Reserva Ribera Norte: pulmón natural de la ciudad de la furia



Los secretos de la reserva Ribera Norte, un pulmón natural a una hora del Obelisco

Fecha de Publicación
: 02/05/2019
Fuente: InfoBae
Provincia/Región: CABA


Se trata de un predio de casi 50 hectáreas en la localidad de Acassuso, al norte del Gran Buenos Aires. Con una gran diversidad de flora y fauna el lugar preserva una muestra original de lo que supo la costa del Río de la Plata. Un recorrido por sus encantos
Argentina tiene una gran cantidad de parques y reservas naturales que forman parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas. Estos lugares, que resultan vitales para la conservación del patrimonio natural del país funcionan como verdaderos pulmones de los grandes centros urbanos. Uno de ellos, muy cercano a la Ciudad de Buenos Aires, es el Parque Natural Municipal Ribera Norte ubicado en la localidad de Acassuso, en el partido de San Isidro, que cuenta con características únicas y se puede visitar.
"Este lugar lo que conserva es una muestra original de la costa del Río de la Plata, que es un ambiente que fue muy modificado por el crecimiento de las ciudades. Acá podemos ver bien cómo fue la sucesión vegetal: podemos ver un juncal, podemos ver un matorral ribereño, un sauzal, un ceibal, un pajonal y una laguna", explica a Infobae Bárbara Gasparri, directora de Ecología y Biodiversidad de San Isidro.
"Este espacio trae un montón de fauna asociada como garzas, tortugas, comadrejas, lagartos", agrega la especialista sobre la gran diversidad de animales que se pueden encontrar en la reserva, entre peces, anfibios, reptiles y mamíferos.
La reserva municipal Ribera Norte, que fue la primera de su tipo creada en la Argentina, ofrece paseos guiados a cargo de un guardaparque que acompaña a los visitantes por los estrechos caminos del parque, algunos rodeados de ceibos y rama negra, y otros delimitados por vegetación que se avista en las cercanías del río como pajonales y juncales. De esta manera, quienes conocen el lugar tienen la oportunidad de comprender cómo se desarrolla la vegetación característica de las islas del Delta y la posibilidad de ver aves que se ocultan allí del movimiento de las ciudades.
El lugar fue originalmente protegido en 1982. Primero estuvo a cargo de la fundación Vida Silvestre Argentina y luego continuó la obra la Municipalidad de San Isidro junto con la Asociación Ribera Norte.
Los expertos explican que la reserva funciona no solo como parque de conservación sino también como centro de rescate de fauna nativa, tanto de aves como de comadrejas o tortugas, entre otras especies, que son halladas por vecinos de San Isidro y, una vez tratados y recuperados, son liberados en el territorio del parque.
Entre los casos más comunes se encuentran las aves jóvenes que durante el período de aprendizaje al vuelo caen en jardines y tienen dificultades para retornar. También aparecen comadrejas dañadas o incluso crías huérfanas que el centro se encarga de criar y luego soltar en las extensiones del Parque Municipal.
Además, el espacio posee un vivero de plantas autóctonas que son luego utilizadas para la restauración de áreas protegidas o reforestación de lugares públicos, con el objetivo de repoblar la zona con flora característica.
El trabajo de restauración es de extrema importancia dada la gran modificación que se produjo en la población vegetal tanto por la incesante extensión de las ciudades, por la erosión del suelo causada por la basura y también por la superpoblación de flora exótica, como el lirio amarillo. El inconveniente de la incorporación de plantas ajenas a un biosistema nativo es que generalmente éstas se adaptan con gran facilidad al suelo y al clima generando, en ocasiones, superpoblación y el desplazamiento de la vegetación autóctona.
Por otro lado, aparece una problemática incesante respecto a la basura. Los cuidadores del parque señalan que grandes cantidades de residuos de las calles de la Ciudad de Buenos Aires son arrastrados por las lluvias hacia el Río de la Plata y con cada creciente son luego depositados en el territorio perteneciente a la Ribera. Esto daña así no solo a las especies animales sino también al suelo, cuya composición es afectada y perjudica el correcto crecimiento de las especies nativas.
La reserva realiza jornadas de voluntariado ambiental los primeros sábados de cada mes, para colaborar con la limpieza tanto de basura como del control y extracción de plantas exóticas. De esta manera se contribuye a concientizar y posibilitar un agradable encuentro para aquellos interesados en conocer de cerca el suelo nativo del Río de la Plata.
Las visitas guiadas también son una gran oportunidad para tomar un descanso de la gran ciudad y poder ver un montón de flora y fauna en su despliegue más natural.
La Reserva está ubicada en Camino de la Ribera 480, Acassuso, Partido de San Isidro. Días y horarios de visita: Horario de verano (diciembre a marzo): de 9 a 19  Horario de invierno (abril a noviembre): de 9 a 18
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs