Salud "se dió" cuenta que los fitosanitarios son peligrosos



"Estamos preocupados por el impacto de los agroquímicos", dijo el ministro de Salud

Fecha de Publicación
: 10/09/2015
Fuente: La Voz del Interior
Provincia/Región: Nacional


Daniel Gollán dijo que, por el riesgo que atribuye la OMS al glifosato, es esencial hacer cumplir las normas existentes. Pero no descartó más medidas si eso fuera insuficiente.
En la última reunión del Consejo Federal de Salud (Cofesa) que reúne a las autoridades sanitarias de toda la Argentina, uno de los ejes planteados por el Ministerio de Salud de la Nación fue la preocupación existente a ese nivel por el impacto que podrían estar generando los agroquímicos en la salud de las poblaciones de zonas agrícolas.
Consultado sobre el tema durante una breve visita que realizó a Córdoba, el ministro de Salud de la Nación, Daniel Gollán, confirmó esta inquietud de la cartera sanitaria, a la luz de la última recategorización que realizó la Organización Mundial de la Salud (OMS) del glifosato en marzo pasado, al que ahora considera probable cancerígeno para los seres humanos (categoría 2A de la Iarc).
“Cuando la OMS toma posición y sube de categoría a estos agroquímicos diciendo que son peligrosos, hay que poner las barbas en remojo, porque esto quiere decir que ya hay evidencia científica suficiente para categorizarlo de esa manera”, dijo Gollán a La Voz del Interior .
En ese contexto, el titular de Salud informó que a partir de la decisión de la OMS, “se le volvió a dar impulso a la comisión interministerial integrada por los organismos del Estado vinculados al tema y también las sociedades científicas, para estudiar la problemática del uso de los agroquímicos sobre la salud”.

Hoy, cumplir las normas
“Eso por lo tanto nos lleva a tomar las primeras medidas con el Ministerio de Agricultura, y organismos como Senasa, entre otros”, dijo, y precisó: “Lo primero es que, al menos, se cumpla con las normativas vigentes que regulan el uso de estos productos, que hoy no se respetan”.
Entre ellas mencionó las distancias que deben respetarse entre las áreas que se fumigan y las zonas pobladas, la cantidad de producto que debe usarse en el rociado, el adecuado manejo de los envases y maquinarias, del acopio de los químicos, y las restricciones relativas a cada tipo de fumigación.
“Porque las normas están muy bien, pero en muchos casos no se están cumpliendo”, advirtió. “Y eso nos lleva no sólo a la cuestión del poder de policía, sino también a la conciencia ciudadana a la que hay que apelar, porque en un país fuertemente agrícola como este, con miles de productores, no se puede poner un policía en cada lugar a controlar como si fuera un Estado pretoriano”, señaló.

La salud está primero
No obstante, Gollán advirtió que si bien la primera medida apunta a hacer cumplir las normas actuales, se podría ir más allá si se demostrara que eso no resulta suficiente para preservar la salud de la población.
“Tenemos que ver cómo seguimos a futuro, porque si se demuestra, como parece estarse demostrando, que no alcanzaría con todas las medidas de cuidado previstas en las normas, tendremos que apelar al principio precautorio, que en el nuevo Código Civil y Comercial es fundamental”, subrayó.
“El principio precautorio apunta a evitar el daño potencial sobre la salud y por eso tenemos que estar muy atentos, de modo que vamos a estar monitoreando qué está sucediendo, y si hay que tomar medidas más profundas, habrá que hacerlo, porque la salud está primero”, afirmó.
“Si a pesar de los intentos de minimizar los riesgos, mañana se detecta que la ecuación costo beneficio determina que sigue siendo demasiado peligroso para la salud, para decirlo en términos populares, habrá que tomar otras medidas”, reiteró, al tiempo que aseguró que esa cuestión ya fue abordada con las autoridades de los ministerios de Economía y de Agricultura de la Nación.

“Riesgo palpable”
Consultado sobre los relevamientos epidemiológicos realizados por la Facultad de Medicina de la Universidad de Rosario y también en la Universidad de Córdoba, que mostrarían tasas elevadas de algunas enfermedades en poblaciones de la zona agrícola, que son objeto de fuertes cuestionamientos desde distintos sectores, Gollán indicó: “Sabemos que hay estudios de ese tipo, y también están incluso los del investigador Andrés Carrasco, del Conicet, que en su momento fueron muy cuestionados, pero hoy lo más importante es que la OMS ya tomó una posición, y si lo hizo es porque ya hay mucha evidencia científica que avala su postura”.
El funcionario también informó que desde la cartera sanitaria nacional se están llevando adelante relevamientos y metaanálisis de los estudios que se van haciendo sobre esta problemática.
“Lo que estamos encontrando está en consonancia con lo que sostiene la OMS, que hasta hace cuatro o cinco años se decía que no había mayor riesgo y hoy se está reconociendo que el riesgo es palpable”, indicó.
Por último, Gollán advirtió que “hay que separar muy bien los intereses puramente económicos de lo que es la salud, porque ante aquellos la salud debe estar por delante”.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs