Contaminación en el Río de la Plata, pocos atienden



Incomprensible inacción ante contaminación que afecta al Río de la Plata

Fecha de Publicación
: 26/07/2017
Fuente: El Día
Provincia/Región: Buenos Aires


El reciente hallazgo de varias especies de peces capturadas en las costas del Río de La Plata, cuyos tubos digestivos contenían diminutas partículas de material sintético, que podrían afectar su calidad para el consumo humano, constituye una nueva y trascendente corroboración de los altos niveles de contaminación de ese curso de agua. Tal como se informó, así lo alertaron científicos de la Universidad Nacional de La Plata y del Conicet, quienes revelaron que es la primera vez que se detecta ese material contaminante en la fauna ictícola del estuario.
Se trata, como bien se señaló, de un penoso escalón más en el progresivo deterioro que viene sufriendo la fauna ictícola y, por supuesto, del agua que baña nuestras costas, como resultado de una creciente contaminación. Se sabe que ya a principios de la década pasada, un estudio realizado por investigadores de la Universidad Nacional de La Plata alertaba sobre la presencia de hidrocarburos, metales pesados y plaguicidas clorados, entre otros contaminantes en ejemplares de sábalos.
Las fuentes indicaron que los también llamados “microplásticos” tienen un tamaño menor a 5 mm y, en el caso de este estudio, la mayor parte se trata de fibras sintéticas cuyo origen más frecuente es el lavado de ropa y productos de higiene personal, como pañales y toallas higiénicas, tal como precisó una investigadora del Conicet.
El equipo de científicos detectó partículas sintéticas y contaminantes en once especies de peces del Río de la Plata, entre ellas el pejerrey, sábalo, pati, surubí y carpa, cuyos organismos contenían bifelinos policlorados en niveles que superaban los valores guías aconsejados para el consumo humano por el Código Alimentario Argentino.
Cabe consignar que el trabajo fue publicado en la revista “Marine Pollution Bulletin”. Y confirma una asociación entre la cantidad de microplásticos presentes en los peces y la proximidad a una fuente de descarga cloacal, en este caso, de Berisso.
Se conoce también que existen numerosos estudios previos demostrativos del grado de contaminación que sufren los 3 millones de kilómetros cuadrados por los que se extiende la Cuenca del Plata, que sufren en forma ostensible el gravísimo impacto de las intervenciones de la actividad humana.
En reuniones realizadas años atrás se advirtió allí que el principal objetivo de los encuentros de análisis debe ser el de coordinar acciones entre las diferentes organizaciones, con la participación de los sectores universitarios, para trabajar en la búsqueda de soluciones, un punto de conclusión que aparece como importante, al margen de las acciones directas que los gobiernos -desde luego que, principalmente, el argentino- debieran haber puesto en práctica, para revertir el estado de contaminación del río.
En anteriores ocasiones se ha insistido desde aquí en que no se puede continuar sólo en una suerte de permanente sensación de inquietud, ante la evidencia de un riesgo concreto para la salud de la Región que se abastece de agua corriente proveniente de las aguas de este río, y que además lo utiliza durante el verano para fines de esparcimiento.
Sobran estudios que han dejado en claro la gravedad del cuadro, y si bien muchas veces tales informes originaron expectativas alentadoras, al cabo de un tiempo llegaron los efectos desalentadores de la inacción. Lo cierto es que la alteración de las condiciones ambientales del Río de la Plata y el potencial peligro que constituyen las actuales anomalías para la salud de millones de habitantes, son causas más que suficientes para encarar profundas rectificaciones.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs