Mostrando entradas con la etiqueta Patagonia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Patagonia. Mostrar todas las entradas

Patagonia: provincias trabajan en un plan de manejo costero

Provincias patagónicas desarrollan un plan de manejo costero

Fecha de Publicación: 08/07/2020
Fuente: El Chubut
Provincia/Región: Patagonia


Como parte de la agenda de temas prioritarios que se plantearon las tres provincias que integran la Regional Patagonia Sur del Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema), el Ministerio de Ambiente y Control del Desarrollo Sustentable del Chubut coordinó la primera reunión de los equipos técnicos de las tres jurisdicciones que lo componen, en torno al Plan Regional de Manejo Costero.
Por la provincia participaron del encuentro virtual la directora general de Gestión Ambiental, Ana Marino, y los profesionales Jaqueline Beltrán y Juan Arens en tanto que representando a Tierra de Fuego participaron Eugenia Alvarez, María Luisa Carranza, Gerardo Noir y María Laura Flotron y representando a Santa Cruz, estuvieron presentes Silvina Sotomayor Amelug y Bárbara Klimisch.
Asimismo, se encontraba presente Nadia Boscarol de la Dirección Nacional de Gestión Ambiental del Agua y los Ecosistemas Acuáticos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación.
En la oportunidad, luego de presentarse los equipos técnicos, cada provincia reseñó su experiencia en relación al manejo costero para luego conocer el estado actual de la Estrategia Federal de Manejo Costero Integrado.
Concluido el encuentro, que se extendió por casi dos horas, se pudo concluir que las problemáticas son similares en las tres provincias, por lo cual se acuerda trabajar en conjunto en el abordaje de las mismas.
En base a un planteo de Chubut queda pendiente la búsqueda de registro de altura media del mar y temperatura, ya que son datos de gran importancia para incorporar en las evaluaciones de los efectos del Cambio Climático como así también compartir legislación entre Chubut y Santa Cruz, sobre el distanciamiento de canteras con respecto al mar y rutas.
Por otra parte, la cartera ambiental chubutense compartirá con las restantes provincias patagónicas el Informe Final del Censo de Residuos y Limpieza Costera que se llevó adelante en la costa chubutense el pasado verano.
Finalmente, Tierra del Fuego y Santa Cruz solicitaron al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación capacitación en varamientos, destinada a médicos veterinarios y otros actores involucrados en el tema, en tanto que se requirió además a la cartera ambiental nacional compartir información del manual de prospección sísmica, y del Programa Nacional de recuperación de redes de pesca.
Por otra parte, desde el organismo nacional, se menciona la posibilidad de financiamiento para realizar una línea de base de los usos y aspectos geomorfológicos de las costas de las cinco provincias que poseen acceso al mar.
.

Provincias patagónicas marcan su agenda ambiental



Cambio Climático, control de actividades industriales y manejo costero integrado: ejes de la agenda ambiental de la Patagonia Sur

Fecha de Publicación
: 28/05/2020
Fuente: El Chubut
Provincia/Región: Patagonia


Las máximas autoridades ambientales de Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego definieron los temas prioritarios para la región
En el marco de la primera reunión de la Regional Patagonia Sur del Consejo Federal del Ambiente (COFEMA), las máximas autoridades ambientales de Chubut, Eduardo Arzani, de Santa Cruz, Mariano Bertinat y de Tierra del Fuego, Eugenia Álvarez, definieron los temas prioritarios a nivel regional para el trabajo conjunto en el presente año.
Del encuentro online, del que también participaron los subsecretarios de Regulación y Control Ambiental, Daniel Micheloud y la subsecretaria de Gestión Ambiental, Carolina Humphreys, surgieron los cuatro ejes sobre los cuales las tres provincias trabajaran el enfoque regional: el fortalecimiento de las capacidades en la implementación de la agenda de cambio climático, la gestión y control ambiental de actividades industriales y productivas, el manejo de la zona costera y el  diseño e implementación de la estrategia de educación ambiental.
El titular de la cartera ambiental provincial valoró “la posibilidad de trabajar en conjunto con las demás provincias patagónicas en el armado de una agenda de temas ambientales que nos permita generar sinergias, compartir experiencias y pensarnos en el contexto regional en temas que si bien tienen sus características propias en cada provincia, es bueno pensarlas a nivel región”.
Arzani destacó que “del debate y puesta en común sobre los temas aportados por cada jurisdicción se llegó definir una agenda de temas afines y un coordinador para cada uno de ellos a fin de motorizarlos”, en tanto que, respecto de la modalidad, “se trabajará una mesa técnica que podrá ir proponiendo un plan de trabajo con actividades a y metas para este año y los subsiguientes”, agregó.
“Como parte de la modalidad de trabajo, se acordó la conformación de una Mesa técnica para cada tema que articule cada 15 o 20 días intercambios para el avance en la discusión y la generación de acuerdos sobre los temas clave” indicó el funcionario, para concluir que “en la medida de lo posible, se realizarán encuentros presenciales en las tres jurisdicciones de manera rotativa permitiendo la generación de espacios de fortalecimiento institucional y articulación operativa”.
Cabe mencionar además que, por su parte, la Comisión Regional, mantendrá mensualmente reuniones virtuales y/o presenciales que permitirá la articulación, acompañamiento a los equipos técnicos y la ejecución de las políticas conjuntas.
.

El Huemul con posibilidades de superar la extinción



Huemul, el ciervo patagónico que desafía la extinción

Fecha de Publicación
: 02/05/2020
Fuente: Weekend
Provincia/Región: Patagonia


Es uno de los animales emblemáticos del sur de Argentina. Su población se ha ido reduciendo con los años, pero el Parque Patagonia se propone reintroducir y recuperar la especie.
Hasta hace unos pocos cientos de años, dos grandes mamíferos herbívoros reinaban en la extensa y vibrante Patagonia argentina. El guanaco, con sus tropas numerosas, caracterizaba las zonas más áridas, ocupando toda la estepa desde los límites del bosque andino-patagónico hasta la costa del océano Atlántico. El huemul, menos visible y de grupos más chicos, ocupaba la porción oeste de la estepa y los faldeos boscosos y pastizales de altura de los Andes. Esta Patagonia llena de vida pronto enfrentaría la llegada de los colonizadores, con resultados catastróficos para muchas especies nativas.
El huemul, uno de los dos ciervos nativos de nuestra Patagonia, se distribuía en Argentina desde el sur de Mendoza hasta Santa Cruz, donde ocupaba los bosques cordilleranos y también las estepas patagónicas. De hecho, viajeros y naturalistas registraron en sus diarios la presencia de huemules en áreas de estepa y cañadones alejados hasta unos 100 kilómetros del límite del bosque. Solo en la provincia de Santa Cruz, entre 1894 y 1908, al menos cinco autores diferentes observaron pequeños grupos de huemules en zonas de cañadones, incluyendo el cañadón del Deseado al este de Perito Moreno. Pero ya en esos tiempos, los nativos de la región informaban que los huemules en la estepa no se presentaban tan abundantes como solían serlo. El huemul fue una de las primeras víctimas de la colonización de la Patagonia.
Actualmente los huemules habitan solo el 30 % del área que ocupaban hace unos 100 años. Esta severa declinación en su distribución se refleja en la disminución catastrófica del número de individuos. Se estima que menos de 600 animales persisten en Argentina. La caza furtiva, la destrucción de su hábitat, el hostigamiento por perros y la posible transmisión de enfermedades comunes en el ganado y el ciervo europeo cuentan entre los factores que han diezmado al huemul en todo su rango de distribución. El drama del huemul en Argentina continúa incluso dentro de los parques nacionales, donde pequeñas poblaciones continúan declinando y desapareciendo, especialmente en Río Negro y Neuquén.
Actualmente, las poblaciones más importantes de huemules de Argentina se encuentran en Santa Cruz, específicamente en áreas protegidas como los Parques Nacionales Perito Moreno y Los Glaciares y en los alrededores de los lagos del Desierto y San Martín. Quizás la visión del Gobernador Juan Gregores, quien prohibió la caza del huemul durante su mandato (1932-1945), permitió en parte la supervivencia de los ejemplares que hoy habitan la provincia. Pero los huemules siguen disminuyendo y su extinción en el mediano plazo es probable. Y así como Corrientes está llamada a ser pionera en la recuperación de las poblaciones de yaguareté, Santa Cruz será pronto reconocida por sus acciones innovadoras dirigidas a impedir la desaparición del huemul.
El Parque Patagonia es un complejo de reservas públicas y privadas localizado en el noroeste de Santa Cruz. El área se caracteriza por la presencia de mesetas surcadas por imponentes cañadones, que históricamente albergaron poblaciones de huemules. Debido a su condición de reserva, su extensión y el buen estado de sus pastizales, el parque presenta una oportunidad única para el regreso del huemul a la estepa. La reintroducción de individuos será el inicio de un ambicioso proyecto que busca revertir el proceso de extinción mediante la creación de nuevos núcleos poblacionales en áreas donde el huemul desapareció hace menos de 150 años. De esta manera, la estepa recuperará a uno de sus grandes herbívoros, en los cañadones del río Pinturas volverá a observarse la imponente figura de este ciervo patagónico y los santacruceños ofrecerán una formidable respuesta a la crisis de extinción que asola al planeta.
.

Auditoría sobre bosques patagónicos

Se realizó una auditoría sobre bosques nativos patagónicos

Fecha de Publicación
: 27/12/2019
Fuente: Tiempo Sur
Provincia/Región: Patagonia


La AGN auditó la implementación de la Ley 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de Bosques Nativos, en la Región Patagónica y encontró una demora de 8 años en la actualización del Inventario Nacional de Bosques Nativos, cuando el decreto que reglamenta la Ley establece que debe ser actualizado como máximo cada 5 años.
Durante gran parte del año 2015, la Autoridad Nacional de Aplicación (ANA) de la Ley de Bosques Nativos, fue la ex Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (SAyDS), organismo que se jerarquizó a partir del 10 de diciembre de 2015 cuando pasó a denominarse Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable (MAyDS) –Decreto 13/2015-. A posteriori, en septiembre de 2018, mediante DNU 801/18, el organismo referido perdió el rango de Ministerio para convertirse en Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable (SGAyDS) -DNU 802/18.
El ex MAyDS y las provincias, trabajan en conjunto en la Comisión de Bosques Nativos del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), que constituye el ámbito institucional de encuentro federal. Allí se discuten y definen pautas y lineamientos que hacen a la implementación de la Ley 26.331.
En este marco –y entre otras labores- la Auditoria General de la Nación llevó a cabo una auditoría sobre bosques nativos patagónicos, detectando que hay un retraso de ocho años en la actualización del inventario nacional de bosques nativos.
La demora impacta directamente en la precisión del monitoreo de la superficie de bosques nativos a escala nacional, impide contar con información necesaria para los indicadores establecidos respecto del Objetivo de Desarrollo Sostenible 15 (Vida de los Ecosistemas Terrestres) y dificulta el cálculo de las superficies forestales protegidas por las provincias en sus respectivos ordenamientos territoriales de bosques nativos.
Además, el Inventario está completado solo en un 82%.
Tampoco fueron actualizados los ordenamientos territoriales de los bosques nativos, motivo por el cual continuaron los desvíos observados por la Autoridad Nacional en cada uno de ellos.
Por otra parte, la Ley también establece que el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos debe recibir una asignación presupuestaria no inferior al 0,3% del Presupuesto de la Administración Nacional. Sin embargo, en 2015, 2016 y 2017, el Fondo recibió menos del 10% de ese mínimo, según constató la AGN.

Marco de aplicación
La Ley 26.331, promulgada el 19 de diciembre de 2007 y su Decreto Reglamentario 91/2009 establecen los presupuestos mínimos de protección ambiental para el enriquecimiento, restauración, conservación, aprovechamiento y manejo sostenible de los bosques nativos y de los servicios ambientales que éstos brindan a la sociedad, estableciendo “un régimen de fomento y criterios para la distribución de fondos por los servicios ambientales que brindan los bosques nativos”. Y define a los “ecosistemas forestales naturales compuestos predominantemente por especies arbóreas nativas maduras, con diversas especies de flora y fauna asociadas, en conjunto con el medio que las rodea (suelo, subsuelo, atmósfera, clima, recursos hídricos)”. Entre los objetivos de la Ley 26.331 se destacan los siguientes:
- Promover la conservación mediante el Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos y la regulación de la expansión de la frontera agropecuaria y de cualquier otro cambio de uso del suelo.
- Implementar las medidas necesarias para regular y controlar la disminución de la superficie de bosques nativos existentes, tendiendo a lograr una superficie perdurable en el tiempo.
- Mejorar y mantener los procesos ecológicos y culturales en los bosques nativos que beneficien a la sociedad.
- Hacer prevalecer los principios precautorio y preventivo, manteniendo bosques nativos cuyos beneficios ambientales o los daños ambientales que su ausencia generase, aún no puedan demostrarse con las técnicas disponibles en la actualidad.
- Fomentar las actividades de enriquecimiento, conservación, restauración mejoramiento y manejo sostenible de los bosques nativos.
.

Los impactos que nadie cuenta de Vaca Muerta

Vaca Muerta, la riesgosa apuesta al fracking en Argentina

Fecha de Publicación
: 12/12/2019
Fuente: InfoBae
Provincia/Región: Nacional


Pozos petroleros que asoman entre cultivos de frutas, casuchas resquebrajadas y mecheros con humo negro conforman el paisaje de Vaca Muerta, el enorme reservorio de petróleo y gas no convencional de Argentina, enclavado en una formación geológica rica en restos de dinosaurios.
Se trata de la segunda reserva de gas "shale" más grande del mundo y la cuarta de petróleo no convencional, por lo que constituye una suerte de El Dorado para este país recurrentemente golpeado por crisis económicas y urgido de divisas.
Pero sus habitantes alertan sobre los efectos que deja la fracción hidráulica, una técnica controvertida y bajo la lupa de los ambientalistas.
"Dicen que ese recurso les pertenece y que de eso depende la economía del país. Pero afectaron al ecosistema. Se contaminó el agua, el aire, se secaron las plantas, aparecieron enfermedades que antes no había. Perforan, se van y quedamos nosotros", señala Lorena Bravo, vocera de la comunidad mapuche de Campo Maripe, que se ha enfrentado a las petroleras e intenta detener la actividad.
El yacimiento Vaca Muerta se extiende sobre 30.000 kilómetros cuadrados en la Patagonia, entre las provincias de Neuquén, Río Negro, La Pampa y Mendoza. Representa 43% de la producción total de petróleo (505.000 barriles diarios en julio) y 60% de la de gas (144 millones de metros cúbicos de gas).

"Ilegal en tierra mapuche"
Añelo era hace años un pequeño caserío en medio del desierto patagónico, en el que se vivía del pastoreo de cabras y corderos. Hoy se ha transformado en un pueblo de 8.000 habitantes, la gran mayoría venidos de fuera, donde abundan los hoteles para los trabajadores petroleros y se levanta un enorme casino.
En los alrededores viven indígenas mapuches que reclaman el derecho sobre sus tierras y aseveran que han debido desplazarse por la contaminación que causa la fractura hidráulica, necesaria para la extracción de los hidrocarburos no convencionales.
"El fracking es una actividad ilegal en territorio mapuche. No se cumplió con nuestro derecho a ser consultados", asegura categórico Jorge Nahuel, uno de los líderes de la Confederación Mapuche de Neuquén.
"Nuestros territorios se encuentran sobre un lago de combustible. El resultado es contaminación y muerte. Los animales nacen con malformaciones", sostiene.

Tierra fértil, tierra arrasada
Otras poblaciones cercanas como Allen y Fernández Oro han visto disminuir sus campos de frutales ante el avance de las petroleras, que alquilan o compran las fincas para explotación.
A fines del siglo XIX, esas tierras áridas de las que con matanzas se había expulsado a los mapuches se volcaron a la agricultura con un sistema de irrigación por canales, alimentado por aguas tomadas al río Neuquén.
Con inmigrantes europeos, el lugar se transformó en la principal zona de cultivo de manzanas y peras de Argentina.
"La actividad petrolera tiene mucha historia en la región, pero siempre había sido en zonas despobladas. Más allá del fracking, en los últimos siete u ocho años el cambio ha sido el acercamiento de la explotación a los centros poblados y a las zonas de producción agrícola intensiva", explica Agustín González, de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Comahue.
Según este experto, en 30 años se han perdido 20.000 hectáreas productivas y ello tiene efecto en el calentamiento global.
"Por las características de los cultivos -que tienen una protección natural de los vientos con barreras de álamos y que reciben un riego por inundación de los campos que hace crecer pasto silvestre- los suelos de las chacras acumulan entre 3% y 4% de materia orgánica, frente a 0,5% del suelo desértico", refiere.
"Eso implica 1.200 kilos de secuestro de carbono por año y por hectárea en el cultivo de la manzana, por ejemplo", indica González.
Mariano Lavín, alcalde de Fernández Oro, se ha opuesto frontalmente a la actividad petrolera en su municipio, dedicado hasta ahora a manzanas, peras, lúpulo y viñedos.
"Después de la actividad petrolera, la tierra ya no es recuperable", dice con angustia Lavín, quien se dispone a aprobar un nuevo código de ordenamiento territorial que regule dónde y en qué condiciones se puede desarrollar.
"Se trata de una actividad muy particular, que solo se puede explotar con fracción hidráulica. Necesita restricciones", explica.
Aunque la actividad petrolera deja regalías a las provincias y a los municipios en los que se realiza, para Lavín ese no es atractivo suficiente. "Preferimos la pera, la manzana, el vino y la cerveza", afirma.

Casas resquebrajadas
Sauzal Bonito es una pequeña población de una sola calle asfaltada cerca de la hidroeléctrica y embalse Los Barreales. Allí, las casas muestran grietas y los habitantes se quejan de continuos sismos que antes no sentían.
"Hace tres años comenzaron los temblores. En mi casa ha habido daños, se caen pedazos de pared", relata Marisol Sandoval, madre de dos niños.
En el pueblo, el gobierno provincial repuso ya tres casas que quedaron inhabitables.
"Las nuestras son construcciones viejas, las casitas son de adobe. Estamos en una zona petrolera. Deberían al menos venir a darnos una charla", reclama Sandoval.
A las afueras de Allen, Roxana Valverde, trabajadora del campo de 44 años y con seis hijos, también habita una casa precaria y fracturada.
"El fracking afectó mucho. Tenemos casas destruidas y otras con rajaduras en las paredes por la vibración del paso de camiones. Hay muchos niños con problemas respiratorios. Han bajado los cultivos, hay muchos descampados que antes eran chacras de fruta y verdura", describe.
"Hemos intentado comprar en otro lado, pero como estamos rodeados de petroleras todo está muy caro y no hay dónde ir", se lamenta Valverde.
.

Coexistencia del humano con pumas investigada

Investigan el impacto del puma en el ecosistema de la región patagónica

Fecha de Publicación
: 21/11/2019
Fuente: El Diario de Madryn
Provincia/Región: Patagonia


El licenciado en Ciencias Biológicas, doctor en Ecología e investigador del Conicet, Emiliano Donadío, disertó en Puerto Madryn días atrás en relación al proyecto comenzado hace menos de un mes de Neuquén y Santa Cruz para analizar el comportamiento de los pumas dentro del ecosistema y la influencia del mismo en zonas donde la presencia del ser humano puede constituir un factor determinante para el comportamiento y la coexistencia de ambos.
“Grandes depredadores y su importancia en los ecosistemas: el puma en paisajes áridos”, fue el título de la charla realizada en el Hotel Piren, abierta a la comunidad y auspiciada por la Fundación Protejamos Patagonia.
Se trata de una prolongación de un estudio realizado en la provincia de San Juan, precisamente en la Reserva Biósfera San Guillermo, donde se observó cómo los pumas, considerados dentro de la gama de los depredadores “tope”, mantienen una influencia estructural dentro del ecosistema que habitan, modificando la flora e incluso la fauna de manera positiva.
En el caso de la provincia de Chubut, recién el año próximo podrían extender dicho relevamiento; mientras tanto, el objetivo del estudio es poder diseñar “estrategias que permitan la coexistencia del puma en ecosistemas donde hay presencia del ser humano, sin que ello implique la remoción o eliminación de la especie”, consignó Donadío. Los monitoreos fueron realizados vía satélite en el Parque Nacional Monte León y en el Parque Patagonia, en el caso de Santa Cruz; y en la zona de Laguna Blanca, en Neuquén. “Lo que se muestra es que el puma es un actor clave dentro del ecosistema que habita, porque no solo mata y consume a sus presas, sino que además les cambia el comportamiento y eso, a su vez, tiene un efecto positivo sobre otros organismos como la vegetación”, señaló el biólogo, que también forma parte de la Fundación Flora y Fauna Argentina y es explorador de National Geographic.

Qué sectores fueron objeto de estudio
En este sentido, Donadio explicó que “lo que vine a presentar a Puerto Madryn son algunos resultados de un proyecto sobre Ecología y Conservación de Pumas que implementamos desde el año 2004 hasta el presente en la provincia de San Juan, en la Reserva de Biósfera San Guillermo y que está compuesta por dos unidades; la Reserva Provincial San Guillermo y el Parque Nacional homónimo”.
A su vez, precisó que “básicamente, se trata de un lugar que se mantiene original, sin impacto o con muy poco impacto por parte del ser humano; entonces, es un sitio muy pristino donde la vida de estos animales ocurre sin el impacto del ser humano”.

En 2020 trabajarían en Chubut
Una vez que obtuvieron los últimos resultados, detalló Donadío, “ello nos llevó a preguntarnos qué pasa con el puma y con sus presas en un gradiente de uso humano; es decir, pasar de ‘cero uso humano’, como es el caso de San Guillermo, a lugares donde el impacto de las sociedades del hombre es enorme, por eso buscamos otros lugares donde trabajar”. En principio, se trabajó “en todos sitios de la Patagonia, precisamente en Neuquén, Santa Cruz” y “posiblemente el año que viene empecemos algo en Chubut, ya que estamos recién empezando (en las dos primeras áreas)”, remarcó.

Una función “estructuradora”
En cuanto a los resultados obtenidos para el estudio de la Reserva San Guillermo, sostuvo: “Lo que se muestra es que el puma es un actor clave dentro del ecosistema que habita, porque no solo mata y consume a sus presas, sino que además les cambia el comportamiento y eso, a su vez, tiene un efecto positivo sobre otros organismos como la vegetación”, remarcó el investigador del Conicet, añadiendo que “constituyen un factor estructurador, en definitiva; entonces, tienen efectos positivos sobre la vegetación porque cambian el comportamiento de los hervíboros y hacen que coman menos vegetación, además de que eliminan a algunos de ellos porque los matan y se los comen”.

El rol de los “depredadores tope”
Al mismo tiempo, “de esos animales que matan y comen quedan restos, los cuales son muy utilizados por animales come carroña, entre ellos el cóndor andino, una especie amenazada; tienen un efecto positivo sobre la misma”, puntualizó, sumando a ello que “todo esto demuestra, primeramente, que los depredadores ‘tope’ como lo son los pumas y los yaguaretés, por ejemplo, son importantes en los ecosistemas”.
En segundo orden, queda demostrado según las conclusiones preliminares, que “hay una red de interacciones que interconecta a muchas especies diferentes dentro de los ecosistemas, y si uno elimina una de ellas, se pierde el balance y el equilibrio, especialmente con estos depredadores que tienen muchísima influencia”.

Lejos de la actividad minera
Consultado sobre el impacto de la actividad minera, teniendo en cuenta las características de la provincia de San Juan, en el área estudiada, Donadío aclaró que “donde nosotros hicimos buena parte del trabajo no hay minería, sino que está a unos 40 kilómetros; dentro de la Reserva Provincial buena parte del trabajo la realizamos en el Parque Nacional”, por lo que “no trabajamos en las cercanías y no sabemos qué impacto puede tener la minería sobre el puma en particular”.

Alternativas de coexistencia
Donadío indicó que “estamos implementando este trabajo, en este gradiente de uso humano de diferentes localidades de la Patagonia, con la idea de aprender sobre la ecología de pumas y generar información que permita la coexistencia de este depredador en paisajes compartidos con el ser humano”.
En el caso de la región patagónica, la convivencia “es con los ganaderos”, agregó, explicando que prevén sentar las bases para un esquema que permita la convivencia y coexistencia de ambas partes, y que “el manejo de las poblaciones de pumas no implique eliminarlos”. Dichas zonas son, en su mayoría, “los alrededores de los parques nacionales, que son compartidas y donde el ser humano tiene mucha actividad; no hay una gran densidad humana, pero sí actividad, por lo que buscamos que se permita la coexistencia en esos lugares sin que ello se remita a la remoción total de los pumas; en definitiva, es generar
una coexistencia entre la flora, la fauna y las actividades productivas; incluso, pensar alternativas económicas como la observación de fauna, ya que resultaría sumamente interesante poder ver a un puma en libertad, haciendo lo suyo”.

Qué metodología se utilizó
En en caso de Neuquén, el estudio, que comenzó hace varios años, se realizó colocando un radio collar a dos pumas capturados, lo que permitió monitorearlos vía satélite y observar el comportamiento. La iniciativa, enmarcada en la Fundación Conservacionista Flora y Fauna Argentina, tuvo en cuenta que para capturar a los animales debían colocar trampas en sitios donde hallaran huellas o heces de pumas, revisándolas dos veces al día, durante la mañana y la noche. Por su parte, el radio collar está integrado por tres componentes, una radio de onda corta (VHF) que puede ser rastreada con antenas en el campo; un GPS que localiza geográficamente al animal cada sesenta minutos, y una antena que hace posible que el collar se conecte a un satélite y transmita las localizaciones en directo a través de un mapa, por lo que el sujeto de estudio, es decir el puma, puede ser analizado en su comportamiento territorial.
Para el caso de Neuquén, en Laguna Blanca, el estudio estuvo focalizado en la problemática de los crianceros en relación a las pérdidas de ganado que sufren por la depredación, en parte, de los pumas. A su vez, participaron de la iniciativa personal del Conicet, la ONG Wildlife Conservation Society (WCS) y especialistas de la Universidad de California-Berkeley, además de contar con el apoyo de Parques Nacionales, la ONG Conservación Patagónica Asociación Civil de San Martín de los Andes.

Estrategias para evitar la pérdida de ganado
Según lo estudiado en Laguna Blanca durante los últimos tres años, una de las metodologías que los crianceros utilizan es la colocación de luces en los corrales, las cuales durante el día se cargan con un panel solar que tienen incorporado, y durante la noche emiten destellos intermitentes en los cuatro costados del corral. Dicho método fue probado con éxito en otros países y ya comenzó a ser adoptado en dicha zona; la medición se realiza mensualmente, contabilizando cuántos ataques sufre el ganado de corrales que no poseen este tipo de dispositivos, y aquellos que sí cuentan con ellos, a la vez que el objetivo ulterior es determinar si los pumas evitan los corrales que poseen esta clase de luces, aprovechando también para medir la eficacia de los perros protectores que viven con el ganado, utilizando variantes mestizas y aquellas de raza que provee el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).
.

El plan para controlar al visón americano



Cómo es el plan para controlar la invasión del visón americano en la Patagonia

Fecha de Publicación
: 05/11/2019
Fuente: La Nación
Provincia/Región: Patagonia


A Soledad Ovando la mañana la puede encontrar en medio del bosque siguiendo una pareja de patos de anteojos, colocando una trampa para visón americano en un río montañoso o compartiendo el mate con un puestero. Se define como naturalista, título que se lo ganó a fuerza de años de trabajar cuidando el ambiente y explorando en armonía de la estepa patagónica. Con 33 años es la referente local de la asociación Aves Argentinas que lleva adelante un ambicioso plan para controlar el visón americano que se ha convertido en una plaga alarmante en la región.
Soledad reparte su tiempo entre la meseta del Lago Buenos Aires y El Chaltén, el epicentro del plan de restauración que busca controlar la invasión del visón americano a lo largo del recorrido del río de Las Vueltas, entre el Lago del Desierto y la desembocadura en el Lago Viedma. Son más de 70 km, y en su mayoría se trata de sitios a los que solo se puede acceder caminando.
El plan se basa en la colaboración conjunta y coordinada de varios organismos. Ella es un eslabón más de este engranaje que depende de muchas voluntades y hace epicentro en El Chaltén, donde los poco más de 1500 habitantes tienen un fuerte compromiso con la naturaleza. "La comunidad de El Chaltén es clave en este plan. Fuimos hablando con referentes en el pueblo, dimos charlas a la comunidad y, de a poquito, fuimos planeando la logística inicial para armar las trampas y realizar el relevamiento del terreno", detalla.
En 2014 la bióloga Laura Fasola publicó el resultado de una investigación sobre carnívoros invasores de la Patagonia usando el visón como caso de estudio. En esa investigación se determinaron las rutas y las tasas de expansión de la especie y se definieron las estrategias y sitios específicos para intentar controlar la plaga.
"En 2011, en la meseta del Lago Buenos Aires, encontramos que un visón mató a 33 macá tobianos en una noche en lo que es hoy el Parque Nacional Patagonia", cuenta desde Bariloche el biólogo Kini Roesler, coordinador del Programa Patagonia de Aves Argentinas.

Una especie exótica
El visón americano es una especie exótica invasora, carnívoro y el único depredador que llega a ambientes acuáticos, donde habitan y nidifican especies de aves. Tiene entre 50 y 70 centímetros de largo y al no contar con depredadores naturales se ha convertido en plaga con efectos negativos preocupantes sobre las presas nativas, en especial las aves.
Pero, ¿cómo llegaron desde América del norte a la Patagonia? En la década del 30 se instalaron criaderos en la Patagonia. Cuando dejaron de funcionar, muchos fueron liberados originando varios focos de invasión que hoy son plaga en la región.
"A mitad del siglo XX se empezaron a expandir y fueron siguiendo los cursos de agua. Cubrieron la cuenca del Río Senguer, llegaron a la cordillera y van saltando cuencas. El avance es rápido. Son anfibios, su lugar de acción es a 20 metros de la costa del río. Se pueden mover en tierra y cortar campo", explica Roesler.
El primer plan de control se puso a prueba en la meseta del lago Buenos Aires, al norte de Santa Cruz y principal centro de nidificación del macá tobiano, con buenos resultados. Basado en ese plan, se desarrolló este más amplio.
Para avanzar en este ambicioso proyecto se unieron a Aves Argentinas, Parques Nacionales, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Argentina, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Sociedad Zoológica de Londres, el Consejo Agrario Provincial de Santa Cruz, la secretaría de Ambiente de la provincia y la municipalidad de El Chaltén.
"Es muy difícil determinar el número de población, porque no trabajamos con densidad sino con niveles de ocupación. No es fácil verlos. Son nocturnos, son chiquitos. Cada individuo ocupa un territorio y solo. Un macho ocupa 1 km y medio de costa de río. Lo más son tres individuos juntos. Tienen algunas características de tasa reproductiva alta, hasta cuatro crías y son muy eficientes", detalla Roesler.

Detalles del plan
El plan consiste en colocar trampas con cebos en balsas de madera flotante a unos metros de la costa, sujetadas a tierra con soga. Ya instalaron 88 y aspiran a llegar a 200 en los ríos afluentes de la cuenca. "Las trampas fueron colocados en los lugares de remanso, en el interior el cebo es de carne de bagual y glándula de visón y su forma simula una madriguera", explicó a LA NACION el biólogo Ernesto Juan, de la Dirección Regional Patagonia Austral con sede en El Calafate.
Juan fue otro de los que caminó y recorrió el río palmo a palmo. "Es un trabajo enorme, se necesita mucha ayuda, en especial de la comunidad, una vez colocadas las trampas hay que revisarlas, controlarlas. Por la época en que estamos, se va a ver cuál fue la dinámica del río con la crecida y cómo resistieron las trampas", detalla el biólogo. Agrega que el objetivo es lograr restaurar las especies nativas cuya población fue afectada por las especies invasoras.
Las balsas quedan flotando sobre el agua. De este modo evitan que otro animal que no sea el visón caiga en ella. Al ser anfibio y especialmente curioso, el visón entra atraído por el cebo. Las trampas de acero, denominadas de captura muerta, se fabrican en Buenos Aires. Las balsas las hicieron en El Chaltén con la ayuda del municipio y vecinos de la localidad.
Los animales removidos proveen información valiosa para continuar: se puede determinar el origen, la conexión de las poblaciones, evaluar las enfermedades que puedan afectar a otros animales, entre otros datos. "Los primeros resultados preliminares probablemente serán a final del verano próximo, en abril 2020. Tendremos una primera aproximación. Para el resultado final, como mínimo serán cinco años de trabajo", detalló Roesler, acostumbrado a encarar proyectos de largo aliento.
.

Los glaciares andinos fuertemente afectados por el clima



Los glaciares andinos acusan la crisis climática con severos derretimientos

Fecha de Publicación
: 09/10/2019
Fuente: Agencia EFE
Provincia/Región: Nacional


Los glaciares de los Andes, pieza clave para la subsistencia de los ecosistemas de la zona, sufrieron una pérdida de masa generalizada entre 2000 y 2018 debido al calentamiento global. La situación es especialmente grave en las zonas centrales, donde su retroceso se aceleró en la última década.
Un grupo de investigadores franceses y argentinos analizaron unas 30.000 imágenes satelitales de toda la cordillera de Los Andes tomadas durante 19 años y observaron que las consecuencias de la crisis climática se palpan en la zona, ya que los glaciares, especialmente en la Patagonia, siguen retrocediendo año tras año, y algunos de ellos cada vez más rápido.
El estudio, publicado en la revista “Nature Geoscience” el 16 de septiembre, dividió en siete -Trópicos interiores, Trópicos exteriores, Andes áridos, Andes centrales, Patagonia norte, Patagonia Sur y Andes fueguinos- las zonas glaciares de la cordillera sudamericana, que se extiende desde Venezuela hasta Tierra del Fuego, y determinó el promedio del adelgazamiento total en 13,7 metros por región.

Calentamiento Global
“Esto obviamente está en sintonía con lo que está pasando en otras partes del mundo, y tiene que ver con el cambio climático y el calentamiento global específicamente”, explicó a Efe Pierre Pitte, uno de los investigadores que participó en el informe.
Para Pitte, que trabaja en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (Conicet), los datos más “graves” del trabajo pertenecen a los del norte patagónico, los Andes centrales y los Andes áridos, áreas situadas en Chile y Argentina.
En esta región, los primeros diez años hubo “un balance prácticamente equilibrado. En promedio los glaciares se mantuvieron durante el período 2000-2009, pero después hubo una sequía muy severa y las tasas de adelgazamiento subieron muy rápido”, explicó Pitte.
Precisamente, debido al derretimiento de estas masas de hielo y nieve, la sequía en la zona se ha podido paliar, pero el problema a largo plazo sigue latente.
“Por un lado, la contribución de los glaciares está ayudando a mitigar el efecto de la sequía, pero obviamente, a medida que la sequía se mantiene, el volumen de agua almacenada en los glaciares es menor”, precisó el argentino.
El estudio, liderado por la investigadora de la Universidad de Toulouse (Francia) Inés Dussaillant, es el primero que abarca todas las zonas andinas con un registro continuo, homogéneo y completo del espesor de sus glaciares, a los que está pasando factura la subida global de las temperaturas.
“Por ahora, lo que vemos es que el forzante climático sigue aumentando. El desequilibrio entre las temperaturas actuales y los glaciares sigue siendo muy grande y en el futuro próximo vamos a ver un retroceso generalizado de los glaciares”, advirtió Pitte.

Sur de la Patagonia
La zona sur de la Patagonia, donde se concentra gran parte de la superficie glaciar andina, es también la que presenta la pérdida de masa más severa, con 86 centímetros de adelgazamiento al año, lo que suponen 16,3 metros perdidos por glaciar en 19 años.
En este territorio, que se extiende por el sur argentino y chileno, se encuentran algunos de los glaciares más conocidos de Los Andes, entre ellos el Perito Moreno, gran foco del turismo mundial.
Otros grandes glaciares patagónicos como el Upsala -765 kilómetros cuadrados- y el Viedma -977 kilómetros cuadrados- casi cuadruplican y quintuplican, respectivamente, la superficie total de la ciudad de Buenos Aires.
Mientras el Perito Moreno se ha mantenido relativamente estable durante estas dos décadas, el Upsala y el Viedma pierden unos 15 metros de altura al año en su parte frontal, lo que equivale, según Pitte, a perder anualmente “un edificio de seis o siete pisos”.
Por ahora, estos glaciares tienen margen para mantenerse en el futuro, a pesar de las severas pérdidas por su descomunal tamaño, en tanto que las partes altas se conservan mucho mejor.

Tierra del Fuego
Sin embargo, el escenario apunta como crítico en Tierra del Fuego, la zona más austral del continente americano, donde se acumulan pequeños glaciares por la particular estructura de la zona.
“Los Andes tienen una orientación general norte-sur y en Tierra del Fuego se modifica a este-oeste. La cordillera es mucho más baja y por lo tanto, sobre todo en el sector argentino, lo que tenemos son pequeños glaciares en la zona alta de la montaña”, detalló Pitte.
Con las tasas de pérdida anual que se manejan actualmente, estas masas de hielo y nieve podrían desaparecer en las próximas décadas o centenares de años, según el investigador.
En este sentido, Pitte enfatizó que una cordillera sin glaciares es “impensable”.
“La morfología de los Andes que conocemos ha sido modelada a lo largo del tiempo por los glaciares y su retroceso es una señal de alerta y una pérdida potencial de patrimonio absolutamente invaluable”, concluyó.
.

El bosque patagónico suma peligros por el clima

Estudio del TA y la UBA alertó sobre impacto del cambio climático en el bosque patagónico

Fecha de Publicación
: 27/09/2019
Fuente: Grupo La Provincia
Provincia/Región: Patagonia


Un estudio del TA y la UBA realizado en el Parque Nacional Lanín, en San Martín de los Andes, Neuquén, alertó sobre el impacto que puede tener el cambio climático en los bosques patagónicos, al afectar la germinación de tres árboles icónicos en la zona como el roble pellín, el raulí y la lenga.
Un trabajo conjunto entre el TA Bariloche y la Facultad de Agronomía de la UBA determinó que las temperaturas más altas afectan la germinación de estas tres especies ya que si bien crecen o largo de toda la montaña lo hacen a temperaturas diferentes, según un informe publicado en la revista Sobre la Tierra de esa facultad.
"La germinación de cada especie está bien adaptada a su hábitat natural, lo cual no estaba documentado hasta el presente", señaló Verónica Arana, investigadora del TA Bariloche-Conicet, quien destacó que el calentamiento global "podría cambiar estos patrones y modificar la futura distribución de las tres especies".
Los resultados del trabajo están publicados en la revista New Phytologist, en coautoría con los docentes de Agronomía Diego Batlla, Roberto Benech y Rodolfo Sánchez y profesionales de la Universidad Nacional del Comahue.
Según Arana, el cambio climático predice que para el 2080, los ambientes de la Patagonia sufrirán un aumento de casi 3 grados en la temperatura media anual del aire.
En ese sentido, advirtió que las mediciones que realiza el TA en la zona marcan una realidad inquietante: "En los últimos 10 años registramos aumentos sensibles en la temperatura de estos bosques".
"Eso está ocurriendo ahora, no dentro de 60 años, y como ya vimos a lo largo de la montaña, cambios muy pequeños en la temperatura alteran la germinación del roble pellín, el raulí y la lenga", concluyó.
.

Dramática pérdida de glaciares en la Patagonia



Los glaciares de la Patagonia adelgazaron el equivalente a un "edificio de 4 pisos en casi 20 años"

Fecha de Publicación
: 23/09/2019
Fuente: La Voz del Interior
Provincia/Región: Patagonia


Así lo graficó un científico del Conicet en base a una investigación que reveló los cambios en las masas de hielo de la Cordillera de los Andes. Analizó más de 30 mil imágenes satelitales.
Los glaciares de la Patagonia adelgazaron en promedio el "equivalente a un edificio de cuatro pisos de 2000 a 2018", graficó hoy un científico del Conicet en base a una investigación que reveló los cambios en las masas de hielo de la Cordillera de los Andes, al analizar más de 30.000 imágenes satelitales.
Este trabajo, que salió esta semana en la revista Nature Geoscience, es innovador porque "brinda datos confiables para el 95% de los cerca de 18.800 glaciares que hay en los Andes y los datos son muy detallados ya que el píxel de las imágenes es de 30 metros, es decir que tenemos un dato cada 30 metros", destacó a Télam el científico del Conicet Pierre Pitte.
Pitte junto con Lucas Ruiz y Mariano Masiokas son investigadores del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla) y participaron de la investigación internacional sobre los glaciares andinos, liderada por Inés Dussaillant de la Universidad de Toulouse.
"Los glaciares están perdiendo volumen a nivel global desde finales del siglo XIX", relató Pitte, y agregó que esas alteraciones denotan como cambia el clima: si la temperatura general aumenta, los glaciares se derriten más, pero si las precipitaciones aumentan, los glaciares crecen.
La calidad de información que tenían los científicos para medir esos cambios era muy variable ya que incluía mediciones con teodolito, GPS, fotos de campo y aéreas, pero el desarrollo de los satélites de observación terrestre desde 1970 les mejoró sustancialmente la capacidad de medición.
"La información satelital brinda una herramienta única para el estudio de los glaciares porque los de los Andes están ubicados en algunas de las regiones más inaccesibles del territorio, casi sin caminos de acceso, sin comunicaciones y sujetas a un clima extremo", destacó Pitte.
Lucas Ruiz, otro de los investigadores argentinos del equipo, señaló que para este trabajo "compararon más de 30.000 modelos digitales de terreno, realizados a partir de pares de imágenes estereoscópicas del satélite Aster", lo que les permitió "alcanzar un nivel de precisión inédito".
"El resultado principal del estudio es que los glaciares en todas las regiones de los Andes perdieron en promedio el equivalente a unos 0,70 metros de agua al año, es decir más de 12,5 metros de agua equivalente en 18 años", explicó Pitte.
El investigador especificó que la referencia a "metros de agua equivalente (m. a.e.) resulta de aplicar una pequeña corrección de densidad en el cambio de elevación observado ya que el hielo de los glaciares es menos denso que el agua, y por lo tanto 1 metro de adelgazamiento glaciar equivale a 0,85 metros de agua".
Para dar una idea de las dimensiones, Pitte precisó que del año 2000 a 2018 el adelgazamiento en los glaciares de la Patagonia Norte (Neuquén, Río Negro y Chubut) fue de alrededor de 10 metros, lo que comparó con un edificio de tres pisos aproximadamente.
Mientras que el adelgazamiento en los glaciares de la Patagonia Sur (Santa Cruz) en esos 18 años fue de poco más de 15 metros, lo que equivale a un edificio de cinco pisos. Por lo que los científicos se refieren en promedio a un predio de cuatro pisos.
Otro de los resultados del estudio es que la pérdida de espesor no fue igual en todas partes: "La pérdida de masa en los glaciares ubicados en los trópicos y en el sur de la Patagonia se mantuvo a una tasa elevada y constante en los últimos veinte años", detalló Ruiz.
"Pero en los Andes Áridos y del Norte de la Patagonia, desde Salta hasta el sur de Chubut, entre 2009 y 2018 los glaciares perdieron masa a una tasa más elevada que entre 2000 y 2009, lo que marca que hubo un cambio de régimen climático", completó.
Los científicos asociaron este aumento en la pérdida de masa glaciar en la región central de los Andes con la megasequía que sufrió esa área en el último tiempo, aunque las masas de hielo también disminuyeron la gravedad de la sequía. Sin embargo el problema persiste.
"Si los glaciares se siguen achicando, en el futuro no vamos a tener esa `caja de ahorro` desde donde sacar agua", expresó Ruiz.
"Con este nuevo estudio, tenemos información de referencia mucho más fidedigna sobre cómo cambiaron todos los glaciares a lo largo de los Andes y cómo influirá eso en el medioambiente, lo que da más certeza sobre los escenarios futuros", concluyó el especialista
.

La falta de licencia social de Vaca Muerta



Vaca Muerta: entre la licencia ambiental y la licencia social

Fecha de Publicación
: 30/07/2019
Fuente: TN
Provincia/Región: Patagonia


Una de las cuestiones implícitas en una marca es su imagen y, en base a la carga negativa o positiva de una imagen de marca, ésta tiene mayores o menores chances de ser exitosa. Según los informes producidos por varios grupos de trabajo que redactan los documentos preparatorios a cada encuentro cumbre como los del G20 o Davos, los inversores manifiestan que hay más chances de que un cisne negro pueda surgir desde el sector del medio ambiente, que desde las hipótesis de conflicto de otrora.
Una organización ambientalista tiene más chances de afectar la realización de un proyecto y la imagen de las “marcas” intervinientes que un planteo gremial, por ejemplo. Algo de esto vivió el entonces gobernador de La Rioja, Luis Beder Herrera, cuando estalló el conflicto entre los pobladores de Famatina y la empresa extractiva de oro que estaba a punto de comenzar la explotación en esa localidad riojana. En esa tarde, donde los móviles de los más importantes medios de comunicación cubrían y “nacionalizaban” dicho conflicto, el mandatario provincial debió romper el silencio y afirmar que “Famatina no se llevará a cabo sin licencia social”.
Días después, se creó la Organización Federal de Estados Mineros, en cuya Acta Constitutiva, en su apartado XI se expresa la “necesidad de que todo proyecto minero a realizarse en la Argentina cuente con Licencia Social”. Eso ocurrió en 2013 y, hasta aquí, no se avanzó en el diseño de protocolos que enmarquen este paradigma que ya tiene respaldo legal. ¿Qué es la Licencia Social? ¿Sólo puede aplicarse a la actividad minera o su cumplimiento es reclamado también desde otras actividades de potencialidad contaminante? ¿Es lo mismo Licencia Social que Licencia Ambiental? Despejar cada interrogante, es imprescindible, para cubrir algunos vacíos de información y desinstalar ciertas confusiones que atentan contra el derecho a la información de los ciudadanos y la seguridad jurídica de los inversores.
La Licencia Social (LS) proviene de las entrañas de la minería y se va extendiendo a otras actividades extractivas, como el fracking. Para Boutilier y Thomson, “la Licencia Social está enraizada en las creencias, percepciones y opiniones de la población local y otros grupos de interés acerca de un proyecto en particular”.
Por ello, la Licencia Social es un consenso social mientras que la Licencia Ambiental es un permiso de operación, concedido por los gobiernos locales. Puede entonces que un emprendimiento tenga Licencia Ambiental y no cuente explícitamente con Licencia Social. Tampoco debe creerse que una Audiencia Pública otorgue Licencia Social a determinada iniciativa, como pasó en San Carlos de Bariloche en 2018, donde una Audiencia Pública no aprobó la propuesta de un nuevo concesionario, lo que indujo a varios legisladores locales a afirmar que la nueva concesión no tenía Licencia Social.
En el caso de Vaca Muerta, desde lo más encumbrado de las autoridades involucradas hasta el común de los ciudadanos que recibe información de todo tipo sobre el complejo proceso que se desarrolla a miles de metros bajo sus pies, saben que semejante explotación cuenta con Licencia Ambiental, pero a su vez no existe un consenso de ciudadanía que manifieste explícitamente y a través de organizaciones representativas, bajo qué condiciones dicho mega proyecto cuenta con el aval de la gente.
Hay, por tanto, una licencia social implícita sin consagrarse en ningún documento ni texto que sea fruto de un consenso social. El desarrollo de las sociedades enseña que estas no dan cheques en blanco y la confianza y tranquilidad que hoy se disfrutan, pueden modificarse ante el primer cisne negro que aparezca.
Por eso la Licencia Social es dinámica e intangible (no hay una norma legal que la reglamente). Lo que hoy es aceptado por una comunidad puede que mañana no cuente con el mismo sustento en la opinión pública. Estas características interpelan a gobiernos y empresas a trabajar articuladamente con las comunidades, sabiendo que es vital mantener canales de comunicación ágiles y exentos de “traductores” y “teléfonos descompuestos”. Tampoco puede el Estado desentenderse de esta cuestión, que hace a su esencia como superestructura que vela por el bien común de los ciudadanos. Tal vez, sea el tiempo de empoderar sobre este tema a las Defensorías del Pueblo, que son el espacio natural donde la gente pueda llevar sus inquietudes a través de un canal orgánico y legal.
.

Denuncia en justicia para que no se usen ríos para el fracking

Piden no uso de ríos para el fracking

Fecha de Publicación
: 19/07/2019
Fuente: La Arena
Provincia/Región: Patagonia


Un ciudadano de Patagones presentó una denuncia en el Juzgado Federal de Viedma por el uso del agua de los ríos Limay, Neuquén, Negro y Colorado para realizar el proceso de fractura hidráulica. La acción es por la posible comisión del delito de contaminación de las cuencas.
Según informó el portal Agencia Digital de Noticias, el 13 de junio la Fiscalía Federal de Viedma recibió la denuncia de Elvio Mendioroz para investigar y llegar a una conclusión que podría ser, entre otras, una medida cautelar contra las empresas que trabajan en Río Negro y Neuquén, especialmente en Vaca Muerta.
«No estamos planteando frenar el fracking sino evitar que se haga con agua, con el agua de las cuencas de nuestros ríos», planteó Mendioroz en diálogo con la radio de FM El Rayo, de la ciudad de Viedma. «Agua por petróleo, no», sentenció el vecino, quien reflexionó que «el agua en esencia y prioridad es fuente de vida y para la vida, no más».
Mendioroz planteó que el uso del agua de ríos para fractura hidráulica afecta el principio de «incongruencia» que invoca el artículo 41 de la Constitución Nacional.
El derrame de agua de producción ocurrido a fines de junio en el yacimiento mendocino de Cerro Mollar alcanzó los 4.000 litros, según confirmó el Departamento General de Irrigación de Mendoza. El líquido llegó hasta el arroyo El Alamo, que es un cauce que no está conectado con el río Atuel, como se informó en primer término.
Jorge Fernández, jefe de Zona de Riego de Irrigación en Malargüe, fue quien brindó detalles sobre el incidente e informó que se aplicará una multa a la empresa Phoenix, operadora del yacimiento.
Fernández explicó que «cuando se extrae el petróleo, viene con cierta cantidad de agua, entonces a través de un proceso se separa esa agua, que es un resto que queda, se vuelve a inyectar al estrato del cual ha sido extraído, a través de unos pozos inyectores». El agua llega a los pozos inyectores a través de unas conducciones y en una de esas hubo una pinchadura que produjo un derrame estimado en aproximadamente 4 mil litros».
El líquido derramado llegó al arroyo El Manzano, que es afluente de El Alamo. «Para la actividad petrolera es un incidente de carácter medio por el volumen derramado, pero para nosotros, si bien no se puede determinar con exactitud cuánto de esos 4 mil litros llegaron hasta el arroyo, es una situación grave», indicó el inspector. Para despejar dudas, Fernández contestó que «el arroyo El Alamo no tiene nada que ver con el río Atuel, por eso la actuación sobre el incidente pertenece a la cuenca del río Malargüe».
.

Grave: Campo de Hielo Sur se fractura



Patagonia: el Campo de Hielo Sur se fractura debido al cambio climático

Fecha de Publicación
: 27/05/2019
Fuente: Filo News
Provincia/Región: Patagonia


Se trata de la mayor extensión de hielo del Hemisferio Sur fuera de la Antártida, que se encuentra en peligro.
Las organizaciones ambientales emitieron una alerta tras la fractura del Campo de Hielo Sur, que se registró en los últimos días en la Patagonia. Se trata de un conjunto de glaciares de más de 12.000 kilómetros cuadrados.
El bloque de hielo, la más extensa del Hemisferio Sur fuera de la Antártida, es compartida por Chile y Argentina, y continúa en alerta a causa del crecimiento del cambio climático.
Gino Casassa, jefe de la Unidad de Glaciología y Nieves de la Dirección General de Aguas del Ministerio de Obras Públicas, expresó para Reuters: "Lo que ocurrió es una fragmentación, una división, un retroceso del hielo que resultó en una división en dos de esta gran masa que es Campo de Hielo Sur".
Luego, añadió: "Se separó un pequeño cuerpo de cerca de 208 kilómetros cuadrados que dejó una franja que antes estaba cubierta con hielo. Retrocedió tanto el hielo y era tan delgado que quedó una brecha de roca".
.

El macá tobiano en grave riesgo



Ugo Mellone: “El macá tobiano está a punto de desaparecer en la Patagonia argentina”

Fecha de Publicación
: 06/05/2019
Fuente: Agencia EFE
Provincia/Región: Patagonia


El cambio climático y las especies invasoras están poniendo en riesgo de desaparición al macá tobiano (Podiceps gallardoi), una ave que habita en la Patagonia argentina, denuncia el investigador y fotógrafo de naturaleza Ugo Mellone -radicado en España- tras participar en un programa de conservación.
El macá tobiano es un ave acuática endémica descubierta en 1974 en una zona inhóspita de la provincia de Santa Cruz, en la Patagonia, y es el “paradigma de la extinción masiva actualmente en curso en el planeta”, señala Mellone en entrevista con Efeverde.
“Todos los días se descubren nuevas especies, pero un ave tan llamativa como el macá tobiano, te da una idea de lo remoto que es el lugar donde vive”, explica Mellone, “áreas donde se podría pensar que las especies están libres de la acción humana, pero aún allí se está perdiendo su biodiversidad”.
Según el informe de Aves argentinas y la Asociación Ambiente Sur (miembro de BirdLife International) de 2017-2018, se estima que la población de macá tobiano alcanzó una población de entre 3.000 y 5.000 ejemplares adultos en los años ochenta.
Sin embargo, actualmente no superan las 400 parejas, que migran desde el Atlántico hasta las lagunas de las mesetas del oeste de la Patagonia donde forman colonias para reproducirse entre noviembre y marzo, el verano austral.
Según el documento, eso supone un declive de la población de hasta un 80 % en los últimos 25 años, llegando la disminución hasta el 95 % en algunas zonas, de acuerdo a los censos que se realizan desde 2009.
Introducción de especies invasoras
Es un ave que vive durante los meses de primavera y verano austral, muy fríos y ventosos, en la Patagonia, en lagunas que conservan las condiciones adecuadas para su superviviencia y donde existe “vinagrilla” (Myriophyllum quítense), una planta acuática característica de humedales.
Pero hace unos años se introdujo en las lagunas “trucha americana y visón, dos especies que junto a la gaviota cocinera se han convertido en amenazas para el macá tobiano”, explica.
Actualmente el macá tobiano se encuentra en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) por peligro crítico de extinción.
Mellone había participado entre 2012 y 2013 en un proyecto de conservación del cóndor entre Argentina y Chile, sin embargo, por información de compañeros ornitólogos decidió vincularse al proyecto del macá tobiano, “una especie estéticamente atractiva, con un complejo comportamiento social, que vive en zonas remotas y amenazada”.
El director del Proyecto Macá Tobiano, Kini Roesler, accedió a la participación de Mellone en el monitoreo de la especie, trabajo que se realizó entre diciembre y enero de 2018, con un buen número de biólogos y voluntarios y que “en pocos años ha logrado resultados extraordinarios”, según Mellone.
Así, gracias a los llamados “guardianes de colonias”, dos personas permanecen durante dos o tres semanas en lugares cercanos a las colonias para monitorear a los macaes, “que no son nada asustadizos”.
“Siempre me ha gustado la naturaleza”, señala y explica que empezó en la fotografía en “la adolescencia para documentar lo que ves”.
Tras finalizar sus estudios de licenciatura en Ciencias Naturales en Italia, decidió viajar a España donde hay centros para la conservación de aves rapaces, su otra gran pasión.
Ya en suelo español hizo un doctorado sobre migración de aves, en la Universidad de Alicante, y una vez finalizados sus estudios decidió dedicar más tiempo a la fotografía, con el fin de obtener imágenes “que sean agradables pero que tengan también contenido científico o de documentación”.
Actualmente se encuentra radicado en Granada, desde donde viaja a múltiples lugares para desarrollar trabajos de investigación y conservación, colabora con diversas universidades y trabaja como consultor para documentales de fauna.
.

Mata pumas y zorros y tendrás un brote de hantavirus



La caza de pumas y zorros favoreció la proliferación de ratones

Fecha de Publicación
: 24/01/2019
Fuente: El Patagonico
Provincia/Región: Nacional - Patagonia


La caza de pumas, zorros y aves rapaces, para el presidente de la Asociación Amigos de Parques Nacionales, Norberto Ovando, es una de las principales causas de la proliferación de "ratones colilargos", los roedores portadores del hantavirus.
“Todo animal tiene por arriba de la cadena alimentaria algunas especies que son las controladoras naturales”, explicó a PáginaI12 Ovando, presidente de la Asociación Amigos de Parques Nacionales y miembro de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. En el país existen cuatro zonas endémicas de hantavirus: el norte (Salta y Jujuy), el centro (Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos), el noreste (Misiones) y la región sur (Río Negro, Neuquén y Chubut). En esta última zona, según explicó Ovando, las especies controladoras del ratón colilargo (Oligoryzomys longicaudatus Bennett) portador de hantavirus –que genera en los humanos un cuadro de insuficiencia respiratoria conocido como síndrome pulmonar por hantavirus (SPH)– son los pumas, zorros y aves rapaces.
Según explicó el especialista, el ratón se reproduce durante la primavera y el verano. “Cuando florece la caña Colihue –lo hace cada 40 años aproximadamente– hay mayor cantidad de semillas y eso hace que aparezcan miles de ratones a alimentarse y se reproduzcan más rápido. Pero al reproducirse el ratón, los zorros y los otros depredadores también tienen más posibilidades de aumentar su población. O sea que, naturalmente, si hay más ratones hay más depredadores. La naturaleza es sabia”, detalló Ovando. Pero advirtió: “el problema es cuando interviene el hombre, que es la verdadera plaga del planeta. En el Sur, los estados provinciales premian la caza de pumas, zorros y rapaces porque los consideran plaga. La población de los colilargos aumenta porque no hay quién se los coma. Por lógica consecuencia, el resultado es mayor cantidad de animales infectados con hantavirus”.
“En Chubut se mataron 5000 zorros y 250 pumas en 2017”, detalló Ovando. El precio por puma en esa provincia es de 1000 pesos, mientras que el del zorro colorado es de 300 pesos. “Las leyes provinciales no respetan las nacionales. La Ley 22.421 protege y conserva la fauna silvestre. Tampoco se respeta la 25.675, que es la ley general del ambiente”, expresó.
En Río Negro existe una ley (la 763/72) que declara plaga a pumas y zorros “sin ningún estudio previo”, subrayó Ovando. “El gobierno autoriza a cazar sin saber qué cantidad de pumas o de zorros hay en la zona. Como no hay ningún estudio previo, se le pone la palabra plaga porque vienen los señores ganaderos y dicen que el puma les mató a unos corderos. Pero nunca se sabe qué cantidad de corderos o en qué circunstancias murieron”, dijo el presidente de la Asociación Amigos de Parques Nacionales, quien recomendó como solución a la matanza de corderos los alambrados olímpicos o la presencia del Estado, que “podría pagarles a los ganaderos el costo de los corderos, siempre y cuando muestren las pruebas de que sus animales murieron por la intervención de un puma o un zorro”. Actualmente, el estado provincial de Río Negro paga 3000 pesos por cuero de puma y 700 por cuero de zorro.
.

INBN2: cierre de actividades en el bosque andino patagónico



Etapa final del inventario del bosque andino patagónico

Fecha de Publicación
: 22/12/2018
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable
Provincia/Región: Patagonia


La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, que dirige Sergio Bergman, junto al Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (CIEFAP), participaron del cierre de las actividades en el bosque andino patagónico en el marco del Segundo Inventario Nacional de Bosques Nativos (INBN2).
Durante el encuentro, que se llevó a cabo en Esquel, la Secretaría estuvo representada por Diego Moreno, secretario de Política Ambiental en Recursos Naturales, quien aseguró: “El bosque nativo tiene recursos a partir de los que se pueden generar, más allá de los servicios ecosistémicos que nos proveen, oportunidades de desarrollo a nivel local. Para eso necesitamos tener información acerca del estado en el que está este recurso, que es de relevancia para coordinar nuestras políticas para conservar el bosque y transformarlo en una herramienta para el crecimiento sustentable y de las comunidades que viven en ellos”.
Moreno recorrió la zona de Foyel, en la que se hicieron mediciones de las parcelas. Allí señaló que “el Secretario Sergio Bergman impulsa la transformación de Argentina en un país en el cual la actividad forestal cobre un rol más preponderante del que ha tenido históricamente”. En esa línea, el funcionario sostuvo que “Argentina es un país muy diverso, con muchas oportunidades, con más de un millón de bosque cultivados y más de 50 millones de hectáreas de bosques nativos, con un sector científico y tecnológico de primera línea y una actividad privada pujante en muchos sectores”. Además agregó: “En lo relativo a lo forestal, hay un potencial de desarrollo importante, con una cadena primaria que tiene una de las mayores tasas de generación de empleo por unidad productiva. Este es un sector que muchas veces no pudo desplegar ese potencial con una visión a largo plazo y es el desafío que tenemos”.
A tales fines, Moreno explicó: “La Secretaría de Ambiente convocó a todos los sectores relacionados en la industria forestal a trabajar en articulación con ministerios y secretarías del Gobierno en el marco de la plataforma Forestar 2030. En esa línea además trabajamos con instrumentos bien concretos, como lo que llevamos adelante con el COFEMA para ajustar los mecanismos y mejorar la implementación de la Ley de Bosques Nativos, como así también la finalización de la actualización del Inventario de Bosques”.
Antes de la realización del acto en el que se dieron por concluidas las actividades en relación al INBN2, el secretario Moreno y el intendente de Esquel, Sergio Ongarato, mantuvieron una reunión a fin de avanzar en la concreción de una oficina en la Municipalidad de Esquel que represente a la Secretaría de Ambiente nacional, espacio que estará destinado a la Dirección Nacional de Bosques y al equipo técnico nodo sur.
Participaron del evento, en representación de Chubut, el subsecretario de Bosques e Incendios, Rodrigo Roveta y la directora de Ordenación Forestal y Uso del Bosque, Ada Karina Araqué; el subsecretario de Recursos Forestales de Río Negro, Marcelo Perdomo; el director del CIEFAP, José Daniel Lencinas; de la Asociación de Ingenieros Forestales, Verónica Olivo; el secretario de Ambiente del Esquel, Daniel Hollman; el intendente del Parque Nacional los Alerces, Ariel Rodríguez y los concejales de Cambiemos María Eugenia Estefania y Sergio Sepiurka.

Segundo Inventario de Bosques
El inventario es una herramienta estratégica nacional necesaria para planificar políticas públicas de conservación y manejo sustentable de los bosques. Su objetivo es proveer la información actualizada del patrimonio de bosques nativos del país y establecer un sistema continuo de inventarios forestales sucesivos. Da cumplimiento a la Ley N.° 26331 de Bosques Nativos y a los convenios internacionales asumidos por Argentina para el diseño, aplicación y seguimiento con la Estrategia de Cambio Climático.
El inventario se encuentra con un desarrollo del 46 %, con 1.919 parcelas instaladas a la fecha. En este sentido, ya se encuentran inventariadas en su totalidad Santiago del Estero, Chaco y próximamente se concluirán las actividades en las cinco provincias de la región forestal bosque andino patagónico (Río Negro, Chubut, Neuquén, Santa Cruz y Tierra del Fuego). Al mismo tiempo, continúa avanzando la instalación de unidades de muestreo en Salta, Jujuy, Formosa, Catamarca y Tucumán.
Al respecto, se adjudicará y firmará próximamente el contrato para las provincias de Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba, que representan 627 parcelas a instalar en total. Por su parte, entre enero y febrero se estipula que se lanzarán los pliegos de licitación para las provincias y regiones forestales faltantes, que implican un total aproximado de 527 parcelas.
.

Encuentran otros 23 cóndores envenenados



Otros 23 cóndores aparecieron muertos por envenenamiento en la Patagonia y advierten que se acelera el peligro de extinción

Fecha de Publicación
: 02/11/2018
Fuente: InfoBae
Provincia/Región: Patagonia


Este lunes por la mañana se registraron otros dos casos de muerte masiva de cóndores, esta vez en las provincias de Neuquén y Santa Cruz donde murieron, al menos, 23 ejemplares de la especie que está en serio peligro de extinción. El veneno que provocó la muerte de los animales fue un poderoso agrotóxico cuya venta está prohibida en el país. Estos casos se suman a las muertes masivas ocurridas en Jujuy y Mendoza.
El uso ilegal de agrotóxicos está diezmando las poblaciones naturales del Cóndor andino con un impacto fulminante y en poco más de un año, al menos, 90 aves de esta especie murieron por envenenamiento. Esto genera muertes masivas a un ritmo que amenaza de extinción a la especie.
Uno de los casos registrados en las últimas horas  sucedió en la localidad de Manzano Amargo, Chos Malal, provincia de Neuquén, donde al menos 13 individuos fueron hallados muertos.
Gracias a información que dieran los pobladores se coordinó el procedimiento entre el gobierno local y la Policía Rural, Guardafaunas y la Dirección General de Coordinación Operativa que encontraron los cuerpos, realizaron necropsias, tomaron muestras para estudios toxicológicos y sanearon la zona para que no haya que lamentar nuevas víctimas. Allí encontraron, además, cadáveres de aves rapaces, gatos, perros y vacas muertas, usadas como cebo.
Los estudios toxicológicos, realizados por Fundación Bioandina Argentina, determinaron que la muerte fue causada por la ingesta de un poderoso agrotóxico organofosforado, cuyo uso está prohibido en el país.
El otro episodio lamentable sucedió en Santa Cruz. Al menos 10 aves de esta especie, amenazada y considerada Monumento Natural Provincial, fueron halladas muertas en una zona cercana a Cueva de las Manos, en la localidad de Perito Moreno.
A partir de información suministrada por Aves Argentinas, especialistas de la Fundación Bioandina Argentina, montaron un rápido operativo con autoridades del Consejo Agrario Provincial, Fauna Provincia y el apoyo de los pobladores locales, para poder acceder a los cadáveres, tomar muestras para estudios toxicológicos y sanear la zona para no tener que sufrir nuevas víctimas. En el lugar, además de los cóndores, fueron halladas varias ovejas muertas usadas como cebo.
"Desgraciadamente, algunos pobladores rurales ilegalmente siguen usando veneno para tratar de controlar grandes carnívoros, como pumas, zorros e incluso perros. Con ello no solo causan la muerte de especies carroñeras, encargadas de mantener la limpieza del ambiente, sino también contaminan el suelo, el agua y ponen en peligro todas las formas de vida, incluso la humana", aseguran desde Fundación Bioandina.
Además, pusieron el alerta en el uso de esos poderosos venenos: "Los numerosos casos ocurridos en todo el país dejan al descubierto que cualquier persona, en cualquier lugar, accede libremente a estos peligrosos venenos, para usarlos con cualquier propósito".
Los casos de muerte masiva fueron presentados ante la Fiscalía de Estado, el Consejo Federal de Medio Ambiente, la Secretaría de Ambiente Nación y autoridades de fauna provincial, para que se estudien en profundidad y se apliquen medidas preventivas.
.

Salmón escapado en Chile, pero peligro para Argentina



Investigan si el "salmón tóxico" puede contaminar las costas argentinas tras su fuga de Chile

Fecha de Publicación
: 09/10/2018
Fuente: TN
Provincia/Región: Patagonia


Se trata de pescados que eran tratados con antibióticos no aptos para consumo humano y se escaparon. Las autoridades del Parque Nacional Lago Puelo realizan rastrillajes extras para divisar cardúmenes.
La noticia preocupa a todo Chile y podría traer consecuencias a la Argentina: se escaparon 690.000 salmones que eran tratados con un antibiótico no apto para el consumo humano, lo que, además, podría generar un severo daño medioambiental. En este contexto, Parque Nacional Lago Puelo, en Río Negro, manifestó estar en alerta por la posible presencia de estos peces en aguas nacionales.
"Iniciamos un monitoreo extra, aún cuando no lo hacemos en esta época para verificar algún cambio, aunque por ahora no tenemos ninguna señal en el ambiente que nos dé una alerta", expresó Sergio Rusak, intendente del Parque Nacional Lago Puelo.
Los salmones escaparon desde el centro Punta Redonda, de la empresa noruega Marine Harvest, ubicado en la Isla Huar, justo frente a Puerto Montt.
Los salmones fugados son una especie invasora y depredadora, con la capacidad de alterar de manera directa o indirecta y de forma permanente la composición y diversidad de la comunidad biológica, de acuerdo con la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA). En este sentido, el gobierno chileno aseguró que la fuga de los peces es un hecho grave y sin precedentes.
Por este motivo es que las autoridades de Parques Nacionales realizan patrullajes extras con el objetivo de avistar manchas negras, que podrían ser cardúmenes. "Es habitual ver el salmón del Pacífico, que sube anualmente a desovar, aunque ahora estamos hablando del salmón del Atlántico, que ya está presente dentro de nuestros espejos lacustres", agregó Rusak en diálogo con Ríonegro.com.
Sin embargo, desde la Cámara de la Industria Pesquera Argentina, intentaron transmitir calma. "Creemos que es difícil que puedan trasladarse hasta el Atlántico Sur, por la época y el tipo de pescado", sostuvo a TN.com.ar una fuente del organismo.
En rigor, en la Cámara creen que el mayor problema lo tendrán las propias autoridades de Chile, ya que se trata de una especie depredadora que podría afectar a otros peses y contaminar las aguas.
.

Récord de ballenas en medio siglo



Récord de ballenas en Península Valdés desde hace 48 años

Fecha de Publicación
: 05/10/2018
Fuente: La Nación
Provincia/Región: Patagonia


El programa que releva la población identificó este año la máxima cantidad de ejemplares con crías
Un programa científico que desde 1971 releva fotográficamente desde el aire la población de ballenas y sus crías en las aguas de PenínsulaValdés registró este año la máxima cantidad de ejemplares en casi medio siglo de trabajo en la Patagonia.
"En este relevamiento contamos 865 ballenas, incluidas 365 crías en los golfos Nuevo y San José. Esto eleva aún más el récord que registramos en 2017, cuando contamos 788 animales. Es decir que estamos en la temporada
con la mayor abundancia de ballenas en Península Valdés desde que comenzamos estos estudios hace 48 años", dijo Mariano Sironi, investigador del Programa Ballena Franca Austral, que comparten el Instituto de Conservación de Ballenas y Ocean Alliance.
Con el monitoreo aéreo de este año, el equipo logra un hito mundial en la continuidad de estudios científicos sobre grandes cetáceos. "El área costera entre Puerto Madryn y Puerto Pirámides es la que muestra la máxima densidad de ballenas en esta época. Observar en un mismo día cientos de ballenas y sus crías desde el aire es una experiencia única -agregó-. Además vimos 18 ballenatos blancos, otro récord. Si le sumamos unos 30 delfines que vimos nadando frente a la bahía de Pirámides, el resultado es un espectáculo natural que me emociona profundamente".
Victoria Rowntree, directora del programa en Ocean Alliance, explicó que la identificación de cada ballena se logra con las callosidades de la cabeza, que es "un patrón único" y "que no varía con los años", que pudieron comparar con ayuda de un software especial. "Conocemos casi 3350 individuos, algunos desde hace casi cinco décadas -dijo-. Usamos esta información para describir la dinámica poblacional, un aspecto de la ecología de una especie esencial para conocer su conservación".
.

Advierten sobre el peligro de cría de salmones y truchas



Alertan sobre el impacto que podría tener el cultivo de salmones y truchas en el mar patagónico

Fecha de Publicación
: 06/08/2018
Fuente: InfoBae
Provincia/Región: Patagonia


Las especies exóticas siempre son una mala noticia. Así lo evalúan los integrantes del Foro para la Conservación del Mar Patagónico y Áreas de Influencia, que publicaron un informe para advertir sobre los graves impactos que tendría el cultivo de salmones y truchas en la costa argentina si se aprueban la iniciativas que están siendo consideradas por el gobierno nacional y por la provincia de Tierra del Fuego.
El foro, compuesto por 23 ONGs señala en el documento las principales amenazas que representa este tipo de emprendimiento que consiste, básicamente, la crianza de especies en agua dulce y salada. Entre las amenazas están: el escape de salmónidos, lo que implica la introducción de especies exóticas, desde las jaulas de cultivo al ambiente natural; el abuso de antibióticos, antiparasitarios y otras sustancias químicas; la introducción y propagación de enfermedades; la acumulación de residuos sólidos y líquidos en el fondo marino o los desechos industriales que las empresas han dejado en los fiordos, como jaulas abandonadas, plásticos, boyas, cabos, etc.
El documento que se dio a conocer ayer también señala como amenaza a la presión pesquera sobre especies silvestres usadas para harina y aceite de pescado que acaban como alimento de salmónidos y a las interacciones negativas directas e indirectas con mamíferos marinos y aves, algunas de estas especies con estados de conservación delicados.
"Las especies exóticas invasoras? ?están categorizadas como la segunda causa de pérdida de biodiversidad en nuestro planeta, debiendo ser tratadas aplicando el principio de precaución promovido por el Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB) del cual Argentina es Estado Parte. Una referencia útil para la Argentina? es la experiencia chilena, donde el cultivo de salmónidos ha tenido un alto costo socio-ambiental en los ecosistemas de la Patagonia chilena", indicó la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (Farn), integrante del grupo que elaboró el informe.
"Las mismas empresas que pretenden instalarse en Argentina llevan treinta años operando en Chile, donde han causado un daño de enorme magnitud en un ecosistema que no sólo es único, sino que tiene un potencial extraordinario para el turismo de naturaleza. La experiencia chilena debería servir para no replicar el mismo camino en la Argentina", argumentó Alex Muñoz, director del programa Pristine Seas de National Geographic y coautor del documento.
El informe, que se dio a conocer a la prensa, fue distribuido a las autoridades nacionales y provinciales y, la semana próxima habrá un encuentro para el intercambio de opiniones. "En base a la abundante información científica y técnica disponible, el cultivo de especies introducidas en un ecosistema tan rico y frágil como el mar patagónico representaría un error histórico que lamentaremos para siempre. Las graves implicancias ambientales de la salmonicultura, sobre todo en ecosistemas donde estas especies no son nativas, están totalmente comprobadas y son irreversibles", aseguró Claudio Campagna, presidente del Foro para la Conservación del Mar Patagónico.
Desde hace dos años se encuentra vigente la iniciativa "Innovación Acuicultura Argentina – INNOVACUA" gestionada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación (MinCyT), que ha firmado un acuerdo de colaboración y cooperación técnica con el gobierno fueguino para instalar una granja multitrófica integrada para el cultivo de diversas especies marinas, entre ellas, truchas (una especie de salmónido).
Por otro lado, la Argentina ha firmado recientemente un convenio con el Reino de Noruega para llevar adelante el "Proyecto de Acuicultura Nacional", y evaluar la factibilidad del desarrollo de acuicultura basada en salmones en Tierra del Fuego.
"El gobierno nacional y el de Tierra del Fuego aún podrían dar un ejemplo de responsabilidad en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre otros compromisos internacionales asumidos por el país y leyes nacionales que apoyan nuestra posición", explicó Ana Di Pangracio, Directora Ejecutiva Adjunta de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN).
El informe es contundente: "En base a las razones que exponemos en este documento, nuestra principal conclusión es que la salmonicultura en la Argentina, por ser una actividad basada en especies exóticas, causaría graves impactos ambientales, sanitarios, sociales y económicos, y no cumpliría con las condiciones esenciales de sustentabilidad que requieren las iniciativas modernas de desarrollo. Por ello, recomendamos no admitir la instalación y operación de centros de cultivo de salmónidos en Tierra del Fuego ni otros sitios del litoral marino argentino".
.

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs