Investigadores advierten sobre la tala del Quebracho



Quebracho, alertan sobre la intensa extracción de algunas de sus especies

Fecha de Publicación
: 29/07/2016
Fuente: Argentina Investiga
Provincia/Región: Nacional


Un estudio alerta sobre las inciertas perspectivas de conservación de especies de Quebracho, debido a la descontrolada actividad extractiva en la región del Gran Chaco Americano, en especial en provincias argentinas. Los investigadores señalan que en la región nunca hubo manejo de recursos, por ello es importante revalorarlos, ya que la extinción de especies de Quebracho se pronostica sólo para sesenta años más.
El Gran Chaco Americano es el segundo sostén verde del Continente y presenta una alarmante pérdida de biodiversidad. Hasta hace pocas décadas, era uno de los sistemas mejor conservados del mundo, y en la actualidad se encuentra sujeto a severos procesos de conversión y degradación, con tasas de deforestación, incluso superiores a las registradas en otras áreas de bosques tropicales.
Dentro de las especies afectadas por la falta de manejo de los recursos naturales durante años, se encuentran varias del género Schinopsis, comúnmente conocido como Quebracho que integra la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. En ese contexto, una investigadora realizó un estudio de revisión bibliográfica con el objetivo de revalorar el uso y la importancia forestal del emblemático quebracho, ampliamente distribuido en el Gran Chaco Argentino.
El trabajo estuvo a cargo de la doctora Claudia Luna, docente de la cátedra de Silvicultura de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) e investigadora adjunta del Conicet, y se enmarca en una línea mayor de investigación llamada “Generación de tecnologías alternativas para la promoción y el desarrollo forestal regional”.
Según explica Luna a Argentina Investiga, en el territorio del Gran Chaco Americano los bosques son esenciales para mantener la fertilidad de los suelos y regular la dinámica de los ríos y los humedales que proveen de agua a su población.
Sin embargo, en el último tiempo, la presión de un modelo económico extractivo derivó en la tala indiscriminada de enormes extensiones de bosques, principalmente para dar paso a monocultivos de exportación.
El 60 % del Gran Chaco Americano está en suelo argentino, y corresponde al 70 % del área forestal del país. Abarca 675.000 kilómetros cuadrados e involucra la totalidad de las provincias del Chaco, Formosa, Santiago del Estero y, parcialmente, a las provincias de Salta, Jujuy, Tucumán, La Rioja, Catamarca, San Juan, San Luis, Córdoba, Santa Fe y Corrientes.
El género Schinopsis es endémico de América del sur, incluye siete especies, cuatro se encuentran en Argentina, dos de las cuales son de gran importancia económica. La distribución geográfica de las especies de quebracho en el Chaco Argentino, está relacionada fundamentalmente con el régimen pluviométrico de la región.
Entre las especies de quebracho en el Chaco Argentino figuran Schinopsis balansae (Quebracho colorado chaqueño); Schinopsis lorentzii (Quebracho colorado santiagueño); Schinopsis aff. heterophylla (Quebracho colorado mestizo) y Schinopsis haenkeana (Horco quebracho).
Estas especies brindan distintos usos, en especial para leña y carbón, extracción de taninos, y el uso en la construcción como postes, vigas, durmientes, y en muebles torneados. La investigadora remarca que en la región del Gran Chaco la actividad forestal es enteramente extractiva, con poco manejo que fomente la regeneración de especies valiosas. La producción de carbón sigue a la tala y deja el suelo desnudo y expuesto a erosión severa y a degradación; aunque en los últimos años ha disminuido en forma gradual debido al agotamiento de este recurso.
“Lamentablemente, en esta región nunca hubo manejo de recursos, por ello es importante revalorarlos, ya que la extinción de la mayoría de los componentes de la familia Anacardiáceas es alarmante y la supervivencia, sobre todo del género Schinopsis sp., se pronostica sólo para sesenta años más”, alertó de acuerdo a la revisión bibliográfica realizada.
Recuerda que distintas organizaciones ambientalistas solicitaron un plan de ordenamiento territorial que prevea la restauración de los bosques arrasados, priorizando no sólo la conservación de ecosistemas naturales, sino también el uso sustentable de los ambientes bajo explotación. Para ejemplificar, puede mencionarse, de acuerdo a investigaciones actuales, que el 85 % de la superficie original de un bosque único como es el Quebrachal, del Bosque Tres Quebrachos en el suroeste de la provincia de Chaco, “se ha perdido”.

Las especies
La investigación bibliográfica realizada por la especialista se centró en las especies conocidas como Quebracho colorado chaqueño, Quebracho colorado santiagueño, Quebracho colorado mestizo y Horco quebracho, que son las existentes en Argentina.
La especie Schinopsis balansae Engl. es también conocida como Quebracho Colorado Chaqueño, Quebracho Colorado, Urunde’ypytá, Yvyra jy’y, Quebracho variedad tupí o Quebracho variedad jakaré. Su madera es útil para aplicaciones que requieren de una larga duración, como construcciones (viga, horcones, postes). También se usa para leña y carbón (tiene un alto contenido calórico), y para piezas torneadas. Según las estadísticas, es la especie más exportada del Chaco como postes.
La especie Schinopsis lorentzii (Griseb) Engl. se conoce como Quebracho Colorado Santiagueño, Quebracho Santiagueño u Horco Quebracho y es una madera virtualmente imputrescible que se destina, por lo general, a la industria de la curtiembre. Debido a la dificultad de su trabajo y a la actual dificultad para obtenerla se emplea sólo ocasionalmente en construcción, y tiene alto rendimiento en taninos; rinde hasta un 24 % de extracto por peso de madera, con un 62-70 % de tanino puro. Es apta para uso en obras que deben permanecer en contacto con tierra y agua, durmientes de ferrocarril, bases de columnas y postes, montantes para barreras, alcantarillas, guardaganados, cubiertas de muelles, tranqueras, pilotes y postes cortos, generalmente labrados a hacha.
Schinopsis aff. Heterophylla, también llamado Quebracho Mestizo ya que es un híbrido interespecífico entre el Quebracho Colorado chaqueño y el Santiagueño, es quizás el más emblemático cuando se afirma que la comunidad conservacionista debe aumentar los esfuerzos sobre las comunidades y ecosistemas en peligro, antes que sobre las especies individuales. Se constató empíricamente que ciertas especies chaqueñas están en serio peligro, entre las que ésta se destaca. Es apto para uso en tornería, pisos, durmientes de ferrocarril, puentes, pilotes, guardaganados, umbrales, bases de columnas y postes de líneas aéreas.
Por último, Schinopsis haenkeana. Engl. o Quebracho Colorado, Soto, Orko Quebrado, Quebracho Serrano, es una especie declarada como vulnerable, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Se utiliza para curtir, posee gran poder calorífico, se usa mucho para leña y carbón, construcciones al aire libre, forraje, obtención de taninos y durmientes, conservación de suelos. En medicina casera, las hojas y la corteza fueron citadas como cicatrizantes, antiequimótico, antiasmático, cauterizante y en pediluvios.

Alerta
En base al análisis realizado, Luna concluye que si no se reformula un manejo sustentable de los recursos, “el alerta sobre esta amenaza implícita de su conservación se convertirá en historia”, en relación a la posible desaparición de especies de Quebracho.
La investigadora también realizó trabajos sobre la situación de otras especies de interés, y relacionados al impacto social de la gestión de bosques nativos.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Archivo de Blogs