Córdoba busca un marco legal para impulsar bioenergías



Córdoba pedirá a Nación un marco legal para impulsar las bioenergías

Fecha de Publicación
: 11/07/2016
Fuente: AgroVoz
Provincia/Región: Córdoba  - Nacional


La Legislatura quiere sancionar una resolución instando al Gobierno nacional que ubique este tema como “impostergable”, debido a su potencial para disminuir el impacto medioambiental, agregar valor y generar empleo.
El vicegobernador de la Provincia, Martín Llaryora, afirmó que “la bioenergía es un camino que tiene Córdoba para llevar progreso a todos los rincones”, frase que actúa como una suerte de resumen de una iniciativa que impulsará el Gobierno a través de la Legislatura: sancionar una resolución que inste al Estado nacional a que avance en regulaciones que favorezcan el desarrollo de las bioenergías.
Entre otras cosas, la iniciativa busca que el Estado “garantice un marco jurídico estable” para el fomento de estas energías alternativas, “ya que la incertidumbre regulatoria es enemiga de los inversiones y los proyectos”.
Llaryora, acompañado por el presidente provisorio de la Unicameral, Oscar González; el vicepresidente, Daniel Passerini; el jefe de bloque de Unión por Córdoba, Carlos Gutiérrez; y los ministros de Agricultura, Sergio Busso; e Industria, Roberto Avalle; encabezaron un encuentro destinado a debatir las potencialidades de la bioenergía en Córdoba. Los datos que se mencionaron durante la jornada servirán para reforzar la resolución que se busca aprobar y que luego se elevará ante la Casa Rosada.

Tema impostergable
El primer punto del proyecto de resolución (que puede verse completo haciendo click aquí o al final de la nota) implica “solicitar al Gobierno que el desarrollo de la bioenergía en Córdoba y la zona central del país se ubique como tema impostergable en la agenda de la cartera de Agroindustria”.
Por eso, pide “apoyar todas las iniciativas para el crecimiento de un sector bioenergético dinámico y al mismo tiempo sostenible y socialmente responsable, ya que resulta indispensable para el desarrollo, disminuyendo los riesgos y el impacto medioambiental”.
Con estos fines, el proyecto considera necesarios “la toma y ejecución de medidas generales tendientes a incentivar, apuntalar y diversificar el desarrollo de la bioenergía” y “que los distintos estamentos del Estado actúen como facilitadores en el proceso de creación de proyectos bioenergéticos, poniendo en funcionamiento incentivos financieros, agilizando trámites y conectando voluntades”.
Allí es que la iniciativa subraya la necesidad de que se “garantice un marco jurídico estable, ya que la incertidumbre regulatoria es enemiga de las inversiones y los proyectos”, así como también de que se promueva “la difusión hacia toda la sociedad de las ventajas y múltiples beneficios que trae aparejado el desarrollo de la bioenergía”.

Oportunidades
Precisamente, el encuentro realizado en la sala Regino Maders de la Legislatura sirvió para que diversas entidades plantearan los beneficios y oportunidades que presentan las energías. En el caso de Córdoba, por ejemplo, el bioetanol producido a partir del maíz.
Según la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (Fada), con 500 has de maíz y 250 porcinos o 500 vacas de ordeñe se pueden obtener 20 mil toneladas de materia verde y dos mil metros cúbicos de efluentes que, puestos en un biodigestor, pueden generar un megawatt por hora, suficientes para dar energía a cuatro mil personas.
El modelo a replicar, según Fada, es el de Bioeléctrica que ya genera energía en Río Cuarto utilizando como principal materia prima el maíz picado. La propuesta es construir 50 plantas de ese tipo en pequeños pueblos del interior, que implicarían una inversión global de 225 millones de dólares, puestos de trabajo para 1.550 personas (entre directos e indirectos) y energía para 200 mil cordobeses.
Nicole Pisani, de Fada, aseguró que el potencial de Córdoba es enorme: para alimentar esas 50 plantas sólo se necesita disponer del 1,3 por ciento de la superficie que se siembra anualmente con maíz o los efluentes del cuatro por ciento de las vacas y el uno por ciento de los cerdos.

Economía y ambiente
Eduardo Martelloto, director regional Córdoba del Inta, destacó que la provincia es un ejemplo del potencial del bioetanol: en total, las cuatro plantas instaladas dentro del territorio cordobés procesan anualmente casi un millón de toneladas de maíz, de las que surgen 343 mil metros cúbicos de etanol y 318.300 toneladas de burlanda.
Martellotto destacó, por ejemplo, que para un productor agropecuario de la zona de Jesús María, proveerle maíz a Aca-Bio de Villa María, en lugar de enviarlo a puerto, le reduciría el costo del flete en 2.046 pesos por hectárea (suponiendo un rinde de 100 quintales). Del mismo modo, ubicar tambos o feed lots cerca de las plantas etanoleras podría ser una ayuda para reducir los costos: la burlanda húmeda vale el 30 por ciento de la cotización del maíz y sólo lo que produce ACA-Bio alcanzaría para alimentar 94 mil novillos al año.
Por eso, una de las propuestas que impulsan desde el Inta es el impulso a plantas pequeñas de etanol, de 13.500 toneladas anuales, que incluyan una integración con producción de carne bovina.
“El Inta está trabajando en conseguir nuevos productos biomásicos, en base a forrajes o forestales, por ejemplo, que le permitan al productor mejorar su ecuación económica y su diversificación productiva”, cerró Martellotto.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs