Gualeguaychú preocupada por manchas en el río



Preocupación de la Asamblea Ambiental por la salud del río

Fecha de Publicación
: 06/04/2015
Fuente: Diario El Argentino
Provincia/Región: Entre Ríos


La Asamblea Ciudadana Ambiental manifestó su preocupación por la salud del río Uruguay a raíz de la presencia de la pastera UPM (Botnia) y agravada en estos días por la bajante que presenta el Río de los Pájaros.
En un comunicado de prensa, la Asamblea pide “a los navegantes y pescadores que naveguen en el río Uruguay, frente a la pastera UPM, en la zona del Ñandubaysal y en Boca del Río Gualeguaychú, que observen el agua y la costa, e informen a la Asamblea todos los signos de contaminación que puedan encontrar en los próximos días”.
La preocupación está centrada en la situación de bajante que presenta el río Uruguay, “prácticamente no existe corriente en el río o es muy lenta”, aseveró la Asamblea. En ese marco, aporta un dato que no debe soslayarse: hoy la situación puede ser agravante por el viento sudeste que está anunciado.
Cada vez que sopla viento Sudeste, se experimenta el reflujo, es decir, el río corre en el sentido inverso al normal, de Sur a Norte.
“Con el río estancado y agravada la situación con el reflujo, la contaminación de la pastera aumentará considerablemente, ya que sus efluentes quedarán estancados en su entorno, y subirán aguas arriba cuando llegue el reflujo, como ya ocurrió con la presencia de la mancha blanca”, recordó la Asamblea en referencia a la extensión por varios kilómetros de algas albinas (como señaló el gobierno),
La Asamblea Ciudadana Ambiental necesita tener la información de todos los indicadores de contaminación, ya que los organismos responsables de tutelar la salud del río como la Comisión Administradora del Río Uruguay (Caru), la Prefectura Naval Argentina, la Dirección de Medio Ambiente Municipal y de la provincia, no llega ningún tipo de información del estado del río, a pesar de la gran preocupación que existe en toda la región por la salud del Río de los Pájaros, una de las pocas reservas de agua dulce que quedan.
Por último, la Asamblea Ciudadana Ambiental “insta a las autoridades a asumir las responsabilidades pertinentes y dar a la ciudadanía la información que corresponde, y qué medidas adoptarán ante la evidente contaminación del río Uruguay”, finaliza el comunicado de prensa.

La mancha blanca
El 4 de febrero de 2009 la comunidad se conmovió ante la aparición de una extraña mancha blanca en el río Uruguay frente a Botnia.
De inmediato veneró un intenso movimiento institucional y civil. A las 10 de ese día, la Prefectura Naval Argentina comunicó a la Municipalidad la aparición de una mancha significativa frente a Botnia, luego de recibir por el canal abierto de comunicaciones el alerta del remolcador Veromar (que trabaja para Botnia), según pudo reconstruir EL ARGENTINO en su momento.
Se trató de una mancha que por su extensión e intensidad no tenía registro alguno en más de 200 años de historia en el río Uruguay.
El entonces secretario de Ambiente de la Nación, Homero Bibiloni, dispuso el envío urgente de un equipo especializado y mientras tanto desde la Oficina de Vigilancia Municipal –junto a Prefectura- tomaron las primeras muestras de la mancha, filmaron los sucesos y labraron las actas correspondientes.
En la edición del 5 de febrero de 2009 de EL ARGENTINO quedó registrada también que ante esta circunstancia, “Bibiloni se comunicó de inmediato con el gobernador de Entre Rios, Sergio Urribarri, y con el intendente Juan José Bahillo, a quienes aseguró la asistencia de la Nación para determinar el origen del derrame y eventualmente agregar la información disponible del siniestro a los antecedentes que el Gobierno Nacional” venía acumulando para la actuación judicial que se desarrollaba ante la Corte Internacional de La Haya.
Por su parte, tanto desde la oficinas de Botnia como desde la Armada uruguaya, se indicó a EL ARGENTINO que la mancha tiene su origen en las proliferación de las algas; pero nada dijeron sobre las características blancas de la misma. En diálogo con EL ARGENTINO, tanto personal de Prefectura y un viejo pescador del río como Raúl Almeida, indicaron que en toda la historia de experiencia sobre el curso de agua “nunca observaron algas blancas ni siquiera en estado de descomposición, dado que cuando mueren son de un color amarronado a pardo”.
En aquella jornada, EL ARGENTINO se movilizó hacia el puente internacional “General San Martín” y pudo constatar –junto con personal de Gendarmería Nacional y varios asambleístas como José Pouler y Luis Correa, entre otros- que en inmediaciones a Botnia estaba la mayor concentración de la mancha y que no sólo eran las algas de color verdosas sino también una película aceitosa de color blanco grisáceo.
La sustancia, visualmente percibida con los colores blanco, azulado y verde, alcanzó una extensión estimada a los diez kilómetros. Este dato también fue corroborado por el gobernador Sergio Urribarri, quien sobrevoló en el avión de la Provincia la zona junto con el intendente Juan José Bahillo. Incluso Urribarri manifestó su asombro “porque la mancha es impresionante, tiene casi diez kilómetros de extensión” declaró en aquellas jornadas.
Luego, desde la Nación se minimizó la situación y todo quedó en la nada, dando cobertura de impunidad para que la pastera siga contaminando el río. En ese entonces, el gobierno nacional adjudicó la existencia de esa mancha a condiciones “naturales” del río a raíz de la existencia del reflujo y la bajante, situaciones que hoy podrían darse nuevamente y por eso la Asamblea puso en alerta un mecanismo para que los ciudadanos (ante la ausencia del Estado) puedan detectar situaciones irregulares.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs