En enero comenzará el monitoreo de la ex Botnia




Recién el año que viene se hará el primer control a Botnia

Fecha de Publicación: 16/11/2010
Fuente: Clarín
Provincia/Región: Nacional


En el Gobierno estiman que en unos 60 días, aproximadamente, la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) empezará a instrumentar el plan de monitoreo conjunto sobre la pastera UPM (ex Botnia) acordado finalmente el domingo último por Buenos Aires y Montevideo, tras días de debate en torno discrepancias sobre cómo hacer las mediciones. Y creen que en 2011 se conocerán los primeros resultados sobre el nivel de contaminación de la planta industrial levantada a la vera del río compartido, sobre la oriental ciudad de Fray Bentos.
Este jueves, la CARU mantendrá en Paysandú, su sede permanente, su reunión mensual, y en ella debería quedar aprobado, como en un trámite final, el plan de monitoreo que el domingo a la noche firmaron los cancilleres Héctor Timerman (Argentina) y Luis Almagro (Uruguay). Ayer, en diálogo con diarios nacionales, entre ellos Clarín , el representante argentino ante la CARU, y desde que asumió Timerman también secretario de Coordinación y Cooperación Internacional de la Cancillería, Hernán Orduna, informó que lo que se aprobó el domingo fueron dos de los cuatro planes de monitoreo pendientes en los acuerdos firmados por Cristina Kirchner y José Mujica, a mediados de año.
Este jueves también deberían conocerse los resultados de un informe, no hecho público, de los científicos argentinos, que el pasado 6 de octubre entraron por primera vez a la planta de UPM.
El control que ya podrá empezar a instrumentarse después de este jueves, pero sobre todo cuando esté disponible en la zona toda la tecnología que se debe desplegar es el monitoreo interno de la pastera UPM, que harán el Comité Científico integrado por cuatro expertos de los dos países, y el control medioambiental del río Gualeguaychú, que desemboca al Río Uruguay. Queda por aprobarse en cambio el seguimiento de los niveles de contaminación a lo largo de los 500 kilómetros de que comparten Argentina y Uruguay, y el de todos los establecimientos industriales, que dan a este curso de agua, que también baña territorio de Brasil, pero que decidió estar por fuera de este acuerdo entre Montevideo y Buenos Aires.
Orduna ayer no quiso dar detalles sobre cuáles fueron las diferencias que abortaron la reunión que los científicos mantuvieron el 2 de noviembre pasado, la fecha inicial para cerrar el plan conjunto de inspección sobre UPM. Por ello, Montevideo pidió una prórroga que vencía este viernes, pero las negociaciones las debieron seguir en la capital uruguaya Almagro y Timerman.
“Más allá de que no hubo acuerdo (el 2 de noviembre) este es un proceso (el acuerdo del domingo) por aproximaciones sucesivas ”, dijo Orduna, quien informó sí, que los controles serán, diarios, mensuales, trimestrales y cuatrimestrales. Además, se analizarán los niveles de contaminación dentro de la planta, el agua, y de las emisiones gaseosas. Para todo ello, hay instrumental y equipos de medición -como los sensores- que la CARU, o los respectivos gobiernos deberán comprar. Las muestras que se tomen, ya se informó, se enviarán a un laboratorio canadiense . “Todas las industrias contaminan”. Negarlo, sería un acto irracional”, remató Orduna, para que no quedaran dudas de su postura. Ayer, el presidente Mujica, que en los últimos días tuvo críticas de todo tipo para con las Argentina, sostuvo sentirse “muy contento” por el acuerdo.

----------------------------------------------------------------------------------

En enero comenzará el monitoreo de la ex Botnia

Fecha de Publicación: 16/11/2010
Fuente: La Nación
Provincia/Región: Nacional


Las primeras conclusiones podrían conocerse a mediados de 2011
En un clima de elocuente hermetismo, la Argentina y Uruguay pondrán en marcha dentro de unos 60 días el plan de monitoreo conjunto del río Uruguay, acordado luego de una ardua negociación que implicó marchas y contramarchas en ambas orillas rioplatenses, para evitar un desaire al entendimiento alcanzado por los presidentes Cristina Kirchner y José Mujica.
Así lo informó el jefe de la delegación argentina ante la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), Hernán Orduna, en un encuentro organizado ayer por la Cancillería con un grupo de diarios, entre ellos La Nacion.
"Dentro de 60 días se podrá comenzar a instrumentar el plan de monitoreo con muestreos", dijo Orduna, escueto y lacónico, en su despacho del moderno edificio de la calle Esmeralda.
Fuentes oficiales confiaron, además, que las primeras conclusiones de los estudios no se conocerán al menos hasta mediados de 2011, como consecuencia de la complejidad que tendrá el proceso de ahora en más.
Las palabras de Orduna constituyen una de las pocas precisiones que se dieron a conocer un día después del entendimiento alcanzado tras un accidentado diálogo bilateral, que incluyó un encuentro entre los cancilleres Héctor Timerman y Luis Almagro, anteayer, en Montevideo. Ambos funcionarios lograron destrabar, después de más de diez horas de reunión, una negociación que había llegado a punto muerto como consecuencia de las disidencias entre los cuatro científicos (dos argentinos y dos uruguayos) que integran el comité científico binacional que tiene a su cargo la elaboración y la ejecución del plan de monitoreo conjunto ordenado por el fallo de La Haya.
Orduna no quiso explicar ayer los motivos de las diferencias entre las partes que casi hacen fracasar el entendimiento político. "No había acuerdo en varios puntos. Lo que hay que ver es que éste es un proceso y que se va avanzando. Las diferencias quedaron atrás", dijo.
El canciller Timerman también minimizó los entredichos. "Los científicos discutieron un manual de química y ninguno de los dos cancilleres podía intervenir mucho en eso", afirmó.
De acuerdo con trascendidos diplomáticos reproducidos por la prensa uruguaya, las disidencias referían a la cantidad de controles por realizar en la pastera UPM (ex Botnia), los parámetros por medir en los controles y la frecuencia y asiduidad que tendrían.
El plan de vigilancia
Las precisiones aún son pocas. La CARU sesionará pasado mañana y aprobará, como cuerpo habilitado, el entendimiento político suscripto por la diplomacia bilateral. Recién entonces las partes podrían dar a conocer los detalles del plan de monitoreo ambiental que se instrumentará sobre el curso de agua compartido y sus áreas de influencia.
Orduna brindó algunas pistas sobre el sentido que tendrá el plan de vigilancia. Sostuvo, por ejemplo, que se medirán parámetros que no están aún incluidos en el digesto de la CARU (que establece los estándares y valores de la calidad medioambiental del curso de agua) y que, de considerarse pertinentes, estos indicadores serán incluidos en el mencionado registro normativo.
Dijo, además, que la medición del río será continua y explicitó que por "continua" se interpreta la definición de la Real Academia Española ("aquello que no es interrumpido", precisó el diplomático).
De acuerdo con los parámetros que se consideren, habrá controles periódicos, mensuales y cuatrimestrales, anticipó Orduna. De todos modos, en Botnia se podrá ingresar hasta 12 veces en el año, tal como lo requirió Uruguay, y el muestreo se hará de acuerdo con la normativa establecida por la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) uruguaya, para luego contrastar con los valores de la CARU.
Las partes también acordaron la compra e instalación de instrumental para medir las emisiones gaseosas que "precipiten" sobre el río Uruguay.
Se instalarán, por caso, sensores en el interior de Botnia proporcionados por el comité científico binacional. Además, habrá boyas integradoras, caudalímetros y organismos vivos que servirán como patrón de registro de la calidad ambiental del río.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs