El costo de los edificios sustentables en contra



Polémica por el costo de los edificios sustentables

Fecha de Publicación
: 26/08/2017
Fuente: Clarin
Provincia/Región: Nacional


Las oficinas sustentables son más baratas de mantener, contribuyen a mejorar el medio ambiente e incrementan su valor inmobiliario, sin embargo hay quienes opinan que es una construcción cara.
Un edificio “sustentable” es el que tiene un diseño y una construcción que reducen su impacto sobre el medio ambiente y sus habitantes. Las normas LEED lideran la certificación de calidad sustentable, pero hace dos años se creó la certificación WELL que también mira el bienestar de la gente.
A pesar de todos los beneficios de este tipo de construcción, alcanzar una sustentabilidad mínima cuesta dinero y no todos están dispuestos a gastarlo. Durante la celebración de los diez años que lleva en el país el Argentina Green Building Council (AGBC) tuvo lugar un intenso debate entre profesionales de la arquitectura que trabajaron para las certificaciones de importantes edificios.
El moderador fue Lucas Clariá, Director General de Spósito & Asociados, quién preguntó al panel si cambió la forma de pensar la arquitectura desde la perspectiva sustentable.
Abrió la discusión el arquitecto Rodolfo Miani y confesó que sólo recurre a normativas sustentables como las LEED, cuando su cliente lo pide.
Miani, que es socio fundador de BMA Arquitectos y Asociados (uno de los estudios más grandes del país y autor de importantes obras, como la torre del Banco BBVA), amplió, afirmando que si no hay un marco normativo de premios y penalizaciones, solo habría motivaciones surgidas desde políticas de marketing o de Responsabilidad Social Empresaria de las firmas. “A mi juicio, las certificaciones generan un sobre precio que podría llegar al 13% del costo total. Ser sustentables en Argentina se convierte en una decisión voluntarista ya que no hay penalidades o incentivos”.
A su turno, el arquitecto Juan Martín Urgell (socio de Urgell Penedo Urgell) subrayó: “El edificio corporativo para el banco Santander no nació LEED, sino como un edificio de gran calidad arquitectónica y de hábitat. Por eso, no resulta costoso certificarlo como Silver y, con poco esfuerzo adicional, llegaría a la categoría Gold”. La obvia respuesta a Miani se completó con la sentencia: “Los edificios corporativos permiten un beneficio energético mucho más mensurable”.
En otro momento de la charla, el arquitecto Juan Bautista Frigerio (asociado en el estudio inglés Foster + Partners) agregó: “Desde hace 40 años, en el estudio de Norman Foster pensamos los edificios desde la sustentabilidad. La buena arquitectura desde su concepción debe ser sustentable. Las certificaciones LEED y WELL deben actuar también como instrumentos de comunicación a la sociedad y a los gobiernos sobre la importancia de promover la sustentabilidad”. Frigerio fue la mano derecha del estudio inglés en el diseño y la construcción de la actual Sede de Gobierno porteña, edificio que nació para el Banco Ciudad y cambió su destino a último momento.
“Para la nueva sede del Galicia, impulsamos la certificación LEED como política de Responsabilidad Social Empresaria, por imagen empresarial y porque tenemos la convicción de que la arquitectura sustentable influye en que la gente tenga una mejor experiencia de vida”, confesó la ingeniera Romina Fittipaldi, Jefa de Gestión de Espacios Corporativos en Banco Galicia.
El 10º aniversario de AGBC sirvió de ocasión para presentar la nueva Certificación WELL. El CEO de U.S. Green Building Council, Rick Fedrizzi, presentó la nueva norma que recurre a una concepción holística.
El estadounidense destacó que estamos en una segunda ola de sustentabilidad, donde la primera tenía que ver con las certificaciones LEED, en las que se construía para minimizar los problemas medioambientales.
“La segunda ola, WELL, viene con un enfoque centrado en el ser humano, estableciendo un marco para diseñar y construir edificios que prioricen el bienestar y la felicidad de los ocupantes. El diseño WELL se centra en siete claves: aire, agua, luz, nutrición, fitness, confort y lo cognitivo-emocional. Pasamos un 90% de nuestras vidas en espacios interiores, y WELL es especialmente valiosa en los espacios de trabajo, donde los costos para las empresas debido al estrés de los empleados son millonarios”, dijo.
A continuación, la colombiana Cristina Gamboa (CEO de Colombia Green Building Council) se refirió a la necesidad de trabajar con alianzas regionales en proyectos globales de World Green Building Council, como “Better Places For People”, “Advancing Net Zero” y “Building Efficiency Accelerator”.
La oportunidad sirvió para entregar premios a empresas y profesionales que certifican LEED. Recibieron distinciones los estudios ESARQ, Mario Roberto Álvarez y Asociados, y las empresas CRIBA, OSDE, Sudamericana, Altman, RAGHSA y la arquitecta Nicole Michel.
Carlos Grinberg (presidente y miembro fundador de AGBC) se refirió al cambio de paradigma en la construcción de edificios en Argentina. “Con los cuadros tarifarios a valores regionales, está creciendo la demanda de edificios LEED, llegando a la categoría Platinum. La brecha de precio entre un edificio común y uno sustentable se acortó a partir de nuevos proveedores de materiales verdes. Para construir una Argentina más sustentable, debemos aplicar el sentido común, que el edificio ahorre agua, energía, tenga menos emisiones y use más materiales nobles”, y destacó a quiénes lo acompañaron en la fundación de AGBC, los ingenieros Eduardo Spósito y Sohrab Yazdani, así como el arquitecto Guillermo Simón-Padrós, actual director.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs