Santa Fe: piden marco normativo de animales autóctonos



Solicitan un marco normativo ante la aparición de animales autóctonos

Fecha de Publicación
: 01/12/2015
Fuente: Agencia Fe
Provincia/Región: Santa Fe


Tras el hallazgo del aguará guazú y otras especies en la ciudad, una multisectorial de especialistas y ONG advirtió la fragmentación de la regulación jurídica específica y la necesidad de avanzar en un protocolo de actuación.
El viernes 20 de noviembre al mediodía, las autoridades de la Dirección Provincial de Flora y Fauna, encabezaron el operativo de liberación en la Reserva El Fisco del ejemplar de aguará guazú que apareció en las inmediaciones del puerto local hace poco más de un mes. A raíz de lo que rodeó al operativo y al tiempo que permaneció el animal en cautiverio en la Granja La Esmeralda antes de ser puesto en libertad, una multisectorial conformada por especialistas, referentes y ONG pidió a las autoridades provinciales la formalización de un protocolo que permita jerarquizar los dispositivos normativos que regulan la actividad ambiental, ecológica y de la naturaleza en la provincia de Santa Fe.
Según el grupo de especialistas, desde que el animal fue encontrado hasta que se terminó liberando, los protocolos en Santa Fe, en Argentina y en el mundo estipulan que el animal debió ser liberado inmediatamente en un lugar adecuado, y que solamente se debería haber realizado un examen veterinario para no someterlo a un mayor estrés.
“No sabemos por qué razón, pero el animal fue retenido demasiado tiempo en la Granja La Esmeralda”, expresó Alejandro Giraudo, doctor en Ciencias Biológicas, docente e integrante de la mencionada multisectorial y explicó que el “cautiverio aumenta el estrés y las posibilidades de contagio de enfermedades de especies que están en ese lugar”.
Advirtió también que existe riesgo de acostumbramiento a las personas, y en la medida en la que se extiende en el tiempo el cautiverio, hay más posibilidades de que sea liberado de una manera que no es la adecuada, o de trasladar alguna enfermedad a poblaciones naturales.
Giraudo manifestó a Diario UNO que todo esto fue planteado por nota a la Secretaría de Ambiente, y que la multisectorial ofreció su colaboración para conformar un grupo veedor de la situación que permitiera “tomar las decisiones lo más adecuadamente posible”.
“El gobierno aceptó que hubiera un referente del grupo como veedor, pero cuando contestamos la nota diciendo quién iba a ser esta persona, se termina haciendo la liberación después de 30 días, sin dar las explicaciones de por qué estuvo tanto tiempo, y sin dar intervención al referente que habíamos designado”, se quejó el biólogo.

Aspectos legales
En los últimos tiempos aparecieron varios animales autóctonos en zonas urbanas del departamento La Capital. Ante esto, Rafael Colombo, abogado y miembro de la organización ambientalista Capibara e integrante de la multisectorial, sostuvo que “es momento de avanzar en la normativización de un protocolo para este tipo de situaciones”, porque existe “una fragmentación bastante pronunciada en la regulación jurídica de estos temas que están dispersos en resoluciones, en decretos, disposiciones internas y en algunos casos en leyes, pero que están manifiestamente desactualizadas”.
“Sin perjuicio de que el estado de la cuestión es bastante disperso, lo que advertimos es una fragmentación y una débil jerarquización de los dispositivos normativos, que se concentran en el Ejecutivo, y no emanan de la Legislatura provincial”, advirtió Colombo y agregó: “Lo vimos en el tema coto de caza, y lo vimos en general en todo lo que tiene que ver con temas de flora y de fauna, y de especies animales. Son disposiciones que se tienen que actualizar en forma permanente y que dependen de la discrecionalidad del Ejecutivo”.
En ese contexto, lo que los profesionales plantean es que los protocolos específicos tienen que tener fuerza de ley o al menos de decreto, y que debe ser obligatoria su aplicación. “Sino estamos borrando con el codo lo que escribimos con la mano, porque dictamos un protocolo y después decimos que no es obligatorio aplicarlo, y en el último tiempo tuvimos la aparición de un carpincho, del capibara en Sauce Viejo, de la comadreja en la Costanera Oeste, el aguará guazú en el Dique 1 del Puerto y, finalmente, un yacaré de amplias dimensiones en la mismísima playa de la Costanera Este de Santa Fe”, argumentó.
Para Colombo, estos protocolos son necesarios porque ayudan a regir la actuación de las autoridades gubernamentales y no gubernamentales, en estos casos. “Saber qué hacer, cómo actuar y qué pasos seguir ante la aparición de un animal en la ciudad”, enfatizó y añadió: “Actualmente, existe un protocolo muy específico, que es el del aguará guazú, para el rescate de ejemplares. Bueno, ese es para un animal en particular, lo que nosotros planteamos es armar un protocolo general. Normativizar pautas mínimas de actuación relativas a este fenómeno que se da con cierta reiteración en los espacios urbanos de que aparecen especies animales autóctonas fuera de sus hábitats naturales, producto de consecuencias de diversa naturaleza como la deforestación, el avance de las urbanizaciones, las fumigaciones, etcétera”.
Por último, en el mismo sentido, Giraudo señaló que lo sucedido también ha demostrado que la sociedad se está movilizando por los problemas ambientales, pero se deben redoblar los esfuerzos porque la aparición de estos animales en espacios urbanos “tiene su raíz en las grandes modificaciones ambientales que han ocurrido. Con lo cual, además de perderse biodiversidad se pierden servicios ambientales, como es la retracción de agua, la humedad, la conservación de las propiedades del suelo, la fertilidad y un montón de procesos de los cuales la sociedad se beneficia directamente”, concluyó.

Críticas sobre la liberación del aguará guazú
El 19 de octubre apareció en las inmediaciones del centro comercial del Puerto de Santa Fe, un ejemplar aguará guazú. Se trata de una especie autóctona en peligro de extinción que fue liberada tras un mes de cautiverio en la Granja La Esmeralda.
Según se informó oficialmente, durante ese tiempo, se realizaron estudios al animal para determinar que no poseía ninguna enfermedad, y el 20 de noviembre fue liberado en la reserva provincial El Fisco, en el departamento San Cristóbal, al norte provincial.
“Se ve claramente en el video de la liberación que el animal no fue liberado a través de un proceso correcto”, subrayó el doctor en Ciencias Biológicas, Alejandro Giraudo a Diario UNO.
“Esas situaciones se pueden mejorar si la gente que está capacitada técnicamente desde universidades e institutos de investigación, pudieran colaborar con esas cuestiones. Al animal hay que abrirle la jaula, dejarlo quieto y él va a salir cuando quiera porque viajó en la camioneta, hay gente alrededor y está muy estresado. Pero, cuando el animal no salió, y se ve que estaban esperando que salga para filmarlo, le empezaron a mover la jaula prácticamente dándola vuelta”, denunció.
Sin embargo, el investigador celebró la liberación y dijo que fue la medida correcta, pero pidió más diálogo con las autoridades provinciales. “Son todas cuestiones que se pueden mejorar si se produce un mayor diálogo entre los sectores que presionamos para que la liberación ocurriera y el Estado. Posiblemente si no hubiéramos presentado notas, ese animal hubiera estado mucho tiempo en cautiverio. De todos modos, pasó un mes en cautiverio, lo que no tiene una explicación demasiado lógica”, resaltó.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs