El Río de la Plata sigue los pasos del Riachuelo

El Río de la Plata sigue los pasos del Riachuelo

Fecha de Publicación: 19/11/2009
Fuente: Ciudad1
Provincia/Región: Buenos Aires



La calidad del agua del Río de la Plata sigue empeorando y no existe ninguna política para revertir este escenario, el que en un futuro no muy lejano podría perjudicar a la sociedad en su conjunto y poner en riesgo el agua potable.
Soy porteña vivo al lado de un río, curiosamente al lado del más ancho del mundo y si me preguntan por él lo asocio a Puerto Madero, a sus edificios y a su modernismo y no a lo que verdaderamente simboliza por su esencia. Los rioplatenses no tenemos una cultura que incorpora nuestro espacio geográfico al rio como un elemento determinante de nuestro territorio.
Él está ahí, con el puerto, como esa aduana de color marrón que lo transitan barcos de todo el mundo pero que, sin embargo, lo sentimos como si fuera algo de otros, que no nos pertenece.
¿Pero siempre fue así la historia? En otras épocas el río era el paseo obligado y el orgullo de los porteños. Sin embargo, en la actualidad, el proceso acelerado y poco controlado de eliminación de residuos industriales sobre el Plata y sus afluentes, transformó a este espacio acuático en zonas pestilentes y peligrosas para la vida. ¿Qué pasa con nuestro Río de la Plata? Si Solís viviese ¿qué podría pensar? ¿Se hubiese imaginado en qué terminaría su llamado "Mar Dulce"?
Ciudad1 quiso saber qué está pasando en este momento en el Río de La Plata y qué se está haciendo para combatir la suciedad. Grande fue nuestra sorpresa cuando un vocero del Ministerio de Medio Ambiente y Espacio Público nos informó que no tenían datos sobre este tema.
Nos sugirieron entonces que nos contactemos con la Agencia de Protección Ambiental, que es un área fuera de nivel del Ministerio. Allí nos explicaron que la Ciudad no tiene jurisdicción ni potestad de definir políticas sobre el Río de la Plata las que si corresponde a la Nación. Además nos informaron que están a la espera de la promulgación de la llamada Ley de Aguas, impulsadas por los diputados Marta Varela y Eduardo Epsztein, que establecerá criterios y responsabilidades concretas sobre el uso administración y protección de tan valioso recurso para la vida humana.
Si bien esta ley es municipal y tampoco tendrá relación directa con el Río de la Plata, al aplicar políticas que proponen, entre otras cosas, el control de calidad del agua de los conductos pluviales y la prohibición de vertidos a la red pluvial o cuerpos superficiales por parte de industrias en diferentes afluentes del Plata, hará mejorar de forma inexorable la calidad del mismo.
Y además Andrés Grippo, Jefe de prensa de la Agencia de Protección Ambiental nos agrega que "la competencia dentro del margen costero es relativa, por lo tanto, con esta ley se ampliaría esa facultad." De concretarse sería un avance positivo para la Ciudad.
Curiosa contradicción de un pueblo que a sólo 400 Km, en Gualeguaychu, tiene un bastión de lucha en defensa de un río y por el otro lado la Ciudad más importante de la República no tiene ninguna política concreta de mantenimiento del río más importante del país y de la región.
Ciudad1 habló con el Dr. Daniel Cicerone, profesor asociado del Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental, Universidad Nacional de San Martin, quien nos explico que la principal contaminación del Río de la Plata proviene de efluentes domiciliarios, cloacales e industriales no tratados o deficientemente tratados.
"Los 3 principales ríos y arroyos que contribuyen a la contaminación de la llamada Franja Costera Sur del Río de la Plata (San Isidro hasta La Plata, en una franja que va desde la rivera hasta los 3000 m de distancia de la costa) son el Riachuelo, el Río Reconquista y el Arroyo Medrano."
Es importante destacar que para poder frenar este nivel de contaminación se requiere la existencia de una red cloacal y plantas depuradoras tanto a nivel domiciliario como industrial, con el agregado que para estas últimas, además, se necesita que funcionen todo el tiempo que sea necesario. Es ahí, entonces, donde debe mejorarse el control.
El Dr. Cicerone nos cuenta también que desde el 2001 vienen haciendo campañas periódicas de monitoreo de parámetros físicos, químicos y microbiológicos que les permiten evaluar la calidad del agua (aptitud de uso) del recurso. Hasta el momento se viene haciendo en la desembocadura del Riachuelo y el Medrano en el Río de la Plata y en la cuenca media del Río Reconquista.
"Nuestros resultados indican una importante disminución de la calidad del agua en la Franja Costera Sur, en especial en cuanto a su aptitud de uso para fuente de agua para consumo humano (antes de entrar a las plantas potabilizadoras de AYSA), lo que significa un mayor gasto de acondicionamiento del agua para alcanzar las características de un agua potable (según el Código Alimentario Argentino)" Afirma.
Hay que tener en cuenta que si no se revierte esta situación lo que peligra es el ecosistema que es utilizado como fuente de agua para el consumo humano. Cicerone concluye diciendo que "esto traería como consecuencia que además de aumentar el costo de tratamiento, porque en algún punto esto se convertiría en no sustentable por el dinero a invertir, sería un perjuicio para la sociedad en su conjunto ya que, finalmente, terminaría pagando las consecuencias."Porque cuanto mayor es la polución del agua, más complejo y costoso resulta el proceso de potabilización.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs