Experiencia en Entre Ríos con biogás para RSU



El biogás como gestión de residuos orgánicos  

Fecha de Publicación
: 24/06/2015
Fuente: AIM
Provincia/Región: Entre Ríos


Los residuos son una de las principales preocupaciones de los gobiernos locales. El tratamiento de los mismos se transformó en los últimos años en una necesidad ineludible y un gran número de municipios, incluyendo el de Paraná, avanzó en la gestión de los residuos inorgánicos o recuperables. La separación en origen genera también una fracción orgánica que exige un tratamiento especial. La producción de biogás por medio de un biodigestor es una opción novedosa que eligieron al menos dos localidades muy cerca de la capital provincial: Oro Verde y Cerrito, registró AIM.
El biodigestor de Oro Verde se ubica en la Escuela “Juan Bautista Alberdi” y fue construido por el municipio para el tratamiento de los residuos orgánicos (biodegradables). Produce biogás, que es considerado una forma de energía alternativa. En este caso, se utiliza el producto para la calefacción de los galpones de pollos y el sector de industrias de la institución educativa.
Javier Fernández es el encargado del Programa de Gestión de Residuos Sólidos Urbanos “Basura Cero” de Oro Verde. En diálogo con esta Agencia, explicó de qué se trata la producción de biogás y cuáles son sus beneficios frente a otras formas de procesar los residuos orgánicos.
“Los residuos biodegradables se procesan comúnmente mediante el compostaje por una cuestión de costos y también por el uso que se le puede dar al compos en viveros y huertas municipales. Tiene el beneficio de que hacés la base y al otro día podés empezar el proceso, exige una extensión de terreno mayor, pero para la mayoría de los municipios tiene tierras”.
Cuenta que el Municipio de Oro Verde, en los inicios del programa, convocó a especialistas para definir la mejor propuesta de tratamiento de los residuos biodegradables. Eligieron el proyecto del Ing. Eduardo Groppelli, quien planeaba construir un biodigestor con una proyección de población a 15 años. Es decir, que tuviera la capacidad de procesar 25 toneladas de residuos diarios.
Fernández dio detalles acerca del biodigestor. Se trata de “es un depósito hermético principalmente. Tiene una cámara de entrada donde ingresa el residuo, un reactor propiamente dicho donde se mezclan las bacterias con el residuo orgánico y el agua. Hay una cámara de salida del biogás que puede ir al depósito que uno elija, en nuestro caso se almacena en grandes bolsas. Además, tiene una cámara de salida para el biofertilizante”, explicó.
También comentó que el biogás se puede utilizar para calefacción o producción de energía. En Oro Verde, se utiliza para calefaccionar. La otra alternativa es transformar ese biogás en electricidad como el caso de Cerrito que cuenta con dos biodigestores pequeños. Uno de ellos produce –mediante un generador– electricidad para una escuela del vecino Pueblo Moreno.
Cerrito cuenta además con un tercer biodigestor que tiene las mismas características que el de la Ciudad Universitaria, ya que fue hecho utilizando el mismo diseño. El biogás, en este caso, es conducido por un sistema de cañerías para climatizar las piletas del complejo deportivo de Cerrito.
Consultado si la misma tecnología es posible utilizarla en ciudades de gran tamaño, Fernández fue categórico: “se pude hacer el mismo tratamiento, en el proyecto de Chaco por ejemplo, la propuesta es hacer lo mismo pero en serie. Si este biodigestor es para 25 mil habitantes, se multiplicaría hasta alcanzar la capacidad necesaria”.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs