Mostrando entradas con la etiqueta Litoral Argentino. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Litoral Argentino. Mostrar todas las entradas

Diferentes agrotóxicos en los peces muertos del Salado

 


Hallaron herbicidas e insecticidas en el Salado y en los peces muertos

Fecha de Publicación
: 21/01/2021
Fuente: El Litoral
Provincia/Región: Santa Fe


Tanto en agua, sedimento y tejidos de las especies ictícolas se encontraron diferentes tipos de agrotóxicos, entre ellos glifosato. Desde la Procuración General de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe piden un monitoreo más exhaustivo y con continuidad espacio-temporal sobre la presencia de desechos agrícolas.
El 2020 quedó atrás, pero algo importante restaba resolverse: conocer las causas de la mortandad de peces, sucedida en el río Salado entre los últimos días de noviembre y los primeros de diciembre.
A fines del año pasado, El Litoral dio a conocer los resultados preliminares elaborados por el laboratorio del Inali (Instituto Nacional de Limnología-UNL) sobre las muestras de agua obtenidas en tres sectores (bajo el puente de la Ruta 70; aguas arriba y aguas abajo del Puente Carretero). Tras analizar la relación de la DBO (Demanda Biológica de Oxígeno) y la DQO (Demanda Química de Oxígeno), determinaron que en el agua había presencia de vertidos domésticos, bosta de ganado y productos alimenticios. "Esto es un indicativo, no es la causante de la mortandad", había señalado Luis Espínola, doctor en Ciencias Ambientales, investigador adjunto del Conicet (Inali-UNL).
Pero restaba el informe del Laboratorio de Ecotoxicología, dependiente de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas (FBCB-UNL). Luego de analizar las muestras, los resultados indicaron lo que se sospechaba: la presencia de herbicidas e insecticidas en el agua y en los peces muertos.  
Estos informes fueron solicitados en la investigación que se tramita ante los fiscales extrapenales dependientes del Ministerio Público de la Procuración General de la Corte. La impactante mortandad de peces no sólo generó gran preocupación social sino también la intervención de distintas esferas gubernamentales, que son independientes de la investigación dispuesta por la Procuración de la Corte Suprema.
En una nota con El Litoral, el Dr. Jorge Barraguirre, Procurador General de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, comentó: "Abrimos un expediente preventivo, tendiente a confirmar las sospechas según las observaciones preliminares de los expertos", y había mencionado que "creemos que se podrán encontrar agroquímicos, pero no en la cantidad que revelaría una especie de toxicidad antropogénica. Todos los científicos que consultamos nos dicen que puede haberse lavado el terreno por la lluvia de estos días y llevado agrotóxicos al río".
Para la investigación se tomaron como pruebas el agua del río, sedimento del lecho y peces moribundos. Las muestras se obtuvieron en presencia de los expertos de las instituciones y funcionarios de la Procuración General. Ahora, este medio accedió a esos informes.
.

Delta del Paraná, reservas y el dilema de como protegerlos

 


Medio ambiente: proteger y vigilar los humedales, esa es la cuestión en el Delta del Paraná

Fecha de Publicación
: 19/01/2021
Fuente: La Capital
Provincia/Región: Santa Fe


Ante el anuncio de que se crearan áreas de conservación en las islas del Paraná, ambientalistas reclaman controles efectivos en el territorio y una solución integral
Al despuntar el año, el gobierno provincial anunció que creará áreas protegidas en el delta y las islas del Paraná, en total 2.600 hectáreas a lo largo de cinco puntos de la costa. Dos de ellos están muy cercanos a Rosario: la isla Sabino Corsi, frente a la ciudad, y Los Mástiles, sobre Granadero Baigorria y Capitán Bermúdez. Tras un 2020 de quemas casi permanentes del otro lado del río, la iniciativa denominada Regenera Santa Fe se presenta como un pequeño paso en el escarpado camino de darle una solución integral a la protección de los humedales.
La ministra de Ambiente y Cambio Climático, Erika Gonnet, explicó que las tierras seleccionadas en esta primera etapa son de dominio comunal o municipal, luego de haber sido transferidas por administraciones anteriores. Se transformarán en reservas, con definición de usos y modalidades de control, por un decreto del Poder Ejecutivo, pero la idea es que esa decisión sea refrendada por la Legislatura.
Justamente el tema de los controles es un motivo de reclamo de los colectivos ambientalistas, preocupados por el panorama que enfrenta el sistema del humedal: a causa de los incendios de 2020 se perdieron, de acuerdo a los cálculos más optimistas, unas 300 mil hectáreas, 20 mil de las cuales pertenecen a territorio santafesino.
“Nos parece bien que se amplíen las áreas protegidas: lo que queremos las organizaciones es que no se proteja solo una parte sino todos los humedales de Santa Fe, como por ejemplo los Bajos Submeridionales”, planteó la abogada Romina Araguás, de la agrupación Paraná no se toca, y se preguntó por qué el Ejecutivo todavía no reglamentó la ley provincial de humedales, aprobada en diciembre de 2019. Ante la consulta, la ministra Gonnet anticipó a La Capital que la semana próxima iniciará una ronda de consultas con organizaciones de cara a reglamentar la norma.
El proyecto había sido presentado por el diputado del Frente Progresista Fabián "Palo" Oliver. Según el análisis de Araguás, la norma es escueta “pero podría desarrollarse a través de la reglamentación, mientras esperamos la ley nacional”. Ese marco legal y regulatorio a nivel país tan necesario, sobre todo porque el humedal ocupa una superficie que comprende además a otros dos distritos, es decir Buenos Aires y Entre Ríos.
Registrada bajo el Nº 13.932, la ley que promovió Oliver establece un ordenamiento territorial de los humedales, “identificando a tales áreas como de gestión especial, con estudios de impacto ambiental ante la posibilidad de obras de infraestructura, emplazamiento o actividades humanas”, así como la determinación de actividades prioritarias y modos de ocupación, a lo que se suma la limitación de desarrollos urbanos, agropecuarios e industriales y la prohibición de volcar desechos contaminantes. La autoridad de aplicación será el Ministerio de Ambiente.

"La prioridad son los Bajos Submeridionales"
“La prioridad ahora es conocer qué pasará con los Bajos Submeridionales”, señaló en tanto Sebastián Martínez Ledesma, de la Multisectorial Humedales. “En noviembre elevamos un pedido de informe sobre las obras que el gobierno prevé realizar en ese humedal del norte de la provincia, que ocupa unos cuatro millones de hectáreas y es un sistema muy importante para regular las inundaciones, pero no tuvimos respuesta”, se quejó.
“Lo que hace falta son controles estrictos; sumar áreas protegidas y no controlarlas tampoco tiene sentido”, continuó Martínez Ledesma. “Como en el tema de la veda pesquera, necesitamos presencia real del Estado: personal idóneo que haga recorridas, una especie de guardaparques, y que se controle a los paradores”, agregó el activista y señaló que la isla Los Mástiles ya es zona protegida “pero allí hubo aglomeraciones por fiestas clandestinas”.
Efectivamente Los Mástiles fue declarado como área natural protegida por el Concejo Municipal de Granadero Baigorria en noviembre pasado, a partir de un proyecto del edil Javier Minetti y a instancias de organizaciones socioambientales preocupadas por los incendios permanentes. La ordenanza prohíbe desarrollos inmobiliarios, la caza, la quema de pastizales y la producción intensiva agroganadera. Debido a que el territorio es compartido con Capitán Bermúdez, ahora se espera la definición de este municipio.
"No queremos sacar los paradores ni las actividades, tampoco sumar conflictos, sino arribar a consensos, además de coordinar los controles con los municipios y con el Ministerio de Seguridad para que los desarrollos sean sustentables", dijo en ese sentido la ministra Gonnet, ella misma oriunda de Granadero Baigorria. La funcionaria cree que la declaración de algunas zonas como protegidas ayudará a su cuidado y preservación porque se podrán aprovechar recursos como la infraestructura y la tecnología ya instalada (concretamente en el caso de la isla Sabino Corsi, que pertenece al Enapro).
“Si bien estamos a favor de que el gobierno incorpore medidas de protección del medio ambiente, nos parece que están enfocadas a una mirada que sigue siendo extractivista: no creemos que los humedales sean recursos naturales con valor económico y productivo sino sujetos de derecho, bienes comunes de la humanidad que le pertenecen a la naturaleza y por lo tanto no hay que explotarlos de ninguna manera”, opinó Isadora Flores, de Autoconvocades por los humedales. Este colectivo surgió a mediados del año pasado y fue el que sostuvo un acampe de 34 días en la plaza San Martín. “Para ponerle freno al cambio climático los humedales deben ser realmente áreas protegidas, es decir libres de proyectos de explotación humana”, agregó la joven, poniendo el acento en la responsabilidad de las empresas y los emprendimientos que contaminan y devastan estos valiosos espacios naturales.
En tanto desde Paraná no se toca pidieron “evaluaciones ambientales estratégicas para que se determinen las actividades permitidas y no permitidas en todos los espacios de conservación”, según expuso la abogada Aguarás. Esto debe efectuarse siguiendo los lineamientos del sistema de Áreas Naturales Protegidas (ANP) de la provincia, establecido por la ley Nº 12.175 en 2003, que estipula las categorías, modalidades de conservación e intervenciones del Estado.
“Si no hay un control efectivo del territorio es lo mismo que nada”, insistió Rodolfo Martínez, de la Multisectorial Humedales. “De hecho en Villa Constitución ya hay una reserva, donde se cazan aves, se les dispara a los carpinchos, se usurpan casas y no precisamente gente con necesidades, sino casas para fin de semana. Las organizaciones y la ciudadanía tenemos que participar de los controles para que estas iniciativas (como Regenera Santa Fe) se cumplan: los gobiernos por sí solos no alcanzan porque los intereses en juego son muchos y pesados. Arroceros, mineros, ganaderos”, disparó, y denunció que también en Los Mástiles “hay caza, tiro al blanco, paradores sin habilitación y fiestas clandestinas”.
“Para efectivizar los controles sería bueno sumar a las organizaciones ambientalistas, de modo de actuar en conjunto y encontrar soluciones”, terció su compañero Martínez Ledesma y ejemplificó que intentarán hacer algo así “con los pescadores, para trabajar el tema de la sobrepesca”. “Es fundamental que nos reconozcan como un actor con capacidad de aportar: estamos permanentemente pensando los temas, los problemas y las soluciones”, insistió. “Las movilizaciones de los vecinos están corriendo el mojón de la conciencia ambiental. Por eso debemos ser convocados”, concluyó por su parte Rodolfo Martínez.
En el horizonte de los colectivos ecologistas se encuentra la necesidad de que las medidas sean operativas y que se apruebe -y aplique- la ley nacional de Humedales. “Los gobiernos y las autoridades de las provincias deben tomar posición sobre este debate, hacer circular la información”, reclamó Isadora Flores, de la agrupación que se formó con la defensa de los humedales como punta de lanza.
La ministra Gonnet ratificó que el gobierno de la provincia apoya la sanción de una ley nacional, al punto que el año pasado realizó una consulta a más de 20 instituciones locales, entre ellas ONG y universidades. Luego esas devoluciones se presentaron como un aporte al debate en el Congreso de la Nación, recordó. Según la funcionaria, una vez aprobada la norma resultará importante en tanto herramienta, pero mucho más lo será que algunos actores, como la justicia, estén a la altura de las circunstancias.

Hynes: compromiso ambiental y un Estado que regule
“Santa Fe es una de las provincias con menos áreas protegidas del país, sólo un dos por ciento de su territorio”, advirtió Erica Hynes, presidenta de la comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados y ex ministra de Ciencia y Tecnología de la provincia. “Las 2.600 hectáreas que se anuncian parecen una extensión exigua en relación a las necesidades de protección, si consideramos que sólo en Santa Fe se quemaron 20 mil hectáreas”, añadió, a la espera de detalles sobre la iniciativa Regenera. “A fines de noviembre la ministra (de Ambiente y Cambio Climático Erika) Gonnet participó de la última sesión ordinaria de la comisión, invitada para expresar los lineamientos de su cartera, pero este tema no se mencionó”, reveló la legisladora.
“Sumar hectáreas de protección siempre es una buena noticia pero debe sostenerse con trabajo y educación ambiental, porque no tiene sentido crear reservas y castigar a quienes las usan de manera incorrecta. Lo que buscamos es un compromiso de la población con el medio ambiente, no solamente modos de control y de ejercer el poder de policía”, expresó Hynes y admitió que “hay intereses económicos en pugna y el Estado debe regular sobre quienes intentan explotar el humedal de una manera no sustentable”.
Entre los puntos de la agenda 2021 de la comisión legislativa que Hynes preside figuran la revisión de la ley provincial de 2003 de Áreas Protegidas -“porque creemos que algunas categorías quedaron obsoletas y hay que actualizarlas”-, además de la creación de una Agencia con autonomía dentro del Ministerio que dirige Gonnet, la situación de los Bajos Submeridionales, las quemas en las islas y un proyecto nuevo sobre agroquímicos, enumeró.

Gonnet: diversificación económica y desarrollo ecoturístico
Las nuevas áreas protegidas que la provincia anunció comprenden a la isla La Fuente en Reconquista, la Sabino Corsi frente a Rosario, la isla Pereyra en Villa Constitución, Los Mástiles frente a Granadero Baigorria y Capitán Bermúdez, y el Islote, perteneciente a la localidad de General Lagos.
La ministra de Ambiente y Cambio Climático Erika Gonnet explicó que "la ampliación de mil hectáreas de la zona protegida de la isla El Pelado, en la región de islas frente a Puerto Gaboto, extiende considerablemente el área protegida que contempla al Parque Nacional Islas de Santa Fe".
"Regenera Santa Fe contempla el impulso de la diversificación económica y el desarrollo ecoturístico de la región", finalizó la titular de la cartera de Medio Ambiente. En ese sentido detalló que la iniciativa “promueve actividades productivas sostenibles, desarrollo de capacidades técnicas, diseño de espacios de aprendizaje, programas de capacitación y planes GIRSU, promoción de la economía circular y desarrollo de infraestructura para el ecoturismo”.
.

La ex Botnia no cumpliría con el fallo de La Haya

 


Piden monitorear a Botnia: “El río Uruguay está al borde del colapso”

Fecha de Publicación
: 16/01/2021
Fuente: El Once
Provincia/Región: Entre Ríos - Nacional


Uno de los integrantes de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú indicó a Elonce TV que solicitan a distintos organismos asistencia técnica para medir los “aires transfronterizos” y determinar los niveles de toxicidad.
El intendente de Gualeguaychú Martín Piaggio junto a la Asamblea Ambiental Ciudadana mantuvieron en el ministerio de Ambiente de Nación una reunión donde, realizaron una exposición sobre la situación actual del monitoreo a Botnia, y se insistió en que no se cumple el fallo de La Haya. Lo mismo se hizo con la necesidad de realizar análisis con marcadores biológicos para determinar la toxicidad del río.
Sobre este tema, uno de los integrantes de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú Javier Pretto, indicó a Elonce TV que “queremos medir los aires transfronterizos desde el lado argentino, tenemos el equipo roto y suponemos que a partir marzo va a estar funcionamiento”.
Durante la reunión, se prouso que el ministerio estudie la posibilidad de colaborar con Cancillería y CARU para aportar asistencia técnica para el análisis del pedido de Kemira.
Sobre la contaminación de la empresa Botnia dijo que “el monitoreo que realizan no sirve porque solo se hace un control químico, se debe monitorear en dilución no en cantidad que tiran, hay que utilizar marcadores biológicos”.
A su vez, indicó que “el Uruguay va a ampliar la planta en Fray Bentos, y va a abastecer de insumos químicos a la UPM Dos, o sea que la planta tendría que triplicar su producción. El 18 de diciembre, Uruguay presentó a Cancillería el estudio de impacto ambiental para la consulta argentina y nuestro país tiene 30 días para decir si está de acuerdo o no, y si no contesta se toma como que el país coincide”.
“Esta planta tiene capitales diferentes, nunca se trató el tema, siempre advertimos la situación y nadie nos dio respuestas sobre esto, estamos muy preocupados”, manifestó Pretto.
Durante la entrevista, hizo referencia a la contaminación del río: “el Uruguay está al borde del colapso, hay muchas algas y son exceso de nutrientes, es decir el fosforo, y Botnia tira 70 kilos por día. Si bien no es solo la planta, sino que también tiene que ver los agroquímicos de los componentes que también van a parar a los lechos del río, pero esta planta hace un aporte muy grande al río”.
.

Santa Fe impulsa más protección a las islas del río Paraná

 


Santa Fe prevé incorporar más de 2.600 hectáreas como zonas protegidas del delta e islas del río Paraná

Fecha de Publicación
: 05/01/2021
Fuente: La Capital
Provincia/Región: Santa Fe


El gobierno provincial desarrolló la iniciativa #RegeneraSantaFe para conservación de los humedales.
A través del ministerio de Ambiente y Cambio Climático, el gobierno de la provincia de Santa Fe, desarrolló la iniciativa #RegeneraSantaFe, que propone un esquema estratégico de ampliación e incorporación de áreas protegidas en zonas del Delta e Islas del río Paraná, para su protección y conservación.
"El Delta del Paraná es un humedal que en los últimos tiempos ha sufrido una importante degradación a causa de los incendios, por su importancia y por los múltiples valores ecosistémicos que brinda, creemos fundamental incorporar áreas protegidas al sistema provincial, haciendo foco exclusivo, en este caso, en el río Paraná y sus islas", detalló la ministra de Ambiente y Cambio Climático, Erika Gonnet.
Los humedales se encuentran entre los ecosistemas más productivos del planeta. La intervención del hombre y las circunstancias climáticas globales afectaron enormemente su capacidad y riqueza, y su conservación se presenta hoy como uno de los mayores desafíos a nivel mundial, explicaron desde la cartera provincial.
La propuesta provincial proyecta su mirada a lo largo de la zona costera del Paraná: "En base al desarrollo provincial propuesto por el gobernador Perotti, esta etapa incluye la incorporación de más de 2.600 hectáreas que comprenden a la Isla La Fuente en Reconquista, la Isla Sabino Corsi frente a Rosario, la Isla Pereyra en Villa Constitución, la Isla Los Mástiles frente a Granadero Baigorria y Capitán Bermúdez, y el Islote perteneciente a la localidad de General Lagos", detalló la funcionaria.
En ese sentido, Gonnet puso en valor "la ampliación de 1.000 hectáreas de la zona protegida de la Isla El Pelado, en la región de islas frente a Puerto Gaboto, lo que amplía considerablemente el área protegida que contempla al Parque Nacional Islas de Santa Fe". Al respecto, resaltó: que "desde el gobierno de Santa Fe estamos desarrollando una propuesta de ampliación para el Parque Nacional de nuestra provincia".
Estos espacios son estratégicos para fortalecer e impulsar acciones de conservación y preservación de los recursos naturales de la provincia. Además, se indicó, generan múltiples beneficios vinculados a la revalorización de la cultura, la identidad local, y la generación de empleo, respetando la vida de los isleros y sus costumbres.
"La iniciativa, que ya estamos poniendo en marcha administrativamente desde el ministerio, contempla el impulso de la diversificación económica y el desarrollo ecoturístico de la región", continuó la titular de la cartera de Medio Ambiente. #RegeneraSantaFe promueve actividades productivas sostenibles; desarrollo de capacidades técnicas; diseño de espacios de aprendizaje y programas de capacitación para el desarrollo o mejora de capacidades; diseño de planes GIRSU y promoción de la economía circular; desarrollo de infraestructura para el ecoturismo.
La diversificación económica, la actividad turística y la conservación son pilares del desarrollo local, y al mismo tiempo, significan comprender que el verdadero desarrollo es aquel que respeta a la naturaleza y a su comunidad, promoviendo el cuidado, los valores y las características propias que son parte de nuestra identidad.

Cuidados del medio ambiente
La iniciativa #RegeneraSantaFe propone, a través de soluciones inspiradas en la naturaleza, un desafío común basado en los cuidados de la vida, el ambiente, los bienes naturales, las relaciones entre seres vivos y los vínculos interpersonales.
"Además, #RegeneraSantaFe brinda la posibilidad de, producto del consenso, coordinar con diferentes actores para avanzar de forma holística en una acción climática", concluyó la funcionaria.
.

Una hidrovía cuestionable


Los estudios de impacto ambiental de la Hidrovía del río Paraná, bajo la lupa de los ambientalistas

Fecha de Publicación
: 28/12/2020
Fuente: AireDigital
Provincia/Región: Litoral Argentino


Un trabajo del Taller Ecologista revela la falta de información que existe sobre las consecuencias de las obras de dragado en el río Paraná
Escasos, poco detallados, discontinuos, limitados y de difícil acceso público. Los estudios técnicos sobre los impactos socioambientales de la Hidrovía, el nombre productivista con el que se conoce a las obras de dragado y balizamiento del río Paraná, están bajo la lupa de las organizaciones ambientalistas de la región. La intención del gobierno nacional de volver a concesionar esas obras el año próximo reavivó el debate sobre las alteraciones territoriales que provoca modificar el cauce natural del río, que incluyen de manera directa erosión, pérdida de biodiversidad, desbarrancamientos y ocupación privada de las barrancas y que potencian, de manera indirecta, el modelo de agronegocio extractivista que el país sostuvo durante las dos últimas décadas.
Los detalles figuran en el trabajo “Ríos para la vida. Una revisión de los estudios de impacto ambiental de la Hidrovía Paraguay-Paraná” realizado por el Taller Ecologista de a raíz del nuevo proceso licitatorio para la concesión de la llamada “autopista fluvial”, que incluye nuevos parámetros de profundidad del canal de navegación del río, nuevas tarifas para la circulación del transporte y nuevas obras de infraestructura.

Revisión histórica
Desde su puesta en marcha en 1995 hasta ahora, las evaluaciones ambientales se basaron en tres aspectos: el incremento del tráfico de buques, los impactos propios de las obras y el impacto ambiental producido por la expansión del área productiva.
“Buscamos identificar los aspectos ambientales considerados históricamente en los estudios técnicos del proyecto contratados por el Comité Intergubernamental de la Hidrovía (CIH) para el tramo Cáceres-Santa Fe, los cuales complementamos con los estudios técnicos y de ingeniería. También revisamos los estudios independientes para el tramo Santa Fe-Oceáno, que comprende la región agroexportadora más importante de Argentina” explica el documento.
Desde el Taller Ecologista detallaron que los pliegos originales “sólo mencionaban que el concesionario debía evitar daños e impactos ambientales inconvenientes”, una “vaguedad que no exigía obligaciones ambientales específicas para el concesionario”.

Efectos directos e indirectos
La investigación destaca que existen diferencias entre lo que establecen los estudios oficiales y las críticas realizadas en los informes independientes. “En general, mientras los primeros concluyen que los impactos ambientales de la obra serían de magnitud moderada a menor, por el contrario, los informes independientes cuestionan dicha aseveración e indican la insuficiencia de los estudios realizados”.
Para el caso de los impactos en el área de Pantanal “estas discrepancias resultaron notables”. “Mientras los estudios calificaban de insignificantes los impactos de las obras proyectadas, por el contrario tanto las agencias consultadas como los especialistas destacaban los serios impactos ecológicos de las obras y las drásticas alteraciones, tanto en el régimen hidrológico y la biodiversidad asociada, como en las zonas de producción y explotación de gran escala”.
Además, el foco se puso (aún de forma deficiente) en los humedales del Pantanal “sin haber contemplado otros impactos relevantes que podría tener el proyecto en los humedales del Gran Chaco, en el complejo de planicies de inundación de los ríos Paraguay-Paraná y en los recursos pesqueros de los ríos”.

Superficiales y limitados
Una de las críticas del informe realizado por la organización ambientalista es que los estudios oficiales fueron “no adecuados e insuficientes” respecto a la complejidad socioambiental y sociocultural en el cual se implantaría el proyecto de la Hidrovía.
“Existe una falta de integralidad en los estudios oficiales, perdiendo así las especificidades propias. Observamos una aceptación incuestionada de la expansión de las actividades extractivas sin que se contemplen los impactos acumulativos”.
Los estudios no tuvieron en cuenta los impactos sobre las poblaciones afectadas y sus formas de vida y “sólo la variable económica fue tenida en cuenta”. Finalmente, destacaron “la dificultad que ha tenido la sociedad civil para acceder a la documentación técnica oficial, que permanece vigente”.
.

Algas tóxicas en el Litoral, Corrientes habilita las playas

 


Algas tóxicas: aseguran la continuidad de las playas capitalinas

Fecha de Publicación
: 15/12/2020
Fuente: El Litoral
Provincia/Región: Corrientes - Litoral Argentino


Tanto en Buenos Aires como en Yacyretá hay registros de cianobacterias tóxicas en las aguas de los ríos. En esta ciudad los balnearios continuarán habilitados hasta que las autoridades científico-sanitarias determinen lo contrario.  
Desde la Municipalidad de Corrientes explicaron que es poco probable que las cianobacterias que alertan a la zona del Delta del Paraná lleguen aguas arriba hacia esta ciudad. Los informes nacionales advierten que en algunos casos hasta se debería restringir el ingreso al río por la toxicidad de las algas para la salud humana.
La intención comunal es llevar tranquilidad a la población correntina, de acuerdo con una fuente consultada por El Litoral, ya que las playas públicas de la Capital continuarán habilitadas hasta que los informes científico-sanitarios indiquen lo contrario.
Mientras tanto, las autoridades municipales aseguran que las cianobacterias no suben a contracorriente, ya que la advertencia del Ministerio de Ambiente de la Nación está centrada en una forma de alga que libera toxinas perjudiciales para la salud humana y que torna de color azul verdosa las aguas en el río Paraná y en el río de la Plata.
Casi 3 mil personas se acercaron a las 5 playas públicas habilitadas hasta el momento en la ciudad durante la semana pasada, una cantidad en alza junto con las últimas flexibilizaciones de movilidad urbana y reuniones sociales.
Sin embargo, la Entidad Binacional Yacyretá junto con la Universidad Nacional de Misiones reconocieron que en nuestro país el riesgo relativo de tener problemas de salud a causa de las floraciones de algas es alto. Las floraciones de cianobacterias, también llamados bloom de algas, fueron detectados desde la zona de Puerto Libertad (norte de Misiones), aguas debajo de Itaipú, hasta Corrientes, según señala el monitoreo de la calidad del agua en el embalse de Yacyretá.
Por su parte, el viceministro de Ambiente de la Nación, Sergio Federovisky, aseguró que se tomaron “muestras en el río de la Plata desde la costa de San Isidro hacia el Delta”, que permiten “decir que la situación es preocupante”.
El funcionario aseguró: “En algunos balnearios habrá que prohibir la pesca o los deportes acuáticos, les estamos transmitiendo a los municipios un protocolo para que establezcan la prohibición de ingreso al agua si fuera necesario”.
La recomendación de los especialistas es tomar una ducha después de sumergirse en los balnearios, y evitar aquellos con coloración verdosa.
.

Cuatelar impide fumigar 250.000 ha. de islas del Paraná

La Justicia Federal prohibió el uso de agroquímicos en 250.000 hectáreas de islas del Paraná

Fecha de Publicación
: 07/12/2020
Fuente: Grupo La Provincia
Provincia/Región: Entre Ríos


El juez federal de Paraná, Daniel Edgardo Alonso, determinó mediante una medida cautelar la "prohibición absoluta del uso de agroquímicos, plaguicidas y/o sustancias contaminantes de cualquier naturaleza" para tareas agrícolas dentro de las 250.000 hectáreas que abarca el archipiélago de las Lechiguanas, informaron hoy fuentes judiciales.
A su vez, el magistrado ordenó la prohibición de "la quema de recursos naturales, actividades que impliquen riesgo de incendio aún de carácter accidental; construcción, modificación o mantenimiento de diques y terraplenes de cualquier naturaleza o realización de actividades que pongan en riesgo el ecosistema identificado en la demanda".
La demanda para proteger esa vasta zona de humedales fue interpuesta por las asociaciones civiles Unidos por la Vida y el Medio Ambiente, Cuenca Río Paraná y Foro Medio Ambiental contra Fabio Ernesto Di Fonzo, Juan Pedro Nazar y la empresa de su propiedad, Mapuche SRL. que se dedica a la explotación agrícola y ganadera.
Las 250.000 hectáreas del archipiélago de las islas Lechiguanas están ubicadas en la zona del Delta del departamento Gualeguay, en el sur de la provincia de Entre Ríos, frente a la ciudad bonaerense de San Nicolás, delimitadas por el río Paraná.
"Celebramos que un territorio tan abarcativo de humedales y tan lleno de biodiversidad haya quedado libre de agroquímicos", dijo a Télam el abogado de la asociación civil Foro Medio Ambiental, Fabian Maggi.
"La zona de la que hablamos fue primero incendiada, sembrada y luego fumigada, por eso decimos que la utilización de agroquímicos agrega otro factor de gravedad a los ataques que sufre ese ecosistema de islas", remarcó.
"El fallo tiene como signo distintivo que no establece distancias a respetar para la fumigación como es habitual, sino que prohíbe el uso de agroquímicos en todo el territorio de las islas Lechiguanas", señaló.
"Esto es inédito", consideró y explicó que "todos los fallos sobre el tema establecen distancias variadas respecto de poblaciones pero siempre permiten el uso de los agrotóxicos".
"Además, no hubo vecinos implicados en la demanda, no se denunció que tal persona es víctima de agrotóxicos, que respira ese aire contaminado o que lo tiene en la sangre, sino que la prohibición fue dictada por el juez pura y exclusivamente en torno a la protección del ecosistema y la naturaleza como ente de derecho propio", enfatizó.
.

Lago artificial para aves silvestres que huyen de incendios

 

Construyen un lago artificial para atraer aves silvestres que huyen de incendios

Fecha de Publicación
: 25/11/2020
Fuente: Telam
Provincia/Región: Santa Fe


La organización no gubernamental Mundo Aparte tomó esta iniciativa ante la alarmante cantidad de aves autóctonas que a raíz de las quemas en las islas buscan refugio en espejos de agua, piletas y árboles de Rosario.
Un lago artificial que será abastecido de agua por un molino de viento es construido por una organización ambientalista en un barrio de Rosario, para atraer y contener a centenares de aves silvestres que huyen de los incendios en las islas del Delta del Paraná.
La inédita iniciativa es llevada adelante por la organización no gubernamental Mundo Aparte, ante la alarmante cantidad de aves autóctonas que a raíz de las quemas en las islas, buscan refugio en espejos de agua, piletas y árboles de Rosario.
Desde que empezaron los incendios en los humedales, hace ya nueve meses, centenares de aves acuáticas cruzan a diario el río Paraná, y se instalan en árboles de plazas y avenidas, piscinas, charcos y cunetas con agua.
Ante la dramática situación de la fauna en las islas, desde Mundo Aparte tomaron la decisión de crear una laguna artificial en un predio propio, "para atraer y contener a las aves que escapan del fuego en las islas", dijo a Télam Franco Peruggino(colaborador de la ONG).
El lago artificial que se construye tendrá un metro y medio de profundidad, y unos 30 metros de largo. Será abastecido de agua por un molino de viento y, si todo marcha bien, dentro de un mes ya podrá ser utilizado por las aves.
"La laguna tiene por fin atraer naturalmente a las aves, porque entre bajar en una pileta donde la puede lastimar un perro ó en una cuneta con agua y que les arrojen piedras con una gomera, es preferible que bajen acá, en un entorno natural y seguro", explicó Peruggino.
La idea de crear la laguna se originó "por la enorme cantidad de llamados de vecinos rosarinos", advirtiendo sobre la presencia de aves silvestres en patios, jardines y árboles de sus casas, contó.
La gente ya avistó en plena ciudad a garzas gigantes, biguás, gallaretas, gallinetas, caraos, patos sirirí y cisnes de cuello negro. Todos esos animales viven en las islas, pero el fuego arrasó con su hábitat y diezmó a numerosas especies de aves y mamíferos.
"Son aves que no veíamos porque no convivían con nosotros, eran nuestros vecinos de enfrente. A partir de ahora, y como consecuencia de los incendios, también están en la ciudad", dijo el referente de Mundo Aparte.
Peruggino detalló que en el predio de esa ONG ya existe un estanque donde en los últimos días se advirtió la presencia de aves nativas procedentes del humedal.
"Estos animales están migrando, usan el agua para hidratarse, reponer energía y luego seguir vuelo. También suelen recalar en lagunas de campos de Roldán o Funes, y en lagos artificiales de barrios privados", amplió el ambientalista.
 En este sentido, remarcó que "Mundo Aparte aparece como un pequeño pulmón verde en plena zona norte de Rosario, es cercano al río, y entonces, ofrecerles un espejo de agua a las aves que escapan de las quemas en el humedal, es ideal para esos animales".
Para la construcción del lago artificial, Mundo Aparte cuenta con la colaboración del municipio de Rosario, que aportó máquinas e ingenieros 'ad honorem'. La compra del molino de viento, en tanto, implica un desembolso de más de 150 mil pesos.
"Pensamos en un molino de viento para ser coherentes con nuestro mensaje ecológico. No podemos sacar semejante cantidad de agua de la red de agua potable, tiene que ser mediante el uso de energía limpia", subrayó Peruggino.
Por último, dijo que la iniciativa necesita del apoyo de la gente, por lo que cualquier aporte de dinero se puede hacer a través de una cuenta bancaria o contactando a la ONG en Facebook.   
.

Cianobacterias en el Paraná


El Paraná se tiñó de verde tóxico

Fecha de Publicación
: 24/11/2020
Fuente: Página 12
Provincia/Región: Nacional


Científicos del Conicet advirtieron que las cianobacterias, un grupo de bacterias prehistóricas, tiñen de verde las aguas del sistema fluvial del río Paraná ante la baja del caudal por las pocas precipitaciones y llamaron a tomar una serie de recaudos ya que son capaces de producir sustancias tóxicas para la salud.
La floración de estos organismos, que dan un color verde brillante a la superficie del agua, apareció en lugares como la Laguna Setúbal o el lago del Parque Sur y suele ocurrir durante temporadas cálidas, favorecida por la bajante de los ríos y el estancamiento del agua.
"En Santa Fe venimos sintiendo desde hace unos meses el efecto del fenómeno climático conocido como La Niña que, para estas latitudes, se traduce principalmente en una disminución en las precipitaciones. Esto trae aparejado que el caudal de los ríos Salado y Paraná se vea reducido", explicó Diego Frau, investigador en el Instituto Nacional de Limnología (Inali-Conicet/UNL). "Producto de esta bajante y el estancamiento del agua se registró una floración de cianobacterias en la laguna Setúbal", agregó.
El investigador recordó que se registraron floraciones similares en localidades bonaerenses como Berazategui y Tigre o en la zona de Puerto Madero, en Capital Federal, porque fue transportada por el sistema fluvial del río Paraná.
"Las dificultades con las cianobacterias se relacionan particularmente con lo que se conoce como floraciones o blooms. Se producen por el exceso de nutrientes disueltos en agua, temperaturas elevadas y alto tiempo de residencia del agua, que propician el crecimiento masivo de estos microoganismos", aclaró.
"Cuando ocurren estos eventos de floraciones, las cianobacterias son capaces de producir sustancias tóxicas conocidas como cianotoxinas, las que son liberadas a la columna de agua, y/o sedimentos al morir los microorganismos que las contienen", advirtió Frau.
El investigador explicó que se debe evitarse el contacto directo con el agua y los bordes húmedos de la laguna cuando se producen estos eventos ya que las cianobacterias son capaces de producir afecciones en la piel como prurito, eritemas o dermatitis.
"En caso de que el agua que presenta una floración de cianobacterias entre en contacto con mucosas, como ojos, oídos, boca o nariz; ya sea a partir de la producción de aerosoles durante una actividad acuática (como canotaje, ski acuático, natación, etc.) o la ingesta directa durante el baño, pueden llevar a sintomatologías similares a cuadros de gastroenteritis o de gripe, incluyendo fiebre y dolor de cabeza", alertó.
"La ingesta de grandes cantidades de agua, y dependiendo de la abundancia de las cianobacterias y su toxicidad, puede ocasionar además daño hepático, en riñones, pulmones o hasta en el cerebro, dependiendo de la cianotoxina que se encuentre en el agua", agregó el científico.
Por último, Frau destacó que "las floraciones de cianobacterias no necesariamente son tóxicas" ya que varían de acuerdo con las diferentes cepas de la bacteria. "En presencia de una floración siempre hay que suponer que ésta es potencialmente tóxica y tomar los recaudos necesarios para evitar inconvenientes en la salud", concluyó.
.

Islas del Delta: intentan determinar el impacto de los incendios

 


Incendios en el río Paraná: intentan determinar el impacto que tuvieron sobre la flora y la fauna del lugar

Fecha de Publicación
: 21/11/2020
Fuente: InfoBae
Provincia/Región: Litoral Argentino


Los trabajos son realizados por científicos de la Universidad Nacional de Rosario
Científicos de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) iniciaron un relevamiento de insectos, suelo y vegetación en la isla santafesina de Los Mástiles, en el río Paraná, para determinar el impacto causado por los incendios en ese sector de humedales.
Se trata de un equipo multidisciplinario del Observatorio Ambiental y de la Plataforma Ambiental de la UNR, que comenzaron a estudiar en el lugar el ecosistema de la isla, ubicada frente a Granadero Baigorria, la cual fue afectada por los incendios.
Los profesionales analizaron las características del suelo, agua, vegetación, aves e insectos para luego “analizar de qué manera las áreas quemadas se recuperarán en el futuro”. dijo a Télam el entomólogo y secretario de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo de la UNR, Guillermo Montero.
“Hicimos un relevamiento de insectos, artrópodos en particular, que son muy sensibles y que se usan como indicadores de condiciones ambientales”, añadió. Además comentó que eligieron un área de sauzales degradados, ubicados en la parte alta de la isla, donde colocaron trampas para capturar insectos durante toda una semana. “Luego estudiaremos las diferencias que existen entre los insectos de sitios quemados, con otros de áreas no quemadas, tratando de detectar especies indicadoras que nos marquen los disturbios”, detalló.
El científico dijo que ese estudio “está ligado a un censo de vegetación que está pegado a estas trampas. Luego se relacionan insectos con vegetación y muestras de suelo de la isla para hacer estudios más integrales”.
También sostuvo que a raíz de la prolongada sequía, la vegetación seca en la isla “es una masa de combustible extraordinaria. Hay una gran cantidad de materia orgánica pegada al suelo, que a raíz del fuego se forma toda una brasa”.
Remarcó asimismo que “eso hace que el fuego se prolongue durante mucho tiempo, por lo que el daño que produce es extraordinariamente importante”.
A mediados del mes de junio y frente a los 3.000 focos de incendio en la zona, el Ministerio de Ambiente de la Nación declaró la emergencia ambiental en la zona.
De acuerdo a la resolución oficial, está prohibida toda quema en la zona durante los próximos 180 días. Además, la provincia de Entre Ríos debe aportar “los datos catastrales y de titularidad dominial a fin de identificar los propietarios de las zonas afectadas por el fuego en el marco del plan de fiscalización”.
Ante la grave situación ocasionada por la intención de expandir la frontera agropecuaria, los gobiernos de Entre Ríos y Santa Fe, junto a los ministerios de Seguridad, de Agricultura y de Ambiente y Desarrollo Sostenible, firmaron un acta acuerdo para brindar una respuesta a la problemática de incendios de pastizales que impactan en la zona del delta del río Paraná desde hace años.
Entre las especies amenazadas en la región del delta del Paraná está el ciervo de los pantanos, en peligro de extinción. Y, entre las comunidades vegetales arbóreas, se destacan el bosque fluvial mixto, constituido por especies como el sauce criollo, el aliso de río, el canelón y el laurel entre otros, típicos de las islas de la porción superior del delta en las cercanías de las ciudades de Diamante y Rosario. La selva en galería o “selva ribereña”, actualmente es relictual y está compuesta por leñosas como la palmera pindó, el ingá, el anacahuita y el sauco.
.

Reverdecen las islas quemadas

 


Tras nueve meses de incendios, asoman brotes verdes entre las cenizas del humedal

Fecha de Publicación
: 19/11/2020
Fuente: Telam
Provincia/Región: Entre Ríos


Para los ecologistas que recorren a diario las islas frente a Rosario, San Lorenzo y Puerto General San Martín, el rebrote de la vegetación "es un canto a la vida, un volver a renacer" después del desastre ambiental causado por los incendios.
en islas del Delta del Paraná, una incipiente vegetación comienza a brotar entre las cenizas del humedal, donde numerosas especies de fauna silvestre fueron diezmadas por las últimas quemas.
Para los ecologistas que recorren a diario las islas frente a Rosario, San Lorenzo y Puerto General San Martín, el rebrote de la vegetación "es un canto a la vida, un volver a renacer" después del desastre ambiental causado por los incendios.
"Si bien los focos se mantienen en lo profundo del Delta, las quemas han mermado y hay islas de la zona donde hemos visto cómo rebrota la vegetación entre las cenizas", dijo a Télam, Pablo Cantador, del Grupo ecologista El Paraná No se Toca.
Precisó que eso sucede por ejemplo, en Isla La Enramada, en zona de El Paranacito (cerca del legado Deliot); en isla Rosita (frente a San Lorenzo) y otras islas ubicadas frente a la ciudad de Rosario.
"Hay brotes y una pequeña cubierta vegetal que asoma debajo de especies como aromitos, ceibos y timbó, aunque todo lo que era semilla y que se encontraba abajo, no están, se quemaron todas", lamentó el ambientalista.
 Y agregó: "Algunos árboles también están brotando y otros se quemaron por completo. Hay un gran porcentaje de ceibos que empezó a brotar y que son los que más aguantaron el fuego".
El ecologista trazó luego un triste panorama en cuanto a la fauna que habita el lugar: "En la recorrida por todas estas islas, donde antes se veían no menos de 50 especies, ahora solo se ven 15".
"Tampoco hemos visto las aves que emigran todos los veranos, solo avistamos a dos especies, cuando por lo general ya tendrían que haber como ocho", subrayó.
Y dijo que aves laguneras y acuáticas como el chajá, desaparecieron junto con las lagunas. "No sabemos qué pasó con esas aves, al igual que los coipos (falsa nutria), que habitaban las márgenes del río. Escaparon o murieron por el fuego", aventuró.
Por otra parte, Cantador hizo referencia a la caza furtiva que se incrementó tras los grandes incendios: "Cazan y matan fácilmente a carpinchos y nutrias, porque los animales ya no tienen refugio en las islas", explicó.
En tanto, para Jorge Bártoli, conocido ambientalista santafesino, una de las causas por las cuales no se ven ahora tantas quemas "es porque ya no queda mucho por quemar. Las islas frente a Rosario se han quemado por completo", expresó.
 "Si alguien quisiera prenderles fuego no hay vegetación por quemar, pero lo positivo es que de entre las cenizas el rebrote verde viene asomando", afirmó.
Y añadió: "Quisiéramos creer que lo peor de la crisis pasó. Da la impresión que los controles, la actuación de la Justicia y este desfile de 50 imputados por los incendios en los tribunales tuvo un efecto disuasorio y las quemas han mermado".
No obstante, advirtió que el problema "seguirá existiendo en las próximas semanas y meses, porque sigue sin llover y el río Paraná sin crecer".
Finalmente, el licenciado en Ciencias Biológicas y director del Museo de Ciencias Naturales "P. Antonio Scasso", de San Nicolás, Jorge Liotta, dijo a Télam que entre el 2 y 8 de este mes, "la cantidad de focos detectados volvió a crecer, aunque sin alcanzar valores muy elevados (542, contra 441 de la semana anterior)".
"En lo que va de 2020 se registraron 37.108 focos de calor, y agosto último es hasta ahora el mes con mayor cantidad de focos: 15.882", reveló el especialista, en base a datos y observaciones obtenidas a través del seguimiento de un satélite de la NASA.
.

Incendios en el Delta: investigadores van por lo que quedó

 


Delta del Paraná: un monitoreo de aire, suelo, agua, flora y fauna que ya comenzó

Fecha de Publicación
: 10/11/2020
Fuente: La Capital
Provincia/Región: Santa Fe - Entre Ríos


Un total de 60 investigadores de la UNR y del Conicet hicieron tres expediciones a la Isla de los Mástiles, una de las zonas incendiadas.
La travesía de los equipo de investigadores del Laboratorio Mixto de Biotecnología Acuática no es la primera, sino parte de un proceso que la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y la Municipalidad pusieron en marcha ante las sistemáticas quemas en la zona de islas a lo largo y ancho de la región, incluidos territorios santafesinos, entrerrianos y bonaerenses, y que devastaron por lo menos unas 300 mil hectáreas en lo que va de este año. Se trata del inicio del Centro de Experimentación Ambiental de la UNR que si bien tiene como objetivo desembarcar en los terrenos que la ciudad tiene en el llamado legado Deliot, donde funciona la Reserva Los Tres Cerros, ya comenzó este mes en la Isla de los Mástiles. Allí desde hace ya tres semanas unos 60 investigadores de la Universidad y el Conicet se proponen medir las consecuencias del fuego en el humedal, y para eso evaluarán el aire, el suelo, la flora y la fauna, la biodiversidad genética en el agua, y los insectos, además de tomar imágenes, elaborar informes interdisciplinarios y llevar adelante un monitoreo permanente.
El observatorio en las islas es parte de un acuerdo entre el rector de la UNR, Franco Bartolacci, y el intendente Pablo Javkin, que busca por primera vez producir conocimiento científico sobre el territorio de las islas, no porque no haya habido hasta ahora proyectos de investigación en ese sentido, sino con el objetivo puesto en evaluar el daño que las quemas reiteradas provocaron en el ambiente, mensurarlas e incluso poder utilizarlas como elementos de pruebas en los procesos judiciales que ya se llevan adelante en los Tribunales de Entre Ríos.
Con el convenio rubricado los primeros días de octubre, la primera expedición de los científicos al lugar se llevó adelante hace tres semanas: una misión para la que se trasladaron representantes de las diferentes áreas de investigación, de modo tal de evaluar in situ la georreferenciación del lugar y los terrenos donde iban a avanzar el trabajo de campo.
Allí estuvieron el responsable del Area de Ciencia, Tecnología e Innovación, Guillermo Montero, para estudios de insectos, el decano de la Facultad de Ciencias Bioquímicas, Andrés Sciara para estudios del agua; el responsable del Observatorio Ambiental, Matías De Bueno, además de Néstor Di Leo y Sergio Montico, para los análisis de suelos; José Vesprini en el análisis de la ecología; Clara Mitchell y Vanina Villanova que trabajan sobre biodiversidad genética acuática, y Jorge Bártoli en representación de la organización no gubernamental El Paraná No Se Toca.
“La georreferenciación del lugar con tecnología de alta precisión fue un paso central para poder avanzar en los viajes posteriores y porque pensando en un proceso que se llevará adelante en los próximos cuatro meses, permitirá a los investigadores poder volver a los puntos específicos para la toma de muestras y poder llevar adelante un monitoreo”, explicó Arístides Pochettino, director de la Plataforma Ambiental de la UNR, el espacio virtual a través del cuál se podrán acceder a todas las publicaciones.

Cada uno y su especificidad
Así como esta semana fueron los expertos en biodiversidad genética en el agua los que desembarcaron en el delta, los primeros en viajar a tomar las muestras fueron quienes llevan adelante análisis de suelo, además de los estudiosos de la flora y la fauna.
 En el caso del suelo, los investigadores tomaron una veintena de muestras de suelo tanto del estrato superficial como de doble profundidad, es decir de hasta 10 y 20 centímetros. “El objetivo es cubrir la diversidad topográfica, paisajística y florística del área que está bajo estudio”, señalaron los expertos que serán parte del monitoreo.
En el caso del relevamiento de flora y fauna, se llevará adelante un estudio constante, que significará un total de ocho traslados al lugar hasta el final de año de estos equipos para determinar la aparición de los animales tras los incendios.
A eso se suma la toma de imágenes satelitales y aéreas para lograr “otra perspectiva sobre la evolución de los terrenos en estudio en los próximos meses”, lo que además permitirá “determinar la evolución de la cobertura del suelo por parte de la vegetación, monitoreando además la no ocurrencia de nuevos focos ígneos”.
Estos viajes como primer paso, son la antesala de la instalación del centro que se propone instalar dentro de la Reserva Los Tres Cerros, un punto de difícil acceso por estos días por la bajante del río. “Ya se está trabajando para poder hacerlo allí el año próximo”, anticipó el director de la Plataforma, y consideró que “tener un espacio asentado en ese lugar es fundamental para que el traslado de los equipos no sea constante y permita una logística menos trabajosa para llevar adelante los estudios”.
.

Equipos para prevenir incendios en el Delta

 


Incendios en las islas: incorporarán una batería de equipos para prevenir las quemas

Fecha de Publicación
: 09/11/2020
Fuente: La Capital
Provincia/Región: Litoral Argentino


Tras una reunión entre los ministerios de Seguridad y de Ambiente nacionales, se anunció la adquisición de cámaras de seguridad, sistemas de seguimiento, drones y embarcaciones.
A raíz de la gran cantidad de incendios en las islas frente a Rosario, el gobierno nacional creó el Comité de Seguridad y Respuesta para la prevención y sofocación de los incendios de la zona del Alto Delta del Río Paraná. La medida fue dispuesta por los Ministerios de Seguridad y de Ambiente y Desarrollo Sostenible y viene acompañada de distintos equipamientos en materia de prevención de delitos contra el medio ambiente.
Las autoridades de las provincias de Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires que formaron parte de la presentación del comité detallaron la incorporación de nuevos dispositivos para prevenir los incendios en las islas, tales como cámaras de seguridad de alta resolución en zona de puertos, embarcaciones, sistemas de seguimiento, mapas de acceso a humedales, cabinas de control e informes diarios. Asimismo, se subrayó la necesidad del dragado de ríos y arroyos para facilitar la navegación y llegar a zonas inhóspitas donde el fuego puede avanzar.
De manera virtual, los representantes de la provincia fueron la Ministra de Ambiente y Cambio Climático provincial, Erika Gonnet, el Subsecretario de Prevención y Control Urbano del Ministerio de Seguridad de Santa Fe, Alberto Mongia, y el Titular Sectorial de Tecnologías, Fernando Villares; mientras que por Rosario se presentó el Secretario de Gobierno de Rosario, Gustavo Zignago.
“Quiero destacar el trabajo de la Prefectura Naval, de la Policía Federal y de la Dirección de Bomberos; también el apoyo del Ministerio de Ambiente y de todas y todos los funcionarios que han trabajado este año que, aún con dificultades, nos dejó mucho conocimiento. Trabajamos para encontrar a los responsables de los incendios en las islas, porque el daño producido es muy grande”, indicó la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic.
Por su parte, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible nacional, Juan Cabandié, subrayó: “Venimos trabajando desde principio de año en la zona afectada. Llegamos a fin de año pudiendo decir y mostrar que hay un trabajo mancomunado y que podemos mejorar. Hemos hecho mucho junto con las Fuerzas de Seguridad". Luego, el ministro añadió: “Hicimos una gran adquisición de cámaras, drones, estaciones meteorológicas, puesta en marcha de faros de conservación y más infraestructura que seguiremos aumentando”.
Asimismo, el secretario de Articulación Federal, Gabriel Fuks, aseguró que ya presentaron un "pre plan" con un esquema de prevención. "La reunión de hoy fue para coordinar las herramientas tecnológicas para la prevención dentro del plan 2021: las cámaras y otras herramientas tecnológicas que, enlazadas, nos permitan tener una mayor percepción de las situaciones que estén pasando y una mejor intervención de seguridad y, por otro lado, una mayor visualización de los focos ígneos”, finalizó.
.

Emplazarán un puesto del observatorio ambiental en el litoral

 


Rosario: el puesto del observatorio ambiental estará instalado en 10 días

Fecha de Publicación
: 16/10/2020
Fuente: El Litoral
Provincia/Región: Santa Fe - Entre Ríos


A pesar de la polémica por la oposición de la Municipalidad de Victoria, la base experimental científica frente a Rosario comenzará a funcionar alrededor del 23 de octubre. Estará emplazada en la zona de la reserva Los tres cerros dentro del legado Deliot.
El emplazamiento de un espacio fijo dependiente del Observatorio Ambiental de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) en las islas frente a esta ciudad sembró discordia entre autoridades de ambos lados del río Paraná. Pese a la oposición de los funcionarios de Victoria, a fines de la semana próxima estará instalado. “La idea era que esta semana ya empezábamos con los operativos, ya se firmaron los convenios y estamos viendo el momento adecuado solamente de empezar a trasladar equipos”, dijo el abogado Matías De Bueno, director del observatorio de la UNR, a El Litoral. El lugar elegido es la reserva Los tres cerros que tiene 376 hectáreas. Esta área es parte del denominado legado Deliot, un sector dentro de la jurisdicción entrerriana, pero que pertenece a la Municipalidad de Rosario. Este sector totaliza unas 1.800 hectáreas.
De Bueno habló sobre este proyecto que está muy cerca de plasmarse: “Es para poder estar cerca de todo lo que viene pasando, desarrollar distintos tipos de investigaciones, medir el aire, ver cómo se van a desarrollar los procesos de recuperación de todo lo que se quemó en el humedal, generar monitoreos de alerta temprana”. “Hay una gran cantidad de flora y fauna en el lugar que tiene que ser estudiada. Hay que trabajar en el ordenamiento ambiental del territorio y ver cuáles son las actividades permitidas y prohibidas para brindarle apoyo a los estados. No solamente al Estado de Rosario y al Estado nacional, sino también al propio Municipio de Victoria que hoy se está oponiendo a este tema”, comentó.
El Observatorio Ambiental se creó con una resolución de agosto de 2019, meses antes del inicio de las grandes quemas que afectaron la zona del delta del Paraná frente a la Cuna de la Bandera. Poner un pie en el territorio afectado parece una tarea urgente frente a los problemas incendiarios ocurridos en este 2020 tan accidentado. Este organismo trabaja en coordinación con la Plataforma Ambiental de la casa de altos estudios, dependiente del Centro de Estudios Interdisciplinarios. Desde el observatorio toman investigaciones de la plataforma y también solicitan requerimientos particulares como medición de contaminación del aire y del agua. Esa información se procesa y se elaboran las publicaciones.
La idea desde los equipos de trabajo de la UNR es generar el menor impacto posible con la base experimental de investigación y educación. “Tenemos para arrancar dos containers que están preparados para poder guardar todos los equipos de investigación. Es lograr un espacio donde nuestros investigadores puedan ir, instalarse, estar el tiempo que necesiten, tomar las muestras que necesiten, generar espacios de voluntariado para ver qué quedó de la fauna”, dijo De Bueno. El director expresó que la gran mayoría de la fauna está devastada. “Hay que ir a hacer un control sobre todo lo que fue sucediendo y brindar propuestas para recuperar toda la flora y la biodiversidad en general. El problema es que no se pueda generar la biodiversidad que había en el momento previo a la quema”.
Hay entre 50 y 60 personas que trabajan en la cuestión del humedal dentro de la UNR. “Trabajamos coordinadamente el observatorio, la Secretaría de Ciencia y Tecnología, el Centro de Estudios Interdisciplinarios, la plataforma, Planeamiento”, comentó Matías De Bueno.

Sin lugar para dormir
La base no está pensada para ser habitada, sino como espacio para la investigación científica. “Se están desarrollando faros de monitoreo permanente en colaboración con la Administración de Parques Nacionales. Los guardaparques van a estar en el lugar de manera permanente y la idea es que la gente vaya y venga. No se va a armar un complejo habitacional, sino un lugar donde resguardar los equipos”, aseveró el director. De Bueno afirmó que los guardaparques estarán encargados de proteger el espacio. “Al generarse estos faros de conservación en el lugar, si bien no se constituye un parque nacional, pero sí va a haber una especie de figura ad hoc que es casi como un parque nacional en el territorio”, expresó.

“Parece el reino del revés”
De Bueno, consultado por la oposición expresada desde Victoria a esta iniciativa académica, expresó: “No lo veo bien. Parece el reino del revés. Acá se vienen devastando casi 400.000 hectáreas del humedal en lo que va del año. Nosotros tenemos un humedal que representa casi 2.000.000 de hectáreas y 400.000 ya vienen siendo consumidas. Con lo cual me parece una locura cuando nosotros queremos llevar aportes justamente para resolver la situación. Es muy curioso que en vez de recibir el aporte haya algún tipo de oposición”.
El director del observatorio agregó: “Todas las normas en materia ambiental plantean que se deben generar información y educación ambiental. Es lo que nosotros venimos a brindarle a la región porque esto es una universidad nacional. No es una universidad solamente para Rosario o para Santa Fe”. “Creo que hay un negocio realmente lamentable por atrás de todo esto que no tiene ningún tipo de racionalidad ni de sostenibilidad. Tanto la Constitución, la ley de bosques, la ley general del ambiente, todos plantean lo mismo. Es generar información para la toma de decisiones y educación para poder generar un cambio cultural”, opinó. Afirmó también que es una locura que por el afán económico se está transformando el uso del suelo de miles y miles de hectáreas.
.

Devastación en las islas del Delta del río Paraná

 


El fuego arrasó 300 mil hectáreas y devastó a la fauna y flora de los humedales

Fecha de Publicación
: 12/10/2020
Fuente: El Litoral
Provincia/Región: Litoral Argentino


Unas 300 mil hectáreas fueron arrasadas por los incendios en las islas del Delta del río Paraná, y además de causar graves daños a la biodiversidad del humedal, las quemas devastaron a innumerables especies autóctonas de flora y fauna.
Los daños ambientales producidas por las quemas en las islas "son difíciles de cuantificar, pero la situación tardará años en recuperarse", dijeron abogados y ambientalistas de organizaciones ecologistas de la zona consultados por Télam.
La región del delta del río Paraná abarca una superficie aproximada de 17.500 km2, es una zona de gran interés ecológico, donde predominan ecosistemas de humedal.
Las quemas en las islas es una problemática interjurisdiccional que involucra a tres provincias: Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires. Dos ministerios nacionales (Seguridad y Ambiente), y afecta desde Reconquista (Santa Fe) hasta Campana (Buenos Aires).
La Justicia de Entre Ríos tiene jurisdicción sobre las islas. Una docena de causas penales se abrieron en la Justicia Federal de Paraná y 18 personas fueron imputadas por los incendios presuntamente intencionales, pero ninguna de ellas se encuentra detenida.
Los focos de incendios no han cesado y desde febrero a la fecha "unas 300 mil hectáreas de territorio en el Delta, fueron arrasadas por el fuego", dijo a Télam Jorge Bártoli, referente de la organización ecologista ´El Paraná No se Toca´.
"El daño ambiental es incalculable, recorrer las islas es un cementerio de animales carbonizados. El suelo del humedal ha quedado reducido a cenizas y esto afectará incluso hasta la potabilidad del agua que consume Rosario", advirtió.
Explicó que en un contexto de bajante pronunciada como la que hoy presenta el río Paraná,"el humedal no cumple con su famosa función de esponja, que purifica y filtra el agua, precisamente porque no hay agua que lo cubra".
Por su parte, el titular de la OnG rosarina ´Mundo Aparte´, Ivo Peruggino, dijo a Télam que la situación de los incendios en las islas "la venimos padeciendo desde febrero último y el daño ambiental es inmensurable".
"Se han quemado unas 300 mil hectáreas, el fuego arrasó con especies nativas de flora y fauna. Se ha provocado un grave daño a los humedales que son ecosistemas biodiversos para el buen desarrollo de la vida", remarcó.
Los humedales "tienen múltiples funciones: retienen nutrientes y contaminantes, almacenan carbono (desaceleran el cambio climático), son reserva de agua dulce, filtran el agua y el aire, retienen las crecidas y evitan inundaciones", detalló.
Para el ambientalista, las quemas en las islas "tienen relación con los paquetes tecnológicos introducidos a mediados de los ´90, que incluían semillas transgénicas, agrotóxicos, y un modelo de producción basado en el monocultivo".
Según Peruggino, el objetivo "es desplazar la frontera ganadera, pampeanizar las islas y por eso se producen quemas, pero también, por algunos posibles negocios o especulaciones inmobiliarias".
"Pero la ganadería y todo el modelo agroproductivo que se viene realizando en las islas desde hace más de 20 años, nos llevó a este colapso social, medioambiental, climático, energético y ecológico en el que hoy nos encontramos", afirmó.
La situación de los incendios podría agravarse en los meses venideros, ya que según proyecciones hidrológicas del Instituto Nacional del Agua, el río Paraná seguirá en bajante por varios meses más "por lo menos hasta fínes del verano próximo".
"Los registros y proyecciones de mediano plazo, hablan de una importante escasez de lluvias. Estas condiciones van a propiciar más incendios en las islas", advirtieron por último los ambientalistas.
En los últimos días, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, cuestionó en varias ocasiones la "inacción" del juez federal de Paraná, Daniel Alonso, a cargo de la causa por los incendios en el Delta del Paraná, al que reprochó "no haber emitido un fallo todavía y no haber investigado".
"Los focos de incendios llevan seis meses y la verdad es que todavía la Justicia no ha procesado ni detenido a ninguno y es insólito que eso pase", dijo Cabandié, en la Casa Rosada, la semana pasada.
Al respecto, el Ministro amplió que "pareciera que al juez federal Alonso no le funciona la impresora, porque no ha emitido un fallo todavía, no ha investigado, no ha hecho la tarea que tienen que realizar".
"Lo he dicho con vehemencia pero también con responsabilidad, ante la inacción de la Justicia; hay una connivencia entre sectores empresariales y la Justicia", evaluó el funcionario.
Por otra parte, el Ministro recordó esta semana que "apagar un incendio en el Delta del Paraná cuesta 20 millones por día" y agregó: "Nos encantaría saber quiénes son los responsables de los incendios, pero eso le corresponde a la Justicia".
En ese marco, el titular de la cartera de Ambiente manifestó que "la Justicia tiene que determinar quiénes son los dueños, realizar imputaciones, indagatorias, procesamientos, detenciones en caso de tener todos los elementos para resolver de esa manera, y esto no sucede".
Cabandié adelantó que "hay datos sorprendentes de quienes son los que queman y esas personas son las dueñas de las tierras".
"El 95% de los fuegos son con intencionalidad por distintos motivos: por especulación inmobiliaria, por uso y costumbre del sector agropecuario; y eso hace que la situación sea compleja porque no hay precipitaciones y porque hay mucho material combustible acumulado en distintas provincias", añadió.
.

Rosario nuevamente afectado por el humo

 


Advierten que la contaminación del aire por los incendios son "un aporte más al colapso sanitario"

Fecha de Publicación
: 17/09/2020
Fuente: La Capital
Provincia/Región: Litoral Argentino


Ayer Rosario volvió a cubrirse de olor a humo. La Multisectorial por los Humedales alerta de las consecuencias para la salud de la contaminación del aire.
Ayer por la tarde, Rosario volvió a cubrirse de un fuerte olor a humo. Desde la Multisectorial por los Humedales advirtieron que los nuevos incendios son "un aporte más al colapso sanitario y ambiental que nos espera si nuestros gobernantes continúan en la inacción e incompetencia".
La tregua que parecía haber llegado luego de las lluvias de los primeros días del mes volvió a quebrarse ayer por la tarde, cuando en varios sectores de la ciudad y sus alrededores comenzó a sentirse el humo en el aire originado por las quemas de pastizales.
"En la zona de Rosario y alrededores hemos tenido picos de contaminación en estos últimos meses que superan cinco veces los niveles permitidos. Nos han llegado testimonios de gente de zona norte, noroeste y centro, así como también de Pueblo Esther y Villa Constitución, que no pueden respirar del fuerte olor a humo", señalaron desde la Multisectorial. A través de un comunicado, el colectivo advirtió que "estamos inmersos en una emergencia sanitaria y ambiental sin precedentes" y que los ecosistemas en la zona del Delta del Paraná se encuentran "en estado crítico".
"Ayer nos llegó el testimonio de una familia de un hombre, su esposa y tres hijos. Los dos estaban con síntomas de Covid y nos comentaban que el humo les hacía muy difícil respirar. Y la preocupación de ellos era que ninguno de los dos padres iba a poder atender a los tres hijos", contó a La Capital Fabián Coppiz, integrante de la Multisectorial. Ese fue unos de los tantos relatos que recibieron ayer frente a una nueva jornada con humo en Rosario.
Desde la Multisectorial por la Ley de Humedales junto a otras organizaciones presentaron un plan de contingencia ambiental ante la emergencia en el Delta del Paraná. Dentro del mismo se pide "la atención y el salvataje de la flora y fauna autóctona con el fin de preservar su vida y su continuidad"
"Por otro lado, los casos de Covid se incrementan y llegan reportes de personas exigiendo un inmediato cese del fuego frente a un escenario donde amigos y familiares han caído enfermos y sufren síntomas tales como fatiga, falta de aire y palpitaciones, síntomas que empeoran significativamente debido a la contaminación del aire. De acuerdo a la opinión de expertos, el humo agrava la sintomatología aún en casos leves, aumenta los síntomas como la tos y más importante aún la sensación de falta de aire, lo cual genera inquietud y temor llevando a un aumento en las consultas en un sistema sanitario saturado", señalan desde la Multisectorial.
"La realidad —agregó Coppiz— es que está en puerta el colapso sanitario y hay que seguir visibilizando también estas cuestiones, que también son prioridad a nivel salud".
Frente a este panorama, exigen que las autoridades que se ponga fin a los incendios "de forma urgente, arbitrando todos los recursos necesarios a la vista de que no hacerlo supone incrementar significativamente el riesgo de vida para todos los enfermos".
"Es urgente se identifiquen y penalicen los responsables, con una pena que tome en cuenta la criminalidad que supone iniciar un incendio de modo intencional y premeditado dentro del contexto que estamos atravesando", agregan.
.

Una guía para entender el fuego en el Litoral

 


Incendios en el Delta: una guía para entender el fuego

Fecha de Publicación
: 15/09/2020
Fuente: Página 12
Provincia/Región: Litoral Argentino


No es posible todavía saber con certeza quién prendió el fósforo, pero vale la pena adentrarse en los factores que posibilitaron el desmadre. La falta de gestión territorial, la producción ganadera, el boom de la soja y las carencias en el cuidado del medio ambiente.
No se termina de entender el fuego en el Delta desde la Ciudad. ¿Quién podría querer causar en sus propias tierras semejante incendio? ¿Qué pieza falta para interpretar el uso de ese fuego? ¿Y qué puede tener que ver con la forma en la que la sociedad produce, regula, controla, se alimenta y se piensa a los bienes de la naturaleza?
Quemar pajonales para producir rebrote (y que ese rebrote pueda alimentar al ganado) no es una práctica excéntrica: el manejo del fuego forma parte de los sistemas productivos desde tiempos pasados.
“El fuego es un elemento de la dinámica normal de los pastizales del mundo, más allá de la intervención humana”, dice un documento de la Asociación Argentina para el Manejo de Pastizales Naturales, que no obstante aclara que estos fuegos no son masivos, sino “por parches”; que pueden tener frecuencias de tres, cinco o diez años y que suelen cortarse ante una lluvia o un curso de agua.
“En general todas las especies de pastizales han evolucionado bajo esos pulsos de fuego. Los animales escapan, los microorganismos del suelo casi no se ven afectados y al poco tiempo la comunidad vegetal, animal y de microorganismos se regenera”, afirma. El texto señala que fue hace 400 mil años que la humanidad empezó a manipular el fuego “imitando a la naturaleza”: la idea era quemar pastizales para que rebroten, y atraer con eso animales para cazarlos.
“El fuego ha sido históricamente asociado a la evolución humana en el manejo de los recursos naturales”, explicó Bibiana Bilbao, doctora en Ecología del fuego de la Universidad Simón Bolívar, de Venezuela, en una charla organizada por la Universidad de Rafaela. Sin embargo precisó que no todos los ecosistemas responden igual al fuego. Y que los riesgos son, desde luego, grandes: daños en las cosechas, en la salud y megaincendios.
Según la experta la respuesta suele pasar por la exclusión y el combate del fuego, lo que supone una inversión enorme (solo Estados Unidos gasta en ese ítem 5 billones de dólares anuales) y no siempre conducente.
“A medida que se dejan áreas sin quemar puede aumentar la carga combustible, porque hay un material que queda seco y termina produciendo incendios de alta intensidad”, afirmó, subrayando que un nuevo enfoque con el fuego como parte del ecosistema “podría ser una alternativa viable para las áreas de conservación”.

Comprender
Ernesto Massa es ingeniero agrónomo, trabaja en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Estación Experimental Paraná y se dedica a estudiar la vegetación del Delta y cómo este ambiente se comporta frente a la ganadería.
“El Delta no es todo lo mismo”, explica Massa, para quien la ganadería del Paraná medio, que es extensiva, se caracteriza por la poca inversión. “Se compran vacas y se las suelta en la isla. Pero más allá de las vacunaciones no hay manejo tecnológico ni se hace pastoreo rotativo, y la cantidad de hacienda también es muy variable”, dice.
El especialista aclara que no está a favor ni en contra del uso del fuego, pero que en general no es una buena práctica porque se maneja mal. “Es cierto que hay especies vegetales que luego de un fuego rebrotan con mejor calidad, pero otras no. Y si no se consideran todas las variables productivas quemar no sirve de nada. Hay lugares en los que se quema porque no se hace un manejo del pastoreo que ayudaría a aprovechar mejor la vegetación natural, más allá de que la cantidad de vacas que se puede poner en cada campo tampoco es infinita”, indica.
“Lo primero que hay que hacer con el fuego es entenderlo; pero no solo al fuego. La del fuego es una problemática emergente; no la única. Acá hay una falta de gestión territorial histórica que también se manifiesta cuando hay inundaciones, de pronto la tierra firme no alcanza y no se sabe qué hacer con el ganado”.
Hay quemas controladas, quemas prescritas, quemas que se usan para la conversión de bosques -no sería el caso del Delta- e incendios.
La “quema controlada” es en realidad bastante rudimentaria: los mismos parches de agua funcionan como cortafuego. En cambio en una quema prescrita no solo se tiene que pedir autorización, sino que hace falta contar con mediciones de viento, temperatura y humedad relativa y estar además controlando el fuego en campo con personal capacitado y equipos de ataque.
Massa sostiene que en el Delta medio no se hacen quemas prescritas. Y por eso, en parte, los incendios.

Descuidar
La ganadería está lejos de ser nueva en el Delta; de hecho constituye una de sus actividades tradicionales desde la época colonial. Con una diferencia: es una ganadería de baja carga que aprovecha el verano para el engorde. Pero luego llegó el boom de la soja, y así un acelerado proceso de agriculturización de la región pampeana que terminó por empujar la ganadería a zonas marginales. Entre ellas, el Delta.
El Delta tiene agua y pastizales de alta productividad, queda cerca de los centros urbanos e industriales y hasta hay megaobras, que como el complejo ferrovial Zárate-Brazo Largo y el viaducto Rosario-Victoria disminuyen el costo de trasladar la hacienda. Todo esto hizo que la ganadería bovina pasara de un sistema estacional y de baja carga a uno permanente y de alta carga. No obstante en los últimos años el stock de ganado disminuyó.
¿Quiénes son esos productores? El informe “Lineamientos para una ganadería ambientalmente sustentable en el Delta del Paraná”, publicado en 2014 por Rubén Quintana, Roberto Bó, Elizabeth Astrada y Cecilia Reeves, hace hincapié en la heterogeneidad geográfica y cultural. “El Delta no es la Pampa”, señalan, para caracterizar la ganadería en la zona:
* El crecimiento de la actividad fue anárquico y se dio sin ningún criterio de sustentabilidad.
* En los últimos años arribaron a las islas nuevos propietarios (en muchos casos sociedades anónimas) que tienen poco o nulo conocimiento no solo de la dinámica de esos humedales, sino de la ganadería en sí.
* Esos productores nuevos como algunos “históricos” casi no cuentan con asesoramiento profesional.
* Desde el punto de vista ambiental es positivo que en la región se realice ganadería extensiva, aunque no resultan favorables ni los pequeños productores que tienen un manejo muy básico, ni los grandes que proponen una alta intervención aplicando una “modalidad pampeana”.
Así y todo el informe destaca como positivo que en ciertas zonas predominen productores pequeños y medianos, porque son ellos los que pueden tener más interés, conocimiento y experiencia para garantizar la conservación de los humedales. “Esto último no puede asegurarse de una sociedad anónima cuyos responsables no residen en el área y ven a la ganadería como una alternativa más de inversión”, concluye.
“El Delta entrerriano sigue siendo tierra y agua de nadie”, dijo Analía Esperón, cuarta generación de productores ganaderos de la región, dedicada hoy al transporte fluvial de hacienda, en una de las reuniones que la Comisión de Recursos Naturales de Diputados organizó para discutir la Ley de Humedales. “Si bien en su momento hubo muchos productores y la zona se llenó de vacas porque la soja valía muchísimo, nunca se hizo un planteo de emergencia”, remató.
Pero para explicar el porqué del incendio hay que añadir el factor climático: una bajante histórica del río Paraná, la más importante en los últimos 50 años. “Los humedales como el Delta tienen ciclos húmedos y secos. En islas hay un 20 por ciento de zonas altas y otro 80 de bajas. En condiciones normales esas zonas bajas tienen agua en superficie, que hacen de cortafuegos naturales”, señala Darío Ceballos, director de la Estación Experimental Agropecuaria INTA Delta del Paraná.
El problema ahora es que la bajante del río anuló esos cortafuegos, y que además la sequía generó una suerte de “bombas” de materia seca: una continuidad de colchones de restos de hojas, tallos y juncos acumulados, muy expuestos y altamente combustibles. Esa ganadería de isla sin un manejo adecuado tampoco fue capaz de tener en cuenta ese pulso hídrico.
“El potencial de las islas es producir ganadería en pastizales naturales, pero para eso falta gestión. Tenemos que pensar si en las guías de preservación vamos a dejar esas bombas de materia seca que favorecen que en un período de bajante se incendie todo. La alternativa tecnológica a las quemas no está tan clara, además de que se suma una impronta cultural”, observa Ceballos.
“Hoy se incendia un cuarto del Delta y somos noticia porque el humo llega a Rosario, pero esto pasa todos los años y como hay condiciones húmedas, las quemas no se conectan. Por más que nosotros como INTA hablemos de pastoreo, ese manejo no está. Se tiran las vacas y como es un ecosistema muy productivo el pastito crece, el ganado engorda y la carne va a exportación”, agrega el experto.

Repensar
Esto pasó antes: en 2008, también en medio de una bajante, los incendios en el Delta afectaron miles de hectáreas con daños sobre el patrimonio ambiental y la calidad del aire.
Esa situación llevó a que, a instancias de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires firmaran una carta de intención para impulsar un Plan Integral Estratégico para la Conservación y el aprovechamiento sostenible del Delta del Paraná, que más conocido como “Piecas” intentó ordenar el territorio.
A eso se suma el Plan “Delta Sustentable” de Entre Ríos, con lo cual son dos los planes enteros creados para solucionar esta problemática que se suman a una extensa legislación nacional y provincial.
La zona incendiada del Delta es además un “sitio Ramsar”, nombre que reciben los humedales considerados de importancia internacional en el marco de la Convención Ramsar, que entró en vigor en 1975 y a la que la Argentina suscribió por ley en 1991. Por algo en el fallo del 11 de agosto sobre los incendios la Corte Suprema se limitó a solicitar que se cumplan las leyes.
¿Se puede producir en los humedales? ¿Qué papel debería tener el Estado como controlador y proveedor de información? En su intervención en otra de las reuniones en Diputados en torno a la Ley de Humedales, el ambientólogo Julián Monkes habló de pensar la norma como instrumento, pero más que nada como proceso que pueda abrir un diálogo intersectorial y federal.
“Quiero pensar que el objetivo no es que se preserven los humedales para construir ‘desiertos productivos’, como plantean sectores del agro concentrado. Lo que debería buscar es conservar algunas áreas sensibles, pero sobre todo planificar la producción de acuerdo con criterios ecosistémicos y a pautas culturales de cada región, porque de nada serviría tener una ley perfecta sin el apoyo de los actores en el territorio." Cuestión clave si las hay en un tema tan sensible, importante y urgente como el cuidado del medio ambiente.
.

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs