Del litoral a la CABA por la deforestación



La deforestación: uno de los causantes de la invasión de camalotes

Fecha de Publicación
: 25/01/2016
Fuente: apertura.com
Provincia/Región: Nacional


Todo alrededor del Esperanza, buque insignia de Greenpeace, anclado estos días en Dársena Norte como parte de su campaña de bosques, los camalotes hacen del agua una estepa. Una imagen poco frecuente en Puerto Madero. Y que, desafortunadamente, dibuja un escenario que no puede ser más propicio para la ocasión.
“Estos camalotes naturalmente se encuentran en otras zonas del litoral. El desmonte de los bosques del NOA y del NEA de nuestro país, además del arrastre del desmonte original del Amazonas, permitió que las aguas crezcan, arrastrando todo eso y trayéndolo sin ningún tipo de freno natural hasta el puerto de Buenos Aires”, describe Gonzalo Strano, coordinador de Campañas de Greenpeace Argentina, al tiempo que explica: “No es casual que, cuando uno superpone el mapa de las inundaciones con el de la deforestación, coincidan plenamente. El bosque es una gran esponja natural, que, al no existir, permite que las aguas pasen directamente sin ningún tipo de absorción. Al ritmo que vamos, en 100 años no va a quedar un solo árbol en la Argentina y esto trae consecuencias”.
La gravedad que la situación presenta coloca al país en emergencia forestal. Ya en 2014, el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas inglés) advertía que en la Argentina era responsable del 4,3% de la deforestación que ocurría a nivel global. A ello se suma un informe reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que posiciona al país en el puesto noveno de los que más han desmontado en los últimos 25 años. En ese período de tiempo, se perdieron 7,6 millones de hectáreas de bosques nativos, esto es, una superficie similar a la de Escocia, 80% de la cual estuvo concentrada en Salta, Santiago del Estero, Chaco y Formosa.
En otras palabras, puntualiza el experto de Greenpeace, “solo queda el 27% de los bosques nativos que tenía este país”. Según datos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible (hoy convertida en Ministerio), entre 2007 (año en que se sancionó la Ley de Bosques) y fines de 2014, y con todas las provincias habiendo realizado el ordenamiento territorial de sus bosques nativos, desaparecieron 2.107.208 hectáreas en la Argentina, 626.244 de las cuales habían sido catalogados como bosques protegidos (aquellos que, por el grado de diversidad que poseen, deben ser preservados).
¿Las causas? Principalmente, los incendios forestales y el avance de la frontera agropecuaria, este último siendo el mismo motivo que explica, según datos del Carbon Disclosure Project (CDP), cerca del 80% de la deforestación a nivel mundial.
“Cuando nos preguntamos qué fue lo que le pasó a estos empresarios que han desmontado ilegalmente los bosques nativos de nuestro país, la respuesta es nada. En este momento no se lo toma como delito ambiental sino como desobediencia a la autoridad. Entonces, solo pagan una multa, lo que les termina saliendo muy barato a los grandes desmontadores. Además, se estaba dando el caso de que algunos gobiernos provinciales, a solo pedido del terrateniente, cambiaban la categoría de que le había otorgado el reordenamiento territorial al bosque”, explica Strano. Frente a ello, la iniciativa de Greenpeace busca que el desmonte sea considerado un delito penal, con penas de cárcel para quienes lo cometan.
Con la insignia “¡Salvemos los bosques!”, el Esperanza continuará en Puerto Madero hasta la semana próxima, y estará abierto al público este sábado y domingo a partir de las 10 de la mañana.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs