1982. Primero estuvo a cargo de la fundación Vida Silvestre Argentina y luego continuó la obra la Municipalidad de San Isidro junto con la Asociación Ribera Norte.
Los expertos explican que la reserva funciona no solo como parque de conservación sino también como centro de rescate de fauna nativa, tanto de aves como de comadrejas o tortugas, entre otras especies, que son halladas por vecinos de San Isidro y, una vez tratados y recuperados, son liberados en el territorio del parque.
Entre los casos más comunes se encuentran las aves jóvenes que durante el período de aprendizaje al vuelo caen en jardines y tienen dificultades para retornar. También aparecen comadrejas dañadas o incluso crías huérfanas que el centro se encarga de criar y luego soltar en las extensiones del Parque Municipal.
Además, el espacio posee un vivero de plantas autóctonas que son luego utilizadas para la restauración de áreas protegidas o reforestación de lugares públicos, con el objetivo de repoblar la zona con flora característica.
El trabajo de restauración es de extrema importancia dada la gran modificación que se produjo en la población vegetal tanto por la incesante extensión de las ciudades, por la erosión del suelo causada por la basura y también por la superpoblación de flora exótica, como el lirio amarillo. El inconveniente de la incorporación de plantas ajenas a un biosistema nativo es que generalmente éstas se adaptan con gran facilidad al suelo y al clima generando, en ocasiones, superpoblación y el desplazamiento de la vegetación autóctona.
Por otro lado, aparece una problemática incesante respecto a la basura. Los cuidadores del parque señalan que grandes cantidades de residuos de las calles de la Ciudad de Buenos Aires son arrastrados por las lluvias hacia el Río de la Plata y con cada creciente son luego depositados en el territorio perteneciente a la Ribera. Esto daña así no solo a las especies animales sino también al suelo, cuya composición es afectada y perjudica el correcto crecimiento de las especies nativas.
La reserva realiza jornadas de voluntariado ambiental los primeros sábados de cada mes, para colaborar con la limpieza tanto de basura como del control y extracción de plantas exóticas. De esta manera se contribuye a concientizar y posibilitar un agradable encuentro para aquellos interesados en conocer de cerca el suelo nativo del Río de la Plata.
Las visitas guiadas también son una gran oportunidad para tomar un descanso de la gran ciudad y poder ver un montón de flora y fauna en su despliegue más natural.
La Reserva está ubicada en Camino de la Ribera 480, Acassuso, Partido de San Isidro. Días y horarios de visita: Horario de verano (diciembre a marzo): de 9 a 19  Horario de invierno (abril a noviembre): de 9 a 18
.

La Capital ruidosa



Contaminación sonora: Buenos Aires está entre las ciudades más ruidosas del mundo

Fecha de Publicación
: 30/04/2019
Fuente: BaeNegocios
Provincia/Región: CABA


"Lejos de ser un fenómeno inocente al cual hay que acostumbrarse, la contaminación sonora puede producir daños en la salud así como tener consecuencias psicológicas y sociales", afirma un informe de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), realizado en ocasión del Día Internacional de la Concientización sobre el Ruido, que se celebra hoy en todo el mundo.
La entidad, que impulsa la movilidad eléctrica para combatir este problema, cita un estudio de la compañía alemana Mimi Hearing Technologies, Buenos Aires es la cuarta ciudad más ruidosa del mundo después de Tokio, Nagasaki y Nueva York.
"El tránsito, la música fuerte y la actividad industrial, son los tres pilares que incrementan el ruido en la ciudad", aseguran y advierten que "puede derivar en complicaciones directas sobre la salud como hipertensión arterial, insuficiencias cardíacas, estrés, falta de atención y sordera".
El Mapa del Ruido elaborado por el gobierno porteño muestra que gran parte de la ciudad se mantiene cerca de los 80 decibeles durante el día, afirma la deferación.
Según los últimos estudios de la OMS, unos 1.100 millones de jóvenes en el mundo (casi el 50% de la población de entre 12 y 35 años) se encuentran en riesgo de perder su capacidad auditiva a causa de la exposición prolongada y excesiva a sonidos fuertes.
El Colegio de Fonoaudiólogos de La Plata ofrecerá hoy audiometrías gratuitas. Advierten que "adolescentes y jóvenes adultos corren el riesgo de desarrollar una pérdida de audición debido a las malas prácticas del uso de los reproductores de audio individuales y los teléfonos".
.

Capital Federal es la octava ciudad más ruidosa del mundo



La ciudad de la furia

Fecha de Publicación
: 26/03/2019
Fuente: Página/12
Provincia/Región: CABA


La consultora ambiental CitiQuiet, de Nueva York, la ubicó entre las diez metrópolis con mayor nivel de ruido. Gran parte de la ciudad tiene casi 80 decibeles durante el día.
Buenos Aires es la octava ciudad más ruidosa del mundo. El dato se desprende de un estudio reciente de la consultora ambiental CitiQuiet, con sede en Nueva York. Además, es la única ciudad de América Latina que integra el ranking de las diez ciudades más ruidosas y que completan Bombay, Calcuta, El Cairo, Nueva Delhi, Tokio, Madrid, Nueva York, Shanghai y Karachi.
El caos vehicular, las permanentes obras en construcción, los cortes de calles y el ruido de bares y boliches convierten a Buenos Aires en la verdadera ciudad de la furia. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), los sonidos que superan los 70 decibeles son considerados molestos mientras que aquellos que están por encima de los 90 decibeles son dañinos, sobre todo si se trata de una exposición a largo plazo como ocurre, por ejemplo, entre aquellos que viven en las zonas cercanas a autopistas o los trabajadores del subte. Además, esa organización establece como “deseable” los 50 decibeles y recomienda no estar expuesto a más de 55 decibeles durante la noche ya que puede dañar la salud.
“La contaminación sonora impacta en la capacidad auditiva, pero también tiene consecuencias sobre la salud en otros niveles como el aumento del estrés, aumento de la presión arterial, fatiga crónica, trastornos del sueño y alteraciones respiratorias, entre otros”, dijo Eduardo Hocsman, médico otólogo de la Fundación Favaloro y jefe del sector de otología del Hospital de Clínicas José de San Martín. Además, subrayó que “aunque los pacientes suelen decir que sí, el oído nunca se acostumbra al ruido”.
En la Ciudad de Buenos Aires, la presión sonora está regulada por la Ley 1540 de Control de la Contaminación Acústica, que clasifica a las distintas áreas de la ciudad según su sensibilidad acústica y establece rangos de entre 60 y 80 decibeles para el horario diurno y de entre 50 y 75, para el nocturno. Sin embargo, el Mapa del Ruido elaborado por el gobierno porteño muestra que gran parte de la ciudad se mantiene cerca de los 80 decibeles durante el día y  que las diferencias entre los valores del día y la noche, mayoritariamente, no superan los 5 decibeles. Consultados por ­PáginaI12, desde la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad reconocieron “la superación de los límites máximos permisibles en un importante porcentaje de la ciudad” pero señalan que “en el momento en el que la ley fue reglamentada no existía un diagnóstico sobre la situación sonora de la ciudad, razón por la que los límites fueron establecidos de manera arbitraria”. Como es de esperar, las zonas con mayor caudal de tránsito son las más ruidosas y es por esto que desde dicho organismo aseguran que no se puede identificar barrios o comunas particularmente ruidosas sino “ejes viales con importantes emisiones sonoras”, como la avenida Corrientes o la General Paz.
Por su parte, según un estudio realizado por la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Palermo junto con el Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires, entre los puntos más ruidosos de la ciudad se destacan las intersecciones de la avenida 9 de Julio y Corrientes (76,18 db), Rivadavia y Callao (71,55 db), y Cabildo y Juramento (72,54 db). Estos resultados superan incluso las mediciones realizadas en las cercanías del Aeroparque Metropolitano, donde los resultados fueron de 69,45 db. El panorama es realmente ensordecedor.
“Si a todo ese ruido cotidiano, le sumamos el ruido de los boliches –que suelen estar entre 90 y 100 decibeles– y el permanente uso de auriculares, estamos viendo cada vez más jóvenes con oídos de viejos. Hoy vemos pacientes de 25 años con la audición de uno de 70”, contó Hocsman.
“Buenos Aires es una ciudad superruidosa. Toda la ciudad es una conjunción de situaciones de ruido permanente y esto tiene que ver con una combinación de factores: parques automotores que emiten mucho ruido y no están en condiciones, calles que no mejoran el tránsito, edificios que no están preparados para absorber el impacto sonoro, sistemas constructivos que no exigen eso ni prestan atención sobre lo que significa la insonorización, entre otros”, aseguró Andrés Napoli, director ejecutivo de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN).
Desde el gobierno porteño aseguraron que “se han implementado medidas globales”, como la peatonalización del microcentro y la implementación del metrobús sobre avenidas principales, así como también medidas de intervención acústica y repavimentación en distintos puntos de la ciudad, con el objetivo de reducir la contaminación sonora. Sin embargo, los especialistas no son tan optimistas. Napoli vinculó la problemática con la falta de espacios verdes, dato no menor si se tiene en cuenta que Buenos Aires cuenta con seis metros cuadrados de espacio verde por habitante, menos de lo que recomienda Naciones Unidas, y que se perdieron 300 hectáreas de espacio verde desde el desembarco del PRO en la jefatura de gobierno de la Ciudad. “Los espacios verdes absorben los impactos ambientales en general, tanto contaminación atmosférica como la sonora.  Y el sonido es vibración, entonces, a medida que se le agrega cada vez más cemento y se venden espacios verdes, lo que se produce es que haya cada vez más reverberancia. Si seguimos en este camino, vamos a tener una ciudad cada vez más ruidosa”, manifestó el especialista en Derecho Ambiental.
En esa misma línea, señaló la falta de control estatal y las escasas políticas públicas para mejorar la situación. Además, subrayó que “cuando se realizan acciones judiciales por esta problemática, es muy difícil conseguir medidas de protección” y recordó la demanda iniciada por Pedro Barragán —”un quijote de la lucha contra la contaminación sonora”— por el ruido en la autopista 25 de Mayo. “Él logró una sentencia que obliga a AUSA y al gobierno porteño a llevar adelante las acciones necesarias para disminuir el ruido en la autopista 25 de Mayo. Ese fallo está incumplido y tenemos una justicia que entiende realmente muy poco del tema y tampoco se esfuerza mucho por entender. Entonces, no se avanza en estos procesos e incumplir la norma no parece tener ningún tipo de costo”, sostuvo.
En ese sentido, el abogado señaló la necesidad de encontrar una “normativa adecuada” y aumentar el control del Estado. “La norma vigente no es adecuada ni para el control ni para las sanciones. Es necesario encontrar mecanismos en los que sea más grave incumplir las normas y eso tiene que ver con la falta de control. En la medida en que no exista control, va a ser difícil que esto se resuelva”, aseguró.
“Hay una idea generalizada de que como uno vive en una gran ciudad, hay que aguantarse el ruido. Es la misma explicación que uno puede recibir de alguien que vive en la vera del Riachuelo, que te dice siempre estuvo contaminado y lo naturaliza. Pero eso no es así y no tiene por qué ser así. La contaminación sonora es superinvisible, pero hay que tomar conciencia de que la situación existe y es grave”, concluyó Napoli.
.

Biorremediación en lago porteño



Así se recuperan la biodiversidad del lago Lugano y el arroyo Cildáñez a través de la biorremediación

Fecha de Publicación
: 09/03/2019
Fuente: InfoBae
Provincia/Región: CABA


Se trata de la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires. Los altos índices de contaminación industrial y cloacal de las aguas encendieron la alarma hace años. La acción conjunta entre 600 voluntarios, el gobierno porteño y vecinos está logrando reconstituir parte de su flora y la fauna nativa
La actividad humana genera gran cantidad de contaminantes no biodegradables que a menudo son desechados al ambiente sin tratamiento previo. En nuestro país fueron numerosos los ríos, lagos y lagunas que sufrieron las consecuencias y la cuenca Matanza-Riachuelo fue una de las víctimas más perjudicadas.
A pocos metros de ese cauce, en el barrio de Villa Soldati, la Agencia de Protección Ambiental del gobierno porteño detectó hace años que el lago Lugano contenía un alto índice de contaminación provocada por desechos provenientes tanto de la industria como de efluentes cloacales.
Este espejo de agua artificial forma parte de un área mayor llamado Parque Natural Lago Lugano que rodea al propio lago y a las costas del arroyo Cildáñez. Hoy este predio de 36 hectáreas se ha convertido en un área protegida sobre la que se está ejecutando una fuerte tarea de descontaminación.
La importancia de aumentar la protección de los recursos naturales y de remediar sitios contaminados es fundamental para mantener los servicios ecosistémicos. Por eso el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires puso en marcha tanto en el lago como en el arroyo un intenso plan de biorremediación, una técnica que usa seres vivos para restaurar los ambientes afectados.
El procedimiento es bastante simple: se basa en la construcción e instalación de humedales y balsas artificiales flotantes sobre las que se trasplantan distintas especies de plantas autóctonas palustres o acuáticas. Esto mejora la calidad del agua del arroyo ya que aumenta el oxígeno, absorbe los contaminantes orgánicos y los metales pesados.
La forma elegida para desarrollar eficientemente la actividad de biorremediación es un logro en sí mismo ya que ha conseguido que unos 600 voluntarios participen semana tras semana en la iniciativa. Los resultados han sido muy buenos: la limpieza ha logrado duplicar la oxigenación del agua tratada, aumentó en un 33% su transparencia y disminuyó unas 10 veces la presencia de bacterias en el lugar.
Como en casi todas las acciones de voluntariado, la convocatoria y los encuentros en el lago Lugano generan mucho compromiso. Hay participantes de todas las edades, algunos de los cuales trabajan o estudian en algo relacionado; pero muchos otros son simples vecinos que tomaron conciencia sobre la degradación de su propio hábitat y se decidieron a hacer algo al respecto.
Aunque técnicamente debemos seguir considerando al Cildáñez como un cuerpo de agua contaminado y esta experiencia está en etapa piloto, los resultados son alentadores. La aparición de fauna asociada a las balsas es toda una señal de recuperación del entorno. En los márgenes del arroyo ya se observan, también, aves que utilizan los bordes de las balsas y de a poco van apareciendo nidos de insectos, arácnidos y tortugas.
Esta nueva biodiversidad está permitiendo también la polinización de semillas de otras especies, lo que produjo una revegetación de las costas del Cildáñez con nuevas plantas nativas, que habían desaparecido de allí hace décadas.
La zona sur de la ciudad fue viendo crecer un nuevo reservorio de biodiversidad situado sobre un antiguo meandro del Riachuelo, uno de los cauces más contaminados del mundo. Una demostración, sin dudas, de la capacidad de regeneración y revegetación que puede tener un sitio contaminado si se hacen bien las cosas.
Y una prueba, también, de que la naturaleza devuelve con creces el trato que las personas le brindan.
.

Los residuos siguen sin solución en Buenos Aires



Aunque los rellenos colapsan, crece la basura que mandan los distritos del GBA

Fecha de Publicación
: 28/02/2019
Fuente: Clarín
Provincia/Región: Capital Federal - Buenos Aires


Subió 41,8 % en 7 años, más que el promedio de la población. Expertos dicen que faltan políticas de gestión y de prevención sostenidas. La Ciudad, Ituzaingó y Brandsen, las excepciones.
Pese a las esporádicas campañas de concientización, el problema de la basura sigue sin resolverse. Al contrario: según un informe del Círculo de Políticas Ambientales, la cantidad de residuos sólidos urbanos que se envían a rellenos sanitarios creció un 41,87% entre 2010 y 2017. Más que el promedio de la población. La tendencia es sostenida y se observa en 31 de 34 distritos que enviaron regularmente residuos a enterrar en el período analizado. Las tres excepciones son la Ciudad, Ituzaingó y Brandsen (ver mapa).
El estudio está basado en datos de la CEAMSE. Con casi 16 millones de habitantes, la zona genera 18.500 toneladas de residuos sólidospor día y un 96% va a rellenos sanitarios. El principal es el de José León Suárez, donde se entierran las de Capital y otros 35 municipios. El segundo, en González Catán, recibe las de La Matanza y un tercero, en Ensenada, aloja las de ese partido más la de La Plata, Brandsen, Magdalena y Berisso.
En algunos municipios, el aumento de la basura enviada a enterrar en siete años fue de 4% a 30%: Florencio Varela, Almirante Brown, Moreno, Hurlingham, Malvinas Argentinas, Morón, General San Martin, Tres de Febrero, San Isidro y Vicente López. En otros, de 30% a 60%: Lomas de Zamora, Pilar, Escobar, Avellaneda, Magdalena, José C. Paz, Ensenada, Quilmes, Presidente Perón, Tigre, Berisso, Esteban Echeverría y La Matanza). En San Fernando, La Plata, Merlo y Berazategui, el crecimiento fue de 60% a 90%. Y en Ezeiza, General Rodríguez, San Miguel y Lanús se registró el pico: entre 90% y 150%.
“Las cifras muestran lo que pasa cuando no se toman medidas para disminuir la basura que generamos. No hay políticas de gestión de residuos sostenidas en el tiempo, pero tampoco de prevención”, afirma Consuelo Bilbao, una de las directoras del Círculo de Políticas Ambientales y autora del informe.
Los datos disponibles en el INDEC para 2018 –de enero a septiembre-, según información provista por la CEAMSE, evidencian que hubo un aumento de la disposición del 9% respecto del mismo período del año anterior. Si bien la recesión puede haber disminuido esta tendencia, es preocupante si se tiene en cuenta que el espacio disponible en el relleno de José León Suárez se agotará en cinco años, según la propia CEAMSE.
De los tres municipios que redujeron la cantidad de basura, sólo la Ciudad de Buenos Aires ofrece una disminución sostenida en el tiempo. Aunque es el distrito que más basura genera, entre 2010 y 2017, bajó un 47,22% el envío de residuos. Según el Gobierno porteño, en 2018, se registró una reducción de 29.258,6 toneladas. Esto, dicen, se logró por la inauguración en 2013 de una planta que trata los residuos áridos -escombros y restos de obra-, que permite reutilizar 2.500 de las 6.700 toneladas de basura que genera la Ciudad por día. También hay 300 puntos verdes, 2.500 contenedores verdes y dos plantas de procesamiento MRF (Material Recycling Facility).
“Aumentamos las bocas de captación y la capacidad de procesamiento. Así, logramos bajar un 53% la cantidad de toneladas que enterramos desde 2013, cuando empezó este proceso”, sostiene Eduardo Macchiavelli, el ministro de Ambiente y Espacio Público porteño.
A su vez, en los municipios del Conurbano y desde la Provincia de Buenos Aires indican que, en algunos casos, el aumento de las cifras registradas se debe a que los residuos que antes iban a basurales a cielo abierto ahora son enviados a los rellenos. “En general, un incremento sostenido del envío de residuos a la Ceamse indica una mejora de la gestión”, señala Javier Arguilla, director de residuos del Organismo Provincial para el Desa- rrollo Sostenible (OPDS), la autoridad ambiental bonaerense.
“Tratamos de formalizar cooperativas de recolectores y estandarizar los procesos de las plantas de reciclaje que tienen los municipios para poder contabilizar lo que se recupera en función del objetivo de reducir la disposición final”, agrega el funcionario. Pero por el momento, no hay cifras oficiales de tasas de recupero.
En Lanús, uno de los municipios con más crecimiento de envíos, afirman que recolectan entre 10 y 12 toneladas diarias de basura domiciliaria y que esa cifra no varió respecto de años anteriores. “Sí aumentó la cantidad de ramas o de escombros recolectados y eso se debe a que estamos combatiendo los basurales”, señala una fuente municipal.
En Ezeiza, donde la cantidad de residuos enviados a enterrar aumentó un 147%, la recolección fue estatizada. “El sistema está muy organizado y nos evitamos los conflictos con las empresas de recolección”, aseguran. Esto incluye la incorporación de los antiguos recolectores informales como monotributistas, para complementar la recolección primaria con camiones. Las autoridades municipales aseguran que la cantidad de basura enviada a enterrar indica la eficiencia del sistema. Por otro lado, hace un año y medio se inauguró un centro de disposición final de residuos dentro del mismo partido.
Lo cierto es que un incremento general del 40% -o del más del 100% en casos puntuales- parece muy grande como para explicarse únicamente por el “sinceramiento” de los residuos que antes se enviaban a basurales.
Andrés Nápoli, director ejecutivo de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), es crítico: “Los municipios no hacen ningún esfuerzo por minimizar la producción de residuos como lo establece la ley nacional -señala-. Cada tanto hay planes pilotos voluntaristas, pero no existen iniciativas concretas de parte de los partidos, así como tampoco a nivel nacional. Por otro lado, la Provincia falla en el control de los basurales”.
Para Nápoli, la falta de medidas tiene que ver con un objetivo a más largo plazo. “Han tomado una decisión, que es el camino hacia la incineración. Todo lo que tienen que hacer es no hacer nada hasta que se agoten los rellenos sanitarios”, advierte.
Respecto de la Ciudad de Buenos Aires, si bien Nápoli reconoce que hubo una reducción sensible en el envío de basura, afirma que aún no se llegó a los parámetros establecidos por ley.
Una pregunta se impone: ¿qué hacer cuando ya no haya más lugar en los rellenos? La Ciudad de Buenos Aires es uno de los distritos que impulsan el tratamiento en plantas de termovaloración (Waste to Energy), donde se incineran los desechos. “Se genera energía a partir del vapor de la combustión y los gases se tratan para no dañar el medio ambiente. En Europa hay más de 400 plantas de este tipo en funcionamiento”, señala el ministro Macchiavelli.

Qué hacer con los envases: el 60% de los desechos
El 60% del volumen de basura enviada a los rellenos corresponde a packaging o envases. Desde el Círculo de Políticas Ambientales abogan por una ley basada en el principio de Responsabilidad Extendida al Productor, que obligue a grandes empresas a hacerse cargo de aspectos económicos, legales y físicos de la gestión de los materiales envasados. “Si el fabricante de un bien de consumo masivo tiene que incluir entre sus costos el la basura que genera, va a tener mayor participación en su reducción y prevención. Hoy en Argentina a ese costo lo pagan los municipios”, explican. Legislación de ese tipo existe ya en Uruguay, Chile, Colombia y Brasil.

Mercado Central: alarma los agroquímicos encontrados



Más de la mitad de la verdura que llega al Mercado Central queda descartada por exceso de agrotóxicos detectado en sus laboratorios

Fecha de Publicación
: 16/02/2019
Fuente: InfoBae
Provincia/Región: Capital Federal - Buenos Aires


Las cifras son oficiales y alarmantes. Más del 60% de las verduras –y un porcentaje mayor en el caso de los cítricos– contiene restos de pesticidas, herbicidas y fungicidas en niveles no permitidos. Los laboratorios del Mercado Central detectan y quitan de circulación esa mercadería
Hace unos años un informe del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) encendió la alarma. Casi el 98% de las partidas de peras ofertadas entre 2011 y 2013 en el Mercado Central de Buenos Aires y sus similares de La Plata y General Pueyrredón habían dado positivo en 20 variedades de insecticidas y fungicidas.
Más del 90% de las muestras de apio monitoreadas en esos mismos puntos evidenció restos de 16 agroquímicos y en el caso de de las mandarinas presentaron remanentes de otros 16 pesticidas.
El 85% de las manzanas revelaron presencia de 22 tipos de insecticidas, fungicidas y acaricidas. El 76,6% de las muestras de frutilla mostró restos de 17 plaguicidas. De un total de 27 frutas, verduras y producciones similares relevadas, solo cuatro variedades dieron cero en contaminación: cebolla, batata, yerba mate y almendras.
Por otro lado, expedientes de los operativos realizados en 2016 evidenciaron que el 65,4% de las partidas de apio contenía concentraciones de insecticidas y fungicidas por encima de los LMR (Límites Máximos de Residuos) que fija la normativa vigente en la Argentina para este tipo de alimentos. Solo en ese producto se constató la presencia de 21 agroquímicos, entre ellos el insecticida endosulfán, de uso prohibido en la Argentina desde mediados de 2013. En la zanahoria, el 62,5% de las muestras analizadas dio un resultado similar: seis principios activos, divididos entre insecticidas y fungicidas.
El escenario ya es alarmante y los técnicos de los laboratorios del Mercado Central sostienen que en los últimos dos años los hallazgos de sustancias no aptas para el consumo humano aumentaron en un 5%, en una tendencia que se convirtió en creciente.
La situación es más grave aún si consideramos que varios millones de toneladas de frutas y hortalizas que son comercializadas en verdulerías de todo el país llegan directamente de la huerta sin pasar por controles del Mercado Central ni de ningún otro tipo de laboratorio. Veneno directo de la tierra a la mesa, sin pérdidas ni decomisos.
Es duro pero hay que decirlo: estamos en emergencia. Los organismos nacionales y provinciales que coordinan políticas sanitarias y ambientales deben mejorar y articular urgentemente mecanismos de emergencia que garanticen la seguridad alimentaria y ambiental de los argentinos.
.

Importante procedimiento por tráfico de fauna silvestre

Incautaron mil piezas producto del tráfico de fauna silvestre

Fecha de Publicación
: 14/02/2019
Fuente: Télam
Provincia/Región: Capital Federal


Se confiscaron en cinco operativos realizados en locales de antigüedades y decoración de los barrios porteños de San Telmo, Recoleta y Flores, según informaron hoy desde el Ministerio de Seguridad de la Nación y la Secretaría de Ambiente.
Lo secuestrado tiene un valor aproximado de 700.000 dólares y está compuesto por piezas de marfil de mediano y gran tamaño, bastones y estatuillas del mismo material, una araña de techo con astas de ciervo colorado, sables, una pieza de coral y diferentes animales taxidermizados.
Los operativos se realizaron en el marco de una causa que investiga varias infracciones a la Ley 22.421 de Conservación de la Fauna, y la 22.344 de Convención sobre el Comercio Internacional de Fauna y Flora.
"Junto a las fuerzas federales trabajamos todos los días para cooperar con la Justicia en distintas causas. Nuestro objetivo es que ningún delito quede impune y que los responsables asuman sus responsabilidades”, aseguró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien instruyó a la secretaría de Seguridad que dirige Eugenio Burzaco.
Desde el Ministerio de Seguridad informaron que "los miembros de la División Investigación de Delitos Ambientales, que pertenece al Departamento Delitos Federales de la Policía Federal realizaron numerosas tareas de inteligencia criminal con el objetivo de detectar mercadería en infracción de las leyes antes mencionadas".
.

Biocombustible puro para ómnibus de la CABA



Buenos Aires ya tiene 2 ómnibus que funcionan con biocombustible puro

Fecha de Publicación
: 26/12/2018
Fuente: Clarin
Provincia/Región: CABA


Los presentaron Rodríguez Larreta y Dietrich. Luego, se sumarán dos unidades de GNL y ocho eléctricas.
El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y el jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodriguez Larreta, presentaron este viernes las dos primeras unidades de colectivos, uno de la línea 132 y otro de la 91, que funcionarán con biodiesel puro, B100.
La iniciativa forma parte de un programa piloto de movilidad sustentable llevado a cabo en forma conjunta entre la Ciudad y el gobierno nacional. Próximamente, se incorporarán dos unidades que funcionarán a gas natural licuado (GNL) y 8 unidades eléctricas.
Dietrich destacó que se evaluarán las tres alternativas en cuanto a sus prestaciones, sus costos y las emisiones asociadas. Por su parte, Rodriguez Larreta indicó que se trata de un paso muy importante. “Apostamos fuerte al transporte público cuidando el medio ambiente con tecnologías modernas, que además tienen menos contaminación sonora”, agregó.
Buenos Aires es la tercera ciudad argentina que se suma a la movida de transporte público sustentable impulsado por biodiesel. La misma, tuvo su origen en el seno de la Secretaría de Estado de Energía de la provincia de Santa Fe, a través de la “Experiencia BioBus”, donde unas 400 unidades de la ciudad de Rosario funcionan con biodiesel desde julio. La iniciativa fue luego replicada en la ciudad de Salta.
No resulta casual que las dos unidades impulsadas por biodiesel que circularán por los barrios porteños han sido provistas por Scania y Agrale. La firma sueca viene demostrando un gran compromiso con la movilidad sustentable, teniendo homologados varios motores para funcionar con biocombustibles puros. En el caso de Agrale, se trata de una compañía reconocida por su innovación y alta productividad, nacida como una fábrica de tractores y que hoy se ha expandido al mercado del transporte urbano.
El biodiesel será provisto por la firma Explora, cuya fábrica está radicada en la ciudad santafecina de Puerto San Martín, muy próxima a Rosario.

Menos gases de efecto invernadero
Se trata de un combustible limpio, compuesto en este caso por 90% de aceite de soja, un subproducto de la elaboración del principal producto exportable argentino: la harina de soja. Por su origen vegetal, se ubica en el segmento de los combustibles renovables. La acción de la fotosíntesis convierte el dióxido de carbono del aire en oxigeno durante el proceso de crecimiento vegetativo de la planta de soja, capturándolo en proporciones mucho mayores a las que serán emitidas por el biodiesel durante su combustión. El balance final da una reducción en los gases de efecto invernadero del 80% respecto al gasoil fósil, un valor que ni siquiera la movilidad eléctrica europea está en condiciones de alcanzar.
La joven industria nacional de biodiesel ha tenido un crecimiento formidable en sus 12 años de historia. Se ha complementado de forma excelente con el polo agroindustrial, aportando un eslabón más a la cadena de valor de la soja más competitiva del mundo. Cuenta con una capacidad instalada de casi 4,5 millones de toneladas (una cuarta parte del consumo nacional de gasoil) distribuidas en más de 35 plantas en 6 provincias y se ha convertido en el principal exportador a nivel mundial, a pesar de las trabas arancelarias que han impuesto la Unión Europea, Estados Unidos y Perú.
Del proceso de elaboración de biodiesel también se obtiene glicerina, un insumo muy demandado en las industrias de farmacéutica, de cosmética y alimenticia, entre otras. Antes del desarrollo de este biocombustible, la glicerina provenía de fuentes fósiles. Hoy es toda renovable, originada a partir de aceites vegetales y su precio ha descendido a la mitad. Argentina, gracias a la industria de biodiesel, también se ha posicionado como el principal proveedor a nivel mundial de este producto.
El biodiesel puede obtenerse de otros productos, como el aceite de cocina usado o de otras fuentes de ácidos grasos. Sobre este punto se encuentra trabajando Explora, donde están muy cerca de poder elaborar el biocombustible a partir de compuestos recuperados del proceso de tratamiento de aguas residuales.
.

Larreta pagó $S 20 millones por vagones con amianto



La Ciudad confirmó que los vagones comprados a España tienen asbesto

Fecha de Publicación
: 23/12/2018
Fuente: Revista Que
Provincia/Región: CABA


Se trata de los trenes CAF 5000 que el Gobierno de la Ciudad adquirió en 2011 y 2012 al Metro de Madrid. Por las formaciones, que se adquirieron sin licitaciones, se habían pagado casi U$S 20 millones. En España fueron sacados de circulación por contener material altamente cancerígeno.
La empresa estatal Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), dio a conocer que los resultados de laboratorio encargados a la empresa Dicon Medioambiental arrojaron que hay presencia de asbesto -un material tóxico también conocido como amianto- en las formaciones CAF 5000 adquiridas al Metro de Madrid.
La administración Rodríguez Larreta informó que, una vez terminados los estudios en los vehículos restantes, se procederá a la descontaminación de los vagones y a la posterior compactación de los mismos.
Cabe recordar que en 2011 y 2012, el entonces Jefe de Gobierno de la Ciudad, el hoy presidente Mauricio Macri, compró las 6 formaciones compuestas por 36, sin la debida licitación pública, a U$S 550.000 por unidad. En total, de las arcas de los porteños se erogó un total de U$S 19.800.000 que pronto pasará a convertirse en chatarra.
El gobierno de Larreta anunció hoy que presentó el “Plan de gestión integral de asbesto de la red de subte”, en el marco de la comisión conformada junto con los gremios; Metrovías; la Subsecretaría de Trabajo, Industria y Comercio; y la Defensoría del Pueblo.
Según informó el GCBA el mismo “consiste en la revisión paulatina del material rodante y de la infraestructura de la red, y en dar solución a la problemática en caso de confirmarse una eventual presencia de asbesto. Además, expusimos los resultados del análisis de las formaciones CAF 5000, que confirmaron la presencia de amianto en distintos componentes, fuera de todo contacto con los pasajeros”.
Los análisis sobre los coches CAF 5000, sacados de circulación en febrero pasado, fueron realizados por la empresa DICON –un operador especializado en el tratamiento de este tipo de materiales- que con la presencia de los gremios y siguiendo los protocolos establecidos por la Agencia de Protección Ambiental, tomó las muestras de los elementos sospechados, para luego analizarlos en un laboratorio.
El Gobierno porteño sostuvo que “los resultados obtenidos corresponden al estudio de piezas de dos coches, que se encontraban bajo bastidor, dentro de cofres, y dentro del tablero de baja tensión en la cabina de conducción. Esto quiere decir que, en ningún caso, estaban al alcance de los pasajeros”.
Y agregaron que una vez que la firma Dicon finalice el análisis del resto de los CAF 5000, será la encargada de hacer la descontaminación de los coches. Y añadieron que posteriormente, desde la Ciudad “nos encargaremos de establecer los mecanismos habituales de disposición de las formaciones”.
.

Reabre parte del ex zoo



Ecoparque: reabre un sector del ex zoo convertido en un paseo público y sin animales

Fecha de Publicación
: 22/12/2018
Fuente: La Nación
Provincia/Región: CABA


Parte del sector que se abrirá al público y que intenta reflejar el concepto de todo el Ecoparque, con menos animales y mayor cantidad de espacio verde
Antes de los plazos previstos cuando cerró, en septiembre del año pasado el Ecoparque porteño reabrirá sus puertas aunque con un formato diferente al pensado en el proyecto de reconversión. Desde mañana habrá un espacio abierto al público que funcionará, con horarios limitados, como una plaza o un parque más de la ciudad donde hasta hace poco tiempo se podían ver animales en exhibición. Será la primera etapa de una apertura gradual que finalizará en 2021 con la totalidad de la obra ya finalizada.
Serán poco menos de 2,5 hectáreas cercanas a Plaza Italia, con entrada por El Arco de Tito, en avenida Las Heras casi Sarmiento, las que estarán disponibles para la gente que podrá encontrarse allí con un escenario totalmente diferente al conocido antes de la estatización del exzoológico porteño . Sin las
boleterías, sin los kioscos, con mayor cantidad de senderos y espacios verdes, nuevos árboles y el lago Darwin restaurado y saneado el lugar, llamado Zona Llanura Pampeana, intentará mostrar el nuevo concepto de Ecoparque que se busca implementar en todo el predio de 17 hectáreas.
Estará abierto de jueves a domingo, entre las 10 y las 17, con entrada libre y gratuita.
En este espacio renovado, que recrea un humedal, no habrá animales en exhibición, aunque sí algunas especias autóctonas como patos, maras y chajás que estarán libres. También se sumarán ejemplares provenientes de la caza furtiva y de la venta ilegal (todos los años llegan unos 500 al Ecoparque donde son recuperados y puestos en libertad) con sus adiestradores para generar acciones educativas junto a los visitantes. Además las autoridades prometen dictar talleres y actividades ligadas a la conservación animal y del medio ambiente.
Mientras el lugar vuelve a la gente continuarán los programas de traslado mediante los cuales ya se derivaron unos 600 ejemplares , entre ellos leones, osos, primates y aves. La colección del Ecoparque llega hoy a los 840 animales de diferentes especies, de los cuales entre 300 y 500 se quedarán en el predio porque no son derivables como los considerados gerontes.
Algunos aguardan con paciencia y angustia la llegada del momento de su liberación en un espacio natural, más acogedor que un recinto cerrado. Es el caso de la elefanta Mara que ya tiene destino asegurado en una reserva natural de Mato Grosso en Brasil, pero la fecha del inicio de su viaje se posterga por la
meticulosa documentación y estudios necesarios. Ahora se espera que en diciembre de 2019 abandone el Ecoparque.
La reapertura también llega meses después de las muertes inesperadas de la rinoceronta Ruth y la jirafa Shaki, dos casos que volvieron a poner en el centro de la polémica al proyecto de transformación del Ecoparque diseñado por el ex ministro de Modernización, Innovación y Tecnología, Andy Freire. Hace pocas semanas fallecieron un camello y un leopardo de las nieves, aunque se trataba de dos animales que ya habían alcanzado su expectativa de vida.
"Nuestra intención es mostrar el modelo nuevo del Ecoparque. Será un espacio donde se podrá ver lo que se está haciendo para la transformación del lugar", sintetizó el ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Machiavelli, ante la consulta de *LA NACION*.
Dicha cartera tomó el proyecto inicial que debió ser modificado por presión de las ONG's ambientalistas y los diputados de la oposición cuando se votó la ley para concesionar los espacios que están quedando libre por el traslado de los animales, muchos de ellos considerados edificios patrimoniales. El oficialismo tuvo que bajar a 15 los inmuebles a privatizar, por un plazo de hasta 20 años, donde se podrán realizar actividades educativas, recreativas y de concientización para la preservación y conservación del ambiente; servicios y propuestas que mejoren la experiencia del visitante, o que permitan posicionar el predio como un paseo familiar de referencia en la ciudad.
Cuatro de esas instalaciones, La Casita Bagley, la Confitería El Águila, el Pabellón de los Loros y el Palomar, forman parte del espacio que estará abierto a partir de mañana. Sus procesos de restauración están en marcha y seguirán su curso proyectado, al igual que todas las obras de mejora que se están realizando en todo el predio. En algunos meses la superficie habilitada al público se ampliará ya que la idea es integrar, en forma gradual, todo el Ecoparque.
"Cambiamos el proyecto original porque apuntábamos a tener todo listo en 2023, pero con el predio cerrado. Ahora vamos a ir habilitando por sectores y apuntamos a tener todo listo en 2021. Es un cambio conceptual", explicó Machiavellli. El ministro aportó que cuando culmine el proyecto el predio ganará un 24% más de espacio verde que saldrán de las demoliciones de algunos edificios (los que no tienen protección histórica) y el levantamiento de calles asfaltadas.
El proyecto integral propone conocer la biodiversidad del país a través de ecorregiones con la recuperación del trazado original de 1917 mediante el uso de vegetación autóctona para atraer fauna silvestre. En esta primera etapa el lago Darwin se adaptó para que refleje una laguna pampeana, se instalaron
nuevos accesos, se acondicionaron los senderos existentes, se pusieron a punto los sistemas de riego y se acondicionaron las redes hidráulica, sanitaria y eléctrica.
Además, en los alrededores del lago Darwin, de más de seis millones de litros de agua, se colocaron 93 nuevos árboles de 16 especies distintas, centenares de ejemplares de herbáceas, 18 palmeras, once especies arbustivas y cuatro enredaderas. Todo esto para fortalecer el concepto de la protección ambiental, un enfoque diferente al proyecto inicial que ponía la mirada en otros sectores del predio de Palermo.
.

Las enormes desigualdades de la Capital Federal



Según un informe, en Buenos Aires se puede vivir como en Europa o como en Haití

Fecha de Publicación
: 17/12/2018
Fuente: Perfil
Provincia/Región: Ciudad Autónoma de Buenos Aires


Dependiendo del barrio en el que se viva, los vecinos tienen la suerte de vivir en zonas con las condiciones de Europa o de soportar el hacinamiento propio de la Latinoamérica del subdesarrollo.
El Índice de Bienestar Urbano (IBU) realizado para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires determinó que existe una marcada diferencia entre los barrios del norte y los del sur en cuanto a las condiciones en las que viven los vecinos para su desarrollo personal.
Según el informe, cada barrio porteño tiene sus pros y sus contras; en algunas se destaca la conectividad para la movilidad urbana y en otras el precio promedio de las propiedades, en algunas se encuentra una buena oferta cultural y en otras los habitantes cuentan con más áreas verdes. Sin embargo, el hacinamiento, la desocupación y los más bajos ingresos suelen encontrarse en los mismos barrios.
Las Comunas que evidencian indicadores muy negativos son la 4 y la 8, que aglomeran los barrios sureños de La Boca, Barracas, Nueva Pompeya, Parque Patricios, Villa Soldati, Villa Lugano y Villa Riachuelo, que tienen como margen el Riachuelo. Allí la tasa de desocupación coincide con la de países como Haití, Yemen o Serbia, según datos del Banco Mundial, y es la más alta de la ciudad (13,7%), en particular la Comuna 8 tiene un ingreso per cápita de 610 dólares mensuales.
Por su parte, la Comuna 8 tiene la peor tasa de mortalidad infantil (11,9 por cada 1.000 niños nacidos con vida). Equiparable a la de países como Armenia, Túnez o Libia, según el informe de i-Ciudad. Por el contrario, la Comuna 13, que abarca los barrios de Núñez, Belgrano y Colegiales, tiene un índices muy positivos en las cuatro variables.
El Ingreso per cápita está muy por arriba del promedio de la ciudad con 1.400 dólares mensuales (más del doble que en el sur), la tasa de desocupación es la más baja (3,8%), y coincide con las tasas de desempleo de países como Alemania. Es esta parte de la ciudad además, la de mortalidad infantil está dentro de las más bajas de Buenos Aires.
"Surgió como un aporte para revertir el desequilibrio histórico que se vive en la ciudad entre las zonas norte y sur, conociendo en profundidad cuán reales son estas diferencias. Si bien hay un ranking general, también hacia adentro se muestran las diferencias entre las cuatro dimensiones y entre las 15 categorías que analizamos", dijo Silvia La Ruffa, vicepresidenta de I-Ciudad, la organización que realizó el informe, a la agencia Sputnik.
En IBU utilizó datos oficiales provenientes de la Dirección General de Estadísticas y Censos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para el año 2016 y analiza cada una de las 15 comunas porteñas. Además, el instituto aclara que es un indicador de bienestar y no de calidad de vida o desarrollo humano, lo cual significa que "privilegia la dimensión social por sobre la individual y jerarquiza el papel del Estado en la articulación de políticas urbanas".
"Las dimensiones marcan distintas fortalezas y debilidades de cada comuna y de sus barrios, pero una cosa que encontramos en el análisis es que el hacinamiento impacta sobre muchas de los indicadores analizados", explicó La Ruffa. "Una buena política de vivienda, fundamentalmente en los barrios de emergencia, va a traer mejores condiciones en lo que hace a la reducción de la conflictividad, de la inseguridad, de mayor matrícula escolar".
.

Aeropuertos Argentina: negocios privados, tierras públicas

Un negocio de alto vuelo
 
Fecha de Publicación: 27/11/2018
Fuente: Página/12
Provincia/Región: CABA


Pese a que hace veinte años que no paga el canon, que se venció la concesión y que no hizo ninguna de las obras a las que se comprometió, Aeropuertos Argentina 2000 recibirá 13 hectáreas, además de las 138 que ya tiene, para expandir el Jorge Newbery.
Aeropuertos Argentina 2000, que ocupa 138 hectáreas de dominio público a cambio de nada (no paga el canon que le corresponde, no hay concesión, no hay permiso de uso, no hay absolutamente nada), se seguirá expandiendo: el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires busca ampliar el Aeroparque Jorge Newbery con un faraónico proyecto que contempla extender el aeropuerto sobre trece hectáreas adyacentes de espacios verdes que son de dominio público y realizar un relleno de nueve hectáreas sobre el río para construir un estacionamiento subterráneo.
Para hacerlo, deberá aprobarse un convenio firmado a fines de 2017 entre Nación y Ciudad por el cual Horacio Rodríguez Larreta transfiere a la Nación terrenos porteños que el Ejecutivo Nacional transfiere a Aeropuertos Argentina 2000.
La medida, impulsada por el jefe de Gobierno porteño, ya tiene un primer aval en la Legislatura y el apoyo de todo el bloque oficialista y de un amplio sector de la oposición. Desde el oficialismo argumentan que "en la actualidad el Aeroparque se encuentra con su capacidad sobreexigida" y prometen que con la ampliación "habrá mayor seguridad aeroportuaria". Sin embargo, vecinos, arquitectos, urbanistas y ambientalistas denuncian el impacto ambiental negativo de la obra y expresaron su absoluto rechazo al proyecto del que, aseguran, sólo se beneficiará la empresa concesionaria, propiedad de Eduardo Eurnekian.
Por tratarse de territorios de dominio público de la Ciudad, el proyecto necesita ser aprobado en un sistema de doble lectura. Esto significa que debe aprobarse en primera instancia en la Legislatura, realizar audiencias públicas con funcionarios, vecinos y profesionales especializados en la cuestión y, luego, aprobarse de forma definitiva incorporando las observaciones que surjan en ese proceso. Así fue como el pasado 27 de septiembre la Legislatura ratificó por 42 votos a favor, 4 en contra y 11 abstenciones el convenio entre el Estado Nacional y el Gobierno de la Ciudad y la ampliación del aeropuerto. Desde la oposición señalaron algunas críticas al proyecto, entre ellas, que no se contempla el acceso del transporte público y la necesidad de ampliar la red de subtes de la Ciudad para acceder al Aeroparque, en lugar de priorizar la construcción de más cocheras. Sin embargo, todos los bloques legislativos, con la excepción del Frente de Izquierda y Autodeterminación y Libertad, votaron a favor del proyecto.
El martes pasado se llevó a cabo en la Legislatura la audiencia pública previa a la votación definitiva. El tema no parece generar mucho interés entre los funcionarios ya que ninguno de los legisladores anotados para exponer fueron a la audiencia, que tuvo sólo tres expositores: Osvaldo Guerrica Echevarría, arquitecto y presidente de la Asociación Amigos del Lago de Palermo y de Queremos Buenos Aires; María Teresa Gutiérrez Cullen de Arauz, integrante de la Fundación Ciudad; y la ex legisladora porteña María José Lubertino.
"Las obras ya comenzaron y están avanzadas, no esperaron a la aprobación de esta Legislatura", denunció allí Guerrica Echevarría, quien trabaja activamente en la defensa de los espacios verdes y el medio ambiente en la Ciudad desde hace más de veinte años. "Aprobar obras de semejante envergadura sin ley es una situación de demasiada irregularidad. La otra irregularidad manifiesta en este proyecto es la entrega de tierras públicas de la Ciudad a una empresa privada. Aeropuertos Argentina 2000 está ocupando 138 hectáreas de dominio público a cambio de nada: no le paga un canon a la Ciudad, no hay concesión y no hay permiso de uso. Sin embargo, el jefe de Gobierno porteño ahora le está entregando a una empresa privada 12 hectáreas más para uso gratuito a perpetuidad. Ese es el epicentro de la notable irregularidad de este proyecto de ley", aseguró.
Las tierras donde se ubica el Aeroparque estaban destinadas a ser un gran parque frente al Río de la Plata. De hecho, señala Guerrica Echevarría, "oficialmente en los planos de la Ciudad se lo sigue llamando Parque de La Raza".
En 1998, durante la presidencia de Carlos Menem, se avanzó con la privatización de los aeropuertos en todo el país y desde entonces, la empresa Aeropuertos Argentina 2000 controla el Aeroparque Jorge Newbery y otros 32 aeropuertos. Pero en el decreto de adjudicación de la licitación, firmado por el Poder Ejecutivo Nacional, se establecía que la empresa concesionaria asumía el compromiso de construir un aeropuerto alternativo en el Gran Buenos Aires o agrandar Ezeiza "con anterioridad al año siete (7) de la concesión". "Aeropuertos Argentina 2000 no sólo no cumplió con el acuerdo sino que, además, acumuló una deuda de más de 850 millones de pesos en concepto de canon no pagado y obras no realizadas. Pero el gobierno nacional le perdonó la deuda a la empresa a cambio de un 20 por ciento de las acciones, que pasaron a manos del Estado. El problema es que con ese 20 por ciento el Estado está en absoluta minoría y no resuelve nada y, lo que es peor aún, no quiere resolver. Son veinte años de irregularidades", recordó el arquitecto.
Además, el proyecto del oficialismo va a contramano del Código de Planeamiento Urbano de la Ciudad aprobado en el 2000, vigente en la actualidad. En el Código, y teniendo en cuenta que --según lo acordado con la concesionaria-- el Aeroparque sería desalojado en 2005, se establece que el predio sería convertido en un parque público. El consenso expresado en ese código era, justamente, que el Aeroparque tiene un impacto negativo en términos ambientales y urbanísticos.
Al mismo tiempo, el Plan Urbano Ambiental aprobado en 2008 establece la necesidad de "preservar el perfil y/o silueta costera de los rellenos existentes". En otras palabras, prohíbe hacer nuevos rellenos al Río de la Plata. Todos estos factores son obviados en el proyecto que impulsa el oficialismo porteño, aunque hace campaña con la promesa de una Ciudad Verde.
El 9 de marzo pasado se realizó otra audiencia pública por este tema, en la que se habló sobre el impacto ambiental. En esa oportunidad participaron representantes de ONG y funcionarios de la Agencia de Protección Ambiental del Gobierno de la Ciudad, del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos y de la empresa Aeropuertos Argentina 2000.  
Allí, se presentó un estudio técnico de evaluación ambiental que despertó muchas críticas, entre otras cosas, por pretender naturalizar el avance sobre el río al señalar que "la ciudad ya estaba habituada a los rellenos sobre la costa" y por no tener en cuenta el aumento de la contaminación sonora que vendría de la mano de una mayor cantidad de aterrizajes en Aeroparque. Según el informe, el principal problema del proyecto que impulsa el oficialismo de la mano del holding de Eurnekian serían el tránsito y los ruidos de los camiones, que día a día llevarán los 400 mil metros cúbicos de materiales para el relleno costero.
"El informe no tenía en cuenta lo que implica la alteración del perfil costero, el impacto del cambio climático, el traslado de la desembocadura del arroyo Maldonado, la contaminación sonora ni el hecho de que se van a liquidar árboles centenarios de la costanera. No les importa nada. Un desastre", sostuvo Guerrica Echevarría. "Es cierto que este aeroparque está fuera de las normas internacionales porque tiene una pista y una calle de carreteo que no tienen la distancia mínima que corresponde. Y, sí, es cierto, para dejar el aeroparque acá y ponerlo en norma, tienen que rellenar el río", reconoce el arquitecto, pero señala que eso no puede hacerse a costa del espacio público ni del medio ambiente de la Ciudad. "El problema es que cada vez se va a necesitar un aeropuerto más grande y esa situación puede seguir así hasta el infinito. Al final, vamos a terminar con la aeroisla de Menem", concluyó.
.

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs