Chaco: Defensoría del Pueblo quiere frenar al glifosato

Defensoría del Pueblo propone un plan ambiental para reducir el uso de glifosato  

Fecha de Publicación
: 13/07/2015
Fuente: Diario Norte
Provincia/Región: Chaco


Iniciar un Plan de Gestión Ambiental para reducir el uso del glifosato es el punto central de un documento elaborado por la Defensoría del Pueblo del Chaco, bajo el formato de recomendación para el Ministerio de Planificación y Ambiente, autoridad de aplicación sobre la materia, tal como lo establece la Ley de Biocidas 7032/12.
Según recordó el organismo que conduce Gustavo Corregido, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), declaró cinco pesticidas como cancerígenos ‘posibles‘ o ‘probables‘.
La Defensoría del Pueblo del Chaco emitió un documento con recomendaciones para el Ministerio de Planificación y Ambiente, cuyo punto principal sugiere iniciar un Plan de Gestión Ambiental para reducir el uso del glifosato.
Así, el glifosato, sustancia activa de uno de los herbicidas más vendidos en el Chaco y en el país, ha sido clasificado como ‘probablemente cancerígeno para los humanos‘ junto con los insecticidas diazinón y malatión.
Por ello, el equipo técnico de la Defensoría del Pueblo del Chaco elaboró una recomendación para el Ministerio de Planificación y Ambiente, cuyo punto principal sugiere iniciar un Plan de Gestión Ambiental para reducir el uso del producto.
La Ley de Biocidas detalla en su artículo 4 que “el Poder Ejecutivo, a través del organismo de aplicación, deberá reevaluar anualmente la clasificación de los biocidas que se usan en la provincia, según la toxicidad admitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), convocando si fuera necesario a otros organismos competentes a fin de desarrollar estudios propios en la materia, contemplando los posibles daños producidos por el producto formulado comercialmente y con potestad de prohibir y/o restringir su uso en el ámbito provincial”.

Tres medidas
Ante esta realidad, el Área Técnica de Ambiente y Recursos Naturales de la Defensoría propone tres medidas para minimizar el impacto del uso del producto en cuestión, en los campos del Chaco y sus poblaciones limítrofes. La primera de ella consiste en efectivizar por Decreto Reglamentario, la revaluación del producto Glifosato con la categorización “probablemente cancerígeno”, respetando la modificación realizada por la OMS, tal como lo establece el artículo 4º de la Ley de Biocidas Nº 7032.
Posteriormente se sugiere iniciar en forma urgente un Plan de Gestión Ambiental Provincial para la reducción del uso de este producto en la provincia, puesto que existen productos sustitutos y/o complementarios que podrán utilizarse para un control de malezas más sustentable (determinar una línea de base constituida por dos indicadores: la cantidad de litros que se utilizan por año y la cantidad de litros por hectárea). Además indica que se debe planificar una reducción gradual del uso en un programa de cinco años, tomando los indicadores mencionados como parámetros de la gestión.
Finalmente se solicita intervenir enérgicamente en el cumplimiento efectivo de la confección de las Recetas Agronómicas (Expendio y Aplicación con Recetas Agronómicas Digitales Archivadas) ordenando al Consejo Profesional de Ingenieros Agrónomos que haga efectivo el sistema, so pena de incumplimiento de ley N° 7.032, con pérdida de la personería jurídica.

El producto y su uso
Sobre el herbicida glifosato hay ‘evidencia limitada‘ de que puede producir linfoma no-Hodgkin en seres humanos, y hay pruebas ‘convincentes‘ de que puede causar cáncer en animales de laboratorio. Es por ello que el Comité internacional (IARC) lo reclasificó a Categoría 2B “probablemente cancerígeno”.
Debido a que actualmente la agricultura de la provincia y del país está asentada sobre el cultivo extensivo de soja genéticamente modificada (también algodón glifosato-resistente), la prohibición o eliminación directa de este producto agrotóxico es difícil de ejecutar, tanto por el alto impacto económico que podría causar en la cadena sojera chaqueña (también algodonera), como por las normativas nacionales de Senasa que lo habilitan para el uso y comercialización en todo el país.

Gestión ambiental, la clave
El ingeniero Luis Casas, responsable del área técnica de Ambiente, especificó que la industria de la protección vegetal ha venido trabajando en la estrategia de la modificación genética vegetal como tracción al uso de productos, principalmente herbicidas, para incrementar rendimientos y aumentar ingresos comerciales.
Actualmente, en la Comisión Nacional de Biotecnología (Conabio), se encuentran en proceso de registración y habilitación para el uso y comercialización los siguientes eventos transgénicos en soja: herbicidas dicamba resistentes, glufosinato resistentes, entre otros.
“Esto demuestra que la problemática glifosato es efímera, y la historia volverá a repetirse con otros productos, lo que nos lleva a afirmar que la única herramienta que posee la sociedad para protegerse de las malas prácticas agrícolas con productos tóxicos es la Gestión Ambiental, involucrando con responsabilidad social todos los actores: productores, profesionales, comercios, autoridad de aplicación, consumidores y pueblo en general”, concluyó Casas.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs