Ambientalistas advierten sobre la situación de Formosa

Ecologistas alertan que Formosa debe cambiar de rumbo urgente para no condenar su medio ambiente

Fecha de Publicación
: 14/08/2016
Fuente: La Mañana de Formosa
Provincia/Región: Formosa


Desde hace años, numerosos referentes ecologistas de Formosa alertan sobre el cambio de rumbo que se debe dar en la provincia en materia de cuidado y protección del medio ambiente, y en este último tiempo advierten que hay un trato hasta irresponsable de los recursos naturales que indefectiblemente desembocará en su agotamiento.
De esta forma, ecologistas formoseños se hicieron eco de un informe de la Organización No Gubernamental (ONG) Global Footprint Network, que señala que la humanidad ya consumió esta semana la totalidad de recursos que el planeta puede renovar en un año.
Para hacer el cálculo, Global Footprint tiene en cuenta la huella de carbono, los recursos consumidos para la pesca, la ganadería y la agricultura, así como la construcción y el uso de agua.
El presidente del Movimiento Ecologista Vida y Salud de Formosa, Víctor Cuyé, dijo a La Mañana que no existe una real toma de conciencia sobre la importancia del cuidado del medio ambiente en la provincia y se privilegian más las necesidades, las ansias de progreso, las necesidades económicas y no la defensa de los recursos naturales y la vida misma.
“No cuidamos lo que debemos. En Formosa, desde hace 12 años pedimos que se solucione la contaminación de nuestros riachos y lagunas y no pasa nada. Sí se respetó más la cuestión de los transformadores eléctricos que perdían líquido refrigerante y que representaba un peligro para la salud de la gente. En la provincia, siempre llamó la atención la cantidad de enfermos oncológicos, y eso nos debe llamar a la reflexión. Evidentemente, algo estamos haciendo mal”, planteó.
Comentó que entre las principales preocupaciones del movimiento ecologista que representa están las emanaciones gaseosas de algunas empresas, la falta de tratamiento final de los residuos domiciliarios en el Vaciadero Municipal del Lote Rural 66 del San Antonio y todo lo vinculado al tratamiento de los desechos cloacales.
“Estamos llegando a una etapa muy delicada. Hay empresas que no respetan las normas de defensa del medio ambiente y basta circular por nuestras calles y avenidas para sentir los malos olores en sectores donde se instalaron los caños cloacales. Los gobernantes se dedicaron más a construir grandes hospitales, pero de qué sirven si no atacamos las causas de numerosas enfermedades. Además, la gente privilegia otras cosas y no el cuidado del medio ambiente. En nuestras charlas de concientización, notamos que hay desconocimiento sobre los peligros de la contaminación. En los barrios de la ciudad tenemos mejor recepción que en la zona céntrica”, señaló.
Remarcó que la situación del Vaciadero Municipal aún es delicada, porque los residuos siguen sin tratamiento final y que “no se hizo nada hasta el momento”.
“Además de eso, hay personas que trabajan en el Vaciadero. No hay conciencia y muchas de nuestras prácticas diarias son peligrosas, como tirar las pilas en cualquier parte, sin saber que de esa forma estamos contaminando nuestro hábitat. Imagínense que sólo en la ciudad se producen unas 220 toneladas de basura por día”, agregó.

“No nos preocupa el futuro que les dejamos a nuestros hijos”
El ecologista y defensor en la provincia sobre el aprovechamiento del sol como fuente inagotable de energía, el ingeniero Eugenio Bonnet, fue muy crítico al referirse a la situación del medio ambiente y entendió que hay un trato irresponsable.
“Lo estamos tratando con total irresponsabilidad. No nos preocupa el futuro que les dejamos a nuestros hijos. Hay personas con poder adquisitivo a quienes no les interesa la aplicación de tecnología para el aprovechamiento de la energía solar. No usan panales solares o calefones solares, cuando en realidad tienen los medios económicos para utilizarlos. Después, están las personas de escasos recursos, que no pueden comprarlos”, indicó.
Entendió, además, que en las últimas décadas se castigó de manera desmedida al medio ambiente y los recursos naturales, sin tomar conciencia de los peligros que esas prácticas representan para las nuevas generaciones.
“Hemos destruido en estos 30 años todo y viviendo a cuenta. Las industrias no deben tener más chimeneas, ni efluentes, para no contaminar ni para arriba ni para abajo. Hay que cambiar el sistema de producción. El problema es que no se quiere cambiar. Los medios de movilidad pueden ser ecológicos, pero no se los aplica”, aseguró.
Bonnet insistió en la necesidad de empezar a tomar medidas concretas para contrarrestar los efectos negativos que genera a su paso el calentamiento global.
Expresó que el problema del calentamiento global debe ser tenido en cuenta seriamente, porque es un peligro real, en un horizonte cercano.
“El gran desafío del milenio es desarrollar y poner en práctica, en forma urgente, las soluciones, para bajar la temperatura que produce el calentamiento global, que no son alternativas. Pero necesitamos movernos hacia un desarrollo sostenible y sustentable.
Muchas veces, escuchamos que dicen que falta evidencia para comprobar que nosotros causamos el calentamiento global. Esa es una gran mentira.
Vivimos en el Imperio del Verde, pero sigue el desmonte, la deforestación, la plantación de la bendita soja, que degrada todo. Los gases de efecto invernadero y despoblar el campo para concentrar en la urbanización precaria son los tres efectos principales. Muchos somos profesionales, nos consideramos instruidos, cultos, con postgrados y doctorados, pero hemos destruido casi todo, en pocas décadas, seguimos depredando y contaminando, para mal, la tierra, el aire y el agua”, sostuvo.
A su criterio, la solución no vendrá solamente por parte de los políticos, de personas influyentes, o con mucho poder adquisitivo, sino desde todos los sectores y vecinos, en conjunto.
En este sentido, aconsejó trabajar en dos cuestiones puntuales:
Primero, plantar más árboles -si son frutales, mejor- para un quíntuple aprovechamiento: utilizar los frutos como alimento, luego su madera y en toda su vida ser una fábrica de oxígeno, a la vez de absorber el dióxido de carbono y atrapar el calor.
En segundo lugar, propuso utilizar la energía solar para una infinidad de formas de aprovechamiento. Generar luz, calentar agua, cocinar en hornos y cocinas solares, deshidratar distintos productos, potabilizar agua, un baño ecológico solar, no baño químico. Generar frío, todo con la energía solar.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs