Monsanto volvería a intentar el control de las semillas



Creen que Monsanto vuelve a la carga para lograr pleno aval al cobro de su canon

Fecha de Publicación
: 07/12/2015
Fuente: Comercio y Justicia
Provincia/Región: Nacional


Sigue sin decidirse cuál es el límite de la propiedad intelectual por el valor agregado de la soja transgénica Intacta RR2. La multinacional lanzó una nueva campaña comercial para cobrar el “canon tecnológico” cuando el productor adquiere la semilla. Sin embargo, llama la atención de los ruralistas que se difunda cuando la oleaginosa ya está sembrada.
“Monsanto no produce semillas de soja. Produce alteraciones genéticas que algunos grandes productores de semillas de soja incorporan a sus productos”. Ésa fue la aclaración inicial con la que Jorge Solmi, uno de los vicepresidentes de la Federación Agraria Argentina (FAA), intentó definir el marco en el que se debate la cuestión.
“Esos productores son licenciatarios de la biotecnología desarrollada por Monsanto. Es decir, Monsanto es proveedor de esas semilleras que producen productos transgénicos. Para que quede claro, el gen que viene dentro de la semilla de soja -en este caso la Intacta RR2- es uno de los insumos de esta industria semillera, por lo que la relación contractual debería ser entre Monsanto y las productoras de semilla que adquieren el gen para producir soja genéticamente modificada. Ellas son las que hacen uso de la licencia del gen”, indicó al ser consultado por Comercio y Justicia respecto de la nueva campaña comercial que lanzó la multinacional para que los productores de soja transgénica paguen el “canon Intacta” de manera anticipada.
“Ésta es una camapaña rara. Parece que tiene muy poco que ver con lo comercial y sí mucho más con lo político”, sugirió el dirigente.
En ese sentido, explicó que la campaña sojera ya empezó. “Lo que se denomina soja de primera ya está toda sembrada. Es raro que ahora Monsanto lance esta campaña para comercializar sus productos. Se supone que si quiere llegar, como dice, a los que producen para el ciclo 2015/2016, deberían haber hecho esta promoción hace tiempo”, indicó.

¿En campaña?
Sucede que aún no está claro el límite de la propiedad intelectual por el valor agregado a la soja transgénica. Y pese a los años de discusiones y a algunos infructuosos intentos del Gobierno por decidir este tema, la decisión necesariamente deberá recaer en la gestión que asumirá el 10 de diciembre.
“Monsanto espera que la gestión de (Mauricio) Macri avale este nuevo sistema que ha implementado”, dijo Solmi. “Es algo que lleva tantos años que se supone debe resolverse”.
Por ya tener varios años desde que fue sancionada, la actual ley de semillas nada dice sobre la biotecnología. “Hay que avanzar con algunas definiciones, como por ejemplo dónde o en qué se agota todo evento con patente”, indicó Solmi.
“Si el límite fuere la semilla, Monsanto debería cobrar sus regalías a las productoras de semillas que son licenciatarias de su gen. Ahora, si el límite no es la semilla sino que prevalece la ley de patentes, se abre un escenario conflictivo en el que puede aparecer cualquier involucrado en la cadena a querer cobrale al productor por el uso de un evento que le pertenece”, dijo. Y agregó: “Así podría aparecer alguien de la NASA a decirme que la semilla que uso tiene una tecnología oculta que yo no sé y tendría que pagarle”.

Intentos fallidos
En mayo de este año, el Gobierno nacional anunció que iba a emitir un decreto de necesidad y urgencia (DNU) que fijaría que todos los pagos por derecho de propiedad deberían realizarse al momento de la primera venta de la semilla.
La decisión fue divulgada luego de una reunión que mantuvieron el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela; y el secretario de Agricultura, Gabriel Delgado, con representantes de toda la cadena productiva.
Sin embargo, en junio Fernández indicó que no se firmaría ningún decreto sino que se optaba por enviar al Congreso un proyecto de ley con el mismo contenido del DNU. Tampoco se avanzó.

Nueva opción comercial
Ahora Monsanto presentó una nueva propuesta comercial para el pago del canon Intacta. Aquellos productores que adhieran podrán pagar regalías según la cantidad de hectáreas a sembrar con su tecnología.
“La opción simplifica la logística ya que no requiere segregar las tecnologías al momento de la cosecha, almacenamiento y despacho”, informó la multinacional.
“Los precios del canon por hectárea para la campaña 2015/2016 son: hasta el 23 de diciembre, 24 dólares por hectárea declarada; desde el 24 y hasta el 31 de enero del año que viene, 28 dólares por hectárea declarada. Toda entrega de grano con tecnología Intacta RR2 PRO que se realice con posterioridad estará sujeta al pago del canon vigente”, detalló.

Sistema actual y conflictivo
En la campaña pasada, Monsanto  impuso en los contratos de compraventa de granos una cláusula por la cual la soja que llegaba a los puertos debía ser analizada a los fines de determinar si su productor o comercializador había pagado el canon por usar esa tecnología en la compra de la semilla. Si no lo había hecho, entonces debía abonarle con el grano la suma de 15 dólares por tonelada.
Este sistema de control privado y cobro fue fuertemente cuestionado y rechazado por las entidades de productores, acopiadores, cooperativas y corredores. Incluso la misma Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) sostuvo que tanto el germoplasma como la tecnología deben cobrarse en la semilla y no en el grano de soja.
La disputa llegó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. El 5 de junio pasado, la Federación de Acopiadores presentó dos demandas para que se declarara ilegal la cláusula de Monsanto que los obligaba a oficiar de cobradores.  Sin embargo, un juez federal, otro civil y comercial, la Cámara Arbitral de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y la Cámara de Apelaciones de la justicia Comercial se declararon incompetentes.
Mientras tanto, el sistema aplicado por Monsanto, al que adhirieron algunos productores y exportadores, está funcionando sólo en parte.
Lo que deja entrever Solmi es que la idea de la multinacional ahora pasa por saber si puede “ir por todo”.
.

1 comentarios:

Irene Martini dijo...

Y los periodistas que reciben sus anuncios no permiten que se debata nada...así la cuestión solo existe para los que lo sufren.

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs