Jujuy concientiza sobre el tráfico de fauna



El mascotismo, enemigo de la biodiversidad

Fecha de Publicación
: 01/07/2017
Fuente: El Tribuno
Provincia/Región: Jujuy


Tortugas, loros y monos encabezan en nuestra provincia el triste ranking de animales silvestres domesticados.El Centro de Atención de la Fauna Autóctona de Jujuy (Cafaju) realiza tareas de rescate y preservación de especies.
Por más amor y cuidado que le dediquemos a un animal silvestre en casa, jamás será una buena mascota. Estas especies deben vivir en libertad, en sus ambientes naturales, donde consiguen todo lo necesario para alimentarse, desarrollarse y reproducirse. Pese a ello, el comercio de animales silvestres como mascotas continúa creciendo en América Latina, al punto que diversas organizaciones internacionales como la Unión Mundial para la Naturaleza (Uicn) y Greenpeace han hecho diversos llamados para valorar apropiadamente este problema y detenerlo.
No en vano, es considerado el tercer negocio ilegal más lucrativo del mundo, después del de las drogas y las armas; una actividad que a nivel global mueve 180.000 millones de dólares por año.
A esto debe sumársele el "mascotismo", una costumbre popular de la tenencia de animales en cautiverio. Esto se da en mayor medida con las aves, pero también con personas que compran monos, serpientes, tortugas e incluso arañas con este fin. No solo un peligro para la propia especie sino para sus eventuales propietarios.
En Jujuy, esta situación no solo preocupa sino ocupa al Centro de Atención de la Fauna Autóctona de Jujuy (Cafaju), dependiente del Ministerio de Ambiente, que funciona desde hace casi dos años en la localidad de El Carmen, con el propósito de atender, recuperar y rehabilitar a la fauna autóctona.
Un espacio destinado no sólo a la protección e investigación de especies locales, sino además a prevenir acciones ilegales de extracción y tráfico de animales, que atentan a la conservación de la biodiversidad de la provincia.
Desde su creación ha brindado atención a diferentes especies que son rescatadas, proveniente de tráfico, tenencia y venta ilegal, o encontradas con alguna herida. Las mismas son recuperadas y una vez que se encuentran en buen estado sanitario, son liberadas a su lugar de origen, a su hábitat natural.
Eduardo Vargas, integrante del equipo del Cafaju precisó que el trabajo que realizan es constante e implica "un gran compromiso por parte de un grupo de profesionales que deja muchas horas de su vida, en pos de proteger la vida silvestre de la provincia".
"Recibimos en forma regular un considerable cantidad y diversidad de animales de distintas regiones, a los cuales cuidamos en nuestras instalaciones, entre ellos tortugas, loros, catas, tapires, cóndores, pumas, corzuelas, osos meleros, menciono Vargas", dijo.
Explicó que la idea es que ellos tengan, una buena asistencia médica que les permita, después un periodo intensivo de cuidado, reinsertarse en su lugar de origen, situación que en algunas oportunidades requiere un tiempo prudencial.
"Debemos entender que en algunos casos son especies que perdieron a sus familias (grupo de pertenencia) y que necesitan contención para salir adelante", profundizó.
En relación a la situación de los animales silvestres que habitan la provincia comentó que tortugas (terrestres y acuáticas), loros y monos encabezan el triste ranking en la provincia de especies que son inescrupulosamente domesticadas y traficadas. "La tortuga es el caso más emblemático en todo el norte argentino. Es un animal, que culturalmente es reconocido como doméstico, y que está al alcance de niños y jóvenes. Y a la vez su tenencia y trafico está condenado por la ley", explicó el integrante del Cafaju.
Manifestó que al igual que otros animales exóticos, su permanencia en una casa de familia es sumamente peligroso tanto para ejemplar como para las integrantes de la misma. "Es un animal, en su mayoría herbívoro, que puede transmitir salmonela, una bacteria relativamente peligrosa que está presente en todos los reptiles. También neumonía en personas con bajas defensa", finalizó.
Antonio Vilca, uno de los referentes de la Asociacion de Reptiles de Jujuy, resaltó la importancia que tiene trabajar fuertemente en la conservación y protección de los animales de nuestra región, en especial de la tortuga autóctona jujeña, que se encuentra al igual que la argentina-
chaqueña (Chelonoidis chilensis), en peligro de extinción.
Explicó que si bien existe la ley 22421, sancionada en el año 1981, que establece el sistema de protección y conservación de la fauna silvestre en cuento a la captura, tenencia y posesión, la misma no se cumple en forma efectiva en nuestra provincia.
“Es de público conocimiento que existen veterinarias de nuestra ciudad donde se venden, en algunas partes del año, tortugas tanto terrestres como acuáticas, sabiendo que eso es ilegal. Sumado a ello, una modalidad, que lamentablemente está en ascenso; la comercialización a través de las redes sociales”, denunció.
Comentó que es una situación compleja debido a que hay personas que heredan o reciben como regalo este animal y al poco tiempo se aburren de él. “No es un perro o un gato que va a saltarnos al cuerpo para hacer morisquetas o estar pendiente de lo que hagamos. Es sumamente tranquilo e independiente, necesita de su espacio y una buena alimentación”, agregó.
En cuanto a sus cuidados aclaró que “se trata de especies sumamente sensibles, y por lo tanto tenerlas como mascotas de un hogar, viviendo en cautiverio, es sentenciarlas a morir”.
Las causas de muerte son muy variadas, entre ellas las enfermedades infecciosas y patologías directamente relacionadas con déficits alimenticios, que provocan cegueras. También provocan malformaciones del caparazón que no llega a solidificarse, atrofias musculares, afecciones pulmonares, entre muchas otras.
“Son por su tamaño muy susceptibles a los accidentes domésticos. Es frecuente la muerte por aplastamiento, por ataques de otras mascotas como perros y gatos, e incluso por caídas desde edificios altos”, profundizó Antonio Vilca.
Para finalizar indicó que es difícil sancionar a alguien que posea este animal en casa, pese a que existe una legislación nacional. “A quienes tenga uno o más, sepan que es una acción que esta es fuera de la ley y que provoca un desequilibrio en el mundo natural. Pese a ellos si insisten en tenerlos, llévenlos a veterinario especializado para que le realice un estudio sanitario para determinar su estado”, recomendó.

Las especies en Jujuy
En la provincia de Jujuy se presume que existen tres tipo de tortugas; la primera es la conocida como argentina-chaqueña de origen terrestre (Chelonoidis chilensis) que mide entre 25 a 32 centímetros y habita en regiones áridas, principalmente en la ecorregión chaqueña de nuestra provincia, en especial en las localidades de San Pedro y Santa Bárbara.
La segunda denominada científicamente “Podocnemididae”, es una especie semiacuática y carnívora que puede alcanzar los 45 centímetros en su estado adulto. Esta especie es propia de las regiones del sur de Brasil, sureste de Paraguay, norte y centro de Argentina, y también se encuentra en Uruguay.
Sus ejemplares pueden ser hallados en el departamento de Ledesma y Yungas jujeñas.
Con respecto a la tercera, que se denomina canaleta chaqueña (Acanthochelys pallidipectoris), se sabe que habita en el Gran Chaco, norte de la pais, en las provincias de: Salta, Formosa, Chaco, y norte de Santa Fe.
Estas especies se caracterizan por ser carnívoras e insectívoras y se desconoce su ubicación exacta en nuestra provincia.

El incansable trabajo de Rumi Janp "atu"
La Asociación Reptiles de Jujuy “Rumi Janp"atu” (que significa tortuga, en quechua) es una organización sin fines de lucro integrada por alumnos de la Licenciatura en Ciencias Biológicas de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Unju, que nació con la idea de defender y preservar a los reptiles de nuestra provincia.
Recientemente en el marco de la Semana del Ambiente realizaron una interesante actividad académica junto a la Asociación Aves de Jujuy y el Programa de Conservación de Murciélagos (Pcma-Flial Jujuy), donde expusieron los avances de sus trabajos con la intención de generar conciencia y resaltar los valores de fauna silvestre.
La instancia fue replicada en algunas escuelas primarias de la ciudad que visitaron durante el año, llevando como premisa enseñar y transmitir a los niños información acerca de la vida animal, e incentivarlos a que sean “promotores de la salud del planeta”.
En sus trabajos instan a la comunidad a cuidar y respetar el hábitat de las tortugas, terrestres y acuáticas, serpientes, iguanas, lagartos, y toda familia de reptiles que habitan en Jujuy. Pero también buscan que la gente pueda comprometerse con la defensa del ambiente y la naturaleza.
Cuentan con una consigna clara y sencilla, que es a su entender una bandera irrenunciable en la misión de mantener el equilibrio de normal del mundo y es; “Tu casa no es su casa. No compres animales silvestres”.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs