Fallo en favor de la Reserva Natural Puerto Mar del Plata

Fallo en favor de una reserva natural

Fecha de Publicación
: 03/09/2015
Fuente: La Nación
Provincia/Región: Buenos Aires


Una nueva decisión judicial, en este caso, de la justicia federal con asiento en Mar del Plata, permitirá a los turistas que concurran este verano a la ciudad balnearia seguir disfrutando de la Reserva Natural Puerto Mar del Plata, espacio de aproximadamente 45 hectáreas ubicado al sur del puerto local. Este valioso humedal de características muy particulares por tratarse de un ambiente silvestre rodeado por una ciudad posee un ecosistema donde es posible encontrar especies de flora y fauna silvestres, y en especial aves residentes como migratorias.
Desde su creación en 1987, la Fundación Reserva Natural Puerto viene desarrollando tareas de protección, educación, investigación y capacitación vinculadas a esta área, y propende a su preservación y conservación total.
En 2002, el Consorcio Portuario Regional llamó a concurso de ideas y propuestas tendientes a ocupar, en calidad de permiso de uso, un sector de playa lindero a la reserva, sin previa evaluación del impacto ambiental que provocaría. Esto motivó que la Fundación Reserva Natural Puerto presentara una acción de amparo, a efectos de suspender el llamado a concurso hasta que se cumpliera con el procedimiento administrativo de estudio de impacto, con el debido acceso a la información y la participación ciudadana. El mismo año, la justicia local emitió un fallo que ordenaba dejar sin efecto el llamado a licitación hasta tanto el Consorcio Regional Puerto Mar del Plata cumpliera con el correspondiente estudio de impacto ambiental. La resolución fue apelada por el Consorcio y se inició un derrotero judicial que llegó hasta los primeros meses de este año, cuando la Cámara Federal de Apelaciones de la ciudad de Mar del Plata dictó sentencia y confirmó aquel fallo de primera instancia, en el sentido de suspender la licitación.
Se trata de una noticia auspiciosa por varias cuestiones. En primer lugar, por la aceptación de la legitimación de una organización no gubernamental para demandar por el ambiente como derecho de incidencia colectiva, haciendo operativo el principio más importante en materia ambiental: la prevención, que impone actuar sobre las causas de los problemas y no sobre los efectos. Segundo, porque la sentencia de la Cámara Federal luce como una muy pulcra pieza jurídica y podría afirmarse que se inscribe en un marco de federalismo de concertación sumamente sugerente, que fortalece las instituciones, teniendo en cuenta que la propia resolución de alzada fue desconocida por el Consorcio durante varios meses.
Finalmente, queda claro que ya no es posible imaginar emprendimientos con potencialidad para degradar el ambiente sin contar con el debido procedimiento que analice el eventual impacto ambiental, garantizando, además, el acceso a la información pública y la participación ciudadana.
La situación representa un soplo de aire renovado que proviene de uno de los poderes que más ha dado respuestas protectoras al medio ambiente durante los últimos cinco años. Es sorprendente y paradójico ver cómo, mientras se verifican sentencias y mandatos desde el Poder Judicial, los otros dos poderes no aprueban planes públicos sobre los principales problemas ambientales del país, y tampoco proyectos para que éstos surjan de procesos participativos.
Es una noticia excelente saber que existen organizaciones no gubernamentales que, de alguna manera, muestran las fallas -por parte del Estado- en el cumplimiento de uno de sus roles esenciales, como lo es la protección del ambiente, y que el Poder Judicial sea el que, mediante sus decisiones, demuestre no sólo una independencia propia de un sistema republicano, sino el compromiso con las generaciones presentes y futuras de nuestro país.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs