Weretilneck cambia de postura sobre la central nuclear



El gobernador de Río Negro retrocede: “si el pueblo no quiere, no haremos la central nuclear”

Fecha de Publicación
: 25/08/2017
Fuente: El Federal
Provincia/Región: Río Negro


Las razones ambientales no fueron el motivo por el cual el gobernador Alberto Weretilneck decidió bajar su defensa a la energía nuclear y a la instalación de una planta en su provincia: los pocos votos que sacó su fuerza política en las elecciones primarias (PASO) fueron determinantes para que ahora diga que “si la gente no quiere la planta, no la haremos” La unión de los vecinos rionegrinos está logrando torcer una orden presidencial que provocará contaminación.
El presidente Mauricio Macri en su viaje a China consiguió que capitales de aquel país financiaran las dos represas que se quieren construir en Chubut (y que la población rechaza) y también los fondos para hacer la quinta planta de energía nuclear que tendrá nuestro país. En un principio dijo que iba a estar en la Patagonia, y luego especificó que sería en Río Negro, una provincia afín al guión del Ejecutivo Nacional en lo que respecta al uso de la tierra para fines comerciales, la megaminería y la especulación inmobiliaria.
Vecinos y organizaciones ambientalistas se unieron y expresaron un cerrado rechazo a la instalación de la central nuclear. El epicentro de esa lucha se centró en Viedma, allí fue uno de los lugares que menos votos cosechó el mandatario. “Sabíamos que iba a ser una elección difícil, pero nunca pensamos que Juntos Somos Río Negro iba a terminar con tan bajo caudal de votos. En la zona este, el debate de la planta nuclear nos jugó en contra. Con el correr de los días, lo evaluaremos. Pero está claro que si el rionegrino no la quiere, no la vamos a construir”, la inminencia de las elecciones generales de octubre obligó al gobierno provincial a recalcular su estrategia, abandonando el apoyo acérrimo a la instalación de la planta nuclear, por un discurso moderado.
A pesar de tener que retroceder, Weretilneck intentó justificar la planta con la promesa que esgrimen los políticos: “Para mí, la construcción de una usina nuclear para producir electricidad, es una gran oportunidad para Río Negro porque genera miles de puestos de trabajo“, una visión que está muy cuestionada por organizaciones sociales y ambientalistas, la realidad marca que los trabajos son temporarios, con pésimas condiciones contractuales y dejando a su paso, contaminación.
La presión del gobierno nacional, que pretende construir la planta en algún lugar del Golfo San Matías a comienzos del 2018 le podría constar el manejo de la provincia al principal aliado que tiene allí, el actual gobernador. Del otro lado, hay una compacta unión ciudadana que le ha dicho en forma definitiva que no a la construcción de la central nuclear.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs