Mostrando entradas con la etiqueta sobrepesca y pesca ilegal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta sobrepesca y pesca ilegal. Mostrar todas las entradas

Formosa quiere un marco regulatorio de la pesca



Proyecto de Ordenamiento Pesquero y Conservación de la Biodiversidad en los Humedales Fluviales

Fecha de Publicación
: 24/01/2014
Fuente: Diario El Comercial
Provincia/Región: Formosa


Con el objetivo final de lograr un marco regulatorio de las pesquerías, aunque de manera armónica, es decir coordinadamente alcanzar la mejor conservación de la biodiversidad, la cartera de Producción y Ambiente de la provincia tiene activa participación en el “Proyecto Ordenamiento Pesquero y Conservación de la Biodiversidad en los Humedales Fluviales de los ríos Paraná y Paraguay , República Argentina”.
En una reunión de trabajo con la coordinadora general del Proyecto, Laura Belfer y el equipo del ministerio de la Producción y Ambiente se expusieron los resultados de las tareas realizadas en interior provincial y los objetivos a cumplir en este año.
“La actividad puntual que nos convoca en esta ocasión de visitar una vez más la provincia, comenzó a fines del año 2012 donde se realizó la actualización y el relevamiento del campo sobre cuál era la situación y modalidad que estaban llevando adelante los extractores de peces que se utilizan como carnada viva en la pesca deportiva”, comentó la doctora Belfer.
Añadiendo que durante el año 2013 se desarrolló la misma tarea en las provincias de Chaco y Corrientes. “Esto nos permitió que el año pasado, en los últimos meses, pudiéramos realizar los ajustes y reuniones específicas con los beneficiarios de esta actividad, que son los integrantes del barrio Namqom a través del ministerio de la Producción y Ambiente, que son nuestros socios en Formosa y fomentar una de las modalidades que está impulsando el gobierno de la provincia: el asociativismo”.
Desde la cartera Productiva expusieron acerca de las actividades realizadas junto con el equipo de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación: “Nos encontramos en la etapa de acompañamiento y puntualmente estamos desarrollando salidas junto con los extractores de carnada viva, en las mismas condiciones en las que salen ellos, siguiendo la actividad que tenían programada”.
Fue señalado que en esferas del ministerio de la Producción y Ambiente, a través de la dirección de Recursos Naturales y Gestión se está fortaleciendo el grupo técnico para que pueda haber mayor recurso humano dedicado a esta actividad de monitoreo. El beneficio conjunto es la conservación y el uso sustentable de la biodiversidad.
El Proyecto Ordenamiento Pesquero y Conservación de la Biodiversidad en los Humedales Fluviales de los ríos Paraná y Paraguay, tiene financiamiento parcial del Fondo Mundial para el Medio Ambiente y la contraparte del Estado argentino lo lleva adelante la secretaría de Ambiente de Desarrollo Sustentable de la Nación, de la subsecretaría de Pesca y Acuicultura- Agricultura, Prefectura Naval Argentina y las siete provincias que son beneficiarias y socias del Proyecto: Formosa, Chaco, Misiones, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos y la Provincia de Buenos Aires.
“Estamos observando resultados muy positivos, de hecho se tomaron parámetros de la calidad de agua de los lugares donde se realizaron la extracción y en la semana próxima se hará entrega formal de un oxímetro con varios accesorios para que puedan continuar con la actividad. La idea es que el monitoreo comprenda toda la etapa en toda la cadena de la actividad: la extracción, el traslado y el acopio”, concluyó Laura Belfer.
.

Formosa controla la veda pesquera

Férreos controles por la veda pesquera

Fecha de Publicación
: 20/12/2013
Fuente: Diario El Comercial
Provincia/Región: Formosa


Personal especializado dependiente del ministerio de la Producción y Ambiente vino desarrollando en este último tiempo, importantes operativos de control de la fauna ictícola, a partir de la vigencia de la veda pesquera establecida y que concluye este viernes 20 del corriente.
La labor lo hicieron en carácter de autoridad de aplicación de esta medida, se llevaron a cabo estrictos controles a fin de asegurar el cumplimiento de los objetivos establecidos.
Cabe mencionar que a través de la Disposición Conjunta N° 58/13, dictada entre la Subsecretaría de Recursos Naturales, Ordenamiento y Calidad Ambiental y la Dirección de Registro, Control y Fiscalización, dependientes de la cartera productiva, se estableció un período de veda ictícola, que se inició el pasado 4 de noviembre y finalizará a las cero horas del próximo viernes 20 de diciembre.
Ello fue acordado por los representantes de los Gobiernos de las provincias de Chaco, Corrientes, Misiones y Formosa, funcionarios de la República del Paraguay y organizaciones que nuclean a pescadores artesanales y comerciales de ambos países, con el objetivo de implementar una veda tradicional que tienda a preservar a las poblaciones de peces que adoptan comportamientos reproductivos, quitando presión de pesca al recurso natural.
Por tal motivo, desde la Dirección de Registro, Control y Fiscalización se diagramaron acciones, conjuntamente con las autoridades locales, para mitigar la pesca furtiva en distintos cuerpos de agua. En una tarea mancomunada con la Policía de la provincia, la Gendarmería y la Prefectura Naval Argentina, se vino trabajando en la realización actividades de fiscalización en los puntos de la ciudad capital habilitados para acopio y venta de pescados.
Del mismo modo, se coordinaron acciones con las autoridades del Ministerio Público de Paraguay para ejecutar controles en los ríos limítrofes, en coincidencia con la recomendación efectuada en la mencionada reunión bilateral, según lo manifestado por el director de Registro, Control y Fiscalización, el doctor Orlando Mendoza.
.

Pesca ilegal: procesaron a los capitanes chinos

Procesaron a los capitanes de barcos chinos por pesca ilegal

Fecha de Publicación
: 09/01/2013
Fuente: Telam
País/Región: China


La jueza federal con asiento en Comodoro Rivadavia, Eva Parcio, dijo a Télam que la imputación "es por un delito menor para nuestro código, con una pena máxima de seis meses".
Los buques "Lu Rong Yu 6177" y "Lu Rongyu 6178” fueron interceptados el 26 de diciembre y trasladados al puerto de esa ciudad del sur chubutense tras cumplir la Prefectura todos los protocolos internacionales, que incluyeron desde comunicaciones radiofónicas y señales lumínicas hasta disparos de cañón.
La jueza aclaró que "el delito que se les imputa es el de desobediencia por no haber acatado una orden de detención" del guardacostas GC26 Thompson de la Prefectura Naval Argentina, que patrullaba la zona económica exclusiva.
Las infracciones que "puedan haber cometido por la captura indebida, son actuaciones de carácter administrativo que seguramente implicarán multas pero corren por otros carriles institucionales", explicó la magistrada.
"Los capitanes de los barcos, cuya identidad prefiero no revelar, seguramente apelarán la medida toda vez que cambiaron el defensor oficial que se les había designado por un abogado del foro local", indicó.
Como es de rigor para estos casos la justicia federal debió apelar a un traductor para que los encausados, de origen chino, puedan ejercer a pleno su derecho a defensa.
La particularidad de esta situación es que se trata de barcos pesqueros del estado de la República Popular China y no de empresas privadas de bandera extranjera, como ocurre en otros casos.
Sin embargo, para la justicia es lo mismo pues se trata de una infracción que "en nada afecta el tema diplomático o jurisdiccional", explicó Parcio y confirmó que recibió la visita de la cónsul de ese país.
La diplomática china "pidió un encuentro que se concedió y tuvo carácter protocolar, tras haber visitado a los detenidos y haberse interiorizado sobre su situación", dijo la jueza y detalló que en la bodega de ambas embarcaciones hay alrededor de 10 toneladas de calamar.
.

Pescaban ilegalmente en el Mar Argentino

Capturan buques chinos pescando de forma ilegal en el Mar Argentino

Fecha de Publicación
: 27/12/2012
Fuente: Tiempo Argentino
Provincia/Región: Nacional


Prefectura Naval logró detener a dos barcos gemelos en la Zona Económica Exclusiva cuando intentaban huir. Habrá sanciones económicas. Se trata de una maniobra muy común que afecta los recursos pesqueros nacionales.
La zona del Golfo San Jorge, en Puerto Madryn, provincia de Chubut, fue escenario ayer de la detención por parte de la Prefectura Naval de dos importantes buques chinos que pescaban ilegalmente en la zona. Las fuerzas de seguridad los capturaron en plena faena en la denominada Zona Económica Exclusiva, mientras cargaban en sus bodegas cerca de 10 toneladas de calamar congelado y pescado fresco. Concretamente, las naves se encontraban operando aguas adentro a la altura del Cabo Aristizábal, en la zona norte del Golfo San Jorge.
Las embarcaciones, con puerto de asiento en Shidao (China), fueron detectadas a unos 400 kilómetros aguas adentro de la ciudad de Puerto Madryn por el guardacostas GC–26 Thompson de Prefectura, que patrullaba la zona en el marco de los operativos para la protección de los recursos pesqueros dispuestos por el Ministerio de Seguridad de Nación. Al comprobar la infracción, la tripulación del guardacostas estableció reiteradas comunicaciones por radio con ambos buques –LU RONG YU 6177 y LU RONGYU 6178– y se realizaron señales sonoras, acorde los reglamentos internacionales.
Sin embargo, no se recibió respuesta desde ninguno de los dos pesqueros, que iniciaron maniobras de fuga con la intención de salir de la Zona Económica Exclusiva sin ser capturados.
De inmediato, el guardacostas de Prefectura inició un operativo de persecución y se efectuaron disparos intimidatorios, logrando detener la marcha de ambos pesqueros, consigna el informe. Luego, agrega que "fueron abordados por dotaciones de pesca de la institución, las que constataron que habían cometido infracción a la ley de pesca".
El LU RONGYU 6178 trasladaba en sus bodegas 7 toneladas de calamar congelado y pescado fresco, y el LU RONG YU 6177 transportaba 3 toneladas de calamar.
Los buques están siendo escoltados por el guardacostas de Prefectura hacia el puerto de Comodoro Rivadavia. El pesquero LU RONG YU 6177 tiene 40.95 metros de eslora (largo), 7.60 metros de manga (ancho) y navega a bordo con 19 tripulantes.
El LU RONG YU 6178 tiene 40.95 metros de eslora, 7.60 metros de manga y una tripulación de 17 personas. Ambos habían partido de su puerto de asiento el 23 de octubre de 2012. En este contexto, y en declaraciones al diario El Chubut, el jefe de la Prefectura Naval Argentina en Comodoro Rivadavia, prefecto principal Carlos Alberto Fernández, señaló que "tenemos la información técnica corroborada, se trata de barcos gemelos, tienen las mismas características con una tripulación similar de 17 personas uno y 19 personas el otro". Por su parte, Oscar Ruiz, a cargo de la Administración Portuaria de Comodoro Rivadavia explicó que "el procedimiento se dio en el marco de los operativos para la protección de los recursos pesqueros dispuestos por el Gobierno Nacional", y agregó que "los buques fueron escoltados por Prefectura e ingresaron a la rada local a la 1:30 de la madrugada, donde se mantienen a la espera de la información para saber los costos que les representa pagar al puerto de Comodoro Rivadavia y la multa que se le va a imponer". Este punto lo definirá el juez federal Manuel Pizarro, a cargo de la causa. De todas maneras, la carga será decomisada. «
.

Barco Chino pescando ilegalmente

Capturan buques extranjeros pescando ilegalmente en Argentina

Fecha de Publicación
: 26/12/2012
Fuente: La Voz del Interior
Provincia/Región: Nacional


Los dos barcos de bandera china llevaban en sus bodegas alrededor de 10 toneladas de calamar congelado y pescado fresco.
Prefectura Naval Argentina capturó dos buques de bandera china que pescaban ilegalmente dentro de la Zona Económica Exclusiva, informaron en un comunicado desde la institución.
Los buques llevaban en sus bodegas alrededor de 10 toneladas de calamar congelado y pescado fresco.
Las embarcaciones, con puerto de asiento en Shidao (China), fueron detectados a unos 400 kilómetros aguas adentro de la ciudad de Puerto Madryn (provincia de Chubut) por el guardacostas GCž26 Thompson de Prefectura, que patrullaba la zona en el marco de los operativos para la protección de los recursos pesqueros dispuestos por el Ministerio de Seguridad de Nación.
Al comprobar la infracción, la tripulación del guardacostas estableció reiteradas comunicaciones por radio con ambos buques -Lu Rong Yu 6177 y Lu Rong Yu 6178- y se realizaron señales sonoras, acorde los reglamentos internacionales.
Sin embargo, no se recibió respuesta desde ninguno de los dos pesqueros, que iniciaron maniobras de fuga con la intención de salir de la Zona Económica Exclusiva sin ser capturados.
De inmediato, el guardacostas de Prefectura inició un operativo de persecución y se efectuaron disparos intimidatorios, logrando detener la marcha de ambos pesqueros, consigna el informe.
Infracción. Luego, agrega que "fueron abordados por dotaciones de pesca de la institución, las que constataron que habían cometido infracción a la ley de pesca".
El Lu Rong Yu 6178 trasladaba en sus bodegas 7 toneladas de calamar congelado y pescado fresco, y el Lu Rong Yu 6177 transportaba 3 toneladas de calamar.
Los buques están siendo escoltados por el guardacostas de Prefectura hacia el puerto de Comodoro Rivadavia.
El pesquero Lu Rong Yu 6177 tiene 40.95 metros de eslora (largo), 7.60 metros de manga (ancho) y navega a bordo con 19 tripulantes.
El Lu Rong Yu 6178 tiene 40.95 metros de eslora, 7.60 metros de manga y una tripulación de 17 personas. Ambos habían partido de su puerto de asiento el 23 de octubre de 2012.
Interviene en la causa el Juzgado Federal de Comodoro Rivadavia a cargo de Eva Parcio de Seleme.
.

FARN presenta informe sonre la pesca Argentina

La situación pesquera en la Argentina insustentable

Fecha de Publicación
: 19/12/2012
Fuente: FARN
Provincia/Región: Nacional


En el día de ayer se realizó la charla Crisis económica y social del sector pesquero: ¿tiene futuro la pesca en la Argentina? realizada por la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) y Fundación Vida Silvestre Argentina y  en la Universidad Tecnológica Nacional de Mar del Plata, ante más de 30 referentes del sector. Allí se presentó la visión de distintos sectores sobre la situación actual y los desafíos que enfrenta la sociedad y el sector pesquero para mantener ecosistemas sanos y productivos que sostengan una actividad que logre un balance en las cuatro dimensiones de la sustentabilidad: la ambiental, social, política y económica. 
El evento estuvo coordinado por Guillermo Cañete, Coordinador del Programa Marino de Vida Silvestre, y expusieron Ana Di Pangracio, Coordinadora de Conservación de FARN, el Capitán Luis Martini, José Michelsen, representante del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) y Oscar Fortunato, Presidente del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA)
En primer lugar Guillermo Cañete de Vida Silvestre remarcó que "si existe la posibilidad de explotar el recurso hay que hacerlo, pero no de cualquier manera sino de forma responsable, por  eso es fundamental generar un  nuevo modelo pesquero sustentable. También es necesario una mejora en la investigación pesquera para poder responder en forma eficiente a las nuevas demandas que impone el manejo basado en el ecosistema y la incidencia del  cambio climático”.
Ana Di Pangracio, Coordinadora de Conservación de FARN, presentó los principales resultados del informe elaborado por FARN junto a Vida Silvestre y la Defensoría del Pueblo de la Nación, detallando en los aspectos legales e institucionales de la pesca en la Argentina y haciendo especial foco en el caso de la merluza común. Di Pangracio remarcó que existen "serias falencias en materia de acceso a la información y participación ciudadana en los procesos de toma de decisiones en asuntos pesqueros y deficiencias institucionales en el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) con las campañas de relevamiento, sistema de revisión de pares y falta de puesta en valor de tal organismo”. También resaltó "la importancia de que se lleve adelante un entrecruzamiento de la legislación pesquera con la legislación ambiental, ajustando la primera a los principios que dispone la segunda,  a fin de cambiar la acuciante realidad de la pesca en Argentina”.
Por su parte, el Capitán Luis Martini realizó una exposición que se basó en la historia y actualidad de la actividad pesquera en la Argentina, y afirmó que "la era industrial tecnológica obliga a todos los involucrados a repensar sobre la responsabilidad que se debe asumir en relación al cuidado de nuestra plataforma submarina y redefinir los planteos de desarrollo pesquero en nuestro país”. Martini también mencionó que "la sobrepesca ha destruido ecosistemas marinos completos. Un estudio de la revista Science (2009) afirma que el conjunto de las pesquerías mundiales se agotarán para el año 2048, y según otros estudios el 90% de los grandes peces (atunes) ha desaparecido en el último siglo”.
A su vez, el representante del Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU), José Michelsen, destacó la necesidad de defender los ingresos de los trabajadores frente a la inflación, asegurando la voluntad de diálogo con el sector empresario para lograr acuerdos en las negociaciones paritarias.
Por último, Oscar Fortunato, presidente del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA), focalizó en la crisis económica que atraviesa el sector, mencionando que "las economías regionales están en crisis debido al incremento de los costos internos que no se traslada en las ventas al exterior (el sector pesquero exporta el 95% de su producción), lo que termina agotando las reservas de capital de la industria y a su vez repercute en una mayor presión sindical.. El problema hoy es económico pero va a ser social y político si no hay soluciones en el corto plazo, porque además no tenemos herramientas para cambiar la situación ni se han tomado decisiones políticas importantes al respecto”.
Finalizado el espacio de preguntas y comentarios con la intervención del público, se enfatizó la necesidad de que el Estado genere una política de manejo sustentable de los recursos pesqueros argentinos, dialogando con todos los sectores involucrados, tal como se realiza en las pesquerías mejor manejadas a nivel internacional.
Para descargar el informe "Implicancias ecológicas, sociales y económicas de la pesca no sustentable en el Mar Argentino: El caso de la Merluza
.

Tucumán: por primera vez vedan la pesca

Por primera vez vedan la pesca en los ríos

Fecha de Publicación: 13/11/2011
Fuente: La Gaceta
Provincia/Región: Tucumán


En sintonía con la tendencia de las provincias conservacionistas, la Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos (DFFSyS) emitió una resolución histórica respecto de la veda de los peces de río en Tucumán. A través de la Resolución 202 se resolvió prohibir la pesca deportiva de todas las especies que migran para su ciclo reproductivo como el dorado, el sábalo, la boga, el bagre y la tararira a partir de mañana y hasta tanto los técnicos de Piscicultura determinen la factibilidad de dejar sin efecto la restricción. No existen antecedentes sobre el alcance de la disposición.
Se especifica que la veda incluye los diques El Frontal (del lado tucumano) y El Cadillal, y los ríos Marapa, Medina, Chico, Gastona, Seco, Los Sosa, Pueblo Viejo, Colorado, Famaillá y Lules, así como Vipos y Tapia.
El Departamento Fauna y Área Protegidas argumenta que son medidas necesarias para preservar la población de las especies y un aporte al mantenimiento y fomento de las actividades deportivas, evitando impactos negativos en los ambientes naturales. Se menciona que el desove natural de las especies vedadas -el ciclo está en proceso- se realiza por migración en los ríos que conforman la cuenca Salí-Dulce, por lo que esta medida tenderá a la protección total de las especies que se reproducen en Tucumán.
Al respecto, el titular de la DFFSyS, Daniel Manso, precisó a LA GACETA que para dar cumplimiento a las disposiciones se afectará gran parte del personal y cinco vehículos a las tareas de control en todo el territorio provincial, que contarán con el apoyo de efectivos de la Policía, entre ellos de la sección Ecológica. "Se implementa la veda total para evitar que, con la excusa de pescar las especies abundantes, se capturen dorados. Pero lo cierto es que el resto de las especies también están en su ciclo reproductivo natural y hay que preservarlas", remarcó Manso. Agregó que las transgresiones serán sancionadas de acuerdo con lo establecido en la legislación vigente, que van desde multas hasta el decomiso de las capturas y de los equipos de pesca.

Barcos paraguayos arrasando los dorados

Barcos paraguayos siguen arrasando con los dorados en aguas argentinas

Fecha de Publicación: 29/07/2011
Fuente: Territorio Digital
Provincia/Región: Corrientes



Entre puerto Arazá y la isla Palma, en Ituzaingó, varias embarcaciones con unas 10 personas, armaron los espineles ilegales a la espera de que llegue el cardumen para el desove. La Prefectura dijo desconocer el hecho
Desde la década del '90 las reuniones bilaterales entre las autoridades del departamento de Ayolas, Paraguay e Ituzaingó, Argentina, fueron sucediéndose con mucha frecuencia para intentar frenar la creciente actividad ilegal de los pescadores paraguayos.
Nada resultó, a pesar de aplicarse las medidas de control sobre las precarias embarcaciones apostadas en silencio y en la oscuridad, muy cerca de la zona del vertedero de la represa. La respuesta fueron tiros. Así, los años continuaron sin control alguno hasta que llegaron incluso a organizar una cadena perfecta de extracción, traslado y posterior empaque en decenas de camionetas que partían con rumbo desconocido desde el increíble puerto de Ayolas, convertido en un matadero a cielo abierto.
La pesca furtiva de los paraguayos se concentra sobre el Paraná a lo largo del límite entre ese país y la provincia de Corrientes. Son más de 300 kilómetros de río compartido, en donde la pesca debería controlarse por igual. Pero la depredación paraguaya es constante.
La depredación es conocida tanto por las autoridades argentinas como por la Marina del lado paraguayo. Y eso parece favorecer a quienes se mueven sigilosamente. En medio de las dos fuerzas responsables de custodiar la reserva ictícola, los pescadores paraguayos se mueven libremente. Y, aunque no lo hace, sólo Paraguay podía frenarlos porque el ilícito se cometía por entonces generalmente en las aguas que están bajo la jurisdicción paraguaya. En 1997 los dos países crearon la reserva ictícola para asegurar la reproducción de los peces y compensar los daños ocasionados por la represa Yacyretá. El acuerdo nunca se cumplió.

Contacto, barcos y espineles
El último sábado, El Territorio verificó que en aguas argentinas, a 1.000 metros aguas debajo del puerto denominado Arazá y un poco aguas arriba de la isla Palma, un grupo de barcos paraguayos (compuesto por uno amarillo de gran porte y 3 lanchas con motor fuera de borda), se ocupó todo el día de montar una malla de espineles en forma de rayos de bicicletas de unos 500 metros de largo cada uno, con anzuelos cada 10 metros aproximadamente, que cubría en varias partes el riacho profundo, que tiene en total unos 600 metros de ancho y que separa la isla Apipé de las otras islas.
La operatoria se llevaba a cabo a plena luz del día y a poca distancia de un destacamento de la Prefectura Naval Argentina, ubicado al final de la isla Apipé, en el poblado denominado Vizcaíno.
En el barco, se observó que operaban unas diez personas. Todas desempeñaban distintas tareas. Quienes se desplazaban en una lancha blanca se ocupaban de colocar y encarnar los espineles. Otra de color gris iba y venía hacia una laguna interna del islote que hacía de vértice del sistema de espineles, donde obtenían carnada viva con el uso de redes. Y una tercera lancha se encontraba anclada al lado del buque insignia del operativo de depredación.
El armado de la cancha de espineles se da en aguas jurisdiccional argentinas, en épocas que la Marina Paraguaya ejerce desde principios de este año un estricto control sobre la pesca ilegal.

Cardumen de 3 kilómetros
La ubicación de la embarcación en esa zona no es casualidad, ya que en esta época llega el cardumen de dorados a la zona para desovar.
La semana pasada Gendarmería Nacional detuvo en Paso de la Patria a una camioneta que llevaba 13 dorados y al investigar de donde habían salido, el pescador indicó que había un cardumen llegando a la zona. Cruzando información con equipos de rastreo satelital (GPS) se detectó que el cardumen tenía 3 kilómetros de extensión, por lo que se dio aviso a Prefectura de Corrientes y se lo custodió hasta aguas abajo de Ituzaingó con lanchas. Pero el operativo no se pudo mantener, debido a la conflictividad de las aguas paraguayas y argentinas, que dejan zonas liberadas para que los pescadores causen un daño irreparable a la fauna ícticola.

Prefectura y la fotografía
El jefe de Operaciones, subprefecto Julio Santana, a cargo de la Prefectura Ituzaingó, dijo ayer a El Territorio que desconoce la situación ocurrida el pasado sábado en la zona de Puerto Arazá, y en ese sentido expresó que “habría que ver en qué lugar se tomó la fotografía, nosotros sólo tenemos jurisdicción en aguas argentinas, en la zona de canales, las aguas son paraguayas y no pertenecen a nuestra jurisdicción”, explicó una vez más.
El prefecto Santana aclaró además que “toda la normativa vigente en zona de Puerto Arazá la maneja Flora y Fauna, nosotros, por delegación, ejercemos eventualmente cuando hacemos control de embarcación esporádicamente, pero todo en función de Flora y Fauna”.
“Si pescaban con espineles es totalmente ilegal”, admitió Julio Santana y agregó a El Territorio que “si es pesca deportiva todo pescador tiene que tener su carné...”.

Colapso de los recursos pesqueros

Colapso de los recursos pesqueros

Fecha de Publicación: 11/04/2011
Fuente: Clarin
Provincia/Región: Nacional



El Estado no parece interesado en prevenir ni sancionar situaciones gravísimas de nuestra plataforma continental, como la sobreexplotación crónica y las prácticas que están devastando el calamar y las dos poblaciones de merluza común.
Desde los 90, la Auditoría General de la Nación (AGN) viene señalando el riesgo de colapso de los principales recursos pesqueros , debido a una crónica sobreexplotación y a prácticas que están devastando algunas especies de la rica plataforma continental argentina, como es el caso del calamar y en particular de las dos poblaciones de merluza común que habitan nuestros mares.
Por ejemplo, la población de merluza que se encuentra frente a las costas bonaerenses y uruguayas (“stock norte”) ha descendido hasta un nivel denominado “sobrepesca de reclutamiento”. Ello significa que está en peligro su capacidad de reproducción y la recuperación de valores de equilibrio poblacional .
En 2009, el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) recomendó una captura máxima de 48 mil toneladas; sólo la Argentina desembarcó más de 57 mil –a las cuales deben agregarse 16 mil desembarcadas en Uruguay–. La recomendación fue superada en un 52%.
En el caso de la merluza que habita las aguas patagónicas hasta Puerto Deseado (“stock sur”), la recomendación del INIDEP fue de 170.000 toneladas; se desembarcaron alrededor de 230.000, por lo que el límite biológico se superó en un 35%.
Estos asombrosos registros reafirman la tendencia crítica entre la captura y la biomasa reproductiva , que están desde hace una década por debajo del umbral de sustentabilidad.
El reciente informe de la AGN (Resolución 09/11) comprobó que el límite de capturas establecido por el Consejo Federal Pesquero fue, generalmente, mayor que el recomendado por el INIDEP. El estado de sobrepesca y la pesca no declarada –calculada en, al menos, un 10%– agravan la situación.
La depredación es alarmante y ello obedece, principalmente, a que no se usan los instrumentos que eviten la captura de “juveniles”; esto afecta la futura reproducción y tiene consecuencias ambientales negativas porque las especies que se devuelven al mar sin vida no sirven de alimento a otros peces y contribuyen a desequilibrar el ecosistema, por ejemplo, incrementando las poblaciones de especies carroñeras a expensas de las cazadoras, o reduciendo los niveles de oxígeno en el fondo del mar.
El último informe de la AGN puntualiza como un grave caso de depredación que, por descartes provenientes de la pesca de langostino, en 2007 se capturaron, “incidentalmente”, 32 mil toneladas de merluza juvenil ; esto es, se arrojaron al mar 160 millones de ejemplares muertos antes de que alcanzaran la edad reproductiva.
La situación descripta se vio facilitada y agravada por la ineficacia de los controles y falencias en la aplicación de sanciones . La AGN detectó, en el período auditado (2006 y 2009), que se habían previsto multas a las empresas infractoras por 90 millones de pesos, de los cuales sólo se cobraron alrededor de 13 millones. Además, el tiempo que transcurre entre la infracción y su notificación a las empresas supera, en promedio, los tres años. Con respecto a los inspectores, los informes señalan, entre otras cuestiones, que las cifras de sus planillas en puerto suelen presentar distorsiones sobre los volúmenes realmente capturados.
Resulta grave que los distintos informes registren el mismo tipo de deficiencias y anomalías sin que el Estado recoja las observaciones de la AGN . También se devalúa la tarea del INIDEP y la de ONG como el Centro de Desarrollo y Pesca Sustentable (CeDePesca); éste brindó a la AGN consultores de alta capacitación para realizar tareas de campo, evaluar complejos aspectos técnicos y fortalecer la solvencia de los informes –confeccionados con información suministrada por los auditados–.
La desregulación de la década de los 90 implicó una desmedida expansión de la actividad pesquera impulsada por un fuerte interés internacional en nuestra riqueza ictícola. En este contexto, l os acuerdos de pesca con otros países precipitaron la sobreexplotación . La posibilidad de operar en un esquema poco regulado, sin costos ambientales y con un marco jurídico institucional permisivo generó grandes beneficios de corto plazo.
Es primordial tomar conciencia de la dimensión del riesgo y de su inminencia ; y que el Estado nacional, las provincias y el sector pesquero asuman un compromiso categórico para evitar lo que hasta hoy se presenta como irreversible.

Pesca y contaminación aniquilan especies

La pesca furtiva y la contaminación aniquilan las especies del embalse

Fecha de Publicación: 21/07/2010
Fuente: El Liberal
Provincia/Región: Santiago del Estero


Así afirman los guías de pesca y conocedores de cada lugar del lago. La principal zona afectada es Toro Mocho, donde numerosos sábalos, bogas y bagres flotaban sin vida.
Una masiva presencia de peces muertos en distintos sectores del embalse Río Hondo están generando la preocupación en los guías de pesca, quienes a diario, recorren el principal lago del territorio santiagueño.
Por estos días, una de las actividades que atrae a cientos de turistas todo el año por su contacto con la naturaleza se ve notablemente perjudicada al encontrar un escenario de muerte y desolación en el espejo de agua de casi 33.000 hectáreas.
La pesca deportiva sufre un impacto negativo a causa de los constantes desechos químicos e industriales que eliminan las empresas tucumanas y la industria minera a cielo abierto.
Recientemente, uno de los reconocidos guías de pesca de esta ciudad, fue testigo de la depredación de peces en el embalse, mientras se hallaba en plena actividad pesquera, junto con un turista tucumano, ansioso de extraer un Dorado.
Se trata de Carlos Álvarez, experimentado guía de pesca y conocedor del extenso embalse Río Hondo.
En los meses en que se habilita la pesca, el teléfono de Álvarez suena insistentemente desde la provincia de Córdoba, Tucumán, Buenos Aires y, hasta del exterior, solicitando una salida al embalse Río Hondo con el afán de captar un Dorado.
Existen sectores del lago que son reconocidos por “el buen pique de Dorados”. Algunos de ellos están identificados como Plaza de la Villa sumergida, Centro del Lago (zona más profunda del lago), desembocadura del Salí y el Gastona y el Toro Mocho.
Precisamente, en el Toro Mocho, cientos de pescados, entre ellos, sábalos, bogas, tararitas y bagres flotaban sin vida en la superficie del agua.
“No lo podíamos creer, era terrible la mortandad de peces. Lo curioso fue que en este sector, el agua estaba clara, pero tenía un fuerte olor a cloaca, era insoportable. Me incliné de la lancha y tomé contacto con el agua, las manos me quedaron como si hubiese estado en contacto con aceite o nafta”, graficó Álvarez.
Agregó: “Estoy seguro de que están arrojando componentes y lo preocupante es no saber qué tipo de componentes químicos ocasiona la mortandad de peces y contamina el agua que se utiliza para riego en la producción de la provincia. El pescador se desespera por tomar un contacto con la naturaleza y cuando ve esto, todas sus expectativas se van por el piso”.
El guía contó que eran cientos de peces de todos los tamaños, aunque no se logró ver a ningún Dorado.
Sin embargo, considera que esta mancha química destruyó el desobe del bagre.
“En la desembocadura del Salí, había bagres más grandes todavía. Lo preocupante es que si en julio tenemos esta mortandad, no quiero imaginarse lo que será cuando sea el pico más alto de la producción en Tucumán, cerca de septiembre”, resaltó.
“El turista mira nuestras páginas de pesca deportiva en internet y viene a buscar el Dorado. Todos sabemos que es una de las especies solicitadas por el pescador deportivo. El problema es que la contaminación afectará nuestra fuente de trabajo y de ingresos a esta ciudad turística. El Dorado le huye a la contaminación y en los sectores conocidos por el buen pique nos encontramos con peces muertos, algo está ocurriendo”, concluyó Álvarez.

En dos años no habrá más pesca de merluza

Advirtieron que en dos años no habrá más pesca de merluza

Fecha de Publicación: 04/06/2010
Fuente: Telam
Provincia/Región: Nacional


La Fundación Vida Silvestre Argentina aseguró que la sobreexplotación de la merluza disminuyó el 80 por ciento de su población en apenas dos décadas. Decenas de empresas y más de 20 mil personas dependen de este recurso para su subsistencia.
En tan sólo 20 años, se agotó más del 80% de la población de la merluza común, afectando toda la estructura del recurso y la estabilidad de decenas de empresas que sostienen más de 20 mil puestos de trabajo (directos y en blanco) a lo largo de más 40 comunidades costeras de nuestro país, informó la Fundación Vida Silvestre Argentina en un encuentro organizado con motivo del Día Mundial del Ambiente, que se celebra mañana.
“Argentina necesita conciliar sus necesidades de desarrollo con un uso sustentable de los recursos y ambientes naturales. Por eso, necesitamos promover actividades productivas que articulen las dimensiones económica, social y política con la variable ambiental.Lamentablemente, esto no está sucediendo en nuestro mar”, explicó Diego Moreno, director general de esa organización ambientalista.
Las dos amenazas principales de la merluza son la sobrepesca y la captura de peces juveniles (pescar ejemplares antes de su primera reproducción).
A principios de 2010, lejos de resolver ambos problemas, el Consejo Federal Pesquero (CFP) autorizó capturas de merluza 30 por ciento superiores a la cantidad recomendada para recuperar el recurso y prorrogó, por tercera vez, la suspensión del dispositivo de selectividad usado en las redes de pesca para liberar a los ejemplares pequeños.
Luego de casi 500 días sin protección de juveniles, el CFP recientemente anunció que volverá la obligatoriedad del uso de estos dispositivos. Sin embargo, Vida Silvestre considera que la medida será ineficaz.
Para argumentar su crítica, Vida Silvestre consideró que no hay intenciones de reducir la captura de merluza permitida para este año, ignorando los riesgos asociados a la sobrepesca, en relación al estado del recurso.
“Se estableció el uso obligatorio de alguno de los cuatro dispositivos de selectividad permitidos, a partir del 10 de junio. Dos de ellos (Dejupa y Flexigrid), son los recomendados por el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP). Los otros dos (T90 y mallas cuadradas) ya fueron evaluados por el INIDEP, en un caso, con resultados negativos”, se aseguró en un comunicado.
“Las empresas cuestionan el uso de los dispositivos de selectividad por diversas razones, sin admitir lo que todo el sector conoce: si pescan menos juveniles se quedan sin negocio”, agregaron.
Para Vida Silvestre, “el uso obligatorio de los dispositivos de selectividad es solo una medida preliminar que se extenderá hasta el 15 de octubre, fecha en la que normalmente la flota ya pescó alrededor del 80 por ciento de las capturas permitidas”.
“Los anuncios realizados no están acompañados de hechos concretos y señales claras de cambios efectivos en los sistemas de control, que permitieron un 40 por ciento de sub-declaración y descartes (tirar pescado por la borda) hasta diciembre de 2009”, concluyeron.
“El 15 de octubre será otra instancia donde se pondrán en juego intereses sectoriales y presiones tendientes a continuar con este modelo de pesca irracional y no sustentable que, tarde o temprano, va a derivar en el colapso de la pesquería. Si eso ocurre, empresas cerradas y miles de trabajadores desempleados serán el argumento para pedirle a la sociedad un nuevo esfuerzo a través de subsidios. Esto podría evitarse si se toman decisiones contundentes, ya”, sostuvo Guillermo Cañete, Coordinador del Programa Marino de Vida Silvestre.
“No tenemos evidencias de que se quiera desarrollar un modelo pesquero sustentable en el largo plazo, ni se han implementado medidas efectivas que eviten un colapso pesquero en el corto plazo. Si continúa la pesca indiscriminada de merluza juvenil y las condiciones ambientales no favorecen su reproducción, la pesquería de merluza podría colapsar en dos años”, sostuvo Cañete.

Nuevo ordenamiento de la pesca argentina

Este 1 de enero comienza otro tiempo para la pesca industrial

Fecha de Publicación: 30/12/2009
Fuente: La Capital
Provincia/Región: Nacional


Desde el primer día de 2010 rige el nuevo ordenamiento de la pesca argentina con el sistema de cuotificación. Al mismo tiempo comienza a tener vigencia la exigencia de trazabilidad de Europa para todos los pescados que ingresen a sus mercados.
Para la pesca industrial en el mundo, y en especial en la Argentina, este 1 de enero señala un gran cambio: es la fecha en la que comenzará a regir el sistema de cuotas como también el requisito de trazabilidad para continuar en el mercado de la Unión Europea o para ingresar en él; dos condiciones a las que deberán adaptarse, sí o sí, las empresas del sector.
El ingeniero Ernesto Godelman, de Cedepesca -ONG comprometida con la pesca sustentable-, es optimista porque cree que el sistema pesquero argentino podría responder satisfactoriamente a esos desafíos.
Cedepesca, desde hace cuatro años llamada Centro de Desarrollo y Pesca Sustentable, nació poco más de una década atrás para denunciar la dramática escasez de los recursos ictícolas como consecuencia de la excesiva explotación, y actualmente tiene proyección internacional, con filiales en distintos países de América Latina.
Desde que surgió, la organización habría de acompañar todos los procesos traumáticos de la actividad, especialmente aquel derivado del acuerdo con la Unión Europea, que determinó una incidencia de la flota de barcos congeladores sobre la extracción de la merluza en el Mar Argentino superior al 60 por ciento. Luego vendría aquel histórico "barcazo" de 1999, que por primera vez obligó a los congeladores a actuar al sur del paralelo 48, mediante la aplicación del decreto 189/99 que sigue vigente hoy.

Un cambio para mejor
Consultado sobre la situación actual de la actividad pesquera, comparándola con aquel tiempo de conflictividad, Godelman reconoce un cambio para mejor a lo largo de estos últimos diez años, si bien su observación sobre la actualidad del ordenamiento pesquero en la Argentina es sumamente crítico (ver columna de su autoría).
"Ahora dijo el especialista en diálogo con este diario? la cuota para los congeladores no supera el 20 o 22 por ciento tratándose de la merluza. Se da una cierta ecuación de equilibrio. Unos diez barcos congeladores se transformaron en fresqueros, y esto ha sido bueno para lo social porque dio más trabajo en tierra. La deuda que se mantiene se refiere a que la capacidad de pesca es la misma o superior a la del 1997, resultado de que hay barcos modernizados, o estirados, que mejoraron los motores. La flota de Rawson es un ejemplo: era de madera y ahora es de acero.
En términos de nacionalización o extranjerización de la flota pesquera en el Mar Argentino, ¿cuál es la realidad, actualmente?
En merluza y variado costero hoy predomina la flota argentina, que es la que opera en Mar del Plata. En langostino el predominio es de los españoles; en merluza de cola, Japón; en merluza negra, Noruega; y en calamar, los asiáticos, Corea, Taiwán.
¿Hay un tiempo nuevo en la pesca mundial? Lo pregunto pensando en este requisito europeo de la trazabilidad (conocer el origen y recorrido de cada producto que ingresa al mercado).
Sí, existen nuevas políticas. Por ellas se impone la condición ahora de hacer una evaluación del impacto económico y social. La UE ha establecido un combate a al pesca ilegal, no declarada y no regulada. Y esto obliga a quienes le venden pescado a poner en orden sus circuitos de trazabilidad.
¿Y Argentina, entonces, cómo puede responder a esta exigencia?
El sector pesquero argentino está en condiciones de atender estos requerimientos, que además nos ayudan a resolver nuestra transparencia interna. La verdad de Argentina es contraria a algunos supuestos negativos. En un reciente encuentro cumbre sobre pesca sostenible que tuvo lugar en Vigo se destacó que la Argentina se encuentra entre los ochos países que mejor cumplen con las nuevas condiciones.

La cuotificación
¿Cuál es la opinión que asume Cedepesca frente a la cuotificación?
En principio se ve como muy positivo que haya una diferenciación entre el stock del sur y el del norte, antes había una cuota única. Se mantiene además la relación entre la flota pesquera y la congeladora y esto más la asignación de las cuotas sociales creemos que le da más estabilidad al sistema. Y las empresas ganan previsibilidad al darles cuotas de aquí a 15 años. Pero la estabilidad sería ilusoria si no se ajusta el manejo del recurso. Por esto, las empresas que están en una mejor posición deberían comprometerse aún más en que todo se ordene, que se consoliden los controles y que se termine con los casos de subdeclaraciones y negociados subalternos.
Por último, ¿cómo describe la proyección internacional de la ONG?
Cedepesca coordina a nivel latinoamericano un foro de información sobre la pesca internacional, vinculándose con una red océanos-mundial, a la que se integran instituciones educativas, acuarios y otras asociaciones civiles y divulgativas. Además, desde hace dos años Cedepesca está asociada a una de las más grandes ONG del mundo, la Sutainable Fisheries Parnership (Alianza para Pesquerías Sostenibles), que tiene su sede central en Indonesia.
¿Qué suponen las Ecocertificaciones Pesqueras, a las que han aludido recientes gacetillas del centro?
Puede decirse que son otro fenómeno de los últimos diez años en el escenario pesquero mundial. Son como las ISO para la pesca. Se trata de una expresiones más notables del movimiento "seafood sostenible". Una de estas ecoetiquetas en pesca comprenden más de 30 indicadores, aquellos que se deben tener para alcanzar esa certificación.
Hoy en día el 40 por ciento del salmón se comercializa avalado por estas certificaciones, en pescados blancos el porcentual es del 30 por ciento, un 18 $% en langosta. Y en términos globales, un 9 por ciento de todo lo que es pesca para consumo humano está bajo certificación. Argentina ya cuenta con pesquería certificada en vieira, una de las únicas dos pesquerías certificadas en América Latina, la otra es la de la langosta en México. Ahora desde Argentina se intenta certificar la merluza de cola y el subsecretario de Pesca, Yauhar, ya declaró varias veces que hay interés en avanzar en este proceso con la merluza.

Industria de la pesca se prepara para certificar

La industria de la pesca se prepara para certificar sus capturas

Fecha de Publicación: 02/12/2009
Fuente: Diario El Chubut
Provincia/Región: Nacional


Es por las nuevas exigencias de la Unión Europea para luchar contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada. Sólo los productos certificados podrán ingresar a los países de la región.
Desde el próximo 1º de enero los productos pesqueros que ingresen la Unión Europea (UE) deberán estar acompañados por un certificado que avale su origen legal.
Esto implica garantizar que la mercadería fue obtenida en sintonía con el sistema comunitario contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, plasmado en el Reglamento 1005/08 de la UE.
El texto menciona, entre otras condiciones, que el pescado o marisco haya sido obtenido mediante embarcaciones con permiso vigente, fuera de zonas vedadas, con artes de pesca autorizadas, dentro de la cuota oportunamente asignada, etcétera.
La certificación será emitida en nuestro país por la Subsecretaría de Pesca de la Nación, cuyas autoridades explicaron ayer durante un seminario realizado en la Universidad Fasta el nuevo proceso de control que se pone en marcha.
Frente a un numeroso auditorio, el director nacional de Coordinación Pesquera, Marcelo Santos, el director nacional de Planificación Pesquera, Ramiro Sánchez, el asesor técnico, Juan José Buono, y el representante de la Dirección de Economía Pesquera, Rodolfo Corbaz, fueron los encargados de disertar.
“Vemos que las condiciones de ingreso son cada vez más estrictas. De todas maneras, el Reglamento (1005/08) encuentra a la Argentina en una muy buena posición a partir de los planes de acción que venimos llevando adelante”, analizó Santos.
Particularmente la Argentina, como Estado cooperante, presentó ante los europeos su propio modelo de certificado, detallando el respaldo normativo y las autoridades responsables que lo sustentan.
“No se puede certificar lo que se desconoce. Tenemos que certificar el cien por ciento de las capturas, sino no tendría sentido. Por eso le estamos pidiendo colaboración también a las provincias”, agregó el funcionario.
Se estima que será necesario certificar unas 40 mil operaciones por año, de las cuales más del cuarenta por ciento tienen como destino la Comunidad Europea. En este sentido, las autoridades aclararon que la intención es ir certificando todos los embarques más allá del país al cual van a ser exportados.
La parte técnica para llegar a la certificación fue desglosada por Buono: “Si bien faltan ajustar detalles de seguridad, las aplicaciones web (alimentadas por la carga de formularios vía Internet) están finalizadas”. El esquema cuenta con tres fases básicas:
- Barco: El capitán deberá emitir partes de pesca electrónicos (lance por lance/final) o informe mediante radio.
- Descarga: El inspector “sube” al sistema las actas de descarga.
- Subsecretaría de Pesca: Cruza los datos con otros referidos a permisos, monitoreo, cuota asignada y demás.
- A partir de allí se emite la comprobación de captura legal, un proceso que demora unas 48 horas. A las 24 horas siguientes el interesado obtendría el certificado para enviar al importador.
“El certificado de captura legal lo tiene que tener el importador unos tres o cuatro días laborables antes de retirar la mercadería (…) El proceso, en general, implica un grado de aprendizaje muy grande, por eso vamos a instrumentar mesas de ayuda y soporte técnico”, cerró Sánchez.

Reglamentación de la Ley de Pesca

El Gobierno promulga la reglamentación de la Ley de Pesca

Fecha de Publicación: 18/11/2009
Fuente: Ambito Financiero
Provincia/Región: Nacional



La presidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezó el acto en que se anunció la reglamentación de la Ley Federal de Pesca, lograda a partir del consenso alcanzado por empresas, trabajadores, provincias y la Nación.
La norma, sancionada por el Congreso en diciembre de 1997 y promulgada parcialmente por el Poder Ejecutivo en enero de 1998, estipula el ejercicio de la pesca marítima, la protección efectiva de los intereses nacionales relacionados con el sector y la promoción de la sustentabilidad de la actividad, fomentando la conservación a largo plazo de los recursos, entre otros aspectos.
"Es muy importante lo que hemos logrado y creo que también sirve para explicar la forma de desarrollar política cuando todos los sectores involucrados penen voluntad y dejan de politizar los problemas para abordarlo a partir de su perspectiva económica, laboral y social", dijo Cristina en Casa de Gobierno.
La reglamentación de la ley, norma considerada esencial fundamentalmente en lo que respecta a la especie merluza hubsi, determina que los permisos de pesca para los buques se extenderán por espacio de quince años y se fija un plazo de dos años para que las empresas y los trabajadores formalicen el convenio colectivo de trabajo.
El Estado, por su parte, será quién fije el sistema de cuotas individuales de captura -fijado inicialmente en base a los datos en torno a lo que cada buque pescó entre 1996 y 1998- y que tendrá en cuenta la situación de la especie, de manera de garantizar su preservación.
Del acto, realizado en el Salón de la Mujeres de Casa de Gobierno, tomaron parte el ministro del Interior, Florencio Randazzo; de Agricultura y Pesca, Julián Domínguez; de Trabajo, Carlos Tomada, y los gobernadores de Buenos Aires, Daniel Scioli; y de Río Negro, Miguel Saiz.
También estuvieron presentes el subsecretario de Pesca, Norberto Yahuar; y el titular del bloque de senadores del Frente para la Victoria, Miguel Pichetto, entre otros.
La Presidenta sostuvo que la ley permitió acceder "a un criterio que contempla la previsión económica que tienen que tener las empresas, la seguridad jurídica que tienen que tener las empresas, pero al mismo tiempo sostener el recurso, en esta caso pesquero, que hace 5 años solamente teníamos la posibilidad de captura en 90 mil toneladas (de merluza) y hoy estamos en 270 mil a partir de la política de control del cuidado del recurso".

La sobrepesca del sábalo

La pesca intensiva del sábalo ya está afectando a otras especies

Fecha de Publicación: 28/09/2009
Fuente: Clarín
Provincia/Región: Santa Fe



Los ejemplares son cada vez menos y más chicos. Y perjudica a dorados y surubíes.
Hubo una vez millones y millones de sábalos en el sur del río Paraná. Daban de comer a los pobladores costeros y a las familias de pescadores artesanales y comerciales, que los vendían para el mercado interno. Sus huevos y larvas eran el alimento de surubíes y dorados, motor de quienes viven de la pesca deportiva. Pero a mediados de los 90 comenzaron a instalarse factorías que llenaron el río de pescadores noveles, para exportar decenas de miles de toneladas. El final de esta fábula, la adivinaría un niño: no sólo se han reducido los sábalos, en cantidad y en tamaño, sino también los surubíes y dorados, que son cada vez más chicos. "Del sábalo sólo hablábamos los biólogos, y en congresos. A nadie le interesaba demasiado porque es un pez con gusto a barro", comenta Claudio Baigún, investigador del Conicet.
"La pesquería del Paraná siempre se caracterizó por brindar beneficios sociales, antes que económicos -señala Julieta Peteán, coordinadora del Programa de Pesca y Humedales de la Fundación Proteger, con sede en Santa Fe-. Miles de familias dependen de esto para vivir. Había un gran mercado interno que funcionaba en las principales ciudades de las costas del Paraguay y del Paraná, y también enviaba pescado a Córdoba, Tucumán, Buenos Aires".
Los primeros frigoríficos se manejaron con volúmenes relativamente bajos de exportación. Pero con el fin de la convertibilidad, las cifras se dispararon. Los dueños de las factorías (hoy son 17) comenzaron a ganar casi $1.000 por tonelada, mientras a los pescadores siguieron pagando 50 y hasta 25 centavos por pieza, de 2 a 3 kilos.
"Los pescadores se endeudaron por el bajo precio, porque el acopiador les adelantaba dinero para futuras capturas, y así fueron perdiendo sus artes de pesca y sus embarcaciones", relata Peteán. Pero como los dueños necesitaban cada vez más gente, contrataron a desocupados. "Por ejemplo, los peones rurales desterrados de sus campos por el monocultivo -precisa Luis Romero, de Baqueanos del Río, en Paraná-. Otros vendieron su maquinita, compraron una lancha y pescan para las empresas".
Así, en 2004 se llegó al récord de exportación de 35.000 toneladas de sábalo ya eviscerado y sin valor agregado. Al sumar las 12.000 toneladas para el mercado interno, y lo que sale país "por izquierda", ese año se extrajeron unas 60.000 toneladas, estima Proteger.
Empezaron a mermar los peces, y también su tamaño: en 15 años, la talla media del sábalo comercial se redujo de 46-48 centímetros a 42, destaca el biólogo Norberto Oldani. A veces es incluso menor, "lo que indica que nos estamos quedando sin reproductores", agrega. En consecuencia, también comenzaron a reducirse los surubíes, en cantidad y calidad: "La talla de primera reproducción del surubí es de 95 centímetros, y se los está capturando de 60. El fin del surubí está a la vuelta de la esquina".
Si hasta hace diez años había unas mil familias que vivían de la pesca en el Paraná inferior, ahora hay una cifra muy superior, difícil de determinar, ya que el sindicato de pescadores santafesino presiona por inflar el censo, e incorporar a más beneficiarios del subsidio que reciben durante la veda.
"Estaremos llegando a 3.000, lo que no significa que sean pescadores de tiempo completo", anticipa el secretario de Producción de Santa Fe, Ricardo Biani. Y reconoce que la mayoría no tiene el mismo comportamiento responsable de los pescadores tradicionales. En ese sentido, todos los consultados por Clarín coincidieron en que el problema de la sobrepesca es de San Javier al sur, y que hacia el norte existe una cultura de respeto por las vedas y las tallas mínimas.
En 2007, la Subsecretaría de Pesca de la Nación puso cupos a la exportación, que han ido bajando de 17.500 toneladas a las 11.000 de este año. "La evaluación biológica se hace con un equipo técnico propio, dos veces por año, y no hay un colapso del recurso. Es mentira que la talla media está bajando", dice el director de Pesca Continental, Mauricio Remes Lenicov. Y culpa a las represas, la contaminación y los pescadores deportivos por la merma del surubí.

Prohíben la exportación de surubí y dorados

Prohíben la exportación de surubí y dorados

Fecha de Publicación: 20/08/2009
Fuente: El Litoral
Provincia/Región: Nacional



Durante la reunión de la Comisión de Pesca Continental del Consejo Federal Agropecuario se dio marcha atrás con el permiso para exportar surubí y dorado. El director de Recursos Naturales de la Provincia estuvo en el cónclave y aseguró que las medidas no incidirán en Corrientes pues no se realiza pesca industrial.
La semana pasada tuvo lugar en Buenos Aires, la reunión de la Comisión de Pesca Continental del Consejo Federal Agropecuario, de la que participaron representantes de Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones. Además, estuvieron funcionarios de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, Senasa y de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.
En ese marco, el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Norberto Yauhar, manifestó la voluntad política de esta administración de profundizar, en forma consensuada con las provincias de la cuenca Parano-Platense, las medidas de ordenamiento del sector pesquero fluvial.
En este sentido, dijo que se continuarán y profundizarán los estudios de evaluación biológico-pesquera, se desarrollará la acuicultura con fin de resiembra como alternativa productiva en la medida que el productor lo requiera y se avanzará en la coordinación de los mecanismos de fiscalización central.
Por su parte, las provincias participantes ratificaron el interés de dar continuidad y profundizar en las acciones de la Comisión de Pesca Continental como un ámbito federal para el consenso de las políticas para el sector.
Como resultado de las deliberaciones sobre la información presentada por la Subsecretaría de Pesca y el Senasa, se acordó que el cupo de exportación de sábalo para este año no supere el límite inferior sugerido por los estudios de evaluación en curso. Asimismo, se recomendó reiterar la prohibición de la exportación de otras especies que figuran en el Anexo I del Decreto 931/09: sábalo, surubí, boga y tararira.
En ese sentido, cabe recordar que en julio pasado la presidente de la Nación, Cristina Fernández firmó el Decreto 931/09 donde establecía cupos de exportación de pescado. De acuerdo a lo manifestado por agrupaciones ambientalistas, esa norma autoriza una depredación que dañará el equilibrio ecológico del río.
El director de Recursos Naturales de la Provincia, Sergio Zajarevich estuvo en la reunión de la comisión representando a Corrientes. El funcionario explicó que el debate por los cupos en la giró en torno a prohibición o no de la exportación de surubí como lo solicitó el Gobierno de Santa Fe al igual que organizaciones ambientalistas de varias provincias.
“Las discusiones terminaron a favor de la prohibición y ya no podrá exportarse surubí”, precisó Zajarevich. No obstante, aclaró que la normativa “no incidirá ni en lo más mínimo sobre la actividad correntina porque no encierra emprendimientos dedicados a la pesca industrial de esas especies”.
En ese aspecto, dijo que “en Corrientes rige otro tipo de veda adecuada a la realidad provincial que protege mediante diferentes mecanismos a las especies emblemáticas y en peligro”.

Normativa
Para proveer a la preservación del recurso el Decreto 931/09 además establece que la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura evaluará periódicamente el estado de boga, la tararira y el sábado y luego recomendará la extensión de los cupos de exportación.
La norma establece que se establecerá canal rojo para la Administración Federal de Ingresos Públicos cuando se requiere el control documental y la verificación física de “la mercadería”. Términos que molestaron a organizaciones civiles que pidieron revisar la medida.

Cupos de exportación de peces de río

La Nación establecerá cupos de exportación de peces de río

Fecha de Publicación: 25/07/2009
Fuente: La Capital (Rosario)
Provincia/Región: Nacional


El gobierno nacional resolvió establecer límites a la exportación de especies como el sábalo, el surubí, la boga y la tararira. La fauna ictícola se podrá explotar hasta completar los cupos que fije la Secretaría de Agricultura, a fin de mantener la preservación del recurso.
El decreto 931 fue publicado ayer en el Boletín Oficial, y tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2010. En tanto, el organismo evaluará periódicamente el estado de los recursos involucrados y recomendará cuál deberá ser la extensión de los cupos con el fin de proveer a la preservación del estado del recurso.
El secretario del Sistema Hídrico, Forestal y Minero de la Provincia, Ricardo Biani, sostuvo que el decreto significa algo "que se reclama desde principio de año y está dentro del marco de la ley provincial de valores de captura que habíamos establecido".
El funcionario saludó la decisión de asignarle potestad a la órbita de pesca porque "pone un poco de orden en la actividad y permite planificar para todo el 2010". Del mismo modo agregó que "se deberán solucionar problemas de jurisdicción ya que hay provincias con distintas legislaciones que tienen similares características y están beneficiadas por ríos", recordó Biani, que fue duramente cuestionado el año pasado y principios de este por el Sindicato de Pescadores de Santa Fe y por miembros del Consejo Pesquero provincial.
El funcionario destacó que uno de los avances con este decreto es que ya "no se habla de especies sino que de cuestiones aduaneras lo cual implica que el que no cumpla no sólo tendrá una sanción administrativa sino que intervendrá la Justicia federal".

Estudio sobre el sistema de monitoreo de pesca

Ambiente presentó ante el Consejo Federal Pesquero un estudio sobre el sistema de monitoreo de pesca

Fecha de Publicación: 15/09/2008
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable
Provincia/Región: Nacional



El Subsecretario de Planificación y Política Ambiental de la secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, José María Musmeci, presentó ante el Consejo Federal Pesquero (CFP) un estudio sobre el sistema de monitoreo de pesca, con el objeto de definir las potencialidades del mismo –hoy en operación en la flota provincial– a fin de iniciar un proceso de aplicación a la metodología de control de la pesca que en estos momentos está en uso en la flota nacional.
El estudio fue expuesto en la reunión del CFP del pasado 3 de setiembre, encuentro del que participaron el secretario de Agricultura de la Nación, Carlos Cheppi y el subsecretario de Pesca, Gerardo Nieto.
Financiado por el denominado Proyecto “Prevención de la Contaminación y Gestión de la Diversidad Biológica Marina Patagónica”, que se desarrolló en el ámbito de la cartera ambiental de la Nación, el “Estudio y análisis del alcance actual del Sistema de Monitoreo Pesquero y Oceanográfico” (SIMPO), fue realizado en forma conjunta por el Instituto de Biología Marina y Pesquera Almirante Storni, de Río Negro, e Investigaciones Aplicadas S.E. (INVAP), una empresa pública argentina de alta tecnología dedicada a la investigación y desarrollo en áreas de alta complejidad como energía nuclear, tecnología espacial, tecnología industrial y equipamiento médico y científico.
Musmeci enfatizó la importancia de esta iniciativa y la decisión política del CFP para su plena implementación en la flota nacional. Asimismo, el Director Nacional del Proyecto, el Lic. Oscar Padin, agradeció al titular del Instituto Storni, Dr. Miguel Alcalde, por el esfuerzo realizado y por la calidad del producto.

Pesca: se necesitan normas claras

Pesca: se necesitan normas claras

Fecha de Publicación: 01/07/2008
Fuente: La Nación
Provincia/Región: Nacional



La trascendencia pública que han adquirido las conclusiones del informe de la Auditoría General de la Nación (AGN) sobre el desempeño de la Subsecretaría de Pesca invita una vez más a la reflexión sobre el estado del sector y su actividad, de importancia estratégica para nuestro país. También plantea la necesidad de ponderar su aporte al desarrollo sustentable de la Argentina en su sentido más amplio.
Si bien el informe destaca resultados promisorios en el control de la pesca ilegal en aguas nacionales, ratifica ciertas cuestiones que desde hace tiempo hemos expuesto en estas columnas. En particular, advierte sobre la "falta de transparencia" y las "falencias de control y fiscalización" de buques que pescan merluza y calamar. Como consecuencia de la sobrepesca, las reservas de ambas especies se encuentran en vías de extinción.
Las irregularidades cometidas en el otorgamiento de los permisos de pesca y la asignación de las cuotas correspondientes, así como los vicios en los procesos de inspección de las capturas, llevan a ambas especies al borde de la desaparición. Esa trágica situación pone en riesgo la supervivencia de la actividad pesquera y amenaza con estrangular en el corto y el mediano plazos la oferta al mercado consumidor.
La pesca es una actividad de carácter estratégico para nuestro país que, año tras año, reporta aproximadamente 1000 millones de dólares en exportaciones. La Argentina tiene una de las plataformas marítimas más extensas en el mundo. En un contexto de fuerte demanda internacional de alimentos, la actividad cobra una relevancia fundamental, pero es insuficientemente atendida por los responsables políticos. No puede dejar de mencionarse, asimismo, el impacto social y laboral en las localidades que viven del producto de los puertos.
Los entendimientos poco transparentes entre autoridades sectoriales y empresarios pesqueros ponen en peligro la sustentabilidad general del recurso pesquero, sobre todo de la merluza y el calamar. Eso mina la confiabilidad y la previsibilidad del sistema político y normativo argentino en su conjunto, condiciones esenciales para cualquier actividad económica o inversión productiva.
El desarrollo sustentable de cualquier país se fundamenta en normas claras y un recto funcionamiento de los mecanismos de control y de sanción de los infractores. En este sentido, una efectiva aplicación del Régimen Federal de Pesca, por largo tiempo descuidada y violada, resulta de particular urgencia.
De este modo, no sólo sería favorable para el sector la recreación de un clima previsible y confiable para la inversión de capital, sino también para la economía y el medio ambiente mientras se cuidan las especies ictícolas.
Las empresas productoras verían rentable el desarrollo de sus actividades y podrían afrontar sus costos de modo eficiente y sostenible, lo cual representaría un aporte a la productividad global de la economía y a su competitividad.
La Argentina acarrea una larga deuda con el sector pesquero. Urge su saneamiento y una apuesta por la transparencia y por la eficiencia regulatoria. Los esfuerzos en esta dirección ratificarían la intención de recrear la institucionalidad, largamente devaluada, y significarían un claro signo de compromiso con el bien común.

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs