Comienza la batalla contra el 2,4-D

Comienza la batalla contra el 2,4-D en la Argentina: Se solicita su prohibición

Fecha de Publicación
: 11/03/2015
Fuente: Biodiversidad en América Latina y El Caribe
Provincia/Región: Nacional


Organizaciones ambientales de Argentina, solicitaron con fecha 6 de Marzo de 2015 al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) y conforme a la reglamentación vigente, la apertura del proceso de análisis de riesgos de los agrotóxicos 2-4D Ácido 2,4 diclorofenoxiacético, y 2-4 DB diclorofenoxibutírico, a los efectos de que se determine por dicho organismo, la prohibición y restricción de la aplicación a cielo abierto de todos los registros comerciales autorizados que refieran a los mismos.
BIOS de Mar del Plata (RENACE), Acción por la Biodiversidad (RENACE), Foro Ambiental de General Viamonte y el Foro Salud y Ambiente de Vicente López conjuntamente conNaturaleza de Derechos, peticionan que se prohíba en todo el territorio del país la aplicación aérea del herbicida 2-4D Ácido 2,4 diclorofenoxiacético, y 2-4 DB diclorofenoxibutírico en cualquiera de sus formulaciones. En cuanto a las aplicaciones terrestres, también se solicita su prohibición absoluta - con alcance nacional - en la forma de éster; y en lo que refiere a la forma de sales que se disponga en todo el territorio del país una restricción en la aplicación terrestre, en un área de 5000 metros para las zonas urbanas de los municipios, asentamientos poblaciones, escuelas rurales, huertas, centros apícolas, ríos, arroyos, lagunas, cursos y espejos de agua, como así de pozos de extracción de agua para consumo humano.
Los fundamentos del requerimiento se consolidan en fuentes de información científica inobjetables desde el aspecto agronómico como desde la perspectiva de la seguridad ambiental y la salud humana que delatan una situación de riesgo grave e irreparable a la salud humana, ambiente y biodiversidad, que habilita claramente el inicio del procedimiento, para el cual, las ONGs presentantes han solicitado diligencias probatorias consistentes en requerir a varias universidades, centros de estudios especializados informes y estudios sobre el 2,4-D.
Asimismo se ha solicitado la intervención del Ministerio de Salud y de la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación.
Cumplido el proceso administrativo, sin que el SENASA atienda estrictamente los requerimientos que se le formulan, se recurrirá a la justicia federal al fin de alcanzarlos, con la voluntad firme de recorrer todas las instancias, hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación de ser necesario, a fin de resguardar la salud humana, el ambiente y la biodiversidad, todo ello a la luz del orden publico ambiental vigente.
Debe tenerse en consideración que en Argentina el 2,4D es el herbicida más usado después del glifosato y la Atrazina en el proceso agrobiotecnológico. En los últimos años, atento a que las plantas silvestres han ofrecido resistencia al glifosato, el modo de acción para combatirlas comprende el uso del 2,4-D, lo cual conlleva un aumento exponencial de su uso y aplicación en más de 35 millones de hectáreas del territorio argentino. Tal situación ha motivado que las empresas biotecnológicas promuevan, bajo el auspicio del Estado Nacional eventos de transformación genética vegetal en soja y maíz con tolerancia al 2,4-D, lo que implicaría triplicar mínimamente su volumen de uso y aplicación.
Cabe recordar que tanto en Tucumán, Entre Ríos, Córdoba, Chaco y Santiago del Estero, las autoridades provinciales han restringido y hasta prohibido la aplicación del 2,4 D, no obstante se ha verificado que existe una importante falta de control en dichas jurisdicciones sobre el cumplimientos de esas restricciones. Asimismo en el año 2013 tanto en la provincia de Buenos Aires como en Santa Fe, organizaciones ambientalistas solicitaron la prohibición del 2,4-D en dichas jurisdicciones.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs