Mortandad masiva de rapaces en La Pampa



Alarma por mortandad masiva de aves rapaces en el oeste de La Pampa

Fecha de Publicación
: 11/08/2016
Fuente: Argentina Investiga
Provincia/Región: La Pampa


Investigadores del Centro para el Estudio y Conservación de las Aves Rapaces en Argentina y del Instituto de Ciencias de la Tierra y Ambientales de La Pampa registraron durante las últimas semanas la muerte por electrocución de casi un centenar de águilas mora en el tendido eléctrico que comunica las localidades de Chacharramendi y La Reforma en el oeste de la provincia. Los especialistas advierten sobre la viabilidad de las poblaciones silvestres de esta y otras especies de rapaces en La Pampa si no se toman medidas urgentes para evitar nuevos casos de electrocución.
La electrocución es un factor de mortalidad para las aves rapaces previamente identificado por los integrantes del Centro para el Estudio y Conservación de las Aves Rapaces en Argentina (CECARA), sobre todo para las águilas coronadas, ave en peligro de extinción que ha sido estudiada desde la creación del Centro en 2001. En una de las frecuentes recorridas que hacen los investigadores por el oeste pampeano encontraron bajo el tendido eléctrico que une Chacharramendi y La Reforma una gran concentración de águilas moras muertas.
“En base a registros anteriores, este tendido está identificado como de alto riesgo de electrocución debido a las características del diseño y a los materiales de su construcción. Este incidente lo ha hecho más evidente y de una forma más impactante”, señaló a Argentina Investiga José Sarasola, director del CECARA.
Los investigadores del CECARA y del Instituto de Ciencias de la Tierra y Ambientales de La Pampa (INCITAP-Conicet) contabilizaron casi un centenar de individuos muertos por electrocución a lo largo de los poco más de 40 kilómetros de tendido eléctrico sobre la Ruta Provincial 20, en el tramo comprendido entre ambas localidades. La mayoría de las aves afectadas (más del 90%) correspondió a águilas moras, la segunda ave rapaz en tamaño luego del águila coronada entre las que pueden observarse en el territorio provincial. Un número menor de afectados correspondió a ejemplares de aguilucho común.
La presencia de quemaduras, sobre todo en las extremidades, confirmó la electrocución como el factor de mortalidad. Para tranquilidad de los especialistas, no registraron casos de águilas coronadas, pese a que es un lugar de tránsito de esta especie, de los que muchos ejemplares tienen transmisores satelitales que permiten monitorear sus movimientos.
La gran cantidad de águilas moras reunidas en esa zona plantea interrogantes a los investigadores porque, si bien es posible divisarlas en La Pampa, no se las observa en forma muy frecuente. Están asociadas a un relieve más serrano o montañoso y, por ello, en la provincia es más común verlas en las sierras de Lihué Calel. Además, no crían a sus pichones en el bosque de caldén como sí lo hace el águila coronada. Por estos motivos, los especialistas sospechan que las águilas arribaron en dispersión desde algún sitio con aquellas características, probablemente desde el norte de la Patagonia al finalizar la etapa reproductiva. Y aquí encontraron una fuente de alimentación abundante, debido a la presencia de roedores.
La electrocución en tendidos eléctricos es una amenaza muy importante para las aves, especialmente para las rapaces. Muchas de las grandes especies de águilas del planeta que se encuentran en peligro de extinción la han experimentado, lo que ha generado que en muchos lugares del mundo, especialmente en Europa, se tomen las medidas necesarias para evitar la electrocución de estos animales. Sólo en España, se estima que el empleo de prácticas seguras en la construcción de tendidos eléctricos ha supuesto que cerca de 15.000 aves dejen de morir electrocutadas cada año. Estas medidas incluyen desde cambios en los diseños y material con que se construyen los tendidos hasta el empleo de estructuras que eviten que las aves se posen en los sitios donde la electrocución es muy probable.

Medidas para evitar electrocuciones
En el tendido eléctrico del área donde se registraron los incidentes, cada diez o quince postes, suele haber uno que se denomina de tensión, fabricados de hormigón, que tiene por objetivo mantener la estabilidad de la línea. En éstos existen “puentes” que conectan cables por encima de la cruceta. Cuando un ave se posa allí y toca una de las fases se electrocuta debido a que el hormigón tiene hierro en su interior que le permite la descarga a tierra. Una medida precautoria consiste en que el “puente” se realice por debajo de la cruceta.
Sarasola destacó además que, previo a registrar esta mortandad, el grupo de trabajo del CECARA se reunió con las autoridades de la Administración Provincial de Energía (APE) porque se está programando una nueva obra de tendido eléctrico de 37 km sobre la ruta que une los parajes de Árbol Solo y Paso de los Algarrobos. Como es un área de reproducción de águilas coronadas, acordaron que por primera vez el “puente” en los postes se realizará por debajo de la cruceta. Incluso, como los últimos tres kilómetros de este nuevo tendido llegará a una zona lindante a la reserva natural protegida “Ñochilei-Co” se tomarán medidas adicionales como posaderos para águilas de gran tamaño.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Archivo de Blogs