Mostrando entradas con la etiqueta biodiversidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta biodiversidad. Mostrar todas las entradas

Demandan a turistas que alzaron pingüinos



Santa Cruz demandó a turistas que alzaron pingüinos

Fecha de Publicación
: 23/01/2020
Fuente: Comercio y Justicia
Provincia/Región: Santa Cruz


El Gobierno de Santa Cruz inició acciones legales en contra de las dos turistas que se sacaron fotos sosteniendo cada una a un ejemplar de pingüino de Magallanes y luego publicaron las imágenes en sus redes sociales.
El hecho ocurrió en la Reserva Cabo Vírgenes, a unos 130 kilómetros al sudeste de Río Gallegos. En el lugar se encuentra una de las pingüineras más importantes de la costa atlántica.
El demandante resaltó que el comportamiento fue irresponsable y que al estar prohibido por la legislación local merece sanciones
El Consejo Agrario Provincial (CAP), a través de la Dirección General de Fauna, emitió un comunicado en el que señaló que la normativa protege a los animales que habitan en áreas protegidas y destacó que en el lugar hay carteles que aclaran que no se los puede tocar ni molestar.
El hecho ocurrió en la Reserva Cabo Vírgenes, a unos 130 kilómetros al sudeste de Río Gallegos. En el lugar se encuentra una de las pingüineras más importantes de la costa atlántica.
.

Elefanta Mara parte hacia una reserva en Brasil



La elefanta Mara deja Buenos Aires para ir a una reserva en Brasil

Fecha de Publicación
: 20/01/2020
Fuente:
La Voz del Interior
Provincia/Región: Buenos Aires


Elefanta 'argentina' se entrena para ser trasladada a un santuario en Brasil.
Mara escucha las órdenes "arriba, abajo, soplo'' y obedientemente alza la trompa por la que le introdujeron una solución salina, luego la baja y expulsa el líquido en una bolsa para que sea analizado. Como premio, su cuidador le entrega un trozo de fruta.
La elefanta asiática se prepara así para los estudios médicos que le realizarán durante la cuarentena previa a su traslado al Santuario de Elefantes de Brasil, situado en el estado de Mato Grosso y más acorde a sus necesidades que el pequeño predio donde reside en el antiguo zoológico de Buenos Aires, transformado en Ecoparque en 2016.
El lavaje de trompa permite obtener una muestra que se somete a un cultivo microbiológico para determinar si el animal padece alguna enfermedad infecciosa como la tuberculosis.
Durante el entrenamiento en un habitáculo rodeado de gruesos barrotes, la elefanta también presenta gentilmente las patas delanteras, las traseras y una oreja, que va asomando a través de ventanas situadas a distinta altura, a medida que sus cuidadores se lo solicitan. En esas áreas del cuerpo se le podrían realizar extracciones de sangre durante la cuarentena.
"Es algo positivo para ella que pueda estar en un lugar con más espacio y conviviendo con otros elefantes asiáticos... Uno va a extrañar la presencia del animal, pero hay que salir de esa zona de egoísmo y pensar que va a estar en un lugar mejor'', dijo a The Associated Press Natalia Demergassi, coordinadora del sector de veterinaria del Ecoparque.
La elefanta de más de cuatro toneladas se turna con Pupi y Kuki, dos ejemplares africanos, en el uso de las instalaciones del espacio restringido donde residen, ya que no pueden convivir en el mismo lugar por pertenecer a especies distintas. Así, durante las horas que una de ellas está en un área abierta, las otras dos ocupan un recinto cubierto.
Pero la solitaria vida de Mara en el Ecoparque, rodeado de altos edificios y sumergido en el ruido del tráfico de la ciudad, cambiará radicalmente cuando sea trasladada durante el primer cuatrimestre del año al Santuario de Elefantes, el primero creado en América Latina y conducido por las organizaciones Global Sanctuary for Elephants (Santuario Global para Elefantes) y Elephant Voices (Voces de Elefantes).
Los principales permisos para su relocalización ya fueron aprobados por las autoridades de Brasil y Argentina.
En ese lugar boscoso creado para rescatar paquidermos cautivos o en riesgo y que busca la conservación del medio ambiente le esperan más de 1.000 hectáreas cubiertas de pasturas y riachuelos donde podrá interactuar con otros ejemplares de su especie, el entorno ideal para aprender a vivir como una verdadera elefanta.
Nacida en cautiverio en la India -se cree que antes de 1970- Mara fue comercializada y mantenida en cautiverio en Alemania y luego pasó a integrar un circo en Uruguay. Posteriormente fue utilizada por dos circos en Argentina, hasta la quiebra del último cuando ingresó en carácter de depósito judicial al zoológico de Buenos Aires en 1995.
Del maltrato circense le quedaron huellas, como la deformación articular de su pata delantera derecha que estuvo encadenada, lo que hace que distribuya su peso de forma anormal.
"No significa que en Brasil va a ser totalmente independiente porque los animales que tienen cuidados humanos siempre tienen algún nivel de dependencia, pero va a realizar más elecciones y eso es importante'', explicó Federico Iglesias, titular del Ecoparque. Este lugar, que apunta a sumarse a la tendencia mundial de reemplazar los obsoletos zoológicos por áreas para la preservación de la biodiversidad, ha derivado a más de 800 animales a entornos más idóneos.
Mara también será entrenada para adaptarse a la caja metálica en la que viajará más de 2.500 kilómetros durante tres a cuatro días.
El traslado a Brasil implica "asumir ciertos riesgos y compromisos'', dijo Iglesias, en referencia al largo viaje por carretera luego de que se descartara la posibilidad de someter al animal a un viaje en avión y a las operaciones de despegue y aterrizaje. "Pero creemos que el beneficio de ese riesgo vale la pena porque su calidad de vida va a ser infinitamente superior a la que le podemos dar acá'', añadió.
La travesía hasta Chapada dos Guimarães -la ciudad cercana al santuario- se dividirá en distintas paradas, tantas como necesite Mara, que irá acompañada de personal del parque brasileño y de alguno de sus cuidadores argentinos.
La caja ya ha sido instalada en el predio que habita para que se acostumbre a su presencia. Con los días será abierta para que pueda habituarse a permanecer adentro.
"Trabajamos para que los animales vayan despiertos y tranquilos en la caja, que ellos se habitúen, coman, se puedan acostar... para que jueguen y sientan que no están encerrados'', dijo a AP Marcos Flores, uno de los cuidadores de la paquiderma.
Dentro del habitáculo habrá una especie de arnés que sostendrá a Mara para que pueda descansar.
El naturalista y museólogo Claudio Bertonatti, asesor científico de la FundaciónádeáHistoria NaturaláFélix deáAzara, consideró que "está muy bien derivar un animal como la elefanta Mara que no tiene sentido hoy en Argentina. No tiene pareja, no hay un plan reproductivo ni de educación ambiental''.
La relocalización de la orangutana Sandra en 2019 en el santuario Center for Great Apes de Estados Unidos también conllevó un entrenamiento previo para que pudiera viajar en una caja metálica tanto en avión como por tierra.
El Ecoparque también planea trasladar este año a los tigres blancos de Bengala a The Wild Animal Sanctuary en Colorado, Estados Unidos.
.

Nuestra fauna marina en peligro



La fauna marina argentina, en peligro: cuáles son las principales amenazas

Fecha de Publicación
: 16/01/2020
Fuente: Clarín
Provincia/Región: Nacional


Según un informe de la Fundación Mundo Marino, el año pasado asistieron a 400 animales. El impacto del plástico, la sobrepesca y el cambio climático.
El plástico, ese elemento tan presente en nuestras vidas cotidianas, nos simplifica muchas cuestiones diarias a los humanos, pero es una de las mayores amenazas para ciertos animales. Por ejemplo, para los millones de ellos que habitan nuestros mares. Así lo relevó el último informe anual de la Fundación Mundo Marino, que determinó que la contaminación​, junto con la falta de alimento, son las principales problemas que afectaron a los animales marinos durante 2019.
El último año, la fundación asistió a 401 animales. De estos, 153 pudieron ser reinsertados a su hábitat luego de atravesar un proceso de rehabilitación. El resto, fueron hallados muertos o murieron por las afecciones que los hicieron ingresar al centro de rescate, donde hoy 15 aves y reptiles marinos están aún recibiendo asistencia.
La falta de alimento fue la principal causa de asistencia para la fauna marina. Más de 140 animales presentaron desnutrición, seguidos de deshidratación e hipotermia. Según explicaron en Mundo Marino, la fuente de hidratación de los animales marinos son los alimentos sólidos que ingieren, por eso cuando les falta su comida (principalmente pescado) también se deshidratan.
“La falta de alimento puede tener varias causas, entre ellas, la sobrepesca y la emergencia climática que altera las rutas habituales de las presas. Lo que sí es claro, es que estos animales con estos cuadros son centinelas de lo que ocurre en el mar. Su cuadro fisiológico alterado nos indica que algo malo está ocurriendo mar adentro y no lo estamos pudiendo ver”, explica Sergio Rodríguez Heredia, biólogo y jefe del centro de rescate de la fundación. Durante el año pasado, estos cuadros se agravaron en los pingüinos, especialmente los de la especie magallánica: creció un 128% la cantidad de animales que necesitaron asistencia, un total de 121.
Respecto de la basura en el océano, los expertos de la fundación relevaron que 40 animales directamente debieron ser asistidos por esta causa y señalaron al plástico como el principal problema. En particular con las tortugas marinas, plantearon que "la interacción negativa" se manifiesta en estos animales "de manera explícita" porque lo ingieren al confundirlo con su alimento, medusas y fauna gelatinosa. Este dato se confirma a lo largo de los años: el 97% de las tortugas que ingresan a la fundación tienen algún tipo de plástico en su sistema digestivo.
“La ingesta de plástico en gran cantidad por parte de una tortuga marina, además de poder provocar una obstrucción intestinal, les genera un cuadro de 'chaleco salvavidas' por la cantidad de gases que comienzan a generar. Así, se les ve afectada su capacidad de inmersión y de buceo, tanto para buscar presas y alimentarse como para buscar temperaturas más aptas”, detalla Karina Álvarez, bióloga y responsable de Conservación de la institución de San Clemente. 
Las redes de pesca son otro gran riesgo. También son muy afectadas por el "enmalle", como se llama a la captura no deseada en estas redes, las tortugas marinas y el delfín franciscana. Desde la fundación explican que una de las causas con los reptiles es que se superponen la zona de alimentación estacional de tres especies de tortugas marinas con aguas costeras de la provincia de Buenos Aires aprovechadas también por flotas pesqueras, según surge de los estudios de monitoreo satelital. En el caso de los delfines, en 2019 registraron 21 muertes.
La especie se encuentra en un gran estado de vulnerabilidad porque habita aguas poco profundas cercanas a la costa, lo que lo expone a la interacción humana. Es muy vulnerable tanto al enmalle en redes de pesca como a la contaminación química y a la ingesta de basura: según un estudio liderado por el biólogo Pablo Denuncio, del grupo de Investigación sobre Biología, Ecología y Conservación de mamíferos marinos de la Universidad Nacional de Mar del Plata, el 30% de los animales de esta especie analizados en la región bonaerense había ingerido accidentalmente basura marina.
Según la edición del censo de basura costera que se realizó en 2019 y que viene organizando Mundo Marino en conjunto con otras organizaciones hace cuatro años, el 80% de los residuos registrados en 20 localidades de la costa bonaerense está constituido por plástico.
.

Córdoba: tres especies en riesgo por la crisis climática



Crisis climática: tres especies de las Sierras de Córdoba están en riesgo de desaparecer

Fecha de Publicación
: 15/01/2020
Fuente: La Voz del Interior
Provincia/Región: Córdoba


El calentamiento global provocaría una pérdida total de la reducida región en la que habitan estos anfibios. Se suma a la amenaza de una predadora exótica e invasora: la trucha. Científicos proponen acciones locales para mejorar su conservación.
La crisis climática que está provocando el ser humano ya tiene en la mira quizás a sus primeras víctimas cordobesas: un grupo de anfibios que sólo viven en las zonas altas de las Sierras.
Un estudio local prevé que para 2050 los cambios en el hábitat provocados por el calentamiento global pondrían en riesgo a estos sapos, ranas y escuerzos.
El trabajo fue realizado por investigadores del Instituto de Diversidad y Ecología Animal (Idea) del Conicet y del Centro de Zoología Aplicada de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). En las Sierras de Córdoba viven ocho anfibios endémicos, de los cuales tres perderían su hábitat dentro de 30 años si el calentamiento global continúa avanzando.
Para el análisis se tuvieron en cuenta los 156 registros científicos de los ocho anfibios endémicos de las Sierras de Córdoba. Se los georreferenció para conocer su distribución.
“Generamos modelos de distribución potencial en el presente y también en dos escenarios futuros para 2050”, explica Maximiliano Cordier, autor principal del trabajo que se publicó hace unos días en la revista científica Amphibia-Reptilia, de la Sociedad Europea de Herpetología.
“Estos escenarios suponen que en un futuro los niveles de emisión continuarían de acuerdo con los actuales. A nuestro criterio, son escenarios balanceados que intentan reflejar de forma realista lo que puede llegar a pasar sin ser muy conservador ni muy exagerado”, explica Cordier.
El biólogo aclara que no están estimando directamente la posibilidad de extinción, sino que sirven para determinar qué sitios son actualmente adecuados climáticamente y cómo cambiará eso con el calentamiento global.

Por especie
La ranita de Achala (Pleurodema sp.) registraría una pérdida total de su hábitat en los dos escenarios a 2050. Lo mismo ocurrirá para la distribución del escuercito de Achala (Odontophrynus achalensis).
En el caso del sapito de Achala (Rhinella achalensis), el estudio arroja una pérdida total de su hábitat en un escenario futuro y una reducción del 72,2 por ciento en el otro.
La rana trepadora cordobesa (Boana cordobae, video de abajo) sufriría una reducción de su hábitat de por lo menos el 61 por ciento. El sapito de colores y otro del género Melanophryniscus también registrarían una restricción del 56,3 por ciento.
El escuercito de Córdoba sería el menos afectado porque incluso podría ampliar su hábitat debido a un calentamiento global moderado como el que estiman estos dos escenarios para 2050.

Impacto trófico
Julián Lescano, biólogo del Idea que colaboró en el trabajo, detalla el impacto trófico de la potencial extinción de estas especies.
“Los anfibios adultos son grandes consumidores de insectos y de otros animales pequeños. Al mismo tiempo, forman parte de las cadenas tróficas como presas. Hay algunas serpientes endémicas de las Sierras que comen casi exclusivamente anfibios”, dice.
Además, explica que las larvas de estos anfibios son grandes consumidoras de algas y de materia orgánica en los cuerpos de agua.

Modelo sencillo
El biólogo Javier Nori, otro autor del trabajo, explica que el calentamiento global hará que las condiciones habitables para estas especies suban en el gradiente altitudinal.
“Por este motivo, las condiciones habitables se achican o desaparecen para las especies que habitan la cima de las Sierras”, asegura.
Nori entiende que, si bien el trabajo se hizo con anfibios endémicos, es esperable que la respuesta sea muy similar para otros grupos de animales que sólo viven en las Sierras.
“Esperamos achicamientos significativos de los espacios habitables para los microendemismos de altura, especialmente aquellos que alcanzan las mayores altitudes y poseen las distribuciones más restringidas”, detalla.
Pero aclara que se trata de un modelo sencillo, ya que no considera otros factores que incidirían en la adaptación de estas especies, como cuestiones fisiológicas o comportamentales.

Otras amenazas
Sin embargo, la crisis climática no es el único drama para estos anfibios. También reciben la presión por la presencia de peces exóticos, como la trucha, que se alimentan de sus larvas y por el avance de enfermedades emergentes propias de sapos, de escuerzos y de ranas.
“El impacto de las truchas es contundente y muy significativo. Hoy es la principal amenaza”, dice Lescano.
Y agrega: “Ninguna de estas amenazas actúa por separado. Eventualmente las especies pueden ser más susceptibles a un factor que a otro e incluso pueden existir efectos sinérgicos entre el cambio climático, las enfermedades y la invasión de exóticas”.
Más allá de que la crisis climática reclama una solución global, Nori detalla que existen acciones que se pueden realizar a escala local.

Algunos ejemplos de acciones locales son:
-    Proteger las cabeceras de cuencas y sitios altos donde habitan los endemismos.
 -   Controlar la invasión y evitar nuevas introducciones de peces exóticos.
-    Promover las actividades de educación ambiental para sensibilizar a la población local, a tomadores de decisiones y a turistas.
.

El gato andino reapareció en Mendoza



Sorpresa en Mendoza: reapareció el felino más amenazado del continente

Fecha de Publicación
: 14/01/2020
Fuente: La Nación
Provincia/Región: Mendoza


Tras 12 años de búsqueda, bajo un plan interinstitucional de seguimiento, reapareció en esta provincia un animal en vías de extinción, el felino más amenazado en el continente americano: el gato andino.
El sorpresivo avistaje se produjo en la Reserva Natural Villavicencio (RNV). Las tareas de vigilancia son llevadas a cabo por la Alianza Gato Andino, el sitio RAMSAR Villavicencio de la Fundación Villavicencio y la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, a través de la Dirección de Recursos Naturales, las cuales consisten en estaciones para el registro de presencia, utilizando cámaras trampa dentro del área protegida.
De acuerdo con los estudiosos de la fauna silvestre, el gato andino ( Leopardus jacobita) es un felino solitario de tamaño pequeño, un poco más grande que un gato doméstico, que habita en ambientes áridos, desde el centro de Perú hasta Mendoza y Neuquén en Argentina. Asimismo, se mueve por sitios aislados, con afloramientos rocosos donde habita su presa principal, el chinchillón ( Lagidiumviscacia).
"Esta dependencia de los roquedales, que están naturalmente aislados en el paisaje, asociada al difícil acceso y al carácter huidizo natural de los pequeños felinos, han hecho que sea una especie muy poco conocida a nivel mundial y se considera amenazada de extinción en toda su distribución. Las principales amenazas para la conservación de este elusivo felino en la región son la cacería por parte de los pobladores, ya sea por represalia o provocada por perros sin control, y el desarrollo de actividades de industrias extractivas que no incluyen a la especie en sus estudios de impacto ambiental", indicaron desde Ambiente.
Actualmente, el gato andino está considerado en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y es felino más amenazado del continente americano.
Vale recordar que en septiembre del 2008 se produjo un avistamiento dentro de la misma reserva, el cual fue luego confirmado por imágenes de cámaras trampa. Sin embargo, fue imposible conocer si correspondía a un animal residente o a un dispersante, ya que nunca se volvió a registrar su presencia en la reserva. Luego, en el 2012, la Alianza Gato Andino (AGA) publicó estudios referentes a la diversidad genética de la especie a escala global.
Por tal motivo, los resultados de los estudios colocaron a la RNV como un lugar de "importancia especial", ya que se encuentra en "zona de transición" entre la Unidad Evolutiva Significativa del norte de Argentina y la que se encuentra ubicada hacia el sur. "Esta información alienta a que los esfuerzos de conservación de estas poblaciones son considerablemente importantes para la perpetuidad de la especie", explicaron las autoridades.
De esta manera, con el fin de lograr la confirmación de la presencia de gato andino en la reserva y poder recolectar muestras para ser sometidas a análisis genéticos, comenzó un trabajo colaborativo entre todos los actores interesados. En julio del año 2019 se colocaron cámaras-trampa en diversas zonas de la reserva priorizando áreas donde hubiera mayores probabilidades de obtener registros de presencia de la especie.
"Gracias al trabajo colaborativo entre el sector privado, gubernamental y una organización internacional sin fines de lucro, se identificaron claramente dos individuos de gato andino. El reconocimiento de estos animales en el área reafirma la presencia de la especie en esta zona", indicó Humberto Mingorance, secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial de Mendoza.
Silvina Giudici, responsable de la RNV, expresó: "Este hallazgo nos trae muchas esperanzas y confirma que estamos en buen camino, y que el compromiso de conservación con el que Aguas Danone de Argentina trabaja desde hace ya 20 años nos demuestra, una vez más, la importancia de proteger nuestras riquezas naturales". En este sentido, agregó: "Esto se da en el marco de todas las acciones que realizamos desde Fundación Villavicencio para la protección y conservación de la reserva. Es así como en los últimos 10 año logramos eliminar los incendios forestales, bajar significativamente el impacto de la basura y prohibir el ingreso de cazadores furtivos y tramperos. Fue gracias al trabajo de nuestro personal en campo, a un área técnica dedicada a monitorear y lograr eficacia en el manejo del área, como así también a la educación de nuestros visitantes con cartelería en ruta, educación ambiental otorgada por nuestros guías intérpretes, y nuestro programa de Educación Ambiental".
Sobre el trabajo realizado en conjunto con la Asociación del Gato Andino (AGA) y el Ministerio de Ambiente provincial, afirmó: "La acción colaborativa e interinstitucional es para nosotros la base de nuestro trabajo, tanto con el Estado como con las universidades y el sector científico. Este es un ejemplo más de que se pueden lograr excelentes resultados trabajando en conjunto".
Por su parte, la Dirección de Recursos Naturales Renovables advierte a la población que los animales de fauna silvestre no pueden recibir el trato de las mascotas. Por tal motivo, recuerda que aquellos que se encuentren en presencia o conviviendo con la fauna silvestre se interioricen del daño que sus acciones pueden causar a estos ejemplares y el riesgo al equilibrio del Ecosistema que esto conlleva. Vale recordar que el comercio y tenencia están prohibidos por la normativa en materia de fauna silvestre: Ley Nacional 22421, de adhesión 4602 y 7308, reglamentada por el Decreto 1890/05.
.

Intentan controlar el alga Didymo en Chubut



El Ministerio de Ambiente monitorea el comportamiento del alga Didymo en la cordillera

Fecha de Publicación
: 11/01/2020
Fuente: El Chubut
Provincia/Región: Chubut


El Ministerio de Ambiente y Control del Desarrollo Sustentable del Chubut, que conduce Eduardo Arzani, continúa monitoreando el comportamiento del alga didymosphenia geminata, conocida también como “moco de roca”, en el marco del Plan Provincial de Control y Monitoreo de la especie, que se inició en 2011.
En esta oportunidad, se tomaron muestras en las cuencas de los ríos Carrenleufú y Pico,  incluyendo el Río Corcovado, Lago Vintter, Lago Engaño, Lago y Arroyo Guacho, Río Hielo, Río Pico confluencia con Río Pampa, desagüe Lago N° 1, costa del Lago N° 3, costa Lago N° 1, costa de laguna La Pava, costa Lago N° 2, Río Tecka y Arroyo Putrachoique, entre otros sitios.
La técnica responsable de la toma de muestras, Lic. Florencia Cimato, destacó que “para nosotros es importante saber y poder decir que desde el año 2015 hasta la fecha sólo se detectó la presencia del Alga como punto nuevo en el Río Nilson en diciembre de 2018”.
La profesional mencionó además que “el resto de los sitios monitoreados se mantienen en las mismas condiciones de detección del alga” agregando que “en 2017 se declaró el punto Río Corcovado en la embocadura con el Lago Vintter como zona vulnerable, declarada por la Estrategia Nacional sobre Especies Exóticas Invasoras, ya que a pesar de tener una alta presencia de pescadores deportivos, no se ha detectado la presencia de Didymo”.

Evaluación y reformulación del Plan
En relación a este tema, la subsecretaria de Gestión Ambiental, Lic. Carolina Humphreys indicó que “a casi nueve años de puesta en marcha del Plan de Control y Monitoreo, estamos planteando una evaluación de la situación actual de didymo y de las estrategias que llevamos adelante estos últimos años”.
“En su momento, el Plan que implementó Chubut fue tomado como referencia por otras provincias y actualmente, si bien se mantiene el cronograma de dos monitoreos al año con más de cien puntos de muestreo ubicados en zonas defendibles para detectar presencia o ausencia del alga, nos parece que hay que revisarlo y reformularlo en caso que sea necesario” agregó.
La funcionaria valoró que “toda la información que ha generado el Ministerio de Ambiente a través de sus técnicos y del trabajo del laboratorio en estos años es muy valiosa para conocer el comportamiento de esta especie exótica en nuestros ecosistemas, ya que si bien desde 2015 no se han encontrado nuevos espacios colonizados, se busca relacionar estos datos con otros parámetros, por ejemplo, físico químicos”.

Chubut como parte de la Estrategia Nacional
Debido a la capacidad que tiene didymo de impactar los ecosistemas acuáticos, expandiéndose a nivel mundial y dado que el principal vector de dispersión de la especie se asocia a equipos de pesca, waders, calzado, etc., Chubut, forma parte de la Estrategia Nacional sobre Especies Exóticas Invasoras (ENEEI).
A través de esta iniciativa, en los últimos años se han instalado puestos de autolimpieza con el fin de promover buenas prácticas por parte de quienes realizan actividades en ríos y lagos y con el fin de prevenir el ingreso y dispersión de esta especie exótica invasora en cuerpos de agua dulce exentos de la misma.
Una de las actividades acordadas en la estrategia regional para el control de didymo, elaborada por la Comisión Técnica Regional (CTR) y adoptada por el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), es concentrar los esfuerzos de contención del avance en áreas potencialmente defendibles.
Acompañando estas acciones de la CTR, desde el Proyecto ENEEI, se implementó un proyecto piloto en las provincias de Río Negro, Neuquén y Chubut, cuyo objetivo es validar un enfoque de contención del avance de algas invasoras, las cuales una vez introducidas no puedan ser erradicadas.
En este marco, se desarrolló un modelo espacial como herramienta para facilitar la toma de decisiones sobre el territorio, instalándose banners en los aeropuertos y carteles bilingües en los accesos a cuerpos de agua, informando a los ciudadanos sobre los impactos que produce esta invasión biológica.
.

Biodiversidad e investigadores galardonados

Puerto Madryn: Tres investigadores fueron galardonados con el Premio Australis 2019

Fecha de Publicación
: 09/01/2020
Fuente: ADN Sur
Provincia/Región: Chubut


Los jóvenes desarrollan proyectos sobre invertebrados marinos, reproducción de aves playeras y comportamiento de lobos marinos en aguas que rodean a la Península Valdés.
En los último días tres jóvenes investigadores de Puerto Madryn que desarollan proyectos sobre invertebrados marinos, reproducción de aves playeras y comportamiento de lobos marinos en aguas que rodean a la Península Valdés, fueron galardonados con el Premio Australis 2019 del Instituto de Conservación de Ballenas (ICB).
El Premio Australis, consiste en dos subsidios bianuales entregados a jóvenes investigadores y estudiantes que desarrollen proyectos basados en técnicas de estudio benignas, que contribuyan de modo directo a la conservación de la biodiversidad de la fauna marino-patagónica en Argentina.
Este año se presentaron trece postulaciones, duplicando así el número de proyectos recibidos en la edición anterior. Los ganadores recibirán Premios de $20.000 (veinte mil pesos) cada uno y una Mención Especial de $10.000 (diez mil pesos). Con esta nueva edición, ya son siete los proyectos desarrollados por estudiantes de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y doctorandos de CONICET, que han recibido apoyo financiero del ICB -Instituto de Conservación de Ballenas-
Gonzalo Bravo: Proyecto “Biodiversidad bentónica de arrecifes rocosos del Golfo Nuevo.” Es estudiante doctoral en Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y becario de CONICET. Trabaja en el Instituto de Biología de Organismos Marinos y Laboratorio de Reproducción y Biología Integrativa de Invertebrados Marinos del CONICET CENPAT de Puerto Madryn.
Glenda Denise Hevia: Proyecto “Patrones de incubación de nidos de Chorlos Doble Collar (Charadrius falklandicus) en ambientes costeros impactados por actividades humanas.” Es estudiante doctoral en Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional de Córdoba y Becaria Interna Doctoral en el Centro para el Estudio de Sistemas Marinos del CONICET CENPAT de Puerto Madryn.
Ana Canela Pollicelli: Proyecto “Evaluación del impacto de las actividades turísticas acuáticas sobre el comportamiento de lobos marinos (Otaria flavescens) en la lobería de Punta Loma.”Es estudiante de grado de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco realizando su tesina en el Laboratorio de Mamíferos Marinos del Centro para el Estudio de Sistemas Marinos del CONICET-CENPAT de Puerto Madryn.
.

Avistamiento de un yaguareté con crías en Las Yungas



"Las Yungas de Jujuy serán el hábitat futuro del yaguareté"

Fecha de Publicación
: 03/01/2020
Fuente: El Tribuno
Provincia/Región: Jujuy


El titular de la Fundación ProYungas, Alejandro Brown, lo señaló así tras el reciente avistamiento del felino en Caimancito.
El reciente avistamiento de un yaguareté con crías, en el Yacimiento Caimancito, es una prueba más de que nuestra provincia resguarda la especie del mayor felino de América. Y es que gracias al impecable sistema de las cámaras trampa que fueron instaladas en el lugar, se corroboró que su principal refugio de la especie está en las Yungas del Norte. Aún existen poblaciones en Misiones y algunos lugares de Chaco. En tanto que, a nivel país, se estima que quedan menos de 250 ejemplares.
Por la caza. En el país, el tigre está reducido en su distribución geográfica a menos del 5 % de lo que fue su distribución natural.
En las imágenes captadas el viernes 6 del corriente, durante una campaña de revisión de cámaras trampa instaladas en el Yacimiento, a menos de dos kilómetros de la RN 34, dos técnicos de la Fundación ProYungas, Matías Ritzer y Roberto Cáceres, vieron al animal adulto acostado en el medio de un camino de tierra, mientras que su cría se cruza de derecha hacia izquierda y desaparece entre la maleza. "Las Yungas de Jujuy- Salta es el único lugar del país donde la especie tiene posibilidades de supervivencia a largo plazo", dijo el presidente de la Fundación , Alejandro Brown, al señalar que se trata de uno de los sitios con mayor diversidad de felinos en el mundo, donde habitan 7 especies de felinos, desde el más grande que es el yaguareté, hasta el gato montés, que tiene la talla de un animal doméstico.
A su vez, destacó que este felino - considerado como el más grande de América (junto con el león, la pantera y el tigre asiático), su presencia, es un indicador de que en las Yungas existe buena conservación de la especie. Sin embargo, la cruda realidad es que a pesar de que el felino sea considerado un Monumento Natural Nacional y estar amparado por leyes tanto a nivel nacional como provincial, atraviesa una situación crítica, lo que significa que la especie está enfrentando un riesgo de extinción en estado silvestre.

La caza y la pérdida de hábitat
El principal factor de amenaza de la especie, tiene que ver con la caza por el conflicto con el ganado, "el jaguar come el ganado y por ende es cazado por los ganaderos, esto sucede no sólo en Argentina sino en el mundo", dijo Brown al mencionar que en un segundo plano -pero lejos- el otro factor es la pérdida de hábitat que contribuye a que la especie tenga menos lugares donde reine la tranquilidad y la cantidad de presas que necesita para sobrevivir. "Las Yungas todavía es un espacio tranquilo y con más de un millón de hectáreas de selva en buen estado de conservación con mucha diversidad de mamíferos que son presas del yaguareté. Por eso estamos seguros de que será el hábitat del futuro del yaguareté en Argentina", sostuvo.
En tanto, mencionó que las otras regiones en donde la naturaleza está mucho más implicada y vinculada con actividades productivas y sobre todo ganaderas, como la región Chaqueña, "la probabilidad de que el tigre pueda sobrevivir a largo plazo es casi nula", remarcó.

Un sistema para conservarlos
El registro que se viene realizando en conjunto por la empresa Jemse, la Fundación Pro Yungas y el Ministerio de Ambiente de la Provincia, a través de las cámaras trampa tiene dos propósitos. "Conocer mejor la biodiversidad asociada con las Yungas, ver cómo ésta evoluciona en el tiempo, qué especies aún se mantienen y qué factores están a favor o en contra de las especies", finalizó.
El relevamiento de las Yungas empezó hace 5 años, desde el Parque Nacional Baritú (Salta) y en 2017 en Jujuy, sector de Calilegua.
.

Alerta por presencia de mejillones dorados en Tucumán



El Cadillal, en alerta por la invasión y expansión de mejillones dorados

Fecha de Publicación
: 31/12/2019
Fuente: Contexto Tucumán
Provincia/Región: Tucumán


Tucumán se encuentra en estado de alerta preventiva ante la presencia y expansión de una especie exótica de molusco: el Mejillón dorado
La especie Limnoperna fortunei, conocida como “mejillón dorado” es la especie invasora de moluscos bivalvos,  originaria de China y  en el sudeste asiático, que llegó a la Argentina en el año 1991.
Esta especie pertenece a la familia Mytilidae, que solo presenta especies marinas en nuestro país. Limnoperna fortunei fue detectada por primera vez en el balneario Bagliardi ubicado en el partido de Berisso, en Buenos Aires. Desde esa vez, donde solo se hallaron unos pocos especímenes, ha invadido toda la Cuenca del Plata, el Rio de La Plata, el Rio Paraná, Paraguay y el Rio Uruguay así como en distintos puntos de Córdoba además de países limítrofes como en Brasil y Uruguay.
Ha llegado ahora el turno a Tucumán, ya que esta especie fue detectada por personal del Instituto de Biodiversidad Neotropical (CONICET) en conjunto con la Lic. Palacios y su equipo de la Dirección de Flora y Fauna de la Provincia. Se realizaron muestreos en diferentes puntos del Dique El Cadillal  y el Rio Loro, encontrándose poblaciones de mejillón dorado extendidos en la zona más poblada del Dique. El mejillón dorado es en la actualidad es la especie invasora dulceacuícola más agresiva en América del Sur.
En la zona encontraron grandes poblaciones de mejillón dorado, extendidos en la sector más poblado del Dique El Cadillal: se corroboró una amplia expansión de la especie sobre rocas, basura y ramas expuestas en la superficie, lo cual indica que la población de moluscos está instalada bajo el agua.
Su asentamiento genera un gran impacto negativo, ya que altera la dieta de las especies nativas como peces o cangrejos modificando sus hábitos alimenticios; afecta la tasa de aclareo de los cuerpos de agua; desplaza a la fauna nativa, homogeneizando las diferencias regionales en las comunidades con la consecuente pérdida de biodiversidad.
Además, genera a nivel económico grandes gastos en reparación y limpiezas de caños y filtros de refrigeración de plantas potabilizadoras, centrales hidroeléctricas y toda industria que tome agua del cuerpo de agua invadido. Cabe destacar que el área recorrida por los técnicos durante el sondeo está concesionada a Hidroeléctrica Tucumán/Hidroeléctrica Río Hondo.
Dado que este registro es el primero en la región NOA, los técnicos advierten que la provincia es actualmente un potencial foco de dispersión hacia el resto del noroeste argentino. Por ello, propusieron establecer un protocolo de Alerta Preventiva que consiste principalmente en el bloqueo de la dispersión de la especie.

Recomendaciones para pescadores y comunidad en general:
- Siempre limpie toda su embarcación (bote, lancha, velero, etc.), trailer y equipo de pesca (redes, boyas, etc.) antes de transportarla de un área potencialmente contaminada por el mejillón a otra. Nunca utilice lavandina doméstica en las proximidades de cualquier cuerpo de agua, ya que la vida acuática de éste puede ser afectada adversamente.
- En el caso de haber detectado ejemplares de mejillón dorado adheridos a su embarcación, utilice agua a alta presión o raspe la superficie con cepillo o espátulas.
- Si el tiempo es caluroso y seco, deje su bote fuera del agua por 6 o 7 días. Así, los mejillones morirán, algunos caerán, otros deberán ser raspados. Coloque los mejillones en un contenedor de basura o lejos de un cuerpo de agua o desagüe.
- Nunca transfiera agua de un ambiente acuático a otro, ya que las larvas del mejillón dorado son microscópicas y podrían ser trasladadas involuntariamente.
.

Las abejas sin aguijón en peligro



Advierten que las abejas sin aguijón están en riesgo de extinción

Fecha de Publicación
: 24/12/2019
Fuente: Diario Norte
Provincia/Región: Chaco


Desde la organización “El Refugio” de Colonia Benítez resaltan los be­neficios de las meliponas, que no representan ningún riesgo para las personas.
Las abejas sin aguijón o meliponas son un grupo de insectos sociales que habitan áreas tropicales y subtropicales de todo el mundo. En la actualidad, están desapareciendo como consecuencia de la destrucción de los bosques nativos, relacionada con la expansión de campos para agricultura y ganadería. Y, por otro lado, sufren el daño producido por personas que no poseen conocimientos sobre este tipo de abejas y que las eliminan usando insecticidas.
Desde la organización El Refugio, de Colonia Benítez , subrayan que las meliponas ‘no generan ningún tipo de peligro hacia el ser humano’, y advierten que hay personas que, por el afán de obtener la miel, ‘destruyen colonias enteras’. ‘Queremos informar a la sociedad sobre este tipo de abejas sin aguijón, para que sepan identificarlas y conocer sobre sus beneficios, pero sobre todo que no representan ningún riesgo para las personas’, indicaron a NORTE.
El Refugio es un lugar donde se cuida a las abejas rescatadas en la ciudad. ‘Las rescatamos y las colocamos en el campito. Con el tiempo, cuando la colmena es óptima y su reina es fuerte en postura (poniendo crías), las llevamos al campo, lejos de la ciudad, donde luego de un año obtenemos miel orgánica. No tenemos ningún tipo de subsidios, hacemos todo a pulmón’, comentaron. A diferencia de la abeja común, originaria del viejo mundo (África, Europa y parte de Asia), las meliponas son nativas del continente americano, donde se han identificado más de 400 especies.
En Argentina, la mayor diversidad de especies se encuentra en las selvas húmedas de la provincia de Misiones, en menor medida en Corrientes y Entre Ríos, en las provincias con bosque xerófilo como Formosa, Chaco, Santiago del Estero, Santa Fe y en otras provincias como Tucumán, Salta y Jujuy con selva subtropical de montaña. Algunas de las especies producen una miel de alta calidad, que es utilizada por los pobladores rurales como complemento de la dieta y para uso medicinal.
Además, las abejas sin aguijón actúan como polinizadores para las flores de numerosas especies, tanto en los bosques nativos como en los campos de agricultura. Dentro de la gran diversidad de abejas que existen, las abejas sin aguijón o meliponas se diferencian de todas las demás porque no pican.
Dentro de la gran diversidad de abejas meliponas que existen en el Norte argentino, la más común (entre otras) en nuestra zona (Chaco) es la Tetragonisca fiebrigi, también llamada yateí o rubita. Es pequeña, esbelta, de color claro y su nido tiene una pequeña entrada de cera en forma circular. Los nidos de estas abejas generalmente se localizan en árboles vivos o troncos, ya sea en las matas de monte o cerca de las viviendas. Incluso pueden hacer sus nidos en los muros de nuestras casas.
Desde El Refugio enfatizaron un aspecto relevante: ‘No deben extraerse indiscriminadamente nidos de su medio natural. Sólo deben trasladarse aquellos que estén en riesgo de perderse, ubicados en árboles muertos próximos a caerse o cuya madera se esté pudriendo. No deben extraerse los nidos que se encuentran en árboles vivos. De trasladar el nido, se lo debe hacer durante la noche, después de que todas las obreras hayan entrado al nido. Se tapa la entrada con una malla metálica o una tela. Y en lo posible deben evitarse los movimientos bruscos o golpes, para no perturbar la colonia y la pérdida de cría joven’.
Aunque las abejas sin aguijón no pican y muchas son mansas, tienen otras estrategias defensivas  para evitar el ataque de posibles predadores, como por ejemplo, el cortar las alas de otros insectos. Los nidos son cubiertos, generalmente resguardados en cavidades y rodeados por batumen.
La entrada al nido es estrecha y larga, en algunas especies las cubren con resinas o semillas repelentes, para evitar el acceso de intrusos. La longitud de la entrada es una medida de cuán fuerte es la colonia y constituye un mecanismo de defensa muy importante.
Permanentemente hay guardianas vigilando las entradas de los nidos. Cuando se sienten atacadas, reaccionan de forma masiva, ya sea escondiéndose en el nido o saliendo a enfrentar al agresor.
.

Científica argentina nuevamente reconocida por su labor



Sandra Díaz fue reconocida por Nature como una de las diez personalidades de la ciencia más influyentes de 2019

Fecha de Publicación
: 24/12/2019
Fuente: Página 12
Provincia/Región: Nacional


La prestigiosa revista distinguió a la ecóloga cordobesa que no para de acumular galardones. Entre otras referentes, también formó parte de la lista la activista sueca Greta Thunberg.
Sandra Díaz fue seleccionada por la prestigiosa revista Nature como una de las diez figuras científicas más influyentes del mundo. Es doctora en Ciencias Biológicas e investigadora superior del Conicet en el Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal de la Universidad Nacional de Córdoba, desde donde brilla en el campo específico de la ecología. Nació en Bell Ville en 1961, ciudad que --de acuerdo al último censo-- es habitada por 34 mil personas y reconocida, históricamente, por la fabricación de pelotas de fútbol.
Díaz alcanzó popularidad en la comunidad científica internacional por haber coordinado, en el último tiempo, el Informe Global de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (Ipbes), de Naciones Unidas. La novedad es que no se trató de un trabajo como cualquier otro, sino que se destacó por haber sido el abordaje más ambicioso (que nuclea la mayor cantidad de enfoques, perspectivas y variables, nutrido con más de 15 mil fuentes de información) sobre los seres vivos que habitan el globo. En concreto, condujo un equipo integrado por investigadores de 51 países cuya misión fue relevar el estado de salud actual de la biodiversidad. Y lo plasmaron en nada menos que en 1500 páginas.
¿A qué conclusiones arribó dicho informe? Como resultado, Díaz fue la voz cantante que denunció, con datos fehacientes y evidencia científica, la aceleración de los procesos de extinción (más de un millón de especies se encuentran amenazadas y en riesgo), la pérdida sin precedentes de la biodiversidad y la destrucción de los ecosistemas. La deforestación, a causa del avance de la frontera agrícola, en esta línea, ha tenido un protagonismo indiscutible en todo esto. En el pasado, ¿las actividades humanas no transformaban el entorno? ¿Qué tiene esta época de particular? De acuerdo a la comunidad científica, atravesamos el Antropoceno: un escenario geológico cuyo rasgo distintivo es la influencia decisiva que las acciones del ser humano tienen sobre el medioambiente. Si durante el Renacimiento las sociedades confirmaron que, a través del conocimiento, eran capaces de modificar la naturaleza para su aprovechamiento, hoy las poblaciones protagonizan una etapa en la que las lógicas de lucro desenfrenado, el cortoplacismo y la aplicación de modelos de desarrollo extractivos arrasan con los paisajes naturales. Prometen acabar con todo y cumplen.
En agosto de este año, Díaz fue reconocida por la Fundación Bunge y Born y en junio fue coronada con el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica. Sus contribuciones han sido fundamentales para comprender la biología de las plantas y para entender por qué estos seres vivos, aunque muchas veces pasen desapercibidos, son centrales para la lucha contra el cambio climático y la defensa de la diversidad biológica. En 2018, había sido destacada por la revista Nature como una de las cinco científicas “to watch” (para mirar) y seguir de cerca. Tan de cerca que esta semana, finalmente, se convirtió en una de las diez figuras más importantes del mundillo de los laboratorios.
En aquella ocasión con motivo del Premio Princesa de Asturias, en diálogo con PáginaI12, Díaz comentaba su perspectiva sobre los efectos que tienen las “presiones humanas” respecto de los diversos ambientes. “Me preocupa investigar cómo la biodiversidad hace que la trama de la vida reaccione ante factores ambientales, incluyendo las presiones humanas, y cómo, además, produce beneficios o perjuicios para diferentes actores sociales. Con estas presiones me refiero a, por ejemplo, el uso de la tierra y los cuerpos de agua, la explotación directa de plantas y animales, el cambio climático producido por emisión de gases de efecto invernadero, así como también las diferentes vías de contaminación”. Y como su anhelo superaba el conocimiento básico y procuraba realizar aportes para que la realidad, al menos en parte, tuviese modificaciones positivas, adelantaba en qué consistía su propuesta metodológica, que luego se materializaría en el Ipbes: “Para comenzar a reflexionar, participé del desarrollo de un instrumento metodológico para cuantificar los efectos y beneficios de la biodiversidad de las plantas y la ecología vegetal de los ecosistemas y su aprovechamiento humano. Por caso, la depuración del aire y el agua, la proporción de alimentos y su rol en la regulación del clima en la Tierra”.
Al rosario de condecoraciones pueden sumarse su integración a la prestigiosa Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, su pertenencia a la Academia de Ciencias de Francia y el Premio Houssay Trayectoria en el área de Ciencias Biológicas entregado por el MinCyT. Además de Greta Thunberg, cuya fama reside en la tenacidad de sus discursos para enfrentar los efectos del cambio climático, Díaz comparte el listado de referentes con el físico brasileño Ricardo Galvão, quien se opuso a Jair Bolsonaro al afirmar con contundencia el incremento de la tasa de deforestación en el Amazonas y el neurocientífico Nenad Sestan, que detectó actividad eléctrica en cerebros de porcinos fallecidos (Escuela de Medicina de Yale, EE.UU). También fueron seleccionados el microbiólogo Jean Jacques Muyembe Tamfum, por su combate contra el ébola (Instituto Nacional para la Investigación Biomédica, República Democrática del Congo); y la astrofísica Victoria Kaspi, por sus aportes respecto del telescopio Canadian Hydrogen Intensity Mapping Experiment (CHIME), entre otros.
.

Familia de yaguaretés a punto de ser reintroducido



El yaguareté vuelve a rugir: presentan a la “familia” que van a reintroducir en los Esteros del Iberá
 
Fecha de Publicación: 02/12/2019
Fuente: Clarín
Provincia/Región: Corrientes


El predador se extinguió en Corrientes, pero en los próximos meses volverá a su hábitat natural. Buscan así también impulsar el eco turismo en la zona.
En el corazón de Corrientes, los Esteros del Iberá se preparan para un momento histórico. Tras 70 años de ausencia, el máximo depredador de este ambiente regresa. Para bien.
Una figura casi mítica vuelve para cumplir su rol ecológico: crear una nueva población de la especie en Argentina. Esta es la historia del regreso (y futura liberación) del yaguareté en el Iberá.
La clave es convertirlo en el impulsor del eco turismo o "turismo de naturaleza" y, así, en motor del desarrollo local. Que vuelva a ser parte del patrimonio cultural de Iberá. Algo que perdió por la percepción de que era malo para la economía.
El Parque Nacional Esteros del Iberá es el parque natural más grande de Argentina. Son 700 mil hectáreas llenas de vida. Con algunas especies que nunca se fueron y otras que desaparecieron y están regresando. Eso no es natural.
Cinco ejemplares de este tigre americano -tres hembras y dos machos- están siendo entrenados para cumplir su misión histórica en una suerte de jaulas gigantes llamadas "corrales". Una especie de "Truman show de la vida salvaje". Pero sin domo ni situaciones ficticias.
Nacidos en zoológicos, o domesticados, la ONG Conservation Land Trust Argentina (CLT) busca en ellos todo lo que quedó de su instinto primitivo. Para que luego, a partir de esa "familia fundacional", el linaje sobreviva y se reproduzca solo. Naturalmente. Y en convivencia con lugareños y turistas.
"Hablás con los correntinos y muchos ni sabían que el yaguareté ya no está más. Creían que no los veían. ¿Cómo van a creer que esa identidad de 'valientes', 'aguerridos', que tienen los correntinos justamente por este animal ya no esté? El pueblo de acá se siente 'yaguareté'. Y ahora están dadas las condiciones sociopolíticas, económicas y ecológicas para que prosperen en el Iberá", dice a Clarín Sofía Heinonen, bióloga y directora de CLT Argentina.
Esta fundación, liderada por Kristine McDivitt Tompkins, la embajadora de Areas Protegidas de las Naciones Unidas y famosa por comprar, restaurar y donar más de un millón de hectáreas en la Argentina y Chile para la protección de los tesoros naturales, inició así una nueva etapa con la creación de Rewilding Argentina.
Habla de que, tras siete años de trabajo conjunto con el gobierno provincial y autoridades nacionales, por primera vez existe un área protegida y con población de presas vivas para los yaguaretés, gracias a la restauración de los Esteros del Iberá. "Eso permite que tengan ese comportamiento silvestre/salvaje", dice. Además, la provincia reconvirtió su economía al eco turismo y sus habitantes reconocen el valor del yaguareté para los turistas.
Ella no es una activista de escritorio. Es una mujer que este diario vio meterse vestida -con jean y camisa cuello mao- en el agua pantanosa y a la vez paradisíaca de los Esteros del Iberá. Hace 37 grados y no hay tiempo para ponerse la malla. Los yaguaretés nos esperaban. A 30 minutos. Lancha de por medio.
“Intentamos cruzarlos para que tengan cachorros. Cuando la hembra queda preñada, los movemos a corrales más grandes, de una hectárea y media. Esa es la fase dos donde no tienen contacto con la gente”, dice Sebastián Di Martino, también biólogo, y director de conservación de CLT.
La fase uno corresponde a los reproductores viviendo en corrales grandes bastante parecidos a un zoológico. La fase dos empieza cuando una hembra queda preñada y tiene cachorros sin contacto humano o llega un animal silvestre para rehabilitar. Y la fase tres llegará cuando los yaguaretés sean liberados en un corral de 30 hectáreas, lo que se concretaría en unos seis meses. Pero los tiempos son los de la naturaleza.
Cada fase implica tener menos contacto con los yaguaretés.
A la hembras de cautiverio, que vienen de zoológico, las entrenan para que sepan cazar presas vivas. Carpinchos. Yacarés. Mulitas. “Ahí vemos a estos animales por las cámaras. Porque no queremos que asocien a los humanos con algo positivo, sobre todo no con la provisión de comida. Que seamos ‘nada’ o una amenaza y no se acerquen”, agrega Di Martino.
En esos corrales, con timers, pueden meter carpinchos vivos sin que los yaguaretés se den cuenta de dónde salen.
En la pantalla, inmensa, se ve a Jatobazinho, el último macho, de tres años, que llegó desde Brasil. Está en la madriguera, en el corral oeste. Durmiendo. Atiborrado de la comida viva del día anterior. Estos predadores tragan 1,2 kilo de carne por día.
La escena es como en Jurassic Park, cuando la cabra entra a la jaula del Tiranosaurio Rex. Pero el carpincho no está atado.
En el centro de monitoreo, Magalí le avisa por radio a Pablo que el yaguareté está en el borde de tal sector del cordón. Ahí él, en camioneta, traslada al carpincho en una caja de madera hacia la entrada al corral más distante al animal. El destino natural es que el carpincho camine y el yaguareté lo encuentre.
Como aprendieron de Oncafari, en Pantanal, Brasil, de donde buscan imitar el modelo de yaguaretés como motor del desarrollo local, no se les debe dar una presa viva todos los días.
“Es que el yaguareté es como un gato. Va a ponerse a jugar con la presa, en vez de cazarla por hambre. Y el carpincho puede sufrir. Tiene que estar muy hambriento. Así corre y caza. Instinto”, dice Di Martino.
Uno de los encargados de esa fundación brasileña también llegó para asesorar a CLT sobre el turismo. En ocho años lograron que los yaguaretés convivan con los turistas, principalmente europeos, que llegan atraídos por la fotografía salvaje. La diferencia en esa localidad del sur de Brasil es que los yaguaretés estaban. Nunca dejaron de estar. Mientras que en Argentina están casi extintos. Y en Iberá están volviendo.
"Ante el miedo de que le pudiera comer el ganado, un lugareño veía un yaguareté y le metía un tiro, algo que pasa con los osos hormigueros ante el miedo de que maten a los perros de los cazadores que se acercan a atacarlos. Eso llevó a que se extingan y la idea es cambiar la percepción. Que los correntinos entiendan que lo que creen que es una amenaza es una oportunidad", detalla Marisí López, quien fue anfitriona de un evento que se realizó en la capital de Corrientes para presentar los los avances del proyecto, en el que la fundación agradeció al gobernador Gustavo Adolfo Valdés y al ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman.
Además de esa idea "para protegerse de las pérdidas del ganado", en los años 60, la demanda de pieles en Europa llevó a pagar unos 10.000 dólares por unidad en Argentina. Iberá fue el mayor proveedor. Si bien ahora nadie compra pieles porque no está bien visto, como explicó Sofía hay "un ejemplo cercano" que prueba que para los locales puede haber una nueva economía a través del rewilding de los yaguaretés.
En Torres del Paine, Chile, unas ovejas muertas por un puma tienen un costo de pérdida de 250 dólares. Eso es lo que paga por día cada uno de los cinco turistas que en promedio se alojan en las estancias de la zona para obtener con sus teleobjetivos una imagen de ese mismo animal.
La lujosa y bucólica Estancia Rincón del Socorro, a la que se llega en un vuelo en avioneta de 15 minutos desde otra posada de Tompkins, sería el destino perfecto de ese ecoturismo. También los alojamientos más accesibles en Colonia Pellegrini y San Miguel, dos de las localidades de los portales de acceso al parque Iberá.
Hoy en San Alonso, el proyecto Rewilding Argentina tiene cuatro corrales de yaguaretés “que son bien confiados con la gente”. Ahí están Isis, Nahuel y Tania. Además, hay tres corrales que no permiten que los yaguaretés tengan contacto con humanos. Ahí están Arami (hembra) y Mbareté (macho), los primeros yaguaretés nacidos en Corrientes después de siete décadas sin estos rugidos.
Tania -a quien le falta la pata trasera derecha por haber sido mordida por un tigre en el zoológico de Batán- crió a sus cachorros como los cría una madre silvestre. Fue quien les enseñó a cazar. Nacieron en junio de 2018. Al año y un mes de vida se los apartó para que vivan solos en otro corral.
Arami y Mbareté nunca visualizaron personas. Por eso Clarín, que visitó los corrales en la isla San Alonso, no pudo verlos.
Hoy son monitoreados remotamente para analizar su crecimiento y desarrollo. Cuando cumplan dos años se les pondrá un collar -con GPS y VHF- para luego liberarlos.
“Cuando hay un cluster (una conjunción de puntos en el satélite que muestra que el animal volvió al mismo lugar varías veces) indica que ahí está comiendo una presa. Nosotros podemos ir y ver qué cazó. Y ver si está gordo o flaco o si está lastimado y por eso no se mueve lejos de ahí”.
Los animales “a liberar” en los esteros se “producen” de dos maneras: que las hembras tengan crías (como fue el caso de Tania) o que  los hayan traído desde otros países donde ya eran silvestres, pero por diferentes casos dejaron de serlo por un tiempo. En este último caso, como en el de Jatobazihno, se los rehabilitó y pueden volver a serlo.
También están Jurana y Mariua, dos hembras silvestres de tres años traídas de Brasil. Nahuel, en cambio, llegó desde Uruguay. Tiene 18 y antes estuvo en Río Negro. Fue rechazado por Isis. Pero los especialistas creen que tendrá éxito con otra hembra.
Isis es una hembra que llegó de Curitiba, Brasil. Estaba en un centro de rescate de fauna. Ella nunca va a ser liberada porque salió de un zoológico, lo que la hace “muy confiada de los humanos”. De Isis se espera que tenga cachorros, a los que ya se los criará de manera en la que puedan ser liberados.
Hay un último corral, “muy importante”: el de las 30 hectáreas, donde se los pasará antes de la liberación. Ese corral ya tiene carpinchos, yacarés, ciervos. “Es un ambiente ‘real’. La semi libertad, digamos”, agrega Di Martino. Ahí los humanos no necesitarán ingresarles presas: "Solos las van a encontrar".
Los cachorros ya pueden copular entre sí. Y Arami podría ser liberada preñada. Para que críe como lo hizo su madre. De manera silvestre. Y que el Iberá vuelva a ser lo que los lugareños creen que es y nunca dejó de ser. República yaguareté.
.

Córdoba: logran reproducir el cóndor en cautiverio



Nació el primer cóndor en cautiverio en Córdoba

Fecha de Publicación
: 30/11/2019
Fuente: La Voz del Interior
Provincia/Región: Córdoba


Yastay es el nombre que recibió el primer cóndor andino nacido en cautiverio en Córdoba.
Este sábado, luego de 58 días de incubación natural, vio la luz este ejemplar que lleva el nombre del dios comechingón protector de las aves y los animales.
“Fue una experiencia increíble”, contó María Ahumada, veterinaria del parque fitozoológico Tatú Carreta, donde nació el cóndor.
Publicidad
“El 25 de septiembre vimos el huevo. Y nació dentro de el plazo de incubación previsto. Seguimos todo el proceso buscando siempre ser lo menos invasivos”, relató Ahumada.

Liberación
En el futuro está previsto que Yastay sea liberando, pero antes deberá pasar por un período de adaptación y entrenamiento junto a otros ejemplares jóvenes en su misma situación.
“Trabajamos en un proyecto con Fundación Bioandina y a los cinco meses se lo lleva a un jaulón de aislamiento donde no tendrá contacto visual con las personas y comenzará a proveerse de su propio alimento”, comentó Ahumada.
Recién dentro de ocho meses se conocerá el destino geográfico de Yastay, que podría ser las sierras de Córdoba o un sitio en los Andes.

Familia
Yastay es hijo de una pareja de cóndores que por lesiones en sus alas no volverán a volar.
Su padre fue herido de bala en las cercanías de Panaholma y su madre residía en un zoológico en Olavarría y tiene una fractura incurable en una de sus alas.
El cóndor es una especie que tiene una tasa de reproductividad baja: llega a su madurez a los 8 años y pone un huevo cada dos años. Puede superar los 50 años de vida.

Tatú Carreta
El Tatú Carreta tiene una trayectoria de años en la rehabilitación de distintas especies silvestres.
Respecto de las grandes aves desarrolla un proyecto conjunto con la Fundación Bioandina y la Universidad Católica de Córdoba (UCC).
.

Intentan controlar al visón americano



Buscan detener el avance del visón americano, el terror de la fauna patagónica

Fecha de Publicación
: 28/11/2019
Fuente: Diario Jornada
Provincia/Región:
Santa Cruz


Un proyecto de control del visón americano para conservar y proteger al pato de los torrentes, especie ícono de la ciudad santacruceña de El Chaltén y en riesgo de extinción, no consigue la captura del animal y las crecidas por el deshielo se llevaron y destruyeron varias de las trampas balsa activadas en el río Las Vueltas.
"Estamos aprendiendo sobre esta nueva cuenca porque la experiencia que tenemos es en el Parque Nacional Patagonia, donde los ríos se comportan totalmente distinto, por lo que estamos evaluando para el año que viene, quizá en los momentos de deshielo, levantar las trampas y cuando el río se acomoda volver a colocarlas", dijo a Télam Ernesto Juan, biólogo y director regional Patagonia Austral de Parques Nacionales.
El doctor en Biología presentó las novedades del proyecto en el Centro de Informes de Parques Nacionales en El Calafate ante guías de turismo y la comunidad en general "para que conozcan, colaboren y nos puedan avisar si ven visones en otros lugares, porque en el sur del Parque no tenemos registro pero no quiere decir que no haya", dijo.

Exterminio de la plaga
"Se trata de hacer la difusión del proyecto de control del visón americano, contar por qué decidimos sacrificar a estos animales, la manera en que lo vamos a hacer, que no lo vamos a hacer sufrir, para que los guías y la comunidad se involucren y colaboren" señaló.
Juan contó a esta agencia que desde que fueron activadas unas 86 trampas balsa en los cien kilómetros de extensión del río Las Vueltas, hasta su desembocadura en el Lago del Desierto, no se han producido capturas del visón americano, si bien el animal defecó en los dispositivos.
"Estos animales son bastante desconfiados, entonces cuesta encontrar el cebo más óptimo para estos lugares, ya que en el Patagonia andaba muy bien la carne de vaca y acá estamos viendo que no es lo más atractivo para ellos y evaluamos utilizar chinuk, este pez exótico, para llevar los animales", agregó.
Juan rescató que "la comunidad de El Chaltén se prendió muchísimo, está colaborando mucho, hay mucho voluntario colaborando con el proyecto".
El especialista anunció además para el mes de diciembre un censo de pato de los torrentes, que está relacionado con este proyecto, ya que uno de los objetivos es conservar y proteger las poblaciones de la especie.
"El Chaltén viene realizando un censo en febrero y marzo y lo que planteamos a partir de este año es hacer también uno en diciembre, porque es donde están los pichones y podés ver cómo va evolucionando la cría, si se la predan en el camino o no, y conocer cuáles son las áreas que utiliza para anidar y tener a su cría", explicó Juan.
El proyecto de control de visón americano en El Chaltén es parte del desarrollo de una estrategia nacional para abordar la problemática de las especies exóticas invasoras, que lleva adelante la Secretaría de Ambiente de Nación.
En Santa Cruz corresponde a la extensión de una experiencia que Aves Argentinas realiza con el visón americano desde hace diez años en el Parque Patagonia, donde el visón americano es una de las principales amenazas que tiene el macá tobiano en sus áreas de reproducción.
.

Los que se salvaron de la extinción en nuestro país



Rewilding: cuáles son las especies que se salvaron de la extinción en la Argentina

Fecha de Publicación
: 25/11/2019
Fuente: La Nación
Provincia/Región: Nacional


Más de un millón de animales y plantas se encuentran en extinción a un ritmo sin precedente. Estamos ante la mayor ola de pérdida biológica desde la desaparición de los dinosaurios y el ser humano podría ser la principal causa de la sexta extinción masiva. Ahora bien, ¿es posible revertir esta tendencia? Hay quienes creen que sí y todos los días luchan para restaurar ecosistemas naturales completos.
La iniciativa de conservación conocida en todo el mundo como rewilding consiste en recuperar las especies extintas para restaurar su rol ecológico en el ambiente y aumentar las poblaciones de aquellas que se encuentran en bajo número. Todo el proceso está acompañado con una visión económica y cultural enmarcada bajo el turismo de naturaleza.
A nivel internacional, el caso de estudio más conocido y emblemático es el del lobo en el Parque Nacional de Yellowstone de Estados Unidos. En 1926 se eliminaron deliberadamente los lobos y a los pocos años la población de especies herbívoras aumentó tanto que degradó la vegetación del parque. Se intentó recuperar el ecosistema funcional con matanzas selectivas, pero esto sólo sirvió como medida temporal. Finalmente entre 1995 y 1996 se reintrodujeron 31 lobos provenientes de Canadá. La reintroducción y presencia del superpredador rápidamente restableció el equilibrio de la cascada trófica y provocó cambios drásticos positivos en todo el ecosistema.
Este trabajo de rewilding también existe en la Argentina. En nuestro país actualmente se lleva a cabo el proyecto de reintroducción multiespecie más grande de todo latinoamérica. Está encabezado por The Conservation Land Trust (CLT), fundación del fallecido filántropo estadounidense Douglas Tompkins y su mujer Kristine, la embajadora de Áreas Protegidas de la ONU.
Ellos trabajan en tres regiones geográficas de la Argentina, que cruzan las provincias de Santa Cruz, Tierra del Fuego, Chubut, Misiones, Salta, Corrientes y Chaco, y se centran en proyectos de manejo de 18 especies. Siete de ellas estaban extintas y fueron reintroducidas.
El director de Rewilding de CLT Argentina, Sebastián Di Martino, explica a LA NACION: "Los ecosistemas naturales son como el cuerpo humano, tienen un estado de equilibrio. La pérdida de una especie provoca un desbalance, comienzan a fallar los mecanismos de regulación. Ahí aparece el rewilding como medicina de restauración ecológica activa".
El grueso del trabajo de rewilding en la Argentina se concentra en los Esteros de Iberá en Corrientes, una provincia que sufrió una colonización europea temprana y desarrolló una cultura de caza profunda que desencadenó en la pérdida y extinción de gran parte de su fauna.
La especie pionera del proyecto de rewilding fue el oso hormiguero que se extinguió en Corrientes a mediados del siglo XX. Su reintroducción comenzó en 2007 cuando se liberó por primera vez una pareja de osos hormigueros en la reserva Rincón del Socorro de Iberá. Los animales eran crías huérfanas rescatadas de otras provincias del norte, cuyas madres fueron víctimas de la caza furtiva. Gracias a años de trabajo de restauración de esta especie, hoy Corrientes cuenta una numerosa población autosustentable de osos hormigueros repartida alrededor de distintos núcleos de Iberá.
Este primer éxito abrió el paso para trabajar con otras especies. El venado de las pampas era un herbívoro en riesgo por la caza, la destrucción del ambiente en manos de la ganadería y las enfermedades provenientes del ganado doméstico. Sin embargo, CLT decidió traslocar a los pocos que quedaban vivos desde campos privados hacia Iberá. Hoy, los venados reintroducidos se reprodujeron y conforman la población más grande resguardada en un área protegida. A estas dos especies se le suma el pecarí de collar, otra población recuperada y que por su cantidad ya tampoco necesita de la ayuda humana para subsistir.
Sofía Heinonen, bióloga y directora ejecutiva de CLT Argentina sostiene que "antes se creía que sólo por crear Parques Nacionales y cerrarlos era suficiente, o que la naturaleza tenía un poder de curación autónoma. Pero estamos viendo que eso no basta porque el grado de destrucción es muy alto y el ecosistema no tiene la capacidad de curarse solo". Y agrega: "Hay que acelerar el proceso de restauración a través del rewilding para revertir la tendencia crítica de extinción".
Con respecto al criterio de selección de las especies, CLT responde a los lineamientos de animales en peligro de extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). Sin embargo, le agrega una mirada ecosistémica: "Hay que entender el rol ecológico que cumple cada especie en un ecosistema en particular. Por ejemplo el pecarí es considerado una especie de bajo riesgo a nivel mundial, pero que esté conservado en la mayor parte del planeta no quiere decir que en Iberá no sea necesario. Faltaba su rol ecológico ahí y había que traerlo con el mismo énfasis que la nutria gigante, que está en riesgo a nivel global", afirma Di Martino.
Actualmente, CLT se encuentra en proceso de trabajo con otras especies ya sea para el monitoreo, fortalecimiento, recuperación o reintroducción. Entre los proyectos más conocidos están: guacamayo rojo, nutria gigante, yaguareté, chuña de patas rojas y muitú en Iberá, y puma, guanaco, chinchillón anaranjado, cóndor andino, gallineta austral y choique en Patagonia. También, con la aprobación de la Administración de Parques Nacionales, llevarán adelante la primera translocación de una especie de un parque a otro: realizarán el traslado de una población fortalecida de Ciervos de los Pantanos de Iberá al Parque Nacional Impenetrable.
La Administración de Parques Nacionales es quien realiza la mayoría de las autorizaciones para que los proyectos de rewilding se ejecuten en las áreas protegidas. Su vicepresidente, Emiliano Ezcurra, explica a LA NACION: "Nosotros somos el primer directorio en la historia de Parques que promueve y favorece el rewilding en un Plan Estratégico aprobado por resolución. No es una postura, es una política".
De hecho, la Administración de Parques Nacionales también llevó adelante sus propios proyectos de rewilding con la reintroducción del guanaco en el Parque Nacional Condorito y de la vizcacha en El Palmar.
Sin embargo, no todos apoyan el concepto de rewilding. "Hay técnicos conservadores que piensan que restaurar es no tocar. Les genera dudas mezclar animales de zoológicos con silvestres e imponen muchas trabas", afirma Heinonen. Y añade: "O a veces, es la misma burocracia el problema. Por ejemplo, una reglamentación sostiene que sólo pueden ingresar animales silvestres por Ezeiza, pero a veces se torna en un viaje demasiado costoso y muy largo para el animal y conviene que llegue a otro aeropuerto".
Para combatir la multiplicidad de posturas e interpretaciones y empujar el proceso de rewilding para la protección de la biodiversidad, la IUCN encargada de elaborar la lista roja de animales en extinción, creó hace unos meses una fuerza especial de rewilding comandada por Ian Convery de la Universidad de Cumbria. Se trata de un grupo de especialistas y académicos responsables de construir el marco conceptual y metodológico para la teoría y práctica del rewilding. La comunidad científica y ambientalista aún espera la publicación de sus resultados.
.

Coexistencia del humano con pumas investigada

Investigan el impacto del puma en el ecosistema de la región patagónica

Fecha de Publicación
: 21/11/2019
Fuente: El Diario de Madryn
Provincia/Región: Patagonia


El licenciado en Ciencias Biológicas, doctor en Ecología e investigador del Conicet, Emiliano Donadío, disertó en Puerto Madryn días atrás en relación al proyecto comenzado hace menos de un mes de Neuquén y Santa Cruz para analizar el comportamiento de los pumas dentro del ecosistema y la influencia del mismo en zonas donde la presencia del ser humano puede constituir un factor determinante para el comportamiento y la coexistencia de ambos.
“Grandes depredadores y su importancia en los ecosistemas: el puma en paisajes áridos”, fue el título de la charla realizada en el Hotel Piren, abierta a la comunidad y auspiciada por la Fundación Protejamos Patagonia.
Se trata de una prolongación de un estudio realizado en la provincia de San Juan, precisamente en la Reserva Biósfera San Guillermo, donde se observó cómo los pumas, considerados dentro de la gama de los depredadores “tope”, mantienen una influencia estructural dentro del ecosistema que habitan, modificando la flora e incluso la fauna de manera positiva.
En el caso de la provincia de Chubut, recién el año próximo podrían extender dicho relevamiento; mientras tanto, el objetivo del estudio es poder diseñar “estrategias que permitan la coexistencia del puma en ecosistemas donde hay presencia del ser humano, sin que ello implique la remoción o eliminación de la especie”, consignó Donadío. Los monitoreos fueron realizados vía satélite en el Parque Nacional Monte León y en el Parque Patagonia, en el caso de Santa Cruz; y en la zona de Laguna Blanca, en Neuquén. “Lo que se muestra es que el puma es un actor clave dentro del ecosistema que habita, porque no solo mata y consume a sus presas, sino que además les cambia el comportamiento y eso, a su vez, tiene un efecto positivo sobre otros organismos como la vegetación”, señaló el biólogo, que también forma parte de la Fundación Flora y Fauna Argentina y es explorador de National Geographic.

Qué sectores fueron objeto de estudio
En este sentido, Donadio explicó que “lo que vine a presentar a Puerto Madryn son algunos resultados de un proyecto sobre Ecología y Conservación de Pumas que implementamos desde el año 2004 hasta el presente en la provincia de San Juan, en la Reserva de Biósfera San Guillermo y que está compuesta por dos unidades; la Reserva Provincial San Guillermo y el Parque Nacional homónimo”.
A su vez, precisó que “básicamente, se trata de un lugar que se mantiene original, sin impacto o con muy poco impacto por parte del ser humano; entonces, es un sitio muy pristino donde la vida de estos animales ocurre sin el impacto del ser humano”.

En 2020 trabajarían en Chubut
Una vez que obtuvieron los últimos resultados, detalló Donadío, “ello nos llevó a preguntarnos qué pasa con el puma y con sus presas en un gradiente de uso humano; es decir, pasar de ‘cero uso humano’, como es el caso de San Guillermo, a lugares donde el impacto de las sociedades del hombre es enorme, por eso buscamos otros lugares donde trabajar”. En principio, se trabajó “en todos sitios de la Patagonia, precisamente en Neuquén, Santa Cruz” y “posiblemente el año que viene empecemos algo en Chubut, ya que estamos recién empezando (en las dos primeras áreas)”, remarcó.

Una función “estructuradora”
En cuanto a los resultados obtenidos para el estudio de la Reserva San Guillermo, sostuvo: “Lo que se muestra es que el puma es un actor clave dentro del ecosistema que habita, porque no solo mata y consume a sus presas, sino que además les cambia el comportamiento y eso, a su vez, tiene un efecto positivo sobre otros organismos como la vegetación”, remarcó el investigador del Conicet, añadiendo que “constituyen un factor estructurador, en definitiva; entonces, tienen efectos positivos sobre la vegetación porque cambian el comportamiento de los hervíboros y hacen que coman menos vegetación, además de que eliminan a algunos de ellos porque los matan y se los comen”.

El rol de los “depredadores tope”
Al mismo tiempo, “de esos animales que matan y comen quedan restos, los cuales son muy utilizados por animales come carroña, entre ellos el cóndor andino, una especie amenazada; tienen un efecto positivo sobre la misma”, puntualizó, sumando a ello que “todo esto demuestra, primeramente, que los depredadores ‘tope’ como lo son los pumas y los yaguaretés, por ejemplo, son importantes en los ecosistemas”.
En segundo orden, queda demostrado según las conclusiones preliminares, que “hay una red de interacciones que interconecta a muchas especies diferentes dentro de los ecosistemas, y si uno elimina una de ellas, se pierde el balance y el equilibrio, especialmente con estos depredadores que tienen muchísima influencia”.

Lejos de la actividad minera
Consultado sobre el impacto de la actividad minera, teniendo en cuenta las características de la provincia de San Juan, en el área estudiada, Donadío aclaró que “donde nosotros hicimos buena parte del trabajo no hay minería, sino que está a unos 40 kilómetros; dentro de la Reserva Provincial buena parte del trabajo la realizamos en el Parque Nacional”, por lo que “no trabajamos en las cercanías y no sabemos qué impacto puede tener la minería sobre el puma en particular”.

Alternativas de coexistencia
Donadío indicó que “estamos implementando este trabajo, en este gradiente de uso humano de diferentes localidades de la Patagonia, con la idea de aprender sobre la ecología de pumas y generar información que permita la coexistencia de este depredador en paisajes compartidos con el ser humano”.
En el caso de la región patagónica, la convivencia “es con los ganaderos”, agregó, explicando que prevén sentar las bases para un esquema que permita la convivencia y coexistencia de ambas partes, y que “el manejo de las poblaciones de pumas no implique eliminarlos”. Dichas zonas son, en su mayoría, “los alrededores de los parques nacionales, que son compartidas y donde el ser humano tiene mucha actividad; no hay una gran densidad humana, pero sí actividad, por lo que buscamos que se permita la coexistencia en esos lugares sin que ello se remita a la remoción total de los pumas; en definitiva, es generar
una coexistencia entre la flora, la fauna y las actividades productivas; incluso, pensar alternativas económicas como la observación de fauna, ya que resultaría sumamente interesante poder ver a un puma en libertad, haciendo lo suyo”.

Qué metodología se utilizó
En en caso de Neuquén, el estudio, que comenzó hace varios años, se realizó colocando un radio collar a dos pumas capturados, lo que permitió monitorearlos vía satélite y observar el comportamiento. La iniciativa, enmarcada en la Fundación Conservacionista Flora y Fauna Argentina, tuvo en cuenta que para capturar a los animales debían colocar trampas en sitios donde hallaran huellas o heces de pumas, revisándolas dos veces al día, durante la mañana y la noche. Por su parte, el radio collar está integrado por tres componentes, una radio de onda corta (VHF) que puede ser rastreada con antenas en el campo; un GPS que localiza geográficamente al animal cada sesenta minutos, y una antena que hace posible que el collar se conecte a un satélite y transmita las localizaciones en directo a través de un mapa, por lo que el sujeto de estudio, es decir el puma, puede ser analizado en su comportamiento territorial.
Para el caso de Neuquén, en Laguna Blanca, el estudio estuvo focalizado en la problemática de los crianceros en relación a las pérdidas de ganado que sufren por la depredación, en parte, de los pumas. A su vez, participaron de la iniciativa personal del Conicet, la ONG Wildlife Conservation Society (WCS) y especialistas de la Universidad de California-Berkeley, además de contar con el apoyo de Parques Nacionales, la ONG Conservación Patagónica Asociación Civil de San Martín de los Andes.

Estrategias para evitar la pérdida de ganado
Según lo estudiado en Laguna Blanca durante los últimos tres años, una de las metodologías que los crianceros utilizan es la colocación de luces en los corrales, las cuales durante el día se cargan con un panel solar que tienen incorporado, y durante la noche emiten destellos intermitentes en los cuatro costados del corral. Dicho método fue probado con éxito en otros países y ya comenzó a ser adoptado en dicha zona; la medición se realiza mensualmente, contabilizando cuántos ataques sufre el ganado de corrales que no poseen este tipo de dispositivos, y aquellos que sí cuentan con ellos, a la vez que el objetivo ulterior es determinar si los pumas evitan los corrales que poseen esta clase de luces, aprovechando también para medir la eficacia de los perros protectores que viven con el ganado, utilizando variantes mestizas y aquellas de raza que provee el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).
.

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs