El río Uruguay contaminado con 200.000 litros de gasoil



Ambientalistas advierten sobre 'visiones economicistas' y falta de políticas para proteger el río Uruguay  

Fecha de Publicación
: 16/10/2015
Fuente: AIM
Provincia/Región: Entre Ríos


El derrame de 200.000 litros de gasoil en el río Uruguay a la altura de Paysandú, ocurrido el 2 de octubre, sumó un agravante más a una serie de situaciones que afectan al río Uruguay y su biodiversidad. El integrante de la Asamblea Ambiental de Colón, Carlos Serrati advirtió a AIM que “no existen políticas que preserven la calidad del agua del río” frente a “visiones economicistas que tienen que ver con el usufructo del río y el rendimiento económico que este puede
Las autoridades involucradas en la investigación del hecho y en las medidas necesarias para evitar que el combustible líquido contamine las zonas de tomas de las plantas de agua potable, hacen referencia al “accidente” ocurrido el 2 de octubre en Paysandú y cómo. En las últimas horas, La Comisión Administradora del Río Uruguay (Caru) señaló que la mancha de combustible se desplaza hacia el sur, a unos 400 metros de la costa y que se trabaja en la colocación de una barrera absorbente en la boca del arroyo La Curtiembre para evitar el escurrimiento de residuos oleosos.
Sin embargo, hay una realidad que tiene que ver con las permanentes consecuencias que -a esta altura de las circunstancias- que genera el usufructo económico del río, con efectos que a esta altura deberían dejar de considerarse colaterales sino más bien inherentes a determinados emprendimientos y formas de explotar el recurso natural.
El integrante de la Asamblea Ambiental de Colón, Carlos Serratti, dijo a AIM que el derrame sucedió “aguas abajo de Colón y las condiciones de ese momento, con el río crecido y una fuerte correntada hacia el sur, hicieron que no subiera el agua, porque a veces el río corre en sentido inverso, de sur a norte, de acuerdo a las características que tiene el Uruguay en esta zona”.
Sin embargo, más allá de la situación puntual admitió que “la preocupación más grave es la fragilidad que tiene el río Uruguay en cuanto a que este tipo de cosas sucedan y que se agregan a otras tantas más” y, en ese marco, hizo referencia al estudio de la Universidad nacional de Entre Ríos (Uner) sobre los efectos de los plaguicidas en el lago de Salto Grande, con numerosos casos de cáncer detectados.
“Nosotros estamos aguas abajo de Salto Grande y esas consecuencias las vivimos casi a diario. Por ejemplo, la plata de agua potable de Colón toma agua del río y no sabemos si está diseñada para este tipo de productos”, sostuvo el ambientalista que agregó que la situación se agrava si se consideran los derrames y “el fenómeno de las crecientes que arrastran un montón de sustancias que se generan en los campos agrícolas” y también a los vertidos de Botnia cerca de la toma de la planta de agua potable de Fray Bentos.
Expresando una lectura general de la problemática, Serratti explicó que la visión de la asamblea “va más allá de un hecho simple y puntual o de características accidentales, sino que tiene que ver con una visión que hay sobre el río Uruguay de usufructo de sus aguas y de su curso. Esto es lo que está poniendo en riesgo de la población”.
“Hay varias cosas que se va sumando sobre nuestro querido río Uruguay que las vemos con cierta impotencia”, reconoció y frente a eso no se observan políticas activas y sistemáticas que ataquen la problemática: “nosotros vemos que, más allá de las intencionalidades que se muestran en los discursos, este es un río internacional donde no existen políticas que preserven nuestra situación. Venimos sufriendo la contaminación de empresas que están a la vera del río del lado argentino sin que el Estado provincial ni las jurisdicciones nacionales intervenga en tiempo y forma”.
“Lo que percibimos es que hay una dejadez y una actitud de desidia en cuanto la calidad del agua del río Uruguay y de su biodiversidad”, dijo Serrati mientras nota con preocupación el avance de “visiones economicistas que tienen que ver con el usufructo del río y el rendimiento económico que este puede llegar a generar, sin visualizar otros aspectos que hacen a la calidad de las aguas del río y su sanidad, puesto que muchas comunidades toman el agua que distribuyen en las redes de las aguas del río”.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs