Porteños suman una reserva urbana



Suman en el sur porteño un área protegida donde antes había un basural

Fecha de Publicación
: 26/03/2017
Fuente: La Nación
Provincia/Región: CABA


Abrirán hoy al público 36 hectáreas que forman el Parque Natural Lago Lugano; aves, insectos, mamíferos, reptiles, peces y anfibios componen su ecosistema
El paso del tiempo y la mano del hombre no impidieron que un ecosistema tan variado como atractivo, formado por aves, insectos, mamíferos, peces, reptiles y anfibios, continuara creciendo en el sur de la ciudad. Ese conjunto de especies integra el Parque Natural Lago Lugano, que, a partir de hoy, podrá ser visitado por todos los amantes de la vida silvestre.
Se trata de un área de 36 hectáreas en el barrio homónimo, que recibió protección por ley para custodiar la biodiversidad. Su inauguración le pone un cierre a un proyecto de conservación impulsado desde hacía años por los vecinos de la zona. El gobierno porteño respondió a la demanda con el objetivo de aumentar la oferta de espacios verdes en la Capital.
El predio, situado dentro del parque Roca, a metros del estadio de tenis y frente a donde se construye la Villa Olímpica, se encuentra sobre un antiguo meandro del Riachuelo. Su vegetación y fauna autóctonas soportaron la rectificación del curso de agua: hoy es un terreno donde crecen al menos 200 tipos de plantas. Más de 100 años después de aquel hecho histórico, el lugar se transformó en la tercera reserva natural de Buenos Aires, aunque técnicamente es una urbanización parque (UP), como lo describe la ley que garantizó su creación en 2015.
El parque ofrecerá la posibilidad de realizar avistaje de aves, visitas guiadas y recorridas educativas donde hasta hace algunos años funcionaba un basural clandestino a cielo abierto. Su consolidación integra el Plan Verde, la iniciativa de la Ciudad para alcanzar 110 hectáreas de nuevos sitios naturales y públicos en 2019. Según cifras oficiales, en Buenos Aires existen 6,1 m2 de espacio verde por persona, cuando la recomendación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es de 9 m2 por habitante.
"El parque tiene todas las características de una reserva, pero es un área protegida, un punto intermedio. Tiene características diferentes a las otras dos reservas [las de la Costanera Sur y la Costanera Norte] porque se encuentra en el suelo original, no en rellenos. Pudo conservar parte de la vegetación, de las semillas, después de la rectificación del Riachuelo", explicó a LA NACION Gabriel Giacobone, biólogo de la Agencia de Protección Ambiental (APRA) que participó en la identificación de las especies que habitan el parque.

Más de 200 especies animales
Tras años de trabajos, los especialistas lograron detectar 99 diferentes especies de aves (por ejemplo, tordo músico, pato cutirí y pato zambullidor); 37 de mariposas (perezosa, saltarina, coluda) y 57 de otros insectos (escarabajos, mariquita, guitarrero). También, diez especies de peces (barre fondo, vieja de agua, bagre, sapo), siete de mamíferos (cuis, coipo, murciélago cola de ratón), seis de anfibios (sapo, rana criolla, ranita de zarzal) y cinco de reptiles (tortuga de laguna, lagarto overo, culebra).
"La presencia de anfibios, mariposas y aves es indicador de calidad ambiental; las aves por el ambiente, las mariposas por la calidad y cantidad de plantas nativas, y los anfibios por la calidad de los suelos y el agua", aportó Giacobone. Lo más llamativo que detectaron los técnicos fueron ejemplares de orquídea de talar de entre 30 y 40 años.
Además de la identificación de especies, el parque demandó una puesta en valor que realizó el Ministerio de Ambiente y Espacio Público. Entre los trabajos más importantes aparecen la construcción de 1000 metros de senderos (accesibles para silla de ruedas), un centro de atención al visitante, un espacio semicubierto para charlas, miradores de avistaje de aves y un laboratorio para investigaciones de campo.
El proyecto inicial se originó por una inquietud de la Asociación Vecinos del Lago Lugano y del diputado porteño Adrián Camps (Partido Socialista Auténtico), el autor del proyecto de ley que transformó el área en urbanización parque. "Queríamos convertirlo en reserva ecológica, pero se generó un punto intermedio para proteger la fauna y el arbolado. Ésa era la preocupación de los vecinos", recordó el legislador.
Además de la riqueza natural, la zona del lago Lugano constituye un mojón histórico: allí desembarcaron las tropas inglesas en la segunda invasión a Buenos Aires, a principios de 1800. Registros antiguos indican, además, que el llamado Paso Chico que funcionaba en esas tierras era utilizado por arrieros y troperos cuando bajaba el nivel del Riachuelo.
Con sus 36 hectáreas, el predio se ubica como el segundo espacio verde y público entre los más grandes de la ciudad. La Reserva Ecológica Costanera Sur tiene una superficie de 360 hectáreas de humedales, bañados y pastizales. La de Costanera Norte se extiende por 18 hectáreas, con la presencia de 400 especies de plantas y animales.

Proponen más espacios verdes
Legisladores, comuneros y dirigentes del Frente para la Victoria se reunieron con vecinos de distintos barrios porteños para idear una serie de proyectos dirigidos a dotar a la ciudad de nuevos parques y plazas, que denominaron "espacios verdes participativos".
La iniciativa prevé el diseño, la gestión y el cuidado de cuatro nuevas áreas verdes. Más exactamente, promueven proyectos para la comuna 4 (Unidad Ambiental y Cultural Parque Patricios), la 6 (Parque Caballito), la 13 (Circuito Colegiales Camina - Proyecto Cultural Estación Colegiales) y la 15 (Corredor de Integración Barrial).
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Archivo de Blogs