Un Bosque Petrificado a punto de desaparecer



El Bosque Petrificado de Olta en riesgo de desaparecer

Fecha de Publicación
: 28/11/2015
Fuente: El Independiente de La Rioja
Provincia/Región: La Rioja


A pesar de existir legislación nacional, provincial y municipal para su protección, este lugar ha sido y sigue siendo depredado y su patrimonio saqueado. El vecino de Olta, Hugo Eduardo Duthi, llama la atención una vez más sobre este tema y su importancia a través de una nota que ha remitido a esta redacción.
“El Bosque Petrificado de Olta es un afloramiento de restos fósiles de árboles de la familia de las coníferas, muertos por un desastre natural ocurrido hace unos 275 a 300 millones de años.
Entre las probabilidades de lo que mató a estos árboles se cuentan una colosal inundación lodosa o una lluvia de cenizas volcánicas.
Enclavado en un hermoso rincón boscoso, se encuentra a unos 1.700 metros del centro de Olta, en línea recta. Entre las especies fosilizadas identificadas, se encuentra una nueva para la ciencia, que posiciona el nombre de esta histórica localidad llanista en el mundo científico: Chapmanoxylon oltaense, una conífera habitante de esta zona cuando los dinosaurios eran aún un sueño lejano en la rueda de la evolución.
Estos afloramientos fosilíferos atestiguan la antigua existencia del súper continente Pangea, y eso explica que en lugares tan distintos del mundo como Uruguay, Mongolia, Sudáfrica, Antártida o Australia se encuentren los mismos géneros y especies de árboles petrificados que en Olta y en Loma Larga.
El sílex (el mineral que reemplaza a la madera original) conforma una “piedra” llamativa, distinta a simple vista de cualquier otra. Permite observar restos de corteza, anillos de crecimiento e incluso signos de bioturbación, es decir, huellas de larvas y otros organismos.
Pero he aquí que esta maravilla geológica y paleontológica ha sufrido un constante saqueo de muestras de estos fósiles vegetales desde que se hizo conocido, a mediados de la década de 1960. Las grandes piezas fosilizadas fueron desapareciendo; algunas de ellas pueden observarse hoy en el museo de la UNLaR, enormes trozos rotulados como procedentes de este lugar.
Durante un tiempo, protegido por encontrarse dentro de una propiedad privada, el saqueo menguó. Pero al venderse este predio hace cinco o seis años, el mismo quedó desamparado.
Para peor, irresponsablemente se abrió un camino que propició la rapiña descontrolada, ya que posibilita llegar en automóvil hasta las cercanías y cargar muestras de respetable volumen en los vehículos, además de los clásicos microbasurales conformados por la mala conducta ecológica de la gente.
Así se llegó al triste panorama que hoy presenta, y con un futuro preocupante. Incluso se demarcó y se usa en su interior (y asómbrese el lector de hasta donde puede llegar la estupidez) ¡un circuito para motos y bicicletas! En todo desquicio siempre hay un colmo.
Hasta ahora de nada sirvieron ni la Ordenanza Municipal Nº 604/05, ni la Ley de Reserva Natural de Olta Nº 8.301/08, ni tampoco las leyes Provincial Nº 6.589/98 y Nacional Nº 25.743/83 (normativas todas que promulgan una estricta protección de sitios como éste) para frenar esta sangría.
El hecho cierto y concreto es que nadie parece saber qué hacer, o siquiera detenerse a pensar el rumbo a tomar en esta problemática. ¿Por qué debería preocuparnos la protección de este sitio? Porque no es un lugar cualquiera; es único, y no darle el justo valor a este tesoro natural sería un lastimoso error.
Se ha llegado, pues, a una situación límite: este lugar ya no puede soportar más saqueo sin perder su esencia y particularidad; el triunfo contra la desaparición de este valioso sitio será de la generación presente o no será de nadie, pues pronto no habrá mucho qué proteger”.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs