Corrientes intentará reproducir yaguaretés



Se inicia proyecto de cría de yaguaretés en la provincia de Corrientes

Fecha de Publicación
: 12/04/2015
Fuente: Chaco Día por Día
Provincia/Región: Corrientes


El yaguareté no es sólo el animal más emblemático de la Argentina. También es el más amenazado. En tiempos históricos vivía desde el Norte argentino hasta la Patagonia. En la actualidad después de haber perdido el 95% de su distribución original, se encuentra en peligro crítico de extinción en nuestro país, donde se estima que sólo quedan 200 ejemplares.
Este bello animal se extinguió de la provincia de Corrientes a mitad del siglo pasado, aunque anteriormente era común encontrarlo en esteros del Iberá. La presencia del yaguareté en Corrientes queda registrada en el nombre de numerosas localidades junto a decenas de leyendas y chamamés. Además del yaguareté, durante el siglo pasado Corrientes vio como se extinguían la mayoría de sus animales más carismáticos: el oso hormiguero gigante, el tapir, el lobo gargantilla, el pecarí de collar, dos especies de guacamayos –los loros más espectaculares de América—y una pava salvaje o muitú. Afortunadamente, en 1983 la creación de la Reserva Natural Iberá --con 1,3 millones de hectáreas-- por el gobierno de esa provincia creó la oportunidad para que la fauna silvestre pudiera volver a habitar esa vasta región área.   
Desde el año 2005 la fundación Conservation Land Trust (CLT) ha estado colaborando con el gobierno de Corrientes, las autoridades de fauna de la Nación y de otras provincias, científicos, ONGs, zoos, empresas y particulares para lograr que Iberá vuelva a contar con todas sus especies de fauna. Se busca un doble propósito: por un lado restaurar el ecosistema original y por otro promover el desarrollo local al aumentar los atractivos de una región que vive cada vez más del Turismo de Naturaleza. Hasta el momento se ha reintroducido con éxito al oso hormiguero gigante y se logró recuperar la presencia del raro venado de las pampas en las lomadas del interior del Iberá. Después de casi 10 años de trabajo existen ya dos poblaciones restauradas de oso hormiguero y una de venado de las pampas que en total suman unos 100 ejemplares en vida libre en áreas donde hasta hace poco habían desaparecido totalmente. También se está preparando la liberación del primer grupo de pecaríes de collar para las próximas semanas, un pequeño jabalí silvestre nativo de la región que vive en grupos de 5 a 15 ejemplares. Y en el futuro cercano se espera reintroducir al guacamayo rojo, una espectacular ave que habitaba las selvas cercanas al río Paraná y del norte del Iberá. A éstos le seguirán el muitú, una bella ave con parecida a un pavo, y el tapir, el mamífero terrestre más grande de Sudamérica. Todas estas iniciativas conjuntas constituyen el mayor programa de restauración de fauna del continente americano.
Dentro de este contexto se ubica la creación del Centro Experimental de Cría de Yaguaretés (CECY). Este centro es el único del mundo dedicado exclusivamente a criar ejemplares de este felino que sean totalmente aptos para vivir en la Naturaleza; lo que implica que sepan cazar por sí mismos y que no tengan ninguna dependencia con el ser humano. El CECY está ubicado en la isla de San Alonso, en un área remota dentro de la Reserva Natural Iberá a la que sólo se puede llegar por agua o por aire. En el diseño y construcción de este centro han colaborado científicos y expertos de cuatro continentes, generando unas instalaciones de excelencia internacional.
El CECY cuenta con cuatro recintos de 1200 m2  diseñados para albergar hasta dos parejas de yaguaretés procedentes de zoológicos que pueden servir como reproductores aunque no cumplan con las condiciones para la vida libre. Junto a estos recintos se encuentran dos grandes corrales de hectárea y media de superficie donde una hembra puede sacar adelante a sus cachorros sin que éstos tengan contacto con los humanos y puedan ir aprendiendo a cazar por sí mismos. Finalmente, existe un corral de 30 hectáreas –el mayor del mundo en su género—donde estos cachorros nacidos en el interior del Iberá podrían terminar de afinar al máximo sus técnicas de caza, ya sin su madre cautiva, la cual no será liberada por haber vivido demasiado tiempo en contacto con las personas.
Todo el proceso de diseño, construcción y aprobación formal de las instalaciones del CECY ha tomado más de cuatro años, pero esta semana alcanza un momento crítico con la llegada a Corrientes de la primera hembra de yaguareté que inaugura el plantel de animales reproductores. Esta hembra responde al nombre de Tobuna y ha sido donada generosamente por el zoológico de Batán situado cerca de la localidad de Mar del Plata. Tobuna es una hembra especialmente elegida al ser la última yaguareté que se ha reproducido en cautividad en Argentina. Aunque Tobuna –al ser un animal nacido y criado en un zoológico—no reúne las condiciones para ser liberada, la idea es que dé a luz a sus crías en condiciones seminaturales para que éstas si puedan ser libres algún día.
La yaguareté llegó en la madrugada del miércoles a las instalaciones de cuarentena construidas para este fin en la Reserva San Cayetano. Estas instalaciones han sido diseñadas para albergar a osos hormigueros, pecaríes y tapires, y además cuentan con un ala especialmente habilitada para mantener hasta dos yaguaretés. En palabras del Dr. Gustavo Solís, coordinador veterinario de CLT: “como correntino con más de dos décadas de experiencia en el manejo de fauna, es un orgullo contar en nuestra provincia con las que son las mejores instalaciones para cuarentena de mamíferos silvestres de todo el país. Una vez que la yaguareté pase exitosamente por todas las pruebas médicas, la trasladaremos a su amplio encierro en el interior del Iberá”.     
Según palabras de Ignacio Jiménez, coordinador del programa de Reintroducción de Fauna de CLT: “Este es un paso muy importante en lo que va a ser un largo proceso. Este año debemos conseguir dos machos y otra hembra para el CECY. El zoo de Batán nos ha ofrecido ya otra hembra. Sin embargo, prácticamente no quedan machos adecuados en los zoos de Argentina, ya que o son muy viejos, o tienen un origen inadecuado, o los dueños prefieren no sumarse al proyecto de cría. Por tanto, vamos a buscar animales en los países vecinos. Desde Uruguay tanto los zoos como el gobierno ya han mostrado interés en aportar animales para este proyecto”.
Karina Spørring, como responsable directa del CECY, también quiere mandar un mensaje de prudente optimismo: “aunque la llegada de Tobuna es una gran noticia, todavía queda mucho trabajo y mucho que aprender hasta que logremos tener afinadas las técnicas que permitan criar yaguaretés que puedan vivir seguros en la Naturaleza”
Ignacio refuerza este mensaje: “El proyecto de cría de yaguaretés en Iberá es tan sólo un grano de arena dentro del enorme desafío que implica evitar que este bello animal desaparezca para siempre de la Argentina. El principal trabajo se está haciendo actualmente por buenos profesionales en los lugares donde todavía quedan yaguaretés en vida libre en el Norte argentino. Por ejemplo, hace poco nos llegó la gran noticia de que los yaguaretés de Misiones habían aumentado desde 50 a 80 ejemplares en los últimos años gracias al trabajo conjunto del gobiernos, investigadores de y ONGs. Y en la zona de Yungas también hay gente trabajando activamente por la conservación de la especie. De todos modos, se estima que en Iberá podrían llegar a vivir a salvo, sin entrar en conflictos con la gente o el ganado, unos 100 yaguaretés. Si logramos restablecer una población acá, estaríamos aumentando la poblacional nacional en un 50%”.
Quizás la llegada de Tobuna al Proyecto de Cría en Iberá sea una señal de que finalmente algo empieza a cambiar en la triste historia de este majestuoso animal en nuestro país.        
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs