La caza furtiva en Mendoza

Cazadores furtivos: la fauna autóctona en peligro

Fecha de Publicación
: 25/04/2015
Fuente: Diario San Rafael
Provincia/Región: Mendoza


Las infracciones a la ley de caza están a la orden del día en el sur provincial. Especies protegidas, como los piches o los choiques, son las que más aparecen, pero también preocupa la conservación de especies cuya captura es legal, como los jabalíes, por el daño al equilibrio de la cadena alimentaria. 
La naturaleza propone un equilibrio sabio, una cadena vital donde el control de las especies tiene una armonía y una riqueza que mantiene la diversidad. Pero esta diversidad, de una complejidad asombrosa, muchas veces es puesta en riesgo por la acción humana. Cotidianamente llega la información de que, en distintos procedimientos, se han detenido cazadores furtivos con especies en protegidas, cuya caza está prohibida, pero sin embargo siguen siendo blanco de las balas o los perros de los depredadores humanos.
Sin ir más lejos el martes, en varios operativos realizados en la ruta 146 y en la ruta ganadera 77, zona de La Horqueta del distrito de Monte Comán -donde se controlaron más de 40 vehículos-, se secuestraron piches por lo se labraron infracciones a la Ley Nacional 22.421 y Provincial 4.602. El operativo, coordinado por Fabián Solís, inspector de Recursos Naturales Renovables, y el inspector ad-honorem Néstor Morales, tuvo el apoyo de la policía de la comisaría del distrito.
Las noticias de procedimientos de este tipo son permanentes. El ingeniero César Quiroga, de la Dirección de Recursos Naturales Renovables de San Rafael, señaló que "el tema de la caza se da todo el año, entre todas las dependencias que participan, como nosotros, Policía Rural, Gendarmería y las barreras sanitarias, hacemos cinco o seis a la semana y a veces llegan a diez o más, y por suerte ahora la cuestión está mucho más controlada".
La caza furtiva no es una cuestión menor. Hay que aclarar que aquel que es atrapado con piezas animales enfrenta, por un lado la sanción administrativa que lleva adelante Recursos Naturales, cuyos montos por un piche, por ejemplo, pueden arrancar desde los siete mil pesos, y dependiendo de factores como reincidencia, puede llegar a los doce mil. Pero también enfrenta una instancia penal, ya que se da intervención a la fiscalía de turno, y hay gente presa por estos delitos.
Las únicas especies cuya caza está permitida son los chanchos jabalíes y la liebre castilla, pero los piches, choikes, pichi ciegos y demás están absolutamente prohibidas por ser especies protegidas. Pero el equilibrio está muy lejos de lograrse, y no sólo se trata de proteger especies en extinción. Quiroga ilustra con un ejemplo la importancia de mantener el equilibrio natural ya que "la caza de jabalíes está permitida, y entonces, por la persecución a la que se los somete, se internan mucho más profundo, en lugares más alejados. Pero cuando matan jabalíes aparece un insecto, que se llama chinchemolle, cuyo único depredador y controlador natural es el jabalí. Entonces, hoy podemos ver en varios lugares del departamento campos literalmente quemados por este insecto". El profesional sostiene que, según su opinión, la caza del jabalí también debería ser regulada.
Afortunadamente, hay una tarea de hormiga que se viene haciendo desde hace tiempo, y es la de brindar charlas de concientización en las escuelas, donde los chicos son mucho más receptivos para tomar conciencia sobre estos temas y a la vez ir formando a las nuevas generaciones en la importancia que tiene el equilibrio natural. Los expertos tienen cifradas esperanzas en esta tarea formativa, y verifican en la práctica este aumento de la conciencia.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs