Bosques nativos de San Juan

Bosques nativos, perla preciada del medio ambiente

Fecha de Publicación
: 29/04/2012
Fuente: Diario de Cuyo
Provincia/Región: San Juan


Hasta fines de mayo está abierta la convocatoria a titulares de terrenos con bosques nativos para obtener fondos no reintegrables para su conservación, enriquecimiento y mantenimiento. Son recursos provenientes de la Nación que tienen como finalidad realizar un aporte al medio ambiente que padece los efectos de la tala de bosques autóctonos, al punto que ya se ha perdido el 70 por ciento del total que había en el país. En San Juan aún existen 1.741.401 hectáreas, de las cuales casi 600 mil ya están recibiendo los aportes nacionales. Ahora está en marcha una nueva oportunidad para quienes sean titulares de áreas con montes nativos.
Mucha gente se pregunta cómo es posible hablar de bosques en San Juan, más aún de su ordenamiento territorial. Pareciera que el desierto ha condicionado a creer que las especies autóctonas como el algarrobo, el cina cina, el quebracho blanco, el retamo, entre tantos otros no conforman lo que se denomina bosque nativo. Quizá para sorpresa de muchos estos espacios constituyen en la provincia 1.745.401 hectáreas distribuidas en diferentes regiones del territorio provincial y para las cuáles existe un programa de conservación y mantenimiento para evitar un daño mayor al ecosistema. Es que estas zonas, en todo el mundo, han sido víctimas de la depredación del hombre a pesar de que cumple un valor altamente importante para el medio ambiente. Así fue que en 2007 se dictó la Ley Nacional de Presupuestos (Nº 26.331) para enriquecimiento, conservación y aprovechamiento de los bosques nativos. Luego la Cámara de Diputados de San Juan sancionó una ley para promover la protección y el manejo sustentables de estos espacios (Nº 8174), que tenía entre sus principales objetivos un ordenamiento territorial del cual surgió la cantidad de hectáreas de bosques nativos existentes. Además el año pasado lanzó la primera convocatoria que dio como resultado la aprobación de 15 proyectos que actualmente reciben entre 100 mil y 400 mil pesos para destinar al mantenimiento de estos bosques y en algunos casos para su uso sustentable en aquellos donde también hay cría de ganado, por citar un ejemplo.
De ese total 11 son particulares y 4 son institucionales -incluyen áreas protegidas como La Ciénaga, Huanacache e Ischigualasto-. Para ese llamado la Nación le otorgó a la provincia 10 millones de pesos, de los cuales el 30 por ciento está destinado a nivel institucional para el fortalecimiento del área de Conservación del Medio Ambiente que tiene a cargo el control del cumplimiento de los proyectos, y el resto del dinero es el otorgado a las propuestas ya aprobadas.
Este año, a partir del mes en curso y durante todo Mayo, se está llevando a cabo la segunda convocatoria que tiene como objetivo seguir captando personas privadas propietarias de áreas en los que haya bosques de este tipo. "La primera condición es que sean titulares de esos terrenos porque así lo exige la Ley Nacional. Nos encontramos con que muchas veces ese es el gran problema, pero a medida que eso se vaya saneando habrá más posibilidades de concretar los proyectos. Creo que vamos a superar ampliamente el 50 por ciento de los bosques con lo cual estaríamos muy conformes"", explica Marcelo Jordán, Subsecretario de Conservación y Areas Protegidas.
El segundo paso es completar los formularios -disponibles en la web www.ambiente.sanjuan.gov .ar-, o acercarse al tercer piso del Centro Cívico, Unidad de Bosques Nativos, donde el interesado podrá recibir información y asesoramiento adecuado.
Uno de los formularios corresponde al proyecto en cuestión que deberá ser supervisado por un profesional acreditado para su posterior ejecución, ya que uno de los puntos fuertes son los controles posteriores a la entrega del dinero. "Como autoridad de aplicación debemos velar porque se cumpla con las pautas determinadas en cada proyecto, si así no ocurriera podrán recibir multas, o la retención de la partida por entregar. No hablamos de financiar una máquina sino la conservación de lugares que están al límite de sus posibilidades. Para eso cada proyecto debe tener su responsable técnico para que se cumpla tal como fue formulado en consenso con el propietario"", indicó Jordán.
Un detalle importante que suma valor a cada proyecto, es la cantidad de especies que contiene la zona aspirante a recibir el financiamiento nacional y dentro de que tipo de área esta comprendida. Es que el ordenamiento territorial permitió determinar categorías de conservación (ver mapa infografía): La I (rojo) es la de alto valor de conservación (prácticamente no han sido dañada por el hombre), y permite actividades que no alteren los atributos intrínsecos de los bosques. Podrán ser objeto de programas de restauración ecológica ante alteraciones o disturbios naturales. No se podrá realizar aprovechamiento forestal.
La categoría II (amarillo), es la de mediano valor de conservación, y permite el aprovechamiento sustentable, uso ganadero con un manejo apropiado a la realidad ecosistémica de cada región, turismo, recolección e investigación científica.
Finalmente la III (verde), de bajo valor de conservación que permite la transformación parcial o total del suelo aunque dentro de los criterios de la ley.
"Fue un trabajo muy arduo no sólo de relevamiento territorial y especies, sino muchos otros factores que intervienen como cuencas de agua, entre otros. Este trabajo se realizó en 2009, siendo San Juan una de las primeras provincias que se sumó a esta iniciativa nacional+, agrega Jordán.
La provincia cuenta con grandes extensiones de bosques nativos con algarrobos, retamos, quebrachos, chacay, chicca, chañar, y muchos otros, que han sido utilizados de generación en generación por puesteros y comunidades rurales que aprovecharon las bondades de sus recursos, pero eso ha ocasionado en muchos casos una tala indiscriminada." Del algarrobo se aprovechó su leña y su fruto. El retamo se utilizó para postes y extracción de cera que recubre sus ramas. Del quebracho se consiguió buena leña. Pero principalmente se ha recibido a lo largo de cientos de años todos los privilegios de contar con estos "Bosques Protectores", en una zona de extrema aridez. Recordemos que a lo largo de un año no llueve más de 200 milímetros, y que vivimos en un territorio que posee grandes diferencias de temperaturas entre el día y la noche y entre las estaciones (amplitud térmica). La utilización inadecuada de los bosques, ha producido una disminución alarmante de la superficie boscosa del mundo. La provincia de San Juan no escapa a esta situación", explica Simón Ortíz, Director de la Unidad de Coordinación de Bosques Nativos.

Las áreas subsidiadas
Los 15 proyectos aprobados el año pasado en la primera convocatoria realizada por la Subsecretaría de Conservación y Areas Protegidas, para recibir los fondos nacionales comprenden una superficie importante de bosques nativos en relación a la cantidad total que existen en la provincia. En lo que se denomina Categoría I (rojo), ingresaron el 75 por ciento de las hectáreas afectadas en esta porción que corresponden a 53.494 hectáreas reales. "Incluye áreas que por sus ubicaciones relativas a reservas su valor de conectividad, la presencia de valores biológicos sobresalientes o la protección de cuencas que ejercen, ameritan su persistencia como bosque a perpetuidad"", indica Ortíz.
En la Categoría II (amarillo), ingresaron el 23 por ciento de las hectáreas afectadas, es decir 539.203. Estos son sectores de mediano valor de conservación, que pueden estar degradados pero que a juicio de la autoridad de aplicación jurisdiccional con la implementación de actividades de restauración pueden tener un valor alto de conservación y que podrán ser sometidos a los siguientes usos: aprovechamiento sostenible, turismo, recolección e investigación científica.
En la Categoría III (verde), sólo ingresó el 5 por ciento de las hectáreas afectadas (3.530 en total). Se trata de sectores de bajo valor de conservación que pueden transformarse parcialmente o en su totalidad aunque dentro de los criterios de la ley.
"A la conservación muy pocas veces le llegó dinero, que yo recuerde es la primera vez que se contempla financiarla porque se ha tomado conciencia de la importancia que tienen los bosques en el mundo y debemos aprovechar esta oportunidad+, asegura Jordán.
Se espera que este año sean muchos los titulares de terreno con monte nativo que presenten propuestas para su conservación y mantenimiento y así poder seguir custodiando los ecosistemas cada vez más preciados para la vida del hombre.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs