"Nos dirigimos hacia un mundo complicado"



“Vamos hacia un mundo complicado”

Fecha de Publicación
: 24/02/2017
Fuente: Página/12
Provincia/Región: Nacional


Entre 2007 y 2014 fue director de Cambio Climático en la Secretaría de Ambiente y ahora es director de Financiamiento Internacional en el Ministerio del área. Aquí explica las políticas que se promueven desde Argentina y la posición controvertida de EE.UU.
El calentamiento global no es un fenómeno novedoso, ya que acompaña y describe la historia profunda del planeta. Sin embargo, lo que en la actualidad sí se destaca es el impacto de la actividad humana en los procesos de cambio climático, signados por la ingrata recurrencia de eventos extremos. Esto fue probado por el Panel Intergubernamental durante la Cumbre de París (2015), que contó con el aporte de científicos y referentes internacionales. No obstante, las naciones más poderosas invierten migajas en el cuidado del medioambiente porque temen la desestabilización de sus economías. De este modo, los compromisos se estampan en instrumentos y declaraciones que nunca se traducen en acciones concretas.
Sobre todo esto conversa Nazareno Castillo Marín, doctor en Ciencias Biológicas (UBA) y docente de Ecología y Microbiología Ambiental en la Universidad de Tres de Febrero. Fue director de Cambio Climático en la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable entre 2007 y 2014, y hoy se desempeña como director de Financiamiento Internacional en el Ministerio que conduce Sergio Bergman. Aquí describe las estrategias de mitigación y adaptabilidad que se intentan promover en el ámbito local e internacional, subraya la necesidad del compromiso mundial frente al cambio climático y, por último, cuenta de qué va su último material de divulgación El ambientalista científico publicado por la editorial universitaria Eduntref.

–Usted es doctor en Ciencias Biológicas. ¿Por qué se especializó en el estudio del medioambiente?
–Cuando ingresé a la universidad, en principio, estaba más orientado a la biología molecular y celular, aunque enseguida me volqué hacia el campo de las ciencias de la tierra y la ecología. Pronto comencé a interesarme por el cambio climático y, además, nunca me atrajo demasiado la idea de trabajar en un laboratorio. De modo que realicé una especialización en temas ambientales y de allí, decidí pensar en un doctorado vinculado a los fenómenos atmosféricos.

–Comenzó con el análisis del cambio climático cuando aún se trataba de una temática sin tanta relevancia en la agenda mediática y política...
–Exacto. Lo estudiaba cuando aun no existían tantas áreas de investigación abocadas a ello. Hoy es un tema de importancia central y de mucha circulación en los medios de comunicación. De esta manera, logré ocupar un cargo en gestión como director de Cambio Climático durante 7 años (2007-2014) y, hoy en día, me desempeño como director de Financiamiento Internacional en el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable. 

–Si el cambio climático es un problema global, ¿qué actividades se pueden promover y ejecutar desde Argentina?
–En relación al cambio climático se pueden desarrollar dos grandes áreas. Por un lado, las políticas de mitigación que apuntan a la realización de proyectos cuyo objetivo es reducir las emisiones o capturar el CO2 que ya fue emitido. De modo que se estimulan aquellos estudios acerca de cómo es posible generar energías renovables en lugar de combustibles fósiles, al tiempo que se busca implementar diversas estrategias de eficiencia energética y promover un manejo forestal más apropiado. Existe una fuente de financiamiento que se canaliza a través del denominado Fondo Verde del Clima, al que los gobiernos y las empresas privadas pueden acceder. Y, por otro lado, una segunda área en la que se ha trabajado menos es la que intenta resolver de qué manera los seres humanos deben adaptarse al cambio climático.

–¿Por qué han trabajado menos sobre las condiciones de adaptabilidad de los seres humanos?
–En ese ámbito es más complicado porque debemos encaminar acciones que no cuentan con financiamiento internacional y deben sostenerse con fondos domésticos. Básicamente, porque a los países desarrollados no les interesa poner plata en nuestra adaptación ya que no los beneficia en nada. Es distinto, como comentaba, en el ámbito de la mitigación porque en la medida en que los gases se mezclan en la atmósfera no importa desde dónde se emitan ya que se trata de un problema global.

–¿Y qué políticas se pueden diseñar en este sentido?
–Se puede plantear la capacitación de los productores agrícolas para que adecuen las fechas de sus cosechas y las siembras en función del clima (ordenamiento territorial en base a las precipitaciones), fomentar que los municipios cuenten con sistemas de alerta temprana ante eventos extremos, brindar seguros frente a sequías e inundaciones, planificar obras de canalización y desagüe, códigos de edificación en las ciudades. Desde aquí, el Ministerio de Ambiente tiene poca competencia en la realización de acciones concretas, ya que tiene un rol más asociado a las tareas de coordinación.

–¿A qué se refiere?
–A que las acciones concretas dependen directamente de otras carteras, como del Ministerio de Agroindustria o bien del Ministerio de Energía y Minería, según los casos.

–Usted se desempeña como director de Financiamiento Internacional y el calentamiento global es un problema que compromete las voluntades, sobre todo, de los grandes líderes mundiales. ¿Qué piensa respecto de una posición tan controvertida como la de Donald Trump?
–Pienso que su posición frente al cambio climático no es muy alentadora. Estados Unidos no aceptó el Protocolo de Kioto (ratificado desde 2005 por 187 naciones), pese a ser el principal emisor de gases de efectos invernadero. En el Acuerdo de París (2015), Obama aseguró la reducción de las emisiones aunque los compromisos son voluntarios y no legalmente vinculantes, así que será difícil que en el futuro Trump pueda cumplir. Por otro lado, el hecho controvertido es que Estados Unidos es uno de los principales financiadores de las investigaciones y los eventos científicos sobre cambio climático. Ha aportado una parte significativa del soporte de la última Convención.

–Es decir que invierte mucho dinero en medioambiente y comunicación, pese a que no le interesa demasiado instrumentar políticas para su protección...
–Sí, son grandes financiadores. Incluso, si dejaran invertir habría menos reuniones y encuentros con paneles de científicos internacionales como los que se realizan. Se preocupan por demostrar al mundo que concentran esfuerzos en el tema y observan al cambio climático como un punto estratégico, aunque temen que afecte su economía.  

–En este marco, ¿cómo imagina el futuro del cambio climático?
–Nos dirigimos hacia un mundo complicado, con proyecciones de aumento de temperatura realmente preocupantes. En el mundo no existe un compromiso real para solucionar las problemáticas ambientales, porque invertir en disminuir las emisiones, en general, lleva a aumentar los costos y resignar competitividad. De modo que los países se reúsan a este tipo de acciones. En el futuro cercano, (ya existen sobradas muestras en el presente) habrá muchos eventos extremos y habrá que acostumbrarse a convivir con ellos. 

–Por último, más allá de su rol en gestión, es docente y en 2016 publicó un libro de divulgación. ¿De qué va El científico ambientalista? 
–En el libro realizo una analogía que asocia al planeta con un restaurante, con el objetivo de ilustrar la demanda excesiva de recursos naturales y el modo en que la tasa de consumo supera a la tasa de regeneración de la naturaleza. Utilizo reglas nemotécnicas que ayudan a los lectores a recordar los temas. El trabajo recupera problemáticas ambientales de carácter global (como el ozono y la desertificación) y local (minería, residuos sólidos urbanos), y luego, en una segunda etapa, propongo estrategias tecnológicas y políticas para combatirlas. Se trata de un material de divulgación que se propone despertar el interés del público lector respecto a temas que circulan todo el tiempo y que además forman parte y condicionan su existencia.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs