Los funcionarios de Ambiente de Argentina....





De María Julia a Bergman: la atroz gestión de los ministros de Medio Ambiente

Fecha de Publicación
: 10/01/2017
Fuente: Big Bang News
Provincia/Región: Nacional


Funcionarios de diferentes Gobiernos fueron cuestionados por su rol en el manejo del área. La ex funcionaria K, Romina Picolotti, está procesada y Alsogaray fue condenada. El tragicómico rol del rabino.
La historia y en algunos casos la Justicia, los han condenado. Ocuparon cargos importantes y tuvieron en sus manos áreas sensibles. Pero en más de una ocasión tuvieron un accionar más que cuestionable. Desde la década de los noventa hasta la fecha la Argentina no tuvo suerte con los funcionarios a cargo del medioambiente. De María Julia Alsogaray al rabino Sergio Bergman, cuáles fueron las denuncias y metidas de pata que cometieron.
Tal vez uno de los casos más recordados sea el de Alsogaray. Al frente de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano durante el menemismo llevó a cabo promesas insólitas: sanar el Riachuelo en mil días fue una de ellas. Pero con un agravante: aseguró que al cabo de ese plazo, se tiraría “a nadar” en el río. No lo hizo. No hubiera sido saludable.
Pero si esa sola fuera la razón por la que María Julia es cuestionable, quedaría como una promesa de campaña más. Pero no. La ex funcionaria fue condenada por administración fraudulenta entre 1995 y 1998 a tres años y medio de prisión. Otra de las condenas que tuvo en los últimos años fue por la intervención a Entel.
También recibió una condena por enriquecimiento ilícito y la Justicia la obligó a devolver 2 millones de pesos a la ex secretaría de Ambiente, hoy convertida en Ministerio tras la asunción de Mauricio Macri. En aquellos años manejó más de 35 millones de dólares para el saneamiento del Riachuelo, de los cuales 22 fueron a utilizados para el pago de “servicios técnicos y profesionales” de consultoras amigas o cercanas a ella y sus intereses.
Pero además, otro hecho insólito marcó los tiempos como dirigente política de la ingeniera: la tapa de la revista Noticias, bajo el título “Reina pero no gobierna”. Allí, la funcionaria posaba semidesnuda, solo con un tapado de piel. Con 74 años, la ex funcionaria fue beneficiada con la libertad condicional el año pasado.

Romina Picolotti
Más promesas. Romina Picolotti fue la secretaría de Medio Ambiente durante la gestión de Néstor Kirchner. Asumió el cargo en 2006, en medio del conflicto con las papeleras uruguayas. De hecho, esa fue la razón por la que fue convocada por el ex presidente. Antes, había asesorado legalmente a la Cancillería, durante los reclamos al país vecino.
Una investigación periodística reveló que Picolotti había contratado a más de 300 empleados y que incluso designó a su hermano como jefe de Gabinete de la Secretaría. Fue desplazada del cargo durante la gestión de Cristina Kirchner, en diciembre de 2008. En 2015 la Justicia elevó a juicio oral una causa contra ella por malversación de fondos públicos.
Al igual que ocurrió en los últimos días con Bergman, Picolotti también fue cuestionada duramente por su rol ante una serie de incendios. En su caso, de pastizales en el litoral. Y al igual que tantos ex funcionarios vinculados al medio ambiente, también prometió sanear el Riachuelo que, a las claras está, no cumplió.
Picolotti fue procesada por administración fraudulenta. La acusan de utilizar fondos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria para gastos personales: regalos de lujo y vuelos privados. Un funcionario de su área llegó a hacer pagar gastos de una cena de $77,5 por la Secretaría. Fue en Hooters, el local descrito por la propia jueza de la causa, María Servini de Cubría, como “conocido por ser atendido por señoritas de medidas generosas y sueltas de ropa”.
Además, cinco vuelos privados contratados para ir hacia la provincia de Córdoba, de donde es oriunda, que no pudieron ser explicados. También hubo más de 260 viajes en avión utilizados por su entorno, pagados con fondos de la Secretaría, que no correspondían ni por desarraigo ni por viajes de trabajo. Otros 950 consumos privados de la ex funcionaria o sus asesores fueron abonados con fondos públicos.
Cuando fue citada a indagatoria, Picolotti recurrió a la estrategia clásica del kirchnerismo: se negó a declarar y presentó un descargo por escrito. En la actualidad trabaja en los Estados Unidos, y fundó el Centro de Derechos Humanos y Ambiente (CEDHA). Meses atrás, acusó a la Justicia argentina de perseguirla políticamente.

Sergio Bergman
Cuando Macri asumió en el cargo, le otorgó rango ministerial al Medio Ambiente y designó allí al ex diputado y rabino Sergio Bergman. Durante el año su gestión tuvo más bien poco vuelo. Pero sobre todo en las últimas semanas a partir de los incendios forestales en distintos puntos del país sumó críticas de distintos sectores, tanto políticos como del sector ambiental.
En octubre pasado sus declaraciones al diario El Cordillerano llamaron mucho la atención. Al ser consultado sobre los planes del Gobierno de cara a una temporada con posibles incendios, arrojó una frase que bien podría ser un chiste, pero que no lo fue: “Lo más útil que podemos hacer es rezar”.
A diferencia de Picolotti y Alsogaray, Bergman no hizo ostentosas promesas por el Riachuelo. Sin embargo, sí tuvo explicaciones más que llamativas respecto al tema de preocupación del momento. Anoche tuvo que retractarse por haber dicho esta semana que los incendios en La Pampa, Río Negro y Buenos Aires eran “como una profecía apocalíptica”.
En las últimas horas, no fueron pocos los que estallaron por el accionar de Bergman y pidieron su renuncia. Al ser consultado por los trabajos que debía realizar su Ministerio, buscó una justificación en el “estado catastrófico y de mantenimiento” de los aviones hidrantes. También habló del cambio climático, como responsable de los incendios e inundaciones que afectan a gran parte de país.
.

1 comentarios:

Nati Protti dijo...

Una vergüenza, con tantos profesionales del Ambiente con experiencia y buena formación, que pongan gente tan inoperante y poco informada de ocuparse de uno de los temas más importantes de un país, es realmente una lástima. Pero es así, piensan que cuidar nuestros recursos no es más negocio que la minería indiscriminada o el monocultivo, más evidencia de cuánto se ignora del tema. Una pena. Ojalá alguien reflexione antes de que sea tarde.

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs