Córdoba invadida por caracoles, mejillones y almejas



Caracoles, mejillones y almejas invaden Córdoba y pueden generar problemas

Fecha de Publicación
: 11/01/2018
Fuente: La Voz del Interior
Provincia/Región: Córdoba


Quizá los haya visto en algún río o en el jardín de su casa. Parecen inofensivos, pero no lo son. Almejas, mejillones y caracoles exóticos están invadiendo la provincia.
Estos moluscos pueden generar taponamientos en cañerías, daños económicos en cultivos y problemas sanitarios, además de competir por hábitat y comida con las especies autóctonas.
Desde hace algunos años, un grupo de científicos de Córdoba se encarga de estudiar estas especies como también las nativas.
El grupo de Malacología (disciplina que estudia los moluscos) está integrado por investigadores del Conicet que trabajan en el Instituto de Diversidad y Ecología Animal (Idea) y el Centro de Investigaciones en Ciencias de la Tierra (Cicterra).
“Saber aspectos de ecología y fisiología básica pueden ser útiles para poder manejar y controlar estas especies invasoras si comienzan a afectar alguna instalación o infraestructura humana”, dice Paola Reyna, una de las integrantes del grupo.
Esta situación ya ocurrió hace unos años con el mejillón dorado de origen asiático y fue un dolor de cabeza para la Central Nuclear de Embalse y otras instalaciones de Epec ubicadas sobre este lago. Los mejillones taponan las cañerías.
Reyna estudia un par de especies que podrían generar el mismo problema. Son las almejas asiáticas del género Corbicula.
“El mejillón dorado y las almejas Corbicula ingresaron por el Río de la Plata y subieron hasta el Carcarañá y el río Calamuchita. Luego, como las larvas se pegan a los botes se fueron diseminando a Los Molinos, San Roque y en algunos otros ríos”, explica Reyna.
La investigadora explica que Corbicula compite con las especies nativas por la comida y el espacio.
“Además, cambian el ciclado de nutrientes. Son especies que filtran grandes volúmenes de agua. Eso significa que hay menos nutrientes para animales y plantas”, comenta.
Ejemplares de Corbicula ya han generado taponamientos de cañerías en Brasil y en EE.UU. han provocado una baja en la calidad de los áridos por la presencia de muchas valvas en la arena.
Reyna y su equipo están estudiando cuáles son las preferencias de hábitat, la tasa de filtración y el nivel de oxígeno que necesitan estos moluscos. También quieren estudiarlas como un bioindicador de la contaminación con pesticidas de los cuerpos de agua.

Por tierra
El caracol común de jardín es una especie invasora que ya está instalada. Para erradicarla, en algunos sitios se decidió traer ejemplares de caracol degollado, una especie que come moluscos, pero también plantas.
El caracol degollado, originario de la zona del Mediterráneo, ahora también es una plaga en varias regiones del planeta y ya se ha detectado en Córdoba.
“Está registrado en Mendoza, La Pampa y Buenos Aires. Lo más probable es que se haya diseminado por la jardinería. La gente se reparte plantas y con ellas van las larvas y huevos de caracoles. Por el momento está en jardines y patios de Córdoba. El problema es si se vuelve silvestre y empieza a competir con las especies nativas”, explica Sandra Gordillo, otra especialista en moluscos.
La investigadora asegura que la especie puede generar problemas económicos en cultivos porque come vegetales y ecológicos porque ocupa el espacio de otros caracoles locales e incluso se los puede comer.
“Además, en 2016 lo encontraron en un hospital de Buenos Aires y estaba infectado con algunos parásitos que tienen gatos y perros y pueden transmitirse a humanos”, detalla.
Y agrega: “Por el momento no representa un problema serio, pero hay que empezar a estudiarlo y monitorearlo para estar prevenidos y alertas para que no nos sorprenda, como ocurrió con el mejillón dorado”.
Gordillo también está preocupada por el posible ingreso del caracol gigante africano, el cual está en la lista de las 100 especies invasoras más dañinas del mundo.
“Puede transmitir parásitos que generan problemas digestivos, respiratorios o en las meninges. Ya se ha detectado en Misiones y Corrientes, donde tuvo que intervenir Senasa”, indica.
Y pide que se informe rápido sobre la presencia de esta especie.

Una especie nativa que está en riesgo
Al caracol Borus se lo mata o se lo usa como mascota.
El año pasado lograron confirmar la presencia en Córdoba del caracol gigante de Sudamérica o Borus. Sería el extremo sur de todo su hábitat que llega hasta Bolivia. Sin embargo, sólo se encuentra en los domicilios, ya que su hábitat natural, las pasturas, ya fue devastado. “Lo matan porque se piensa que come las plantas, pero en realidad sólo come pasto. Está bueno que los conserven, pero no como mascota, es decir, que no lo levanten y toquen”, dice Gordillo.

Moluscos de otras partes
Mejillón dorado. Del sudeste asiático y mide hasta 4 centímetros. Presente en casi todos los ríos y lagos cordobeses.
Caracol degollado. Especie terrestre (4 centímetro) detectada en jardines del Gran Córdoba. Del Mediterráneo.
Caracol gigante africano. Especie invasora muy peligrosa. No se ha registrado en Córdoba, pero sí en Corrientes y Misiones.
Corbicula. En Córdoba hay dos especies, ambas del sudeste asiático. Están en el Carcarañá y ríos Ctalamochita y Suquía.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs