Sin bolsitas: menos contaminación, pero menos reciclaje



Sin bolsitas de plástico para las compras, bajó la contaminación pero dicen que se recicla menos

Fecha de Publicación
: 25/01/2018
Fuente: Clarín
Provincia/Región: CABA


Para el Gobierno, ya se naturalizó. Pero empresarios del sector marcan que cayó la separación de la basura en las casas.
Un año sin bolsitas. En los últimos doce meses, los vecinos de la Ciudad debieron modificar una costumbre fuertemente arraigada: dejar de usar las bolsas "camiseta" que entregaban los supermercados y reemplazarlas por bolsas reutilizables -de tela, de plástico más grueso o de materiales reciclados- y changuitos. Aunque los primeros meses fueron complicados para la implementación de estos cambios, hoy son una circunstancia natural que se vincula con el cuidado medioambiental. Al mismo tiempo, desde la industria del plástico se siguen lamentando y aseguran que ahora la gente recicla menos porque ya no les dan las bolsas verdes para separar los residuos.
Para el Ministerio de Ambiente y Espacio Público -a cargo de motorizar el cambio, realizar los controles y promover opciones- la resolución se impuso "con mucha naturalidad. Los vecinos incorporaron la nueva propuesta de manera rápida; muchos ya usaban sus propias bolsas y los que no, creo que se sumaron pronto al cambio cultural", analizó Eduardo Macchiavelli, ministro del área. "Entendemos que los cambios culturales se dan con el tiempo, pero muchas veces basta con una simple acción para tomar conciencia", destacó. Y aseguró que se evitaron el uso de 500 millones de bolsas plásticas.
Uno de los principales beneficios fue que dejaron de obstruir cañerías, sumideros y pluviales: las bolsas formaban "diques" en los túneles pluviales aliviadores, que perjudicaban el desagote del agua, además atrapaban otros residuos. Según el ministerio, en la última limpieza que se realizó en el Arroyo Maldonado durante septiembre, prácticamente no se encontraron bolsas en los pluviales.
En el universo de las 2.805 industrias pyme del rubro, 450 son fabricantes de film y bolsas plásticas. Y mientras la contaminación con plástico de los desagües disminuye, desde la industria aseguran que el pasado ha sido un año negro, fatídico. Lo explican a través de los números: para las empresas proveedoras de bolsas para supermercados, la caída en la producción fue del orden del 75%.
Esto, según afirman, también impactó a nivel país porque disminuyó el empleo en un 24%. Según estiman, 700 personas perdieron su trabajo en forma directa e, indirectamente, otras 2.400 que realizaban tareas de logística, comercialización y administración. Mientras, calculan la pérdida económica en $ 210 millones, a los que se suman otros $ 360 millones de costos laborales por despidos.
Esta evaluación fue realizada por la Cámara Argentina de la Industria Plástica, Ecoplas y el Sindicato del Plástico. Su otro argumento es que, según ellos, se retrocedió en la separación de los residuos, lo que implica que también disminuyó el caudal de material para reciclar.
"La industria tiene capacidad para reciclar 500.000 toneladas, sin embargo hoy está reciclando 225.000 toneladas. Y algunas industrias paran durante dos o tres días, esperando que les llegue el plástico. Claramente el problema es que falta materia prima, porque no llegan envases ni plásticos de ningún tipo porque los vecinos no separan. Es un problema cultural, hay que educar para que la gente entienda que separando se cuida el medioambiente. Pero cuando la gente había vinculado la separación con las bolsas verdes del supermercado, se las prohibió. Al desaparecer la bolsa, se rompe la dinámica que se había generado", explica el ingeniero Mario Tonelli, director de Ecoplas.
"Observamos un retroceso en la separación y una falta de consigna clara para que los vecinos participen y se comprometan, que entiendan que los plásticos que ingresan en el circuito del reciclado luego se transforman en bancos de plaza, durmientes, bolsas de consorcios y muchos productos más", agrega Tonelli.
Aunque la organización da talleres y cursos de capacitación a los recuperadores urbanos en los 12 Centros Verdes de la Ciudad, no mantienen un diálogo formal con el Ministerio de Ambiente y Espacio Público y tampoco con la Agencia de Protección Ambiental.
"Hay mucho marketing en torno al tema del reciclado, muchas campañas, pero lo que falta es involucrar realmente a los vecinos. Porque los vecinos pueden cambiar una bolsa de supermercado por un changuito, pero lo que no hacen es separar en origen. Creo que las bolsas verdes que entregaban en los super servían para facilitar esa separación. Y es necesario entender que el reciclado arranca con la separación en origen, en las casas", opina Marcelo Loto de la cooperativa Reciclando Sueños, quien además participa de una red de cooperativas certificadas que también trabajan en Provincia de Buenos Aires.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs